EL HANS MICHAELSON

Memorias Porteñas - - News - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

El gran pin­tor del ex­pre­sio­nis­mo ale­mán, Hans Michaelson (1872-1959), re­sul­tó de im­por­tan­cia cor­dal en el es­ta­ble­ci­mien­to de una le­gí­ti­ma Es­cue­la Gua­ya­qui­le­ña de Pin­tu­ra, pues fue él, in­dis­cu­ti­ble­men­te, el ar­tis­ta que cam­bió la vi­sión de los jó­ve­nes de la épo­ca en aquel no­ta­ble se­mi­lle­ro de la Es­cue­la Mu­ni­ci­pal de Be­llas Ar­tes de Guayaquil.

Hans Michaelson ha­bía si­do pro­fe­sor del gua­ya­qui­le­ño Mi­guel Ángel de Yca­za Gó­mez (1911-1992), a quien co­no­ció en 1924 y quien era hi­jo del mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio del Ecua­dor an­te la Re­pú­bli­ca del Wei­mar. De­bi­do a que Yca­za Gó­mez pa­de- cía de po­lio­mie­li­tis, las cla­ses aca­dé­mi­cas fue­ron im­par­ti­das en el do­mi­ci­lio de es­te. Una gran­de y pro­fun­da amistad de­vino de es­ta re­la­ción, la cual se ex­ten­dió a la es­po­sa de Michaelson, la ar­tis­ta e ilus­tra­do­ra El­se An­gers­tein (1881-1976).

Al re­gre­sar la fa­mi­lia Yca­za Gó­mez al Ecua­dor, re­ci­bie­ron por par­te del que­ri­do maes­tro no­ti­cias alar­man­tes so­bre la si­tua­ción política en Ale­ma­nia, con la as­cen­sión del Na­cio­nal So­cia­lis­mo, agra­va­da por la con­di­ción de los Michaelson co­mo ju­díos; Hans en es­pe­cial, de­cla­ra­do “ar­tis­ta de­ge­ne­ra­do”.

Gra­cias a los con­tac­tos y al di­ne­ro del an­ti­guo mi­nis­tro ple­ni­po­ten­cia­rio del Ecua­dor en Ale­ma­nia, los es­po­sos Michaelson pu­die­ron escapar del ho­rror na­zi el 15 de oc­tu­bre de 1939, es­to es un mes des­pués de ini­cia­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Tras un com­pli­ca­do pe­ri­plo, que ne­ce­sa­ria­men­te te­nían que ha­cer aque­llos que emigraban de Ale­ma­nia, arri­ba­ron fi­nal­men­te los es­po­sos Michaelson a Guayaquil en 1940. Los pri­me­ros me­ses vi­vie­ron en Cuen­ca, pe­ro en 1941 Hans Michaelson ocu­pó la cá­te­dra de pin­tu­ra en la Es­cue­la Mu­ni­ci­pal de Be­llas Ar­tes de Guayaquil. No­ta­ble es la plé­ya­de de gran­des fi­gu­ras que fue­ron sus alum­nos: Ara­ce­li Gil­bert, Ma­ri­na Do­mín­guez, Ángel Bra­vo, En­ri­que Tá­ba­ra, Estuardo Mal­do­na­do, Luis Mi­ran­da Nei­ra, Fé­lix Aráuz, Jor­ge G. Mar­cos Pino. De to­dos ellos la fa­vo­ri­ta del maes­tro fue Ana von Buch­wald Pons, en par­te por su ori­gen ale­mán.

En cuan­to a la pin­tu­ra de Michaelson que se co­no­ció a su lle­ga­da a Ecua­dor, de los po­cos cua­dros que pu­do sa­car o pin­tar en el pe­ri­plo del via­je, mos­tra­ban un am­bien­te lú­gu­bre y de co­lo­res opa­cos, evi­den­te­men­te en con­so­nan­cia con la si­tua­ción que vi­vía co­mo re­fu­gia­do.

Pe­ro en Ecua­dor, es­pe­cial­men­te en una ciu­dad por­tua­ria co­mo Guayaquil, la pin­tu­ra de Michaelson se ale­gró no­ta­ble­men­te. El mar, los puer­tos, las es­ce­nas de cam­pe­si­nos de la sie­rra, fue­ron los te­mas que em­pe­zó el an­ti­guo pin­tor ex­pre­sio­nis­ta a rea­li­zar, y es­to fue lo que de­ci­di­da­men­te in­flu­yó en sus alum­nos.

En el año 2008 el ga­le­ris­ta ale­mán Ru­dolf Ba­yer pre­sen­tó en su ga­le­ría en Bie­tig­heim-Bis­sin­gen y en la ga­le­ría Ire­ne Lehr de Ber­lín, un no­ta­ble con­jun­to de obras que ha­bían que­da­do es­con­di­das en Ale­ma­nia. Es­ta fue la pri­me­ra ex­po­si­ción de Michaelson en Ale­ma­nia des­de 1933. Ru­dolf Ba­yer y el his­to­ria­dor del ar­te Mar­tin Sch­mid edi­ta­ron ese año un be­llo li­bro ilustrado con el tí­tu­lo ‘Hans Michaelson’, ilustrado con pin­tu­ras que ja­más ha­bían si­do vis­tas en Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.