Tho­mas Char­les Wright en la glo­ria y el des­tie­rro

Memorias Porteñas - - News - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Es­tá­ba­mos en 1852, du­ran­te la in­va­sión flo­rea­na a Guayaquil, pa­ra de­rro­car al pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na, y el 4 de ju­lio la es­cua­dri­lla del ge­ne­ral Flo­res se pre­sen­tó en el puer­to, pro­du­cién­do­se re­cios com­ba­tes con los de­fen­so­res de la ciu­dad. Di­chas na­ves se re­ti­ra­ron dos mi­llas del lu­gar y, lue­go de cin­co días a Pu­ná, des­pués de que uno de sus prin­ci­pa­les je­fes, el ge­ne­ral Tho­mas Wright, ha­bía si­do he­ri­do en la es­pal­da y que el va­por “Chi­le” ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do un des­per­fec­to.

¿Pe­ro quién era ese ge­ne­ral que a pe­sar de sus 53 años to­da­vía desafia­ba a la muer­te y en­fren­ta­ba lo ru­do y pe­li­gro­so de la con­tien­da? Era aquel cé­le­bre ma­rino de ori­gen ir­lan­dés, que no po­cas ve­ces se lle­nó de glo­ria en los cam­pos de ba­ta­lla, lle­van­do co­mo in­sig­nia el pa­be­llón ecua­to­riano. Fla­meó pues su en­se­ña en la go­le­ta “Gua­ya­qui­le­ña”, du­ran­te el re­nom­bra­do com­ba­te na­val de Mal­pe­lo, y en otros bu­ques en dis­tin­tos mo­men­tos.

Ha­bía na­ci­do un 26 de enero de 1799 en Queens­bo­rough, Drog­he­da, con­da­do de Louth, Ir­lan­da, y sien­do ni­ño to­da­vía, in­gre­só en 1810 a la Aca­de­mia Na­val de Por­ts­mouth; dos años más tar­de fue des­ti­na­do al cru­ce­ro “New­castle”. Con aquel bu­que par­ti­ci­pó en la gue­rra en­tre In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos, que dio ini­cio en ju­nio de 1812.

Pa­sa­ría el tiem­po y el des­tino lo con­du­ci­ría has­ta Amé­ri­ca, for­man­do par­te del ba­ta­llón “Ri­fles”, y con el gra­do de te­nien­te pres­tó su co­la­bo­ra­ción pa­ra la In­de­pen­den­cia ame­ri­ca­na, par­ti­ci­pan­do en las batallas de Bo­ya­cá, Cié­ne­ga de San­ta Mart­ha, Ca­ra­bo­bo, Bom­bo­na y otras más. Fue as­cen­dien­do y en 1823 Bo­lí­var le otor­gó los des­pa­chos de te­nien­te co­ro­nel efec­ti­vo.

En el mis­mo año, ya in­cor­po­ra­da nues­tra na­ción a la Gran Co- lom­bia, se con­for­mó la pri­me­ra Fuer­za Na­val del Dis­tri­to del Sur, que la com­po­nían la go­le­ta “Gua­ya­qui­le­ña”, el ber­gan­tín “Chim­bo­ra­zo” y la cor­be­ta “Pi­chin­cha”. Pre­ci­sa­men­te fue al mis­mo Wright a quien se de­sig­nó pa­ra el desem­pe­ño de co­mo­do­ro de di­cha Es­cua­dra del Sur; es más, se le otor­gó el gra­do de ca­pi­tán de na­vío, en fe­bre­ro de 1824 e izó su in­sig­nia a bor­do del ber­gan­tín “Chim­bo­ra­zo”. Con 7 trans­por­tes de­bi­da­men­te per­tre­cha­dos reali­zó pa­tru­lla­jes a lo lar­go de la cos­ta pe­rua­na, lis­to pa­ra pres­tar ayu­da en el tras­la­do de las tro­pas, cuan­do Si­món Bo­lí­var se ha­lla­ba con su ejér­ci­to en Pe­rú pa­ra lo­grar su in­de­pen­den­cia.

Des­pués de la ba­ta­lla de Ju­nín, en que el Li­ber­ta­dor con su gran ejér­ci­to de­rro­tó a los rea­lis­tas el 6 de agos­to de 1824, Wright re­ci- bió ins­truc­cio­nes de pro­ce­der al Ca­llao y po­ner­se ba­jo las ór­de­nes del al­mi­ran­te Gui­se, je­fe de la Es­cua­dra Uni­da. Se unió pues con la cor­be­ta “Pi­chin­cha”, ber­gan­tín “Chim­bo­ra­zo” y go­le­ta “Gua­ya­qui­le­ña”. El al­mi­ran­te pro­vo­có un com­ba­te el 7 de oc­tu­bre de 1824 con­tra un enemi­go que con­ta­ba con el na­vío “Asia” de 72 ca­ño­nes, la fra­ga­ta “Ica”, ar­ma­da con 30 ca­ño­nes y 3 ber­gan­ti­nes, y di­ce Gui­se en sus me­mo­rias que “des­gra­cia­da­men­te el ‘Chim­bo­ra­zo’ re­ci­bió tres ba­la­zos a flor de agua, que le obli­ga­ron a re­ti­rar­se, que­dan­do yo pri­va­do de la ayu­da de es­te bu­que, que en ra­zón de ser man­da­do por el in­tré­pi­do co­mo­do­ro Wright, me pro­me­tía mu­cho”.

Lue­go del com­ba­te con­ti­nua­ron dis­tin­tas ac­cio­nes de blo- queo al Ca­llao, úl­ti­mo re­duc­to de re­sis­ten­cia es­pa­ño­la, y es de re­sal­tar que al pro­du­cir­se la vic­to­ria, el Li­ber­ta­dor Bo­lí­var en­tró a puer­to pe­ruano (Cho­rri­llos) a bor­do del ber­gan­tín “Chim­bo­ra­zo”, co­man­da­do por Wright, bu­que que al arri­bar dis­pa­ró es­truen­do­sas sal­vas en se­ñal de jú­bi­lo.

Com­ba­te na­val de Mal­pe­lo.Lle­ga­rían los tiem­pos de con­flic­tos con Pe­rú e Illing­worth in­for­ma­ba al Li­ber­ta­dor el 14 de ju­nio de 1828: “Es­toy re­mon­tan­do otra vez nues­tra pe­que­ña Ma­ri­na y to­man­do las me­di­das de de­fen­sa que las cir­cuns­tan­cias per­mi­ten…”. El pro­pio Bo­lí­var, exas­pe­ra­do más que nun­ca con la con­duc­ta del Pe­rú, que ha­bía osa­do vio­lar el sue­lo de sus li­ber­ta­do­res, dio su pro­cla­ma el 3 de ju­lio, que ter­mi­na­ba

AL VER­SE EXPATRIADO, EN 1845, SIEN­TE NOS­TAL­GIA POR GUAYAQUIL, Y MÁS AÚN CUAN­DO PER­MA­NE­CIÓ 15 AÑOS EN EL OS­TRA­CIS­MO. A SU RE­TORNO FUE UN ILUS­TRE PER­SE­GUI­DO.

Com­ba­te na­val de Mal­pe­lo. Óleo de An­ge­lo­ni Tapia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.