Im­pro­vi­sa­ción DE UN AM­BI­CIO­SO

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

Nos re­fe­ri­re­mos al doc­tor An­to­nio De Morga y Sán­chez, al tiem­po en que era te­nien­te de go­ber­na­dor de Fi­li­pi­nas (1595) y a la sa­zón el es­pa­ñol más im­por­tan­te de esas is­las. Era la épo­ca en que Ho­lan­da bus­ca­ba apo­de­rar­se de la ru­ta co­mer­cial es­pa­ño­la, se­gui­da por “El Ga­león de Ma­ni­la” en su trá­fi­co de mer­ca­de­ría exó­ti­ca pro­ce­den­te de Asia. An­to­nio De Morga fue el oc­ta­vo pre­si­den­te de la Real Au­dien­cia de Qui­to, car­go que de­sem­pe­ñó por 20 años (1615-1636), al que lle­gó pre­ce­di­do de ma­la fa­ma des­de Es­pa­ña, México y Fi­li­pi­nas.

En 1600 el ho­lan­dés Oli­ver Noort, ca­pi­tán del “Mau­ri­tius”, ha­bía cru­za­do el es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes y se di­ri­gía a las is­las Mo­lu­cas, pa­ra acer­car­se a Fi­li­pi­nas (po­se­sión es­pa­ño­la des­de 1565); sus ins­truc­cio­nes no eran de ata­car Ma­ni­la, sino des­cu­brir las ru­tas de los ga­leo­nes es­pa­ño­les y jun­cos asiá­ti­cos tra­tan­tes de es­pe­cias, y una vez lo­ca­li­za­das, ar­mar flo­ti­llas pa­ra asal­tar­los.

El “Mau­ri­tius”, de 270 to­ne­la­das y el pe­que­ño “Een­dracht” na­ve­ga­ban fren­te a Fi­li­pi­nas, sem­bran­do el te­mor por con­si­de­rar­los pi­ra­tas. Y de­bie­ron en­fren­tar al “San Die­go”, ga­león de 300 to­ne­la­das co­man­da­do por De Morga y al “San Bar­to­lo­mé” co­mo na­ve au­xi­liar, am­bos cons­trui­dos con fi­nes co­mer­cia­les pe­ro im­pro­vi­sa­dos pa­ra el com­ba­te con ca­ño­nes y hom­bres. Flo­ti­lla que con gran po­der de fue­go y más de qui­nien­tos sol­da­dos a bor­do, te­nían enor­me ven­ta­ja con­tra ape­nas no­ven­ta ma­ri­nos ho­lan­de­ses dis­mi­nui­dos por una lar­ga per­ma­nen­cia de cua­tro años en el mar.

En es­te ten­so es­ce­na­rio, de Morga y Sán­chez es fi­gu­ra cen­tral del epi­so­dio, pe­ro lo que bus­ca­ba de­ses­pe­ra­da­men­te era ha­cer mé­ri­tos pa­ra lo­grar su tras­la­do a la Amé­ri­ca. El ar­chi­pié­la­go fi­li­pino era el te­rri­to­rio más re­mo­to del im­pe­rio es­pa­ñol con so­la­men­te un con­tac­to anual con la Pe­nín­su­la. Es­ta le­ja­nía y so­le­dad le pro­du­cían tal an­sie­dad, que apo­ya­do en in­flu­yen­tes per­so­na­li­da­des so­li­ci­tó al rey su tras­la­do a la Amé­ri­ca. La pre­sen­cia de los ho­lan­de­ses era la opor­tu­ni­dad tan es­pe­ra­da, pues la cap­tu­ra de pi­ra­tas pro­tes­tan­tes se­ría el bo­le­to ha­cia su am­bi­cio­na­do des­tino ame­ri­cano.

Mas, ¿qué ha­cer an­te la ca­ren­cia de na­ves de gue­rra pa­ra en­fren­tar­los y ac­ce­der a tal opor­tu­ni­dad? Pues sen­ci­lla­men­te echó mano de su ha­bi­li­dad or­ga­ni­za­do­ra y con­ven­ció a la Au­dien­cia de la re­qui­sa y ar­ma­da de dos ga­leo­nes mer­can- tes por­tu­gue­ses an­cla­dos en el puer­to de Ga­vi­te. Una vez de­sig­na­do pa­ra acon­di­cio­nar­los, per­tre­char­los y ade­más co­man­dar­los, en 30 días lo­gró mon­tar­les 14 ca­ño­nes to­ma­dos del fuer­te de Ma­ni­la, 127 cu­ñe­tes de pól­vo­ra, mi­les de ba­las de ca­ñón, mos­que­tes, etc. Y pa­ra el ca­so de una lar­ga per­se­cu­ción, los apro­vi­sio­nó con ba­rri­les de ali­men­tos y cán­ta­ros de agua en abun­dan­cia.

La po­bla­ción que­dó asom­bra­da por su pre­ten­sión de co­man­dar la flo­ti­lla, pues si bien era un com­pe­ten­te abo­ga­do y ad­mi­nis­tra­dor, no te­nía idea so­bre ac­cio­nes na­va­les. Sin em­bar­go, pa­ra tran­qui­li­zar a los mi­li­ta­res que ser­vían en la pla­za, el go­ber­na­dor nom­bró vi­ceal­mi­ran­te de la flo­ta y co­man­dan­te del “San Bar­to­lo­mé” al ca­pi­tán Juan de Al­ce­ga.

Da­da su im­pe­ri­cia, des­de el prin­ci­pio pro­ta­go­ni­zó el caos en la or­ga­ni­za­ción de la ex­pe­di­ción na­val. 100 hom­bres, en­tre sol­da­dos y ma­ri­ne­ros, iban a bor­do del “San Bar­to­lo­mé”, que ape­nas te­nía 100 pies de es­lo­ra y una man­ga en pro­por­ción. En el “San Die­go”, cu­ya lon­gi­tud era de 115 pies, se api­ña­ban por lo me­nos 450 tri­pu­lan­tes, in­clui­dos 150 no­bles es­pa­ño­les, gru­me­tes, sir­vien­tes fi­li­pi­nos y ne­gros, ade­más de un buen nú­me­ro de mer­ce­na­rios ja­po­ne­ses, en­tre los cua­les tam­bién ha­bía hom­bres trans­fe­ri­dos de otra na­ve por­tu­gue­sa que ha­bía si­do desecha­da en el úl­ti­mo mi­nu­to.

El des­ba­ra­jus­te que el des­co­no­ci­mien­to de pro­ce­di­mien­tos ma­ri­ne­ros ha­bía cau­sa­do en la es­ti­ba de la na­ve, se agra­vó cuan­do De Morga or­de­nó que los apa­re­jos fue­sen guar­da­dos ba­jo cu­bier­ta, ati­bo­rran­do de tal for­ma los en­tre­puen­tes que en ca­so de com­ba­te no ha­bía es­pa­cio pa­ra aten­der a los he­ri­dos, ni pa­ra apa­gar una chis­pa que pu­die­ra caer so­bre los ba­rri­les de pól­vo­ra.

El “San Die­go” sur­có las aguas de la bahía tan so­bre­car­ga­do e ines­ta­ble que la gen­te a bor­do te­mía que al­go desas­tro­so pu­die­ra su­ce­der. El agua lle­ga­ba has­ta las tro­ne­ras de los ca­ño­nes y los en­tre­puen­tes ba­jo la cu­bier­ta del ga­león es­ta­ban tan lle­nos de ca­mas y ca­jo­nes, que los ca­ño­nes no po­dían ser uti­li­za­dos. Pa­sa­da la me­dia­no­che del 14 de di­ciem­bre de 1595, De Morga an­cló cer­ca del “San Bar­to­lo­mé”.

Cuan­do reanu­da­ron la na­ve­ga­ción, la no­che se pre­sen­ta­ba os­cu­ra y tor­men­to­sa, el mar en­cres­pa­do de­bi­do a un vien­to no­res­te tan fuer­te, que los tri­pu­lan­tes no pu­die­ron izar sino la ve­la de mesana. So­lo al ama­ne­cer, cuan­do avis­ta­ron a los ho­lan­de­ses, con gran es­fuer­zo lo­gra­ron izar las ve­las de to­pe y del pa­lo ma­yor, ma­nio­bra que es­co­ró la na­ve tan pe­li­gro­sa­men­te que to­dos los hom­bres de­bie-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.