ECUA­TO­RIA­NA EN 1924

LOS PRI­ME­ROS TIEM­POS DEL CI­NE ECUA­TO­RIANO

Memorias Porteñas - - Portada - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL (F)

Au­gus­to era un for­ni­do mo­ce­tón de ca­si un me­tro no­ven­ta de es­ta­tu­ra, blan­quí­si­mo, de pe­lo y ojos ne­gros muy ex­pre­si­vos. Hi­jo úni­co y con­sen­ti­do de su ma­dre, es­ta­ba huér­fano de pa­dre, cuan­do cier­ta tar­de de 1922 con­cu­rrió a una car­pa que que­da­ba a so­lo dos cua­dras de su ca­sa, don­de se pre­sen­ta­ba la com­pa­ñía de Teatro y Va­rie­da­des de Wi­lliam Head, pseu­dó­ni­mo de Gui­ller­mo Cabezas Pé­rez, quien in­ter­pre­ta­ba sai­ne­tes. Que­dó tan pren­da­do de la ac­tua­ción que de­ci­dió de­di­car­le su vi­da, pa­ra lo cual fun­dó la ‘Ecua­dor Film Co.’ y a fin de pro­du­cir y ac­tuar en lar­go­me­tra­jes si­len­tes, im­por­tó cos­to­sas ma­qui­na­rias de los Es­ta­dos Uni­dos.,

Los en­sa­yos de mí­mi­ca y si­mu­la­ción se lle­va­ron a ca­bo en una aca­de­mia im­pro­vi­sa­da en el fron­tón pa­ra ju­gar pe­lo­ta vas­ca. El guion del pri­mer fil­me tra­ta so­bre el fa­bu­lo­so te­so­ro de Atahual­pa, que se su­po­ne aún ya­ce es­con­di­do en al­gún lu­gar de la cor­di­lle­ra de los An­des. Se rea­li­za­ron nu­me­ro­sas to­mas so­bre la vi­da y cos­tum­bres de los in­dios, de los pai­sa­jes y sem­bríos que se ob­ser­van du­ran­te el via­je en tren de Guayaquil a Qui­to y se es­tre­nó en fun­ción de ga­la de los ci­nes Edén y Co­lón. Lu­ne­ta 2,50 su­cres y Ga­le­ría 60 cen­ta­vos. Des­pués se lle­va­ron las co­pias al res­to del país.

El di­bu­jan­te Vir­gi­lio Jaime Salinas en sus ca­ri­ca­tu­ras ‘La se­ma­na a gol­pe de cra­yón’ va­ti­ci­nó lo si­guien­te: // Rivas, en el Edén, pa­só ‘El te­so­ro / de Atahual­pa’, la cin­ta pri­mi­ge­nia / del ar­te na­cio­nal, que fue un so­no­ro / triun­fo de pe­ri­quín, a quien doc­to­ro /co­mo un cal­man­te de la neu­ras­te­nia. // Au­gus­to San Mi­guel / es­tá muy bien ha­cien­do su pa­pel, / aun­que mu­cho mejor le sen­ta­ría / gas­tar en otra co­sa su ener­gía. //. Es­to úl­ti­mo por­que se co­rrió la no­ti­cia de que la pe­lí­cu­la ha­bía arro­ja­do pér­di­das.

El se­gun­do fil­me se lla­mó ‘Se ne­ce­si­ta una guagua’, sá­ti­ra con­tra el co­ro­nel Juan Ma­nuel Las­so As­cá­zu­bi, quien in­vo­can­do el frau­de elec­to­ral co­me­ti­do por el Go­bierno en fa­vor del can­di­da­to ofi­cia­lis­ta Gon­za­lo S. Cór­do­va, dio lu­gar a una re­vuel­ta con­ser­va­do­ra en­ca­be­za­da por Ja­cin­to Ji­jón y Caa­ma­ño, que cul­mi­nó en el com­ba­te de San Jo­sé de Am­bi, cer­ca de Ota­va­lo, el 12 de sep­tiem­bre de 1924, cuan­do los re­vo­lu­cio­na­ros se des­ban­da­ron prác­ti­ca­men­te sin pre­sen­tar re­sis­ten­cia, pues ha­bían con­cu­rri­do al cam­po de ba­ta­lla con sus gua­ri­chas, que car­ga­ban gua­guas en las es­pal­das, pues no te­nían con quién de­jar­los en sus cho­zas.

Las se­cuen­cias se rea­li­za­ron en Qui­to. Se es­tre­nó en el teatro Edén, al­ter­nan­do con el do­cu­men­tal ‘Panorama del Ecua­dor’, con es­ce­nas de un en­cuen­tro de fút­bol in­ter­pro­vin­cial, las pa­sa­das fies­tas del carnaval, la co­rri­da bu­fa or­ga­ni­za­da por los es- tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, jue­gos atlé­ti­cos en el hi­pó­dro­mo, el Ecua­dor Ten­nis Club, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca - Gon­za­lo S. Cór­do­va- en la re­vis­ta mi­li­tar. Es­te se­gun­do fil­me, al igual que el an­te­rior, arro­jó otra fuer­te pér­di­da.

Y se dio el ca­so que du­ran­te una par­te de la fil­ma­ción, con to­mas en la pla­za Su­cre de Qui­to, apa­re­cía uno de los ac­to­res dis­fra­za­do de sa­cer­do­te, con so­ta­na y to­do lo de­más, lo cual fue con­si­de­ra­do por nu­me­ro­sos po­bla­do­res co­mo una bur­la a la re­li­gión y pro­ta­go­ni­za­ron un mo­tín, lan­zan­do to­da cla­se de im­pro­pe­rios y ame­na­zas de ata­que, al pun­to que tu­vo que in­ter­ve­nir la fuer­za pú­bli­ca. El mis­mo Vir­gi­lio Jaime Salinas sa­có lo si­guien­te: // Me­re­ció un des­me­di­do / la no­ti­cia de ha­ber­se la­pi­da­do / en Qui­to, / a un fil­ma­dor que iba ves­ti­do / con un ba­tón un tan­to aso­ta­na­do…//.

En­se­gui­da el in­can­sa­ble Au­gus­to reali­zó un ter­cer lar­go­me­tra­je: ‘Un abis­mo y dos al­mas’, tra­ge­dia de cos­tum­bres na­cio­na­les, tam­bién con un li­bre­to pro­pio, so­bre un ar­gu­men­to com­ple­jo y de te­má­ti­ca so­cial que an­te­ce­dió en mu­cho al rea­lis­mo de los años trein­ta. Fue fil­ma­da en di­ver­sas ha­cien­das de la sie­rra, “tra­ge­dia ba­sa­da en la tris­te odi­sea de un in­dio lla­ma­do Juan, víc­ti­ma de la bru­tal y de­sen­fre­na­da ex­plo­ta­ción”.

Cuan­do se es­tre­nó en el Edén cau­só ma­la im­pre­sión por lo con­tro­ver­ti­do del te­ma. Y se pa­só jun­to a la re­vis­ta fíl­mi­ca ‘Ac­tua­li­da­des qui­te­ñas’, don­de se apre­ció al pre­si­den­te Gon­za­lo S. Cór­do­va Ri­ve­ra.

Lue­go ven­dría otro reportaje: ‘El desas­tre de la vía fé­rrea’, acer­ca del des­bor­da­mien­to de dos ríos so­bre los cua­les pa­sa la vía fé­rrea Guayaquil – Qui­to.

De allí en ade­lan­te, fal­to de fi­nan­cia­mien­to y de­silu­sio­na­do por ha­llar opi­nio­nes tan en­con­tra­das en su ca­mino de pre­cur­sor del ci­ne en el Ecua­dor, es­cri­bió una obra ti­tu­la­da ‘Yo no soy co­mu­nis­ta’ y con di­ne­ro de su ma­dre via­jó a Eu­ro­pa, pa­ra lo cual ella tu­vo que ven­der una de sus ca­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.