SE­CUE­LAS DEL IN­CEN­DIO GRAN­DE DE 1896.

EL CA­SO DEL BAN­CO TE­RRI­TO­RIAL

Memorias Porteñas - - Mps - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA (F)

Las ac­tas de di­rec­to­rio con­tie­nen la his­to­ria de la em­pre­sa y en­torno. Gra­cias a Ro­ber­to Gold­baum Mo­ra­les, tu­ve la opor­tu­ni­dad de re­vi­sar las ac­tas de di­rec­to­rio del Ban­co Te­rri­to­rial, fun­da­do en 1886 por Eduardo Aro­se­me­na Me­rino, pa­ra fi­nan­ciar plan­ta­cio­nes de ca­cao y cons­truc­cio­nes en Gua­ya­quil por medio de hi­po­te­cas. Es­te ban­co, en su vi­da cen­te­na­ria tu­vo rol muy im­por­tan­te en la ciu­dad; en­tre los ge­ren­tes más ca­pa­ces es­ta­ban: Ju­lio Bur­bano Agui­rre y Ju­lio Bur­bano Zú­gi­ña, pa­dre e hi­jo; Ga­briel Lu­que Rho­de y Hu­go Suá­rez Ba­que­ri­zo. Es­te se ju­bi­ló en 1989.

Mi in­te­rés en leer las ac­tas era co­no­cer por den­tro la tra­ge­dia del de­vas­ta­dor fla­ge­lo. So­bre el even­to ocu­rri­do en­tre el 5 y 6 de oc­tu­bre hay nu­me­ro­sas obras; la más im­por­tan­te es la ini­cia­da por Ju­lio Es­tra­da, ter­mi­na­da y pu­bli­ca­da por su hi­ja Ce­ci­lia Es­tra­da So­lá y An­to­nie­ta Pa­la­cios Ja­ra. Re­co­mien­do su lec­tu­ra. Una de las víc­ti­mas del fla­ge­lo fue el Ban­co Te­rri­to­rial, ubi­ca­do en la ca­lle Illing­worth, que que­dó en ce­ni­zas. Las pri­me­ras reunio­nes de di­rec­to­rio se hi­cie­ron en la “ofi­ci­na de mue­lle”. ¿Se­ría la del mue­lle que no se que­mó? ¿La al­qui­la­ron pa­ra las se­sio­nes?

Ca­be des­ta­car que de 10 miem­bros del di­rec­to­rio en­tre prin­ci­pa­les y su­plen­tes, en las se­sio­nes es­tu­vie­ron pre­sen­tes me­nos del 50 %. Sien­do tan im­por­tan­tes las de­ci­sio­nes a to­mar ¿por qué no asis­tie­ron to­dos? ¿Aca­so las pér­di­das en sus prin­ci­pa­les ne­go­cios eran te­mas más im­por­tan­tes que los del Ban­co Te­rri­to­rial?

SE­SIÓN DEL 12 DE OC­TU­BRE

La pri­me­ra des­pués del in­cen­dio. Se es­pe­ra­ba que los di­rec­to­res abor­da­ran lo ocu­rri­do y las me­di­das ur­gen­tes a to­mar:

“El ge­ren­te pu­so en co­no­ci­mien­to del Con­se­jo que con mo­ti­vo del desas­tro­so in­cen­dio [...], el es­ta­ble­ci­mien­to del ban­co ha­bía si­do des­trui­do por el fue­go; pe­ro que to­do lo que con­te­nían las ca­jas de hie­rro, co­mo es­cri­tu­ras, li­bros y de­más ha­bía si­do sa­ca­do y pues­to fue­ra de pe­li­gro; que las cé­du­las de las tres ins­ti­tu­cio­nes, Ban­co Te­rri­to­rial, Com­pa­ñía Ecua­to­ria­na de Se­gu­ros con­tra In­cen­dio y Ca­ja de Aho­rros de Gua­ya­quil, es­ta­ban de­po­si­ta­das den­tro de la bó­ve­da del Ban­co del Ecua­dor y que co­mo las es­cri­tu­ras y li­bros se ha­lla­ban en un de­pó­si­to que el se­ñor Mann tie­ne en el ce­rro de San­ta Ana, era de pa­re­cer que se le­van­te allí una ra­ma­da pa­ra que cu­bra di­cho lu­gar y se pue­da re­vi­sar con co­mo­di­dad to­do lo sal­va­do. Agre­gó que co­mo ha­bía ha­bi­do que cam­biar de lu­gar por cua­tro ve­ces du­ran­te el in­cen­dio, no sa­bía si al­go se hu­bie­re ex­tra­via­do a pe­sar del cui­da­do y las pre­cau­cio­nes que se to­ma­ban, co­mo les cons­ta a los se­ño­res Cartw­right y Mann, que tam­bién ayu­da­ron efi­caz­men­te en la sal- va­ción del ar­chi­vo. El Con­se­jo acep­tó la in­di­ca­ción y au­to­ri­zó al ge­ren­te pa­ra ha­cer cons­truir una ra­ma­da pro­vi­sio­nal, va­lor de dos o tres­cien­tos su­cres, co­mi­sio­nan­do a la vez al se­ñor Mann pa­ra que le pres­te su ayu­da al ge­ren­te en es­ta la­bor”.

Sor­pren­de que lo que se que­ría pro­te­ger fue­se tras­la­da­do de lu­gar en cua­tro oca­sio­nes; no ha­bía si­tio se­gu­ro, los se­lec­cio­na­dos se con­ver­tían en pró­xi­mas víc­ti­mas de las lla­mas y se ha­cía ur­gen­te re­ti­rar los va­lo­res pa­ra tras­la­dar­los a otro lu­gar. Ale­xan­der Mann, es­co­cés que vi­vió en Gua­ya­quil mu­chos años, era vi­ce­pre­si­den­te del di­rec­to­rio. Fue gran em­pre­sa­rio y be­ne­fac­tor. En edi­ción pos­te­rior es­cri­bi­ré so­bre él. Al­fred Cartw­right, miem­bro del di­rec­to­rio, fue prós­pe­ro in­mi­gran­te in­glés, tron­co de la fa­mi­lia que vi­ve en el Puer­to.

SE­SIÓN DEL 14 DE OC­TU­BRE

“El ge­ren­te hi­zo pre­sen­te que las ca­sas hi­po­te­ca­das al ban­co, que es­ta­ban ase­gu­ra­das ba­jo pó­li­zas de la Com­pa­ñía Ecua­to­ria­na de Se­gu­ros con­tra In­cen­dios, con mo­ti­vo de la in­sol­ven­cia de di­cha com­pa­ñía, es­ta­ban en des­cu­bier­to; que po­nía ese par­ti­cu­lar en co­no­ci­mien­to del Con­se­jo, por ser de su­ma im­por­tan­cia, a fin de que re­sol­vie- se si se ase­gu­ra­ban en las com­pa­ñías ex­tran­je­ras que ya ha­bían abier­to sus ope­ra­cio­nes co­bran­do cua­tro y cin­co por cien­to de pri­ma. El Con­se­jo dis­cu­tió de­te­ni­da­men­te el pun­to y por una­ni­mi­dad re­sol­vió que se man­da­ran efec­tuar los se­gu­ros en las dis­tin­tas com­pa­ñías que tie­nen sus agencias en es­ta ciu­dad, pre­fi­rien­do las ca­li­fi­ca­das de más res­pon­sa­bi­li­dad, de­bién­do­se prin­ci­piar es­ta ope­ra­ción in­me­dia­ta­men­te pa­ra que cuan­to an­tes que­den to­das las ca­sas ase­gu­ra­das, por cuan­to no se­ría po­si­ble dar los da­tos de to­das en el mis­mo día, por ser mu­chos los edi­fi­cios. Re­sol­vió, tam­bién, que es­tos se­gu­ros sean efec­tua­dos por cuen­ta de los due­ños de los edi­fi­cios, a quie­nes se les co­mu­ni­ca­rá por medio de una car­ta”.

La men­cio­na­da ase­gu­ra­do­ra so­lo pa­gó 68 % de los va­lo­res ase­gu­ra­dos, la otra, Com­pa­ñía Na­cio­nal, 40 %. El ca­pi­tal de ca­da em­pre­sa era 250.000 su­cres, me­nos del 7 % del ca­pi­tal del Ban­co Co­mer­cial y Agrí­co­la, y Ban­co del Ecua­dor. En aque­llos años no exis­tía la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos, las ase­gu­ra­do­ras eran con­tro­la­das por el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Con la ex­pe­rien­cia de in­cen­dios en la ciu­dad, las em­pre­sas de­be­rían ha­ber te­ni­do un ca­pi­tal muy su­pe­rior.

EN AQUEL TIEM­PO CUAN­DO EL HO­NOR CON­TA­BA, AUN­QUE AL­GU­NOS PA­GA­RÉS DE BAN­COS Y NE­GO­CIOS SE DES­TRU­YE­RON, LOS DEU­DO­RES HON­RA­RON SUS FIR­MAS

SE­SIÓN DEL 19 DE OC­TU­BRE

“El ge­ren­te ex­pu­so: que el Ban­co del Ecua­dor ha­bía abier­to ya su bó­ve­da y que las cé­du­las del ban­co ha­bían re­sul­ta­do en per­fec­to es­ta­do; que co­mo ya era pre­ci­so pen­sar en reanu­dar las ope­ra­cio­nes in­te­rrum­pi­das por el in­cen­dio in­di­ca­do, que al pie del Ce­rro de San­ta Ana, don­de es­tá la bó­ve­da que en­cie­rra el ar­chi­vo del Ban­co Te­rri­to­rial, se cons­tru­ya una ra­ma­da al­go me­jor que la que se acor­dó en la se­sión an­te­rior, pa­ra que allí se ins­ta­le la con­ta­bi­li­dad y ten­ga un de­par­ta­men­to la per­so­na que cui­de esos do­cu­men­tos, y que en el lo­cal que se ha to­ma­do en los ba­jos de la ca­sa del se­ñor Juan B. Bo­nín se ins­ta­le la ge­ren­cia, el des­pa­cho de Ca­ja, etc. El Con­se­jo au­to­ri­zó la cons­truc­ción de la ra­ma­da y co­mi­sio­nó a los mis­mos se­ño­res pa­ra arre­glar el pre­cio y di­ri­gir la obra, la cual, pues, cos­ta­rá al­go más que lo pre­su­pues­ta­do en la an­te­rior se­sión. Dis­pu­so que se abrie­ra el des­pa­cho el miércoles 21 del pre­sen­te mes, y que se anun­cia­ra es­te par­ti­cu­lar por la pren­sa”.

¿Por qué to­mó al Ban­co del Ecua­dor ca­si dos se­ma­nas abrir la bó­ve­da si pro­te­gía lo más va­lio­so de ese ban­co y de ter­ce­ros, en­tre ellos el Ban­co Te­rri­to­rial? La aper­tu­ra de la bó­ve­da y pre­ser­va­ción de los va­lo­res fue no­ti­cia que sa­lió en la pren­sa in­ter­na­cio­nal (ver no­ti­cia del Chica­go Tri­bu­ne). Ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de or­ga­ni­zar la aper­tu­ra de las ac­ti­vi­da­des y el di­rec­to­rio apro­bó ha­cer­lo en dos lu­ga­res. En el Ce­rro San­ta Ana pa­ra po­ner en or­den la con­ta­bi­li­dad y en una de las po­cas ca­sas no que­ma­das pa­ra aten­der al pú­bli­co.

La re­nun­cia del ca­je­ro no fue bue­na no­ti­cia; la no­che del in­cen­dio, en uno de los tras­la­dos se per­die­ron los li­bros de Ca­ja, ba­lan­ces dia­rios y com­pro­ban­tes de Ca­ja, y el ca­je­ro no po­día pre­sen­tar un sal­do real. El ge­ren­te que­dó au­to­ri­za­do a re­ci­bir­le la ca­ja, obli­gán­do­lo a re­sol­ver fu­tu­ros pro­ble­mas. Días des­pués re­nun­ció el te­ne­dor de li­bros.

SE­SIÓN DEL 15 DE NO­VIEM­BRE

A par­tir de es­ta se­sión co­men­za­ron los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos a per­so­nas cu­yas ac­cio­nes o cé­du­las del Ban­co Te­rri­to­rial se ha­bían que­ma­do en otros ban­cos, ofi­ci­nas y vi­vien­das; que­rían re­cu­pe­rar lo des­trui­do.

“...el se­ñor doc­tor Sa­muel Mora, co­mu­ni­can­do que dos ac­cio­nes de las cua­tro que po­see del Ban­co Te­rri­to­rial, se ha­bían que­ma­do en el Ban­co Co­mer­cial y Agrí­co­la, en el in­cen­dio del 5 de oc­tu­bre, cu­yos nú­me­ros no po­día pre­ci­sar por­que ni él ni los ge­ren­tes de aquel ban­co lo re­cor­da­ban...”, “...el se­ñor don Carlos A. Agui­rre, su­pli­can­do se re­suel­va la re­po­si­ción de trein­ta y un mil cua­tro­cien­tos su­cres (S/. 31.400,-) en cé­du­las de es­te ban­co, que se le que­ma­ron en una de las ca­jas del Ban­co del Ecua­dor, en el in­cen­dio del 5 y 6 de oc­tu­bre pa­sa­do y pro­po­nien­do otor­gar una es­cri­tu­ra pú­bli­ca de ga­ran­tía, sus­cri­ta por él y el se­ñor don Adol­fo Rey­re por el tiem­po que el abo­ga­do crea su­fi­cien­te pa­ra se­gu­ri­dad del ban­co”. Se con­sul­tó al abo­ga­do del ban­co qué ha­cer en es­tos ca­sos. Su res­pues­ta: “Que se fi­je un tér­mino por medio de un avi­so has­ta fe­bre­ro de 1897 pa­ra acep­tar las re­cla­ma­cio­nes por la ac­cio­nes y cé­du­las que­ma­das en el in­cen­dio ya ci­ta­do; que si el re­cla­man­te es uno de los ban­cos, se le dé cer­ti­fi­ca­dos pro­vi­sio­na­les en re­em­pla­zo de los tí­tu­los o cé­du­las que­ma­das, en los que cons­ten las se­ries y nú­me­ros de es­tas, y que la en­tre­ga se ha­ga ba­jo ga­ran­tía del ban­co que so­li­ci­ta, cuan­do lo au­to­ri­ce el Con­se­jo en ca­da re­cla­mo que se le so­me­ta, de­bien­do esa ga­ran­tía du­rar cin­co años; que si el re­cla­mo lo ha­ce un par­ti­cu­lar, se pu­bli­que ese re­cla­mo por la pren­sa, quin­ce­nal­men­te, du­ran­te un año, con ex­pre­sión de las se­ries y nú­me­ros de las ac­cio­nes o cé­du­las que su­pon­gan que­ma­das; que trans­cu­rri­do el año el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción exa­mi­nan­do ca­da ca­so con­cre­to re­suel­va o no la re­no­va­ción, la cual, en ca­so de ve­ri­fi­car­se, se ha­rá con ga­ran­tía otor­ga­da por dos per­so­nas a sa­tis­fac­ción del Con­se­jo, por es­cri­tu­ra pú­bli­ca an­te un es­cri­bano; ad­vir­tién­do­se que es­ta re­so­lu­ción no es sen­ti­do ge­ne­ral, ni con ca­rác­ter per­ma­nen­te, sino so­lo pa­ra el pre­sen­te ca­so mo­ti­va­do por el in­cen­dio úl­ti­mo”. Las nu­me­ro­sas so­li­ci­tu­des de per­so­nas que se sen­tían per­ju­di­ca­das por el in­cen­dio fue­ron con­sul­ta­das al abo­ga­do del ban­co, quien dio su opi­nión le­gal, ca­so por ca­so.

SE­SIÓN DEL 9 DE DI­CIEM­BRE

“¿Qué se ha­ce con los deu­do­res del úl­ti­mo se­mes­tre que no han pa­ga­do aún, en­tre los cua­les hay al­gu­nos dam­ni­fi­ca­dos por el in­cen­dio del 5 y 6 de oc­tu­bre? El Con­se­jo dis­pu­so que se les exi­ja el pa­go, de­jan­do a jui­cio del ge­ren­te las con­si­de­ra­cio­nes que juz­gue con­ve­nien­te guar­dar a los úl­ti­mos, sin per­jui­cio de los in­tere­ses del ban­co. Tam­bién hi­zo pre­sen­te que no ha­bien­do pa­ga­do to­da­vía la Com­pa­ñía Ecua­to­ria­na de Se­gu­ros con­tra In­cen­dios, no era po­si­ble li­qui­dar las cuen­tas de los deu­do­res com­pren­di­das en el úl­ti­mo si­nies­tro...”.

Des­de de fe­bre­ro de 1897 se co­men­za­ron a nor­ma­li­zar las ac­ti­vi­da­des. Se con­ce­dió un prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio de 12.000 su­cres a Do­min­go So­to­ma­yor y Lu­na, uno de los her­ma­nos So­to­ma­yor y Lu­na, im­por­tan­tes pro­duc­to­res de ca­cao. Dio en ga­ran­tía las ha­cien­das Do­min­go y Cau­je, ava­lua­das en 50.000 su­cres. Se acor­dó com­prar un te­rreno en V. M Ren­dón y Pa­na­má, y cons­truir el nue­vo ban­co; es­tu­vo lis­to an­tes de ter­mi­nar el si­glo. El pa­vo­ro­so in­cen­dio des­tru­yó más de 80 man­za­nas con más de 2.000 ca­sas; el va­lor de los bie­nes des­trui­dos so­bre­pa­só 28 mi­llo­nes de su­cres, ape­nas 7 mi­llo­nes es­ta­ban ase­gu­ra­dos, sin in­cluir va­lo­res que se des­tru­ye­ron en las ca­jas de fie­rro en ban­cos y ca­sas. En el año del in­cen­dio Ecua­dor exportó 12 mi­llo­nes de su­cres. So­lo el es­pí­ri­tu gua­ya­qui­le­ño lo­gró re­cons­truir la ciu­dad en me­nos de 5 años.

“¿Qué­seha­ce­con­los deu­do­res del úl­ti­mo se­mes­tre­que­nohan pa­ga­do aún, en­tre los cua­les­ha­yal­gu­nos dam­ni­fi­ca­dos por el in­cen­dio­del5y6de oc­tu­bre? El Con­se­jo dis­pu­so­que­se­les exi­ja el pa­go, de­jan­do a jui­cio del ge­ren­te las con­si­de­ra­cio­nes que juz­gue con­ve­nien­te guar­dar alo­súl­ti­mos,sin per­jui­cio de los in­tere­ses del ban­co. Tam­bién­hi­zo pre­sen­te­queno ha­biendo­pa­ga­do to­da­vía la Com­pa­ñía Ecua­to­ria­na­de Se­gu­ros­con­tra In­cen­dios,noe­ra po­si­ble li­qui­dar las cuen­tas­de­los deu­do­res com­pren­di­da­se­nel úl­ti­mo si­nies­tro...”. SE­SIÓN DEL 9 DE DI­CIEM­BRE

Li­zar­do Gar­cía. Pre­si­den­te del di­rec­to­rio.

Jai­me Puig y Mir. Miem­bro del Di­rec­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.