La cam­pa­ña de Es­me­ral­das

Memorias Porteñas - - Mps - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRAVO

La Re­vo­lu­ción de Es­me­ral­das es­ta­lló el 24 de sep­tiem­bre de 1913, lue­go de que en la ma­dru­ga­da de ese día el co­ro­nel Carlos Con­cha To­rres, al man­do de 150 hom­bres, se to­mó el cuar­tel de Po­li­cía de la ciu­dad de Es­me­ral­das; ac­to se­gui­do ata­có al cuar­tel del ba­ta­llón Ma­na­bí, pe­ro fue re­pe­li­do. El ca­pi­tán de fra­ga­ta Ra­fael An­dra­de Lalama, co­man­dan­te del cru­ce­ro Co­to­pa­xi, que es­ta­ba fon­dea­do en di­cho puer­to, al es­cu­char los dis­pa­ros man­dó dos con­tin­gen­tes de des­em­bar­co pa­ra ayu­dar a esa guar­ni­ción mi­li­tar. Pa­ra­le­lo a es­to hi­zo un dis­pa­ro de ca­ñón, y lue­go de un com­ba­te re­ñi­do, fue­ron de­rro­ta­dos los su­ble­va­dos.

So­bre­vi­nie­ron des­pués otros com­ba­tes, en­tre ellos el de Gua­ya­bo, en que las tro­pas del Go­bierno fue­ron ven­ci­das. El con­flic­to se fue in­cre­men­tan­do, en tan­to que Es­me­ral­das se en­con­tra­ba ais­la­da por to­dos la­dos, ex­cep­to por mar, por lo que fue in­dis­pen­sa­ble la in­ter­ven­ción de la Ma­ri­na de Gue­rra pa­ra es­ta­ble­cer un blo­queo. Es­ta fue una gue­rra fra­tri­ci­da, la cual re­vis­tió ca­rac­te­res de es­pe­cial du­re­za por el es­ce­na­rio en el cual se desa­rro­lló.

To­ma­re­mos los re­la­tos es­cri­tos en el dia­rio del al­fé­rez de fra­ga­ta Víc­tor Neu­ma­ne Sal­va­tie­rra, quien fue a su vez pro­ta­go­nis­ta co­mo ofi­cial del ca­za­tor­pe­de­ro Li­ber­ta­dor Bo­lí­var, co­mo he­mos men­cio­na­do en la edi­ción an­te­rior de es­tas Me­mo­rias Por­te­ñas.

El 9 de fe­bre­ro es­ta­ban fon­dea­dos to­dos

DES­PUÉS DE FA­LLE­CER SU HER­MANO EN EL COM­BA­TE DE GUA­YA­BO, EL CO­MAN­DAN­TE RA­FAEL AN­DRA­DE LALAMA DI­JO “EL CO­MAN­DO DE ES­TE BU­QUE MAN­TEN­DRÁ CON HO­NOR Y

POR EL ES­FUER­ZO DE LOS CA­ÑO­NES, LA MÁS VI­RIL AC­CIÓN DE QUE ES CA­PAZ”.

los bu­ques al la­do del Li­ber­ta­dor Bo­lí­var, a sa­ber: el Co­to­pa­xi, el Tar­qui, el Cons­ti­tu­ción y el Aní­bal San­tos. Al si­guien­te día, el ge­ne­ral Na­va­rro or­de­nó se bom­bar­deen va­rias ca­sas sos­pe­cho­sas ubi­ca­das al S. E. de la ciu­dad, efec­tuan­do el Li­ber­ta­dor Bo­lí­var 15 ti­ros con los ca­ño­nes de 120 mi­lí­me­tros; al­gu­nos ti­ros fue­ron es­plén­di­dos, es­to se hi­zo des­de 2.900 me­tros, sien­do las 06:30 ho­ras. A las 07:00 ho­ras se reanu­dó el bom­bar­deo por or­den del mis­mo ge­ne­ral, en­tran­do a puer­to jun­to al Co­to­pa­xi; en­tre am­bas uni­da­des se ini­ció el fue­go a la ciu­dad, pro­du­cién­do­se in­cen­dios en las ca­sas im­pac­ta­das.

El al­fé­rez Neu­ma­ne al re­ca­pa­ci­tar so­bre es­to, ma­ni­fies­ta: “Era un es­pec­tácu­lo te­rri­ble y con­mo­ve­dor a la vez, y se su­ble­va­ba el áni­mo al pen­sar que es­tos da­ños nos los ha­cía­mos en­tre no­so­tros mis­mos y por la am­bi­ción de unos ma­los hi­jos de es­ta des­ven­tu­ra­da Re­pú­bli­ca, que avan­za con pa­sos agi­gan­ta­dos ha­cia su rui­na. No­so­tros es­tá­ba­mos cons­ter­na­dos al ver que uno de los puer­tos más flo­re­cien­tes de nues­tra Re­pú­bli­ca era des­trui­do por no­so­tros mis­mos en una gue­rra fra­tri­ci­da”.

La ciu­dad in­cen­dia­da ar­dió por más de tres ho­ras; el ge­ne­ral Na­va­rro tra­tó de apro­ve­char es­ta si­tua­ción, efec­tuan­do el des­em­bar­co y pa­ra es­to reunió a su Es­ta­do Ma­yor, sin con­si­de­rar a los je­fes de la Ar­ma­da, pe­ro es­tos no se pu­sie­ron de acuer­do, ya que to­dos emi­tían opi­nio­nes sin lle­gar a nin­gu­na re­so­lu­ción. A pe­sar de que las tro­pas pe­dían el ata­que a la ciu­dad, no se reali­zó. Y a pro­pó­si­to del des­em­bar­co, los dos je­fes de Ma­ri­na so­li­ci­ta­ron 500 hom­bres y el man­do pa­ra des­em­bar­car, y ofre­cían to­mar­se la ciu­dad, ha­bien­do ofre­ci­do los co­man­dan­tes que los ofi­cia­les na­va­les sal­ta­rían con la gen­te, pe­ro no acep­ta­ron.

El des­em­bar­co se efec­tuó en Li­mo­nes, al man­do del ge­ne­ral Na­va­rro, el 14 de fe­bre­ro, uti­li­zan­do 1.000 hom­bres que trans­por­ta­ban el Cons­ti­tu­ción y el Co­to­pa­xi. Des­pués de es­to se acen­tuó la es­ca­sez de ví­ve­res, ya que po­co a po­co se es­ta­ba aca­ban­do to­do. Pa­ra em­peo­rar las co­sas, la tri­pu­la­ción y 5 ofi­cia­les, en­tre los que es­ta­ba Neu­ma­ne, se en­fer­ma­ron con prin­ci­pio de di­sen­te­ría, de­bi­do a la ma­la ali­men­ta­ción y a la ma­la ca­li-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.