La fies­ta de San Pe­dro en Sa­ba­na Gran­de

(1era. par­te)

Memorias Porteñas - - Mps - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

La Sa­ba­na Gran­de co­men­zó a lla­mar­se así allá por los años 1850, por an­tí­te­sis a la Sa­ba­na Chi­ca, esa pla­ni­cie anega­di­za en in­vierno, sar­te­ne­jal en ve­rano, que se ex­tien­de des­de el fi­nal de la cor­di­lle­ri­ta del Car­men, que en un seg­men­to de círcu­lo abra­za las es­pal­das de Gua­ya­quil, co­mo ca­ri­ño­sa­men­te ha­cién­do­le uno a mo­do de man­to de esa Vir­gen del Car­men. Re­ga­zo y man­to ex­ten­di­dos pa­ra mo­de­rar los ven­ta­rro­nes de Chan­duy que, des­bri­da­dos, pu­die­ran ha­cer­nos más de un da­ño; y pa­ra aco­ger en su seno las hue­sas de sus hi­jos, las ca­su­cas de sus abo­rí­ge­nes, sus sem­bríos y sus pas­tos, sus puer­tos y sus man­gla­res, dán­do­se to­da­vía tra­zas pa­ra am­pa­rar a sus pies los fa­lans­te­rios de los po­bres y los en­fer­mos; ma­ni­co­mio, tem­pe­ran­cia, la­za­re­tos, asi­los, hos­pi­ta­les, cár­cel, to­da la pe­nu­ria hu­ma­na, co­mo di­cien­do cual su hi­jo Je­sús: -¡Ve­nid a mí to­dos los que llo­ráis, que yo os con­so­la­ré! ¡Ve­nid a mí los que de­jáis la vi­da, a re­po­sar en el sue­ño del Se­ñor que os pre­pa­ré!

Des­de esa cur­va del ce­rro fi­nal, la ma­ris­ma si­gue vas­ta y uni­for­me, con uno que otro al­ga­rro­bo o se­ca, has­ta en­con­trar la otra ca­de­ne­ta de co­li­nas, lla­ma­da los ce­rros de Pas­cua­les, de Mon­gón, etc., lle­van­do a su co­la un buen ji­rón del la­do S. O. de Gua­ya­quil, con los te­rre­nos de la Sai­ba, Ata­ra­za­na, Ara­go­né, Ma­pa­sin­gue, etc.

La Sa­ba­na Chi­ca era, pues, por esos en­ton­ces, to­do lo que hoy es­tá in­cor­po­ra­do en la ur­be a con­tar des­de la ave­ni­da Ol­me­do, por el sur y des­de la ca­lle de “Chan­duy” por el O., pa­ra to­mar lí­neas ge­ne­ra­les, has­ta ir­se a en­con­trar con los fren­tes de esos ce­rros que hoy con sus can­te­ras en pro­duc­ción es­tán mer­ma­dos co­mo gi­gan­tes­cos que­sos la­bra­dos a dien­tes de te­na­ces roe­do­res.

In­va­di­da po­co a po­co la Sa­ba­na Chi­ca por la ur­ba­ni­za­ción, los cho­li­tos iban ce­dien­do al ca­pi­tal pri­va­do y a las exi­gen­cias mu­ni­ci­pa­les sus hu­mil­des bohíos y tras­plan­tán­do­los en la Sa­ba­na Gran­de, en or­den dis­per­so; pues el in­dí­ge­na cos­te­ño, siem­pre in­de­pen­dien­te, has­ta en eso es enemi­go de la ali­nea­ción y de­pen­den­cia de la si­me­tría. Les pa­re­ce que el ali­near­se, el va­riar su sis­te­ma de cons­truc­ción y vi­da, es so­me­ter­se a la es­cla­vi­tud de las or­de­nan­zas y el mos­co­neo de los po­li­cías. Y tie­nen ra­zón.

Allá se iban con sus ca­si­tas de pa­ja so- bre seis pun­ta­les, sin pa­re­des, a vi­vir a to­do vien­to, a po­der criar sus puei­cos y ga­lli­nas, ten­der a se­car sus re­les, te­ner sus pe­rros y sus po­lli­nos (pa­ra el cho­lo siem­pre el bu­rro es po­llino, aun­que se les cai­ga de vie­jo); cor­tar su le­ña, sa­lar sus pes­ca­dos y co­ci­nar sus can­gre­jos. La­bo­res y pro­duc­tos que cons­ti­tu­yen sus prin­ci­pa­les in­dus­trias y “mo­dus vi­ven­di”, cuan­do no apren­den a car­pin­te­ros, su ofi­cio pre­di­lec­to.

Son los úl­ti­mos huan­ca­vil­cas, chon­go­nes y chan­du­yes que han con­ser­va­do la pu­re­za de su ra­za a tra­vés de 400 años his­tó­ri­cos, a los que po­de­mos su­mar otros tan­tos de po­ca mez­cla con las otras tri­bus des­de an­tes de la con­quis­ta.

Esos cho­li­tos, más ca­ri­ño­sa que pro­pia­men­te lla­ma­dos así por no­so­tros los crio­llos des­po­jan­tes de sus sa­ba­nas, no ve­nían a la ciu­dad sino a com­prar hi­lo y agu­jas, za­ra­zas flo­rea­das pa­ra tol­dos y po­lle­ras; cin­tas de to­dos an­chos y co­lo­res; pue­bla y guin­gas pa­ra co­to­nas; plá­ta­nos, so­bre to­do, y de vez en vez en bus­ca de al­gún pla­te­ro que les hi­cie­ra a sus gus­tos los gran­des cho­rros y dor­mi­lo­nas de oro y per­las, de pla­ta y cuen­tas de co­lo­res, gar­gan­ti­llas lar­guí­si­mas de dos o tres vuel­tas, de oro en fi­li­gra­na, y guar­ni­cio­nes de las pei­ne­tas de le­gí­ti­mo ca­rey, adorno y útil im­pres­cin­di-

LA FIES­TA RE­LI­GIO­SA EN HO­NOR AL SAN­TO SER­VÍA PA­RA REA­LI­ZAR ALE­GRES FES­TI­VI­DA­DES EN LAS QUE SE DES­TA­CA­BAN EL HU­MOR Y LA FRAN­QUE­ZA DE LOS POR­TE­ÑOS

ble pa­ra su­je­tar los dos tron­cos de las tren­zas de la chi­na.

Pa­ra es­tos so­lem­nes gas­tos, pro­duc­to aqui­la­ta­do de fre­cuen­tes y lar­gas con­sul­tas an­te­rio­res en el bohío, en­tra­ba ca­si to­da la jua­mi­lia, pre­ce­di­da por un pe­lo­tón de po­lli­nos, cu­yas al­for­jas ve­nían re­ple­tas de pes­ca­dos, can­gre­jos, con­chas, ga­lle­tas de maíz, os­tio­nes, bo­llos de yu­ca, tam­bo­res (ba­rras de yu­ca co­ci­da, en ho­jas de plá­tano), le­ña en ra­jas y car­bón, de­jan­do to­da­vía un cam­pi­to en sus an­cas pa­ra el ca­bal­go del cho­lo y dos o tres cho­li­tos en­ca­ja­dos en la en­ci­me­ra co­mo po­llue­los en un ni­do. Las cho­las iban a pie, ja­rrian­do los po­lli­nos; esa es la cos­tum­bre. So­lo por es­pe­cia­les con­si­de­ra­cio­nes de em­ba­ra­zo, en­fer­me­dad, ma­tri­mo­nio o al­gu­na otra ex­cep­cio­nal pre­fe­ren­cia es que la cho­la tam­bién se en­jor­que­ta en el po­llino.

Allí, pues, en su sa­ba­na, era tra­di­cio­nal des­de la Co­lo­nia el pa­tro­na­to de San Pe­dro en­tre los cho­los gua­ya­qui­le­ños, co­mo el del Se­ñor de las Aguas en­tre los mo­rre­ños, y el de San Je­ró­ni­mo en los chon­go­nes. Allá en la pam­pa, a sol pleno, le­van­ta­ban la vís­pe­ra un al­ta­ri­to so­bre an­das bien ador­na­das de las me­jo­res col­chas vis­to­sas y sá­ba­nas blan­qui­sí­si­mas con en­ca­jes y mu­chas cin­tas; y en­ci­ma del an­da un ar­co de fo­lla­je de cu­yas ra­mas col­ga­ban fa­ro­li­tos, es­pe­ji­llos, flo­res, vo­tos, ban­de­ri­tas de pa­ñue­los de se­da de co­lor, o de pa­pel, es­tam­pi­tas de otros san­tos, una es­pe­cie de ár­bol de No­che­bue­na, y ba­jo la ar­ca­da la efi­gie de San Pe­dro, no más al­ta de me­dia va­ra y ves­ti­do tam­bién a la cho­la, con cin­tas, co­lo­ri­nes y som­bre­ri­to de pa­ja y pon­cho.

To­da la cho­le­ría de la vas­ta sa­ba­na y de las ve­cin­da­des se reunía en ver­be­na; y vís­pe­ras y día has­ta su pun­ta de ama­ne­cer o has­ta bien en­tra­do el sol, eran can­tos, bai­les, amo­ríos, gui­ta­rras y ca­jo­neo; par­la sin tre­gua en­tre tra­go y tra­go de ma­llor­ca, chi­cha y gua­ra­po; una que otra aña­ga­za de pe­lea por ce­los mal re­pri­mi­dos o ima­gi­na­rios, pues las cho­las son muy fie­les a sus hom­bres. Al­ga­ra­bía sa­na, ale­gre, in­ge­nua, inocen­te, de re­cuen­to de pe­ri­pe­cias y ha­za­ñas tri­via­les y re­pe­ti­das de sus tra­ba­jos; ver­sos, im­pro­vi­sa­cio­nes y run run de gui­ta­rra in­ce­san­te que acom­pa­ña­ba to­dos los to­nos del can­to, des­de el ati­pla­do des­ga­ñi­ta­mien­to del de un gru­po, al pla­ñi­de­ro del de otro que ya es­ta­ba más ma­mao, has­ta el des­vaí­do y des­ma­ya­do, in­cohe­ren­te y que­jum­bro­so, de me­dias pa­la­bras, del que ya es­ta­ba ju­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.