El arro­jo asom­bro­so del ejér­ci­to de Gar­cía Mo­reno

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

En el cua­dro al óleo del Dr. Ga­briel Gar­cía Mo­reno exis­ten­te en el Mu­seo Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil, se di­vi­sa cla­ra­men­te, en su pe­cho, la con­de­co­ra­ción al ‘Arro­jo asom­bro­so’ crea­da por la Con­ven­ción de 1861 en fa­vor de los que atra­ve­sa­ron el es­te­ro Salado en 1860. Así tam­bién, en los re­tra­tos al óleo del ge­ne­ral Juan José Flo­res, se pue­de ob­ser­var que en­tre las tan­tas con­de­co­ra­cio­nes que lu­ce en su uni­for­me des­ta­ca di­cha in­sig­nia de dis­tin­ción.

Es más, el ar­chi­vo J. J. Flo­res de Qui­to con­ser­va aque­lla me­da­lla en­tre mu­chas de aquel, que como sa­be­mos, ac­tuó como ge­ne­ral en je­fe del ejér­ci­to gar­ciano que lo­gró la vic­to­ria de Gua­ya­quil, el 24 de sep­tiem­bre de 1860, con­tra las fuer­zas del ge­ne­ral Gui­ller­mo Fran­co, y que a la pos­tre per­mi­ti­ría que Gar­cía Mo­reno ob­ten­ga el po­der de la na­ción.

Aquel triun­fo exi­gió un tre­men­do sa­cri­fi­cio a los sol­da­dos del ejér­ci­to de Gar­cía Mo­reno, pues pa­ra lle­gar has­ta las lí­neas enemi­gas en Gua­ya­quil tu­vie­ron que atra­ve­sar te­rre­nos pan­ta­no­sos, man­gla­res y es­te­ros, que se­gún los pro­ta­go­nis­tas de la jor­na­da eran ca­si in­su­pe­ra­bles. Pe­ro pa­ra asom­bro del enemi­go, pa­sa­ron el man­glar y el Salado, y aún más trans­por­ta­ron los ca­ño­nes, mu­ni­cio­nes y más ar­ma­men­to pe­sa­do en­tre la en­ma­ra­ña­da selva, el fan­go y el agua del es­te­ro, co­sa ca­si im­po­si­ble; pe­ro así, ex­te­nua­dos, com­ba­tie­ron a un ejér­ci­to que so­lo se li­mi­tó a es­pe­rar.

Cuen­ta el Dr. Julio Cas­tro, qui­te­ño que par­ti­ci­pó como se­cre­ta­rio del Cuar­tel Ge­ne­ral del ejér­ci­to gar­ciano, que fue tes­ti­go pre­sen­cial cuan­do al ini­ciar la tra­ve­sía del es­te­ro, Gar­cía Mo­reno be­só la raíz del pri­mer man­gle y lue­go di­jo: “El que nun­ca hu­bie­se atra­ve­sa­do ese in­trin­ca­do laberinto de raí­ces, tron­cos, ra­mas y lo­da­za­les, que se lla­ma un man­glar (que en los te­rre­nos ba­jos ocu­pa con no rara fre­cuen­cia ex­ten­sio­nes has­ta de cien y más me­tros en ca­da ori­lla), ja­más po­drá dar­se cuen­ta de las di­fi­cul­ta­des ca­si in­su­pe­ra­bles que el ejér­ci­to tu­vo que ven­cer. Las raí­ces de los man­gla­res se le­van­tan so­bre el sue­lo y for­man una en­ma­ra­ña­da selva so­bre el pan­tano, y los sol­da­dos unas ve­ces tie­nen que an­dar so­bre el fo­lla­je y otras aba­jo so­bre el fan­go, unas ve­ces pa­san­do por de­ba­jo de las raí­ces y otras de ra­ma en ra­ma, ca­yen­do y le­van­tán­do­se a ca­da ins­tan­te, en un cli­ma ar­dien­te como el de Gua­ya­quil, y sin agua pa­ra mi­ti­gar la sed que cau­sa tan­ta fa­ti­ga, pues pron­to se ago­tó el pre­cio­so lí­qui­do que ve­nía en las can­tim­plo­ras…”.

Aquel avan­ce a tra­vés del man­glar, así como los com­ba­tes en­tre las fuer­zas de Fran­co y Gar­cía Mo­reno, y el triun­fo de es­te úl­ti­mo en Gua­ya­quil, es­tán re­la­ta­dos en el to­mo VIII de la obra His­to­ria Ma­rí­ti­ma del Ecua­dor. Hu­bo sa­cri­fi­cio de par­te de los hom­bres del ejér­ci­to vic­to­rio­so y en mu­chos ca­sos sus ac­tua­cio­nes lle­ga­ron al he­roís­mo. Es­to fue con­si­de­ra­do por la Con­ven­ción de 1861, y el 19 de mar­zo ex­pi­dió un de­cre­to pa­ra hon­rar el va­lor y pa­trio­tis­mo del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor, el cual en su ar­tícu­lo 3º di­ce: “La cruz ten­drá cua­tro ra­dios do­bles, li­ga­dos en­tre sí por la ban­de­ra na­cio­nal; y se lee­rá en la or­la es­ta ins­crip­ción: “Arro­jo asom­bro­so”, y den­tro de ella lle­va­rá un cas­ti­llo es­mal­ta­do. Los co­ro­ne­les y ge­ne­ra­les la lle­va­rán en for­ma de pla­ca la­bra­da en oro y pla­ta, con es­mal­tes de los co­lo­res del iris. Los de­más je­fes, ofi­cia­les y sol­da­dos la lle­va­rán pen­dien­te de una cin­ta tri­co­lor, y el diá­me­tro no ex- ce­de­rá de diez lí­neas. Las pri­me­ras se­rán de oro con es­mal­tes tri­co­lo­res y las úl­ti­mas de pla­ta sin es­mal­tes”.

En el ar­tícu­lo 5º se ex­pre­sa que tie­nen op­ción a la cruz: la par­te del ejér­ci­to que ata­có por la lla­nu­ra de Ma­pa­sin­gue, los que hi­cie­ron la cam­pa­ña de Ba­baho­yo y los ciu­da­da­nos que acom­pa­ña­ron al ejér­ci­to has­ta Gua­ya­quil.

La Con­ven­ción desea­ba con es­to pre­miar el va­lor hu­mano, pues fue el “arro­jo asom­bro­so” de los sol­da­dos el que ins­pi­ró esa pre­sea que tam­bién fue co­no­ci­da como ‘La cruz del pa­so del Salado’. Si bien es cier­to que al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas agra­cia­dos con la con­de­co­ra­ción tam­bién eran los que ex­pe­dían y da­ban el eje­cú­te­se de aquel de­cre­to, como lo eran el ge­ne­ral Juan José Flo­res, pre­si­den­te de la Con­ven­ción, que ac­tuó como ge­ne­ral en je­fe du­ran­te aquel con­flic­to, y el pre­si­den­te Ga­briel Gar­cía Mo­reno, como je­fe su­pre­mo del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor, tam­bién es ver­dad que hu­bo mu­cho sa­cri­fi­cio y me­re­ci­mien­to de acuer­do a las na­rra­cio­nes exis­ten­tes, y que pa­ra ello te­nían que con­tar las tro­pas con una bue­na di­rec­ción de par­te de los je­fes y ofi­cia­les.

Aque­lla me­da­lla fue man­da­da a ha­cer a Fran­cia y era de be­lla

FUE EL “ARRO­JO ASOM­BRO­SO” DE LOS SOL­DA­DOS EL QUE INS­PI­RÓ LA CON­FEC­CIÓN DE ESA PRE­SEA, LA QUE TAM­BIÉN SE CO­NO­CIÓ COMO “CRUZ DEL PA­SO DEL SALADO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.