MAR­CHAS OBRE­RAS EN EL DÍA DEL TRA­BA­JO

EL PRI­ME­RO DE MA­YO:

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UNA EMO­TI­VA CE­LE­BRA­CIÓN. Para las ge­ne­ra­cio­nes que hi­cie­ron del cen­tro por­te­ño su es­ce­na­rio vi­tal, el Pri­me­ro de Ma­yo cons­ti­tu­yó una opor­tu­ni­dad para com­par­tir la al­ga­ra­bía y la emo­ción de mi­les de tra­ba­ja­do­res. Los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, al lla­ma­do de la en­ton­ces glo­rio­sa Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios -FEUE-, dis­po­nían de to­do el tiem­po ne­ce­sa­rio para pre­pa­rar pan­car­tas con le­yen­das alu­si­vas a la fe­cha, mi­meo­gra­fiar ho­jas con de­cla­ra­cio­nes, re­se­ñas o bre­ves aná­li­sis de lo que im­pli­ca­ba ese acon­te­ci­mien­to, de los as­pec­tos más so­bre­sa­lien­tes del en­torno po­lí­ti­co, de la reali­dad mun­dial y del sig­ni­fi­ca­do de la lu­cha obre­ra co­mo fac­tor des­en­ca­de­nan­te de pro­ce­sos de trans­for­ma­ción y cam­bio. Las ins­ta­la­cio­nes de la “al­ma ma­ter” se po­nían al ser­vi­cio de las or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y, a par­tir de los ne­xos en­tre di­ri­gen­tes uni­ver­si­ta­rios y ac­ti­vis­tas del sec­tor la­bo­ral, se con­vo­ca­ba a de­ce­nas de jó­ve­nes pro­ce­den­tes de las di­ver­sas fa­cul­ta­des y de los co­le­gios. En to­da es­ta di­na­mia de pre­pa­ra­ción tu­vo tam­bién hon­da re­per­cu­sión la ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes Se­cun­da­rios del Ecua­dor -FESE-. Así, en los días an­te­rio­res a la con­cen­tra­ción, la ciu­dad co­bra­ba agi­ta­da ac­ti­vi­dad. Gru­pos de mi­li­tan­tes de los par­ti­dos y agru­pa­cio­nes de iz­quier­da, afi­lia­dos y sim­pa­ti­zan­tes de las cen­tra­les de tra­ba­ja­do­res, mu­je­res pro­ce­den­tes de las au­las uni­ver­si­ta­rias, de los nú­cleos de ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y de ser­vi­cios, se tras­la­da­ban de un lu­gar a otro, de una aso­cia­ción a otra, de un do­mi­ci­lio a otro, ade­cua­dos es­pe­cial­men­te para esas ne­ce­si­da­des. El cen­tro de la Fe­de­ra­ción Pro­vin­cial de Tra­ba­ja­do­res del Gua­yas, de las calles Co­lón y Pío Mon­tú­far, da­ba co­bi­jo a de­le­ga­cio­nes que lle­ga­ban de las po­bla­cio­nes ve­ci­nas de Mi­la­gro, Ya­gua­chi, Na­ran­ji­to, San Car­los, Dau­le, etc. Tra­ba­ja­do­res de la za­fra de los in­ge­nios San Car­los, Val­dez, Cho­bo, lle­ga­dos de la sierra e in­fluen­cia­dos por la di­ri­gen­cia in­dí­ge­na en­ca­be­za­da por el lí­der de las co­mu­ni­da­des de Gua­mo­te y Co­lum­be, y pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ecua­to­ria­na de In­dios -FEI-, Mi­guel Le­chón, ha­cien­do os­ten­si­ble su dis­po­si­ción para par­ti­ci­par de mo­do com­ba­ti­vo en las calles, se da­ban tiem­po para es­cu­char las su­ge­ren­cias lo­gís­ti­cas de “cua­dros” lo­ca­les de los par­ti­dos Co­mu­nis­ta y So­cia­lis­ta, que des­fi­la­ban por los si­tios con­ve­ni­dos y se po­nían a las ór- de­nes de los con­vo­ca­dos para que la pre­sen­cia ma­si­va del Pri­me­ro de Ma­yo se ri­gie­ra por cla­ras y ex­pre­sas lí­neas de com­por­ta­mien­to y pro­ce­sa­mien­to de de­man­das. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta del Ecua­dor, Pe­dro Saad, im­par­tía char­las alu­si­vas al acon­te­ci­mien­to; su com­pa­ñe­ro, no­ve­lis­ta y poe­ta, En­ri­que Gil Gil­bert, da­ba alien­to con la re­crea­ción li­te­ra­ria del sa­cri­fi­cio de los obre­ros muer­tos en la re­vuel­ta de Hay­mar­ket a ini­cios de ma­yo de 1886 en el le­jano Chica­go; el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta Jor­ge Rey­nolds Mat­hews, acom­pa­ña­do de un nú­cleo de jó­ve­nes mi­li­tan­tes ata­via­dos con ca­mi­se­tas ro­jas, se­ña­la­ba, blan­dien­do su úni­co bra­zo, que en si­tua­cio­nes co­mo aque­lla, las di­fe­ren­cias de en­fo­que en cuan­to a la lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria de­bían ce­der an­te la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer el pa­pel de los tra­ba­ja­do­res en los pro­ce­sos re­vo­lu­cio­na­rios. Las mu­je­res, jó­ve­nes mi­li­tan­tes co­mu­nis­tas co­mo Al­ba Cal­de­rón, Cha­va He­rre­ría, Ana Moreno, Do­ra Du­ran­go, Nelly Ce­re­ce­da, Ne­lla Martínez (cuan­do vi­vía en Gua­ya­quil) y otras, or­ga­ni­za­ban de mo­do ri­gu­ro­so las por­cio­nes de ali­men­to y be­bi­da para que a los pre­sen­tes se les hi­cie­ran más lle­va­de­ras las ho­ras y, un po­co más allá, a más o me­nos diez me­tros, con su po­ten­te y vo­lun­ta­rio­sa voz, Pan­chi­to Pó­lit da­ba el tono para que se can­ta­ra La In­ter­na­cio­nal. UN AMA­NE­CER MI­LI­TAN­TE

El Pri­me­ro de Ma­yo, des­de el aso­mo del día, se vi­vía un apu­ra­do trá­fi­co pea­to­nal. Gru­pos nu­me­ro­sos de gen­te co­pa­ban las calles para arri­bar a las “5 es­qui­nas” (con­fluen­cia de las calles García Avi­lés -Chan­duy- Ave­ni­da Ol­me­do, Co­lón), si­tio de ini­cio del gran des­fi­le que lle­na­ría, de diez de la ma­ña­na a cua­tro de la tar­de, el bu­le­var 9 de Oc­tu­bre y sus calles ale­da­ñas. En va­rios de los bal­co­nes, a lo lar­go de aque­lla, lu­cían las ban­de­ras tri­co­lor y azul y blan­co, co­mo que­rien­do de­cir que si bien el acon­te­ci­mien­to te­nía al­can­ce na­cio­nal, era, por so­bre to­do, la de­mos­tra­ción del es­fuer­zo e ím­pe­tu de la co­mu­ni­dad tra­ba­ja­do­ra por­te­ña. EL CHO­QUE DE LA REALI­DAD

Es­ta fue la re­se­ña emo­ti­va, el idí­li­co pa­sa­je de los pri­me­ros de ma­yo ha­cia la se­gun­da mi­tad de los cin­cuen­ta. No es anec­dó­ti­ca; es cier­ta, y fue sen­ti­da. La reali­dad, a par­tir de los fi­na­les de esa dé­ca­da, se trans­mu­tó en du­ra, fron­tal y has­ta do­lo­ro­sa. En las es­qui­nas de 9 de Oc­tu­bre, des­de San­ta Ele­na has­ta Ma­le­cón, ya no se apos­tó la co­lec­ti­vi­dad con la mis­ma pre­dis­po­si­ción de emo­ti­vi­dad y ale­gría, sino mo­ti­va­da por la cu­rio­si­dad de ob­ser­var más de un en­con­tro­na­zo en­tre quie­nes se mo­vi­li­za­ban li­de­ra­dos por di­ri­gen­tes en­fren­ta­dos, en oca­sio­nes, has­ta la du­re­za de las pa­sio­nes y la agre­si­vi­dad.

El año de cor­te fue 1960. Y aquí, en la al­ga­ra­bía del Pri­me­ro de Ma­yo en las calles de Gua­ya­quil, se hi­cie­ron pre­sen­tes otros acon­te­ci­mien­tos, otros sig­ni­fi­ca­ti­vos de­ta­lles. Y vi­nie­ron de afue­ra. El XX Con­gre­so del PCUS (Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca), fue el he­cho des­en­ca­de­nan­te de la rup­tu­ra del mo­vi­mien­to co­mu­nis­ta mun­dial. Ni­ki­ta Krus­hev ini­ció una cam­pa­ña de es­cla­re­ci­mien­to crí­ti­co en con­tra de la pre­sen­cia de Sta­lin al fren­te de la URSS. Es­cu­dri­ñó to­da la trá­gi­ca tra­ma de ese pe­río­do en que per­die­ron la vi­da al­re­de­dor de 30 mi­llo­nes de po­bla­do­res de esa enor­me geo­gra­fía, en que se tras­tro­có el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía de ese in­men­so te­rri­to­rio, en el que se die­ron tra­tos os­cu­ros con el na­zis­mo para ter­mi­nar con la su­fri­da Po­lo­nia, en el que ocu­rrie­ron las más in­hu­ma­nas cru­za­das con­tra la co­mu­ni­dad ju­día y en que se ex­pe­ri­men­tó una de las más la­men­ta­bles ter­gi­ver­sa­cio­nes del li­de­raz­go que de­ri­vó en el in­ca­li­fi­ca­ble cul­to a la per­so­na­li­dad. Sta­lin se con­vir­tió en Dios y Krus­hev asu­mió la du­ra pe­ro in­con­mo­vi­ble ta­rea de des­mi­ti­fi­car esa ver­gon­zan­te ima­gen de uno de los pasajes más crí­ti­cos y de­lez­na­bles de la his­to­ria so­vié­ti­ca. Las de-

UNA GRAN TRA­DI­CIÓN DE LU­CHA SO­CIAL INSTAURARO­N LAS MAR­CHAS OBRE­RAS DEL PRI­ME­RO DE MA­YO, CON LA PRE­SEN­CIA DE DES­TA­CA­DOS LÍ­DE­RES DE LA IZ­QUIER­DA ECUA­TO­RIA­NA

nun­cias de las atro­ci­da­des de Sta­lin en el XX Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca, la ini­cia­ti­va del nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de esa or­ga­ni­za­ción ha­cia un en­ten­te pa­cí­fi­co con Oc­ci­den­te, y la pro­cla­ma de una po­lí­ti­ca de “emu­la­ción pa­cí­fi­ca”, pro­du­je­ron una frac­tu­ra apa­ra­to­sa y vio­len­ta en el mo­vi­mien­to co­mu­nis­ta in­ter­na­cio­nal. La le­gi­ti­mi­dad de la URSS se vio al­te­ra­da y sur­gió con fuer­za y de­ci­sión una nue­va co­rrien­te li­de­ra­da por Mao Tse Tung, quien le­van­tó, co­mo ban­de­ra de acu­sa­ción y ata­que, el ca­li­fi­ca­ti­vo de “so­cial-im­pe­ria­lis­mo” al sis­te­ma so­vié­ti­co.

LA IZ­QUIER­DA ECUA­TO­RIA­NA SE “PAR­TIÓ”

Es­te even­to tu­vo, co­mo es ob­vio, re­per­cu­sión a lo lar­go y an­cho del mun­do. En nues­tro país, la frac­ción que se ha­bía le­van­ta­do con­tra la di­rec­ción del PCE, acu­sán­do­la de “re­vi­sio­nis­ta”, de­ri­vó en un nue­vo par­ti­do: el “Par­ti­do Co­mu­nis­ta Mar­xis­ta-Le­ni­nis­ta del Ecua­dor” – Pcm­le-. Una bue­na par­te de la mi­li­tan­cia del clá­si­co par­ti­do, con el apo­yo de la Chi­na con­ti­nen­tal, em­pe­zó un ar­duo tra­ba­jo para con­ven­cer a va­rios nú­cleos so­cia­les de es­tu­dian­tes, obre­ros y cam­pe­si­nos, de que la di­rec­ción de la “re­vo­lu­ción mun­dial” ha­bía cam­bia­do de se­de, de Mos­cú a Pe­kín. In­te­gran­tes de la nue­va agru­pa­ción em­pe­za­ron a via­jar a Chi­na a fin de re­ci­bir ca­pa­ci­ta­ción po­lí­ti­ca y mi­li­tar y, al in­te­rior de nues­tro país, cir­cu­la­ron re­vis­tas que, co­mo “Sin­jua”, en­tre otras, re­se­ña­ban la gran­dio­si­dad del lí­der de la “Gran Mar­cha”, so­lo com­pa­ra­ble al bri­llo re­lu­cien­te del sol. Esa lí­nea, de cla­ro cor­te fun­da­men­ta­lis­ta, que se pro­fun­di­za­ría po­cos años más tar­de con la trá­gi­ca ex­pe­rien­cia de la Re­vo­lu­ción cul­tu­ral y con la re­pe­ti­ción, has­ta el can­san­cio, de los pá­rra­fos del Li­bro ro­jo, tu­vo gran in­fluen­cia en las fi­las del “maoís­mo” crio­llo. La mi­li­tan­cia uni­ver­si­ta­ria de esa ten­den­cia des­en­ca­de­nó una prác­ti­ca po­lí­ti­ca ade­re­za­da con ex­pre­sio­nes de agre­si­vi­dad, fí­si­ca y dis­cur­si­va y, en el ám­bi­to de las or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res se desa­rro­lló un ar­duo y sos­te­ni­do tra­ba­jo, orien­ta­do a mi­nar la in­fluen­cia de que ha­bía go­za­do, por va­rias dé­ca­das, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta del Ecua­dor. En efec­to, y co­mo re­sul­ta­do de esa ac­ti­tud, sur­gie­ron agru­pa­cio­nes de re­co­no­ci­da in­fluen­cia en los sec­to­res po­pu­la­res del país. En Qui­to se creó el de­no­mi­na­do Co­mi­té del Pue­blo, ba­jo la con­duc­ción del jo­ven abo­ga­do Car­los Ro­drí­guez Pa­la­cios; se ini­ció, en la Uni­ver­si­dad Cen­tral del Ecua­dor, un pro­ce­so de cre­cien­te con­trol de su Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes; y, en Gua­ya­quil, se mul­ti­pli­có la pre­sen­cia de ac­ti­vis­tas que, co­mo Jai­me Hur­ta­do González, em­pren­die­ron una ta­rea de pe­ne­tra­ción en las fi­las de va­rias en­ti­da­des de tra­ba­ja­do­res, con el ob­je­ti­vo de di­ri­gir­las y ase­so­rar­las en los múl­ti­ples con­flic­tos co­lec­ti­vos que se con­ver­ti­rían en el canal de le­gi­ti­ma­ción de esa nue­va pre­sen­cia. Uno de los ca­sos de ma­yor in­ci­den­cia en la ac­ti­vi­dad de los mi­li­tan­tes “pro­chi­nos” en el mo­vi­mien­to sin­di­cal por­te­ño, se tra­du­ci­ría en la crea­ción del po­de­ro­so en­te de los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud, la Fet­sae.

LA SIERRA MAES­TRA PU­SO SU GRANO DE ARE­NA

La Re­vo­lu­ción cu­ba­na de 1959 fue tam­bién otro fac­tor de in­ci­den­cia en el desa­rro­llo del mo­vi­mien­to sin­di­cal ecua­to­riano y su pre­sen­cia. Los se­gui­do­res de esa “ges­ta”, nu­clea­dos en la Unión de Ju­ven­tu­des Re­vo­lu­cio­na­rias del Ecua­dor – URJE-, desa­rro­lla­ron su ac­ti­vi­dad bá­si­ca­men­te en la uni­ver­si­dad. Para ellos, la ac­ti­tud de las cen­tra­les sin­di­ca­les y los par­ti­dos de iz­quier­da era con­tra­ria a la úni­ca vía vá­li­da para la trans­for­ma­ción de la so­cie­dad: la lu­cha ar­ma­da. En con­se­cuen­cia, su so­li­da­ri­dad con el mo­vi­mien­to obre­ro so­lo se jus­ti­fi­ca­ba si es­te, en el desa­rro­llo del “pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio”, se con­ver­tía en el so­por­te de ma­sas que ga­ran­ti­za­ra el éxi­to del “com­ba­te fi­nal”.

EL PRI­ME­RO DE MA­YO DE HOY

Es­te pai­sa­je de múl­ti­ples co­lo­res ter­mi­nó de­fi­ni­ti­va­men­te por co­lap­sar a fi­nes de los 80. La de­ba­cle del “so­cia­lis­mo real”, el glás­nost y la pe­res­troi­ka de Gor­ba­chov, y la caída del Mu­ro de Ber­lín, de­ja­ron sin pi­so la “le­gi­ti­mi­dad” de la iz­quier­da co­mo por­ta­do­ra de la “re­vo­lu­ción mun­dial”. Los par­ti­dos de esa ten­den­cia ya no aso­man con fuer­za en el des­fi­le del Pri­me­ro de Ma­yo, y las con­sig­nas pro­nun­cia­das por los mo­vi­li­za­dos, de las an­ti­guas pro­pues­tas de fun­da­men­ta­les cam­bios, se con­cen­tran aho­ra en reivin­di­ca­cio­nes y me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da.

Mar­cha de la Uni­ver­si­dad. 1. Car­los Marx y Fe­de­ri­co En­gels, los ideó­lo­gos del co­mu­nis­mo. 2. Ana Moreno. 3. Jai­me Hur­ta­do Gon­za­lez. 4. En­ri­que Gil Gil­bert. 5. Pe­dro Saad Ni­yaim 1 4 2 3 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.