En­cen­di­dos dis­cur­sos el Pri­me­ro de Ma­yo del 61

Memorias Porteñas - - Portada - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Las de­le­ga­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res tem­pra­na­men­te se iban jun­tan­do en el pun­to con­ve­ni­do de las calles Co­lón y Juan Pío Mon­tú­far, don­de fun­cio­na­ba el lo­cal de la Fe­de­ra­ción Pro­vin­cial de Tra­ba­ja­do­res, en aquel 1 de ma­yo de 1961. Un nu­tri­do gru­po de jor­na­le­ros per­te­ne­cien­tes al Sin­di­ca­to de Obre­ros Cam­pe­si­nos del Mi­la­gro acom­pa­ña­ban a su má­xi­mo di­ri­gen­te, el Sr. Nep­ta­lí Pa­che­co León, quien da­ría un dis­cur­so esa ma­ña­na, exal­tan­do aque­lla his­tó­ri­ca fe­cha, muy re­pre­sen­ta­ti­va para los tra­ba­ja­do­res del mun­do. Sien­do las 10:30, los con­gre­ga­dos co­pa­ban la an­cha vía, co­lo­cán­do­se de­bi­da­men­te e ini­cian­do la mar­cha cla­sis­ta. A la ca­be­za iban los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de las or­ga­ni­za­cio­nes obre­ras y de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de iz­quier­da, en­tre los que es­ta­ban: el Lic. Elías Mu­ñoz Vi­cu­ña, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Pro­vin­cial de Tra­ba­ja­do­res; el Lic. Pe­dro A. Saad, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta; jun­to a ellos el se­ñor Antonio Gil Gil­bert, la se­ño­ra Al­ba Cal­de­rón de Gil y Ecua­dor Ro­me­ro Alar­cón, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res Mu­ni­ci­pa­les. El re­co­rri­do tra­za­do era: por la ca­lle Co­lón has­ta Lo­ren­zo de Ga­ray­coa; de allí ba­jar por Aya­cu­cho lar­go, lue­go vi­rar ha­cia Chim­bo­ra­zo con rum­bo nor­te, has­ta al­can­zar la av. 9 de Oc­tu­bre. Des­pués, por es­ta avan­zar al par­que Cen­te­na­rio, para lle­gar a la So­cie­dad de So­co­rros Mu­tuos de Car­pin­te­ros, edi­fi­cio lo­ca­li­za­do en 1 de Ma­yo y 6 de Mar­zo. De­trás de la di­ri­gen­cia des­fi­la­ban: la rei­na de los Tra­ba­ja­do­res, Sr­ta. Glo­ria Vi­te Pre­cia­do; su co­mi­ti­va y jun­to a ella, la re­pre­sen­tan­te de la Fe­de­ra­ción, Sr­ta. Lo­la Cés­pe­des, quie­nes re­ci­bie­ron ra­mos de flo­res por par­te de los obre­ros. Les se­guía una de­le­ga­ción del Par­ti­do So­cia­lis­ta, re­pre­sen­ta­da por el Dr. Ri­go­ber­to Or­tiz Bermeo, el Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la Ma­ter­ni­dad En­ri­que C. So­to­ma­yor, el Co­mi­té de Em­pre­sa de la Com­pa­ñía Ecua­to­ria­na de Bal­sa, el Sin­di­ca­to de Obre­ros del Pe­tró­leo de An­cón, de­le­ga­cio­nes de agri­cul­to­res de la zo­na de Bal­zar y la So­cie­dad Cos­mo­po­li­ta de Ca­cahue­ros Tomás Brio­nes, en el pri­mer blo­que. Los ca­cahue­ros pre­sen­ta­ban un ca­rro ale­gó­ri­co de­co­ra­do con plan­tas de ca­cao y abun­dan­tes sa­cas de es­te pro­duc­to, las cua­les por­ta­ban unas le­yen­das que in­di­ca­ban: ¡Vi­va el 1 de Ma­yo! Los ga­mo­na­les del ca­cao. ¡Aba­jo! El Sin­di­ca­to de Aseo de Calles, en su ca­rro ale­gó­ri­co mos­tra­ba a un ba­rren­de­ro bar­bu­do, fu­man­do un gran ha­bano, que con es­co­ba y ca­rre­ti­lla en mano lim­pia­ba to­do lo ma­lo. No ha­ce mu­chos años atrás ha­bía triun­fa­do la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, por lo tan­to los tra­ba­ja­do­res lan­za­ban con­sig­nas de apo­yo al ré­gi­men cas­tris­ta y se de­cían fra­ses en con­tra del ca­pi­ta­lis­mo. El re­co­rri­do se ha­cía nor­mal, sien­do res­guar­da­do por po­li­cías mon­ta­dos a ca­ba­llo y a pie, para im­pe­dir cual­quier in­ci­den­te. Los miem­bros del Mo­vi­mien­to URJE des­fi­la­ban por­tan­do un enor­me re­tra­to del co­man­dan­te Fi­del, y ade­más car­ga­ban en hom­bros un ne­gro ataúd (que sim­bo­li­za­ba la in­va­sión a Cu­ba) y que lue­go pla­nea­ban arro­jar al río Gua­yas. Al pa­sar por las calles 9 de Oc­tu­bre y Ru­mi­cha­ca, un ciu­da­dano de en­tre la mul­ti­tud gri­tó dan­do vivas a Ecua­dor y con­de­nan­do el co­mu­nis­mo de Cas­tro. Es­to fue pre­tex­to su­fi­cien­te para que el in­for­tu­na­do vo­cea­dor sea apa­lea­do, sien­do sal­va­do de mi­la­gro por los uni­for­ma­dos. Mien­tras tan­to ha­cían arri­bo las úl­ti­mas de­le­ga­cio­nes, co­mo So­cie­dad de Tra­ba­do­res de Ime­sa, em­plea­dos de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Cer­ve­za, So­cie­dad Unión de za­pa­te­ros, pa­na­de­ros, pe­lu­que­ros, maes­tros sas­tres, vi­van­de­ros, Sin­di­ca­tos del Tras­por­te Flu­vial, Fuer­za Eléc­tri­ca, Ja­bo­ne­ría Na­cio­nal, de Agua Po­ta­ble, de En­fer­me­ras, de la Fru­te­ra Su­da­me­ri­ca­na, de la Com­pa­ñía Ba­na­ne­ra del Ecua­dor, del Se­gu­ro So­cial y más, has­ta la ta­ri­ma prin­ci­pal, don­de el Lic. Elías Mu­ñoz, miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, da­ba las pri­me­ras pa­la­bras. Lue­go in­ter­vino la se­ño­ra Te­re­sa Sán­chez, miem­bro del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de La Uni­ver­sal, quien ca­li­fi­có a un gru­po de com­pa­ñe­ros de trai­do­res, por no apo­yar en la lu­cha sin­di­cal. To­cán­do­le el turno a Nep­ta­lí Pa­che­co León, es­te sa­lió en de­fen­sa de la cla­se cam­pe­si­na, pi­dien­do la in­me­dia­ta uni­dad de to­dos los ecua­to­ria­nos, jun­to a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, quie­nes ve­nían sien­do víc­ti­mas de cua­tro ga­mo­na­les, en­ca­ra­ma­dos en el go­bierno cen­tral. Don Ol­me­do Arro­ba de­fen­día a los ha­bi­tan­tes del arra­bal por­te­ño a tra­vés del Mo­vi­mien­to Po­pu­lar de Ba­rrios Su­bur­ba­nos. Por el Par­ti­do So­cia­lis­ta Ecua­to­riano, el Sr. Jor­ge Rey­nolds en­jui­ció la pé­si­ma la­bor gu­ber­na­men­tal, so­li­ci­tan­do fuer­zas com­ba­ti­vas para en­fren­tar a los feu­da­lis­tas, oli­gar­cas e im­pe­ria­lis­tas del ac­tual ré­gi­men. Ce­rran­do la jor­na­da, el Lic. Pe­dro A. Saad ex­pre­só su fe en el triun­fo de la cla­se obre­ra - ven­drán días me­jo­res para la pa­tria, por­que de­cir Par­ti­do Co­mu­nis­ta era de­cir pue­blo- clau­su­ran­do el ac­to en ho­me­na­je al Día Mun­dial del Tra­ba­jo. To­das es­tas fo­go­sas in­ter­ven­cio­nes fue­ros es­cu­cha­das a tra­vés de las on­das de Ra­dio Uni­ver­sal, lue­go de lo cual nos fui­mos a ce­le­brar.

EN ES­TE AÑO TU­VO LU­GAR UNA DE LAS MÁS IM­PRE­SIO­NAN­TES MA­NI­FES­TA­CIO­NES DE LA CLA­SE OBRE­RA, PAR­TI­CI­PAN­DO EN LA MAR­CHA LAS REI­NAS DE LOS TRA­BA­JA­DO­RES GUAYAQUILE­ÑOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.