His­to­rias ol­vi­da­das re­la­cio­na­das al te­rre­mo­to de Am­ba­to

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Hay acon­te­ci­mien­tos que que­dan en la me­mo­ria de la gen­te, pe­ro los de­ta­lles con el pa­so del tiem­po se ol­vi­dan. Es bueno re­cor­dar­los, pues al­re­de­dor de un su­ce­so im­por­tan­te se re­gis­tran va­rios he­chos que va­len ser re­sal­ta­dos. La se­ma­na an­te­rior des­ta­ca­mos al­gu­nos ges­tos de so­li­da­ri­dad de la so­cie­dad ci­vil ecua­to­ria­na y ex­tran­je­ra, de go­bier­nos ex­tran­je­ros e ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les. Lo que hoy ha­re­mos es res­ca­tar de la me­mo­ria na­cio­nal va­rios te­mas que juz­ga­mos me­re­cen ser re­cor­da­dos, ca­si 70 años des­pués.

Ape­nas se co­no­ció la mag­ni­tud de la tra­ge­dia ocu­rri­da en la pro­vin­cia de Tun­gu­rahua, se or­ga­ni­za­ron las bri­ga­das mé­di­cas de la Cruz Ro­ja del Gua­yas, las cua­les par­tie­ron a las seis de la ma­ña­na por vía aé­rea, con des­tino a Am­ba­to, ya que no exis­tían po­si­bi­li­da­des in­me­dia­tas de uti­li­zar la vía te­rres­tre des­de Gua­ya­quil. Lle­va­ban ade­más un car­ga­men­to de me­di­ci­nas y equi­pos de pri­me­ros au­xi­lios mé­di­cos.

El pri­mer gru­po lo di­ri­gía el Dr. Gui­ller­mo Cas­tro Be­ni­tes y lo con­for­ma­ban, en­tre mé­di­cos y es­tu­dian­tes, los si­guien­tes pro­fe­sio­na­les: Jo­sé Mo­les­ti­na, Eu­ro Torres, Emi­li­ano Cres­po To­ral, Ro­sen­do Arosemena Eli­zal­de, Jai­me Ba­rre­do, Lau­ra Con­tre­ras, Pe­dro Vergara, Gus­ta­vo Arosemena, Gui­ller­mo Paul­son, Mar­co Sa­xo, Se­gun­do Bravo, An­tí­pa­tro Or­tiz y Gus­ta­vo Var­gas. El se­gun­do gru­po lo en­ca­be­za­ba el Dr. Luis Pa­re­des y lo in­te­gra­ban Luis Es­pi­no­za, Luis Blum, Antonio Gil, Juan En­rí­quez, Ger­mán Ab­do, Wal­ter Fran­co, Luis No­boa, Jo­sé Ba­que­ri­zo, Antonio Díaz y Was­hing­ton Quin­te­ro.

Las bri­ga­das mé­di­cas gua­ya­qui­le­ñas no pu­die­ron lle­gar di­rec­ta­men­te a Am­ba­to por­que el ae­ro­puer­to se ce­rró por mal tiem­po. Los avio­nes se des­via­ron a Qui­to y por vía te­rres­tre se tras­la­da­ron a la zo­na del desas­tre.

Jus­ta­men­te, el mal tiem­po en la re­gión in­ter­an­di­na ori­gi­nó un trá­gi­co ac­ci­den­te de avia­ción. En esa épo­ca en el Orien­te ope­ra­ba la em­pre­sa pe- tro­le­ra bri­tá­ni­ca Shell, a tra­vés de su fi­lial ecua­to­ria­na Shell Me­ra. Al co­no­cer la no­ti­cia del te­rre­mo­to, se dis­pu­so in­me­dia­ta­men­te que sa­lie­ra un avión de la em­pre­sa ha­cia Am­ba­to, lle­van­do a fun­cio­na­rios y em­plea­dos oriun­dos de Am­ba­to, quie­nes iban a ayu­dar a ubi­car a sus fa­mi­lia­res en la zo­na del desas­tre. El apa­ra­to, un bi­mo­tor Bris­tol, que ha­bía si­do re­cien­te­men­te fa­bri­ca­do y ope­ra­ba des­de el año an­te­rior, se es­tre­lló con­tra una mon­ta­ña cer­ca de Ba­ños, de­bi­do a una tor­men­ta. El ac­ci­den­te ocu­rrió al­re­de­dor de las 10 de la ma­ña­na del día sá­ba­do 6, pe­ro el apa­ra­to re­cién fue ubi­ca­do en la no­che, ini­cián­do­se las la­bo­res de res­ca­te al ama­ne­cer del do­min­go 7. Es­ta tra­ge­dia se unió a otros pro­ble­mas y la com­pa­ñía Shell aban­do­nó sus ope­ra­cio­nes po­co tiem­po des­pués. La ma­yo­ría de los pa­sa­je­ros eran na­cio­na­les, aun­que la tri­pu­la­ción era ex­tran­je­ra. El to­tal de víc­ti­mas as­cen­dió a 34. En otras cir­cuns­tan­cias la mag­ni­tud del ac­ci­den­te aé­reo po­día ha­ber te­ni­do ma­yor re­per­cu­sión, pe­ro en me­dio del caos y do­lor rei­nan­tes en esos días, no tu­vo tan­ta re­le­van­cia. Sin em­bar­go, sus con­se­cuen­cias im­pac­ta­ron en el per­so­nal de la em­pre­sa al des­apa­re­cer trá­gi­ca­men­te mu­chos de sus com­pa­ñe­ros.

El 17 de sep­tiem­bre de 1949 se dis­pu­so que en el Ecua­dor se ce­le­bre el Día de la Gra­ti­tud Na­cio­nal, en ho­nor de quie­nes se ha­bían he­cho pre­sen­tes a tra­vés de ges­tos de so­li­da­ri­dad con el país an­te el gra­ve ca­ta­clis­mo que des­tru­yó Am­ba­to, Pe­li­leo, Pí­lla­ro y otras lo­ca­li­da­des del cen­tro del país. El pre­si­den­te Ga­lo Pla­za Las­so en­ca­be­zó un des­fi­le en Qui­to, mien­tras que en Gua­ya­quil lo hi­zo el vi­ce­pre­si­den­te, Dr. Manuel So­to­ma­yor y Lu­na. Fue­ron mul­ti­tu­di­na­rias las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res, pe­ro el sino fa­tal que ca­rac­te­ri­zó a esos días co­bró una nue­va víc­ti­ma.

En efec­to, el vi­ce­pre­si­den­te es­ta­ba re­po­nién­do­se de una do­len­cia car­dia­ca, pe­ro po­si­ble­men­te el es­fuer­zo de des­fi­lar ba­jo un sol ca­ni­cu­lar lo afec­tó, pues a los po­cos días fue in­ter­na­do en el pa­be­llón So­to­ma­yor del Hos­pi­tal Ver­na­za por ha­ber re­caí­do en su do­len­cia. A pe­sar de los es­fuer­zos de los mé­di­cos no pu­do re­po­ner­se y el 16 de oc­tu­bre fa­lle­cía el Dr. Manuel So­to­ma­yor y Lu­na.

La ayu­da ar­gen­ti­na fue des­ta­ca­da en esos días. Para fi­nes de sep­tiem­bre re­tor­na­ba ya a su país una mi­sión de ayu­da, en­tre quie­nes fi­gu­ra­ban des­ta­ca­dos mé­di­cos que ha­bían cum­pli­do im­por­tan­te la­bor por va­rias se­ma­nas. Lo ha­cían en un avión de la Flo­ta Aé­rea Mer­can­te Ar­gen­ti­na (FA­MA), que era en­ton­ces la ae­ro­lí­nea de ban­de­ra de su país. El avión tu­vo que ha­cer un ate­rri­za­je de emer­gen­cia en la zo­na de La Cas­ti­lla, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, muy cer­ca ya de la ba­se de Mo­rón que era su des­tino. En la ma­nio­bra ex­plo­tó un tan­que de oxí­geno en el avión, ori­gi­nán­do­se un in­cen­dio en la ca­bi­na. Sa­lie­ron des­pe­di­dos de la na­ve la aza­fa­ta, el mé­di­co, Dr. Quin­to Mon­za, y el en­tre­na­dor de fút­bol Fe­de­ri­co Ro­sas, quie­nes fa­lle­cie­ron ins­tan­tá­nea­men­te. El avión se po­só so­bre un pas­ti­zal y la ma­yo­ría de los pa­sa­je­ros so­bre­vi­vió, pe­ro el pi­lo­to y el co­pi­lo­to pe­re­cie­ron in­ci­ne­ra­dos en la ca­bi­na. Ro­sas ha­bía si­do en­tre­na­dor de equi­pos de fút­bol de Qui­to y Cuen­ca; re­gre­sa­ba a la Ar­gen­ti­na por­que días atrás ha­bía fa­lle­ci­do en un ac­ci­den­te una hi­ja su­ya.

Es­ta tra­ge­dia cau­só con­mo­ción en Ecua­dor y Ar­gen­ti­na. Eva Duar­te de Pe­rón, la es­po­sa del pre­si­den­te ar­gen­tino, es­ta­ba es­pe­ran­do al avió en la ba­se mi­li­tar de Mo­rón y llo­ró al co­no­cer la no­ti­cia.

LOS MÉ­DI­COS EN LA ZO­NA DEL DESAS­TRE. LOS AC­CI­DEN­TES AÉ­REOS. EL DÍA DE LA GRA­TI­TUD Y EL FA­LLE­CI­MIEN­TO DEL VI­CE­PRE­SI­DEN­TE SO­TO­MA­YOR. AC­CI­DEN­TE DE FA­MA.

El vi­ce­pre­si­den­te Manuel So­to­ma­yorr y Lu­na.

Avión Bris­tol Freigh­ter 170 si­mi­lar al de la Shell

El Día de la Gra­ti­tud Na­cio­nal de­cre­ta­do por Ga­lo Pla­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.