COR­TOS HIS­TÓ­RI­COS 1765- 1932

Memorias Porteñas - - Expreso - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

NUE­VA­MEN­TE SE PRE­SEN­TAN NO­TI­CIAS SO­BRE GUA­YA­QUIL PU­BLI­CA­DAS EN DIA­RIOS, BOLETINES Y OTROS IMPRESOS EXTRANJERO­S

RE­CAU­DA­CIO­NES DE LA AU­DIEN­CIA DE QUITO. A fi­nes del si­glo XVIII las medidas to­ma­das por la Co­ro­na es­pa­ño­la em­pe­za­ron a te­ner efec­to po­si­ti­vo en la cos­ta ecua­to­ria­na. Gra­dual­men­te fue li­be­rán­do­se el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal; de­mo­ró dé­ca­das en lo­grar­lo. Las re­for­mas bor­bó­ni­cas, así co­no­ci­das, por ha­ber co­men­za­do cuan­do la di­nas­tía fran­ce­sa Bor­bón asu­mió el reino es­pa­ñol, fue­ron acom­pa­ña­das por un cre­ci­mien­to en la pro­duc­ción de ca­cao. Era el ini­cio de la trans­fe­ren­cia del po­der eco­nó­mi­co de Quito a Gua­ya­quil, y to­ma­ría has­ta prin­ci­pio del si­glo XIX; pa­ra es­ta fe­cha te­nía la ma­yor eco­no­mía del país. La pros­pe­ri­dad se tra­du­jo en un sen­si­ble au­men­to en las re­cau­da­cio­nes, de 249.000 a 1’100.000 pe­sos. Las de Quito se es­tan­ca­ron des­de 1780 y co­men­za­ron a des­cen­der des­de 1790. Co­mo la Co­ro­na es­pa­ño­la ejer­cía un go­bierno cen­tra­li­za­dor, la ma­yo­ría de las re­cau­da­cio­nes de las ciu­da­des re­gre­sa­ba a Quito. Po­co que­da­ba en be­ne­fi­cio de Gua­ya­quil y Cuen­ca.

TIEM­PO DE VIA­JE DE IN­GLA­TE­RRA A GUA­YA­QUIL. 1838

En la edi­ción del 6 de fe­bre­ro, el dia­rio The Ti­mes, se co­men­tó que un via­je en bar­co des­de In­gla­te­rra a Gua­ya­quil, por el Ca­bo de Hor­nos (pun­to más aus­tral de Su­da­mé­ri­ca), to­ma­ba 120 días, cau­san­do in­con­ve­nien­tes co­mer­cia­les y fa­mi­lia­res. El me­dio de na­ve­ga­ción era la ve­la, las na­ves a va­por tar­da­rían un lus­tro en lle­gar a nues­tra re­gión. Agre­ga­ba que si se lo ha­cía por Pa­na­má, el tiem­po se re­du­cía a 46 días. A esa fe­cha to­da­vía no se ha­bía cons­trui­do el fe­rro­ca­rril pa­ra lle­var a los que via­ja­ban a Ca­li­for­nia a raíz del des­cu­bri­mien­to de mi­nas de oro, 1849. El cru­ce del Ca­ri­be al Pa­cí­fi­co se ha­cía por tie­rra usan­do mu­las, lue­go se abor­da­ba otro bar­co. De Li­ma a Gua­ya­quil de­mo­ra­ba 5 días.

GUE­RRA EN­TRE LOS ES­TA­DOS UNI­DOS DE CO­LOM­BIA Y ECUADOR. 1864

La edi­ción del 25 de enero New York Daily Tri­bu­ne men­cio­nó la ame­na­za del re­cien­te elec­to pre­si­den­te de Co­lom­bia, To­más Ci­priano Mos­que­ra, li­be­ral que til­da­ba de teo­crá­ti­co al ré­gi­men de Ga­briel Gar­cía Mo­reno. Pro­cla­mó los Es­ta­dos Uni­dos de Co­lom­bia y pre­ten­dió que Ecuador se ane­xa­ra a Co­lom­bia. Gar­cía Mo­reno te­nía dos fren­tes, la ame­na­za de Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na, exi­la­do en Pe­rú, de in­va­dir Gua­ya­quil, y la gue­rra por el nor­te. Juan Jo­sé Flo­res es­ta­ba en el prin­ci­pal puer­to con 1.200 sol­da­dos pa­ra en­fren­tar a Ur­bi­na si lle­ga­ba. Gar­cía Mo­reno le or­de­nó via­jar al nor­te pa­ra en­fren­tar a las tro­pas de Mos­que­ra. Co­mo la tro­pa ecua­to­ria­na no es­ta­ba pre­pa­ra­da ni te­nía buen ar­ma­men­to, Flo­res su­frió aplas­tan­te de­rro­ta. Hu­bo pánico en­tre los ha­bi­tan­tes qui­te­ños, pen­san­do que Mos­que­ra lle­ga­ría a la ca­pi­tal. El ge­ne­ral To­más Mal­do­na­do qui­so apro­ve­char­se del caos y tra­tó de ini­ciar una re­vo­lu­ción li­be­ral, fue apre­sa­do y fu­si­la­do por or­den de Gar­cía Mo­reno. Es­te se en­con­tra­ba en su ni­vel más ba­jo de po­pu­la­ri­dad. An­to­nio Flo­res Ji­jón, hi­jo de Juan Jo­sé, con ex­pe­rien­cia en di­plo­ma­cia por ha­ber re­pre­sen­ta­do a Ecuador en Eu­ro­pa y ha­ber he­cho ges­tio­nes en EE. UU., ayu­dó a su pa­dre a ne­go­ciar la paz.

VEN­TA DE ZARZAPARRI­LLA PARISIENSE. 1868

En el dia­rio Los An­des del 8 de ma­yo se en­con­tra­ba un anun­cio pu- bli­ci­ta­rio ofre­cien­do me­di­ca­men­to; era pre­pa­ra­do al va­por y con­cen­tra­do al va­cío. Afir­ma­ba ser su­pe­rior en efi­ca­cia. La zarzaparri­lla se ex­por­ta­ba des­de la Co­lo­nia; plan­ta cu­ra­ti­va uti­li­za­da pa­ra nu­me­ro­sos ma­les, en­tre ellos tu­mo­res, sí­fi­lis, reu­ma­tis­mo, eri­si­pe­la, etc. Pe­dro Cie­za de León, his­to­ria­dor de la Con­quis­ta co­men­ta­ba: “Hay mu­chos que traían asa­du­ras da­ña­das y los cuer­pos po­dri­dos, con so­la­men­te be­ber el agua de es­tas raí­ces que­da­ban sa­nos y de me­jor co­lor que an­tes de que es­tu­vie­sen en­fer­mos...”. Es­te es un ca­so clá­si­co de un país pro­duc­tor de ma­te­ria pri­ma, la ex­por­ta e im­por­ta el pro­duc­to fi­nal. Al­go si­mi­lar su­ce­día en el Aus­tro: pro­du­cía qui­na pa­ra ex­por­ta­ción e im­por­ta­ba qui­ni­na.

EMPRENDIMI­ENTO. 1898

Los cos­te­ños han si­do crea­ti­vos y em­pren­de­do­res, tan­to pe­que­ños co­mo gran­des em­pre­sa­rios. La edi­ción del

dia­rio San Fran­cis­co Ch­ro­ni­cle, 8 de abril, hi­zo un re­por­ta­je so­bre la ciu­dad; mos­tró el uso de un asno pa­ra pu­bli­ci­tar pan y cer­ve­za, in­di­can­do el lu­gar de ven­ta en la ca­lle del Tea­tro (hoy Pe­dro Car­bo). La mis­ma edi­ción mos­tró un pe­ta­te; te­nía mu­chos usos en el cam­po y ciu­dad.

EN­TRE­VIS­TA A EN­RI­QUE RHODE EN MANHATTAN. 1899

El New York Daily Tri­bu­ne en su edi­ción del 23 de sep­tiem­bre co­men­ta­ba que los ho­te­les en Nue­va York eran los me­jo­res lu­ga­res pa­ra co­no­cer a gen­te de to­das par­tes del mun­do y se re­fi­rió a di­fe­ren­tes hués­pe­des, en­tre ellos En­ri­que Roh­de, que es­ta­ba hos­pe­da­do en Fifth Ave­nue Ho­tel, nom­bre de la ave­ni­da más fa­mo­sa en Manhattan. Pa­na­me­ño de na­ci­mien­to y por años re­si­den­te en Gua­ya­quil, fue muy prós­pe­ro em­pre­sa­rio. Le pre­gun­ta­ron có­mo es­ta­ba la si­tua­ción de Ecuador y res­pon­dió que la gen­te se lle­va­ba bien. Ex­pre­só su apo­yo a Eloy Al­fa­ro: “El Go­bierno es­tá sien­do ad­mi­nis­tra­do con éxi­to...”. Es­ta es una prue­ba más de las nu­me­ro­sas que he pre­sen­ta­do en Ex­pre­so, de la es­tre­cha re­la­ción del sec­tor pri­va­do gua­ya­qui­le­ño con Al­fa­ro, con­tra­rio a las men­ti­ras es­cri­tas por cier­tos his­to­ria­do­res e in­te­lec­tua­les de iz­quier­da. Rhode hi­zo re­fe­ren­cia a las mi­ne­ras, en­tre ellas Ame­ri­can De­ve­lop­ment Com­pany y a la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad, el ca­cao; Ham­bur­go, Nue­va York y Lon­dres, eran los puer­tos por don­de ma­yo­ri­ta­ria­men­te in­gre­sa­ba el ca­cao gua­ya­qui­le­ño. Tam­bién hi­zo re­fe­ren­cia a las ex­por­ta­cio­nes de cue­ro a Es­ta­dos Uni­dos.

SI­TUA­CIÓN FI­NAN­CIE­RA DE GUA­YA­QUIL. 1907

La Unión Pa­na­me­ri­ca­na, pre­de­ce­so­ra de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, fue muy ac­ti­va en pu­bli­ca­cio- nes so­bre pro­gre­so eco­nó­mi­co, po­lí­ti­ca, di­plo­ma­cia y otros te­mas de los paí­ses miem­bros. En uno de sus boletines se re­fi­rió a la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de la ciu­dad: el Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil tu­vo in­gre­sos de 510.329 su­cres y egre­sos de 529.221, arro­jan­do un dé­fi­cit 18.892. En ese año la ex­por­ta­ción to­tal de Ecuador fue 22’804.600, el dé­fi­cit equi­va­lía a 2.2 % del to­tal ex­por­ta­do. En 2015 el pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal re­pre­sen­tó 3.8 %. En años de bo­na­za pe­tro­le­ra, la par­ti­ci­pa­ción fue 2.7 %. Hoy el Ca­bil­do tie­ne di­fe­ren­tes fuen­tes de in­gre­so que no ha­bía ha­ce más de un si­glo. El dé­fi­cit de 1907 se de­bió a me­no­res ex­por­ta­cio­nes de ca­cao y ven­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas. Por el la­do de los egre­sos se dis­mi­nu­ye­ron las obras de la ciu­dad y se lo­gró una re­duc­ción de la ta­sa de in­te­rés en la deu­da, que al fi­na­li­zar el año era 1’258.326 su­cres. El Ban­co del Ecuador (pri­va­do) te­nía un ca­pi­tal de 1’500.000 su­cres y re­par­tió un di­vi­den­do de 15 %; el Co­mer­cial y Agrí­co­la, ca­pi­tal de 2’500.000 su­cres, di­vi­den­do, 12 %; el Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio, ca­pi­tal, 500.000 su­cres y di­vi­den­do, 16 %; Te­rri­to­rial, ca­pi­tal, 250,000 y di­vi­den­do, 10 %. En­tre las em­pre­sas in­dus­tria­les de ca­pi­tal abier­to, Com­pa­ñía de Gas de Gua­ya­quil, ca­pi­tal 150.000, no hay in­for­ma­ción de di­vi­den­do, con uti­li­dad ne­ta de 24.808 su­cres; Com­pa­ñía de Luz Eléc­tri­ca, ca­pi­tal 150.000 y di­vi­den­do 10 %. EL ÁRBOL DE CA­CAO DE GUA­YA­QUIL. 1907

Con es­te tí­tu­lo, el San Fran­cis­co Ch­ro­ni­cle pu­bli­có in­for­ma­ción so­bre ca­cao en la edi­ción del 9 abril. La cos­ta te­nía 4.827 ha­cien­das de ca­cao con 58’551.142 ár­bo­les. La pro­duc­ción de río arri­ba era de me­jor ca­li­dad que la de río aba­jo, en­con­trán­do­se en la pri­me­ra Vin­ces y otros lu­ga­res de Los Ríos y en la se­gun­da las de Ma­cha­la, Ba­lao, Na­ran­jal y Ten­guel. El re­por­ta­je afir­mó que Gua­ya­quil ten­dría un fu­tu­ro es­plén­di­do por­que la pro­duc­ción no cu­bría el con­su­mo cre­cien­te. El ren­di­mien­to por hec­tá­rea era de 10 quin­ta­les apro­xi­ma­da­men­te, 10 % me­nos de lo que pro­du­cía en la mi­tad del si­glo XIX. Fue dis­mi­nu­yen­do con el trans­cur­so de los años; pa­ra los se­sen­ta ape­nas ren­día 7 quin­ta­les. Pro­du­cir ca­cao ha­bía de­ja­do de ser ren­ta­ble. Des­de las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XX, clo­nes co­mo CCN51 y va­rie­dad de fo­ras­te­ros han per­mi­ti­do in­cre­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te el ren­di­mien­to. ES­TA­DOS UNI­DOS DE­CI­DI­DO A TER­MI­NAR CON LA FIEBRE AMA­RI­LLA EN GUA­YA­QUIL. 1912

En la edi­ción del 7 de abril, el Was­hing­ton Post pu­bli­có una no­ti­cia ti­tu­la­da Fi­nal­men­te el tío Sam le­van­tó la ira con­tra Gua­ya­quil, ciu­dad in­fes­ta­da del Pa­cí­fi­co, con mo­ti­vo de la re­cien­te muer­te del Co­man­dan­te Ber­to­let­te, cuan­do cum­plía sus fun­cio­nes en el puer­to de Gua­ya­quil. La Ma­ri­na de gue­rra es­ta­dou­ni­den­se en­via­ba sus na­ves a re­co­rrer las aguas del Pa­cí­fi­co y to­ca­ban puer­tos, uno, el de Gua­ya­quil. Cu­rio­sa­men­te, la muer­te de Ber­to­let­te fue la cau­sa del enojo; el dia­rio no hi­zo re­fe­ren­cia a los nu­me­ro­sos cón­su­les que fa­lle­cie­ron en el puer­to por la fiebre ama­ri­lla. Tam­bién preo­cu­pa­ba al Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que con la aper­tu­ra del Ca­nal de Pa­na­má au­men­ta­ría el trá­fi­co co­mer­cial de bar­cos de ese país y nú­me­ro de muer­tos por con­ta­gio de la en­fer­me­dad. El mi­nis­tro de Sa­lud afir­ma­ba que Gua­ya­quil era no­to­ria­men­te in­sa­lu­bre y su con­di­ción, alar­ma pa­ra el co­mer­cio mun­dial. El go­ber­na­dor de la zo­na del Ca­nal agre­ga­ba que era fun­da­men­tal que EE. UU. se ocu­pa­ra del sa­nea­mien­to de Gua­ya­quil y el sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do se com­pro­me- tía a ter­mi­nar con la fiebre ama­ri­lla an­tes de inau­gu­rar el ca­nal. El ar­tícu­lo re­por­tó la in­dig­na­ción de los es­ta­dou­ni­den­ses con su Go­bierno, por no ha­ber to­ma­do ac­cio­nes con­tra Ecuador, res­pon­sa­ble de la muer­te de nu­me­ro­sos co­te­rrá­neos, in­clu­yen­do per­so­nal que lle­gó pa­ra cons­truir el fe­rro­ca­rril. To­ma­ría has­ta 1918 aca­bar con la fiebre ama­ri­lla, gra­cias al en­vío de los doc­to­res O’Con­nor y No­gu­chi por la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller.

INSURRECCI­ÓN DE ILDEFONSO MENDOZA. 1932

El dia­rio Not­hern Mi­ner, en su edi­ción del 11 de abril, co­men­tó la insurrecci­ón de Ildefonso Mendoza en Gua­ya­quil. Es­te per­so­na­je era un mi­li­tar que par­ti­ci­pó en la Re­vo­lu­ción Ju­lia­na de 1925 y pen­san­do que se ha­bía he­cho po­pu­lar op­tó por en­trar en po­lí­ti­ca y par­ti­ci­par en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1931. Nep­ta­lí Bo­ni­faz re­sul­tó elec­to con 45 % de los vo­tos; Mendoza ape­nas ob­tu­vo 21 %. Co­mo a Bo­ni­faz se le atri­bu­yó na­cio­na­li­dad pe­rua­na, el Le­gis­la­ti­vo lo des­ca­li­fi­có, dan­do ini­ció al caos. Apro­ve­chán­do­se del mo­men­to, Mendoza vio la opor­tu­ni­dad de le­van­tar­se en ar­mas en Gua­ya­quil; él y sol­da­dos cap­tu­ra­ron dos bar­cos de gue­rra, Co­to­pa­xi y Tar­qui, y se atrin­che­ra­ron en el fuer­te Pun­ta Pie­dra. Pa­ra ais­lar­lo, la Ma­ri­na pa­ra­li­zó el trá­fi­co ma­rí­ti­mo. El 11 de abril fue el se­gun­do en­fren­ta­mien­to y neu­tra­li­zó a los in­su­rrec­tos. El dia­rio afir­mó que Mendoza se fu­gó.

1864

1898

1932

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.