Des­truc­ción

De una po­bla­ción du­ran­te el te­rre­mo­to de Am­ba­to

Memorias Porteñas - - Expreso - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

El Rosario es una parroquia po­see­do­ra de tí­pi­cos con­tras­tes y pai­sa­jes se­rra­nie­gos, lo­ca­li­za­da en la pro­vin­cia del Tun­gu­rahua, en la par­te no­roc­ci­den­tal del can­tón Pe­li­leo, ape­nas a 8 ki­ló­me­tros de la ca­be­ce­ra can­to­nal, y a 14 ki­ló­me­tros de Am­ba­to, ocu­pan­do la mar­gen de­re­cha del río Pa­chan­li­ca y el sec­tor oc­ci­den­tal de la co­li­na de Ni­tón. El sec­tor don­de se asien­ta el cen­tro po­bla­do de El Rosario y sus ca­se­ríos de Chu­ru­man­ga, Sa­ca­to, Ru­mi­cha­ca y la par­te ba­ja de Con­do­rahua al­can­za los 2.680 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

An­tes de 1949 al­gu­nos jó­ve­nes de la parroquia El Rosario ha­bían emi­gra­do a Gua­ya­quil, en­tre ellos los her­ma­nos Sán­chez Man­ja­rrés. Al pro­du­cir­se el pa­vo­ro­so te­rre­mo­to de mag­ni­tud 6.8 en la es­ca­la de Rich­ter, y los po­bla­dos y cam­pos que­dar de­vas­ta­dos, fue­ron es­tos jó­ve­nes los que acu­die­ron des­de el Puer­to con ayu­da, pues los dam­ni­fi­ca­dos con­ta­ban que so­lo un vehícu­lo vino con ayu­da a aquel pue­blo, a pe­sar de ha­ber­se ellos que­da­do sin ali­men­tos y sin agua, al pro­du­cir­se la ro­tu­ra de la ace­quia por don­de co­rría aquel lí­qui­do vi­tal.

Al res­pec­to es de in­di­car que el 5 de agos­to de 1949 un pa­vo­ro­so te­rre­mo­to aso­ló la re­gión cen­tral de la sie­rra ecua­to­ria­na, cau­san­do enor­mes des­tro­zos en la ciu­dad de Am­ba­to, que que­dó se­mi­des­trui­da. Tam­bién se­pul­tó Pe­li­leo y arrui­nó Pí­lla­ro y de­ce­nas de pue­blos, en­tre ellos a la parroquia El Rosario. En fin, que­dó un tris­te sal­do de 8.000 muer­tos (se­gún al­gu­nos cen­sos), cen­te­na­res de he­ri­dos y mi­lla­res de vi­vien­das arra­sa­das. Era pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca el se­ñor Ga­lo Pla­za Las­so, quien li­de­ró la ayu­da a los dam­ni­fi­ca­dos.

To­da­vía re­cuer­do, cuan­do pe­que­ño, el oír can­tar a mi abue­lo una to­na­da po­pu­lar de la épo­ca que re­fle­ja­ba la in­men­si­dad de esa gran tra­ge­dia. Qui­zás con­tem­po­rá­nea­men­te ya no se la es­cu­che, por­que a lo me­jor el sen­ti­mien­to de la ca­tás­tro­fe se ha ido di­lu­yen­do con el tiem­po, pe­ro ha­ga­mos re­mi­nis­cen­cia de ella, pues así la ver­sa­ba mi abue­lo: “Un día 5 de agos­to, día tris­te y de do­lor, en que su­frie­ron crue­les des­gra­cias las tres pro­vin­cias del Ecuador, ca­ye­ron pue­blos ca­ye­ron ca­sas y el Pe­li­leo se des­tru­yó; una ni­ñi­ta de tier­nos años va pre­gun­tan­do mi ma­ma­ci­ta dón­de es­ta­rá...”.

Ese co­lo­sal te­rre­mo­to des­tru­yó y hun­dió pue­blos y cam­pos de la pro­vin­cia de Tun­gu­rahua y par­te de las de Chim­bo­ra­zo y Co­to­pa­xi. Al pro­du­cir­se, man­gas de pol­vo hi­cie­ron irres­pi­ra­ble el ai­re y en­ne­gre­cie­ron el cie­lo. De­sa­pa­re­ció la ener­gía eléc­tri­ca y se des­tru­ye­ron ca­na­les de tu­be­rías de agua. Co­mo los sa­cu­di­mien­tos sís­mi­cos se re­pe­tían con una fre­cuen­cia ate­rra­do­ra, los po­bla­do­res co­rrie­ron por co­li­nas, pla­zas y ca­mi­nos pa­ra sal­var sus vi­das.

AL IGUAL QUE PE­LI­LEO, LA PARROQUIA EL ROSARIO FUE ARRA­SA­DA POR EL TE­RRE­MO­TO DE 1949, DEJÁNDOLA EN DESOLACIÓN Y MUER­TE. JÓ­VE­NES MIGRANTES DE GUA­YA­QUIL ACU­DIE­RON EN SU AYU­DA.

Nues­tra pri­ma Do­ri­na Gue­va­ra Sán­chez, tes­ti­go de es­tos acon­te­ci­mien­tos, nos ha­ce el si­guien­te re­la­to: “La ma­yo­ría de nues­tros tíos y pri­mos se en­con­tra­ban ya ra­di­ca­dos en Gua­ya­quil; en El Rosario vi­vía­mos: mi abue­lo Elías Sán­chez, mi abue­la Fer­mi­na Man­ja­rrés y mi tía Tar­ge­lia, en la pro­pie­dad de ellos; en nues­tra ca­sa de Sa­ca­to es­tá­ba­mos mi pa­dre Pan­cho Gue­va­ra, mi ma­má Sa­ra y las tres hi­jas.

“Re­cuer­do que apro­xi­ma­da­men­te a las 2:10 p.m. fui a la ace­quia de don Al­bor­noz a dar agua a las va­cas, lle­van­do en mis bra­zos a mi her­ma­na Lui­sa, de po­cos días de na­ci­da, cuan­do nos sor­pren­dió un fuer­te re­me­són (tem­blor). Ter­mi­na­do el mis­mo me apre­su­ré a lle­gar a nues­tra ca­sa; en ese mo­men­to vi a mi her­ma­na Mery de 9 años a unos 100 me­tros. Ella tra­tó de acer­car­se a no­so­tros, pe­ro se lo im­pi­dió el ini­cio de un for­mi­da­ble te­rre­mo­to que nos lan­zó con­tra el sue­lo; la tie­rra se abría y se ce­rra­ba, los ár­bo­les eran ex­pul­sa­dos mos-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.