EL DÍA DE LA MA­DRE: una his­tó­ri­ca ce­le­bra­ción

Memorias Porteñas - - Expreso - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VARAS

Des­de re­mo­tas ci­vi­li­za­cio­nes en la an­ti­güe­dad, los se­res hu­ma­nos han de­di­ca­do un día es­pe­cial a ce­le­brar a la ma­dre. Las más di­ver­sas for­mas de dar­le ho­me­na­je coin­ci­den en un so­lo pun­to: el re­co­no­ci­mien­to al ser que nos da la vi­da y nos pro­te­ge. Los fri­gios, ha­bi­tan­tes de la an­ti­gua Ana­to­lia (Tur­quía ac­tual), fue­ron an­te­ce­so­res de lo que co­no­ce­mos co­mo la ci­vi­li­za­ción grie­ga. Re­pre­sen­ta­ban a la ma­dre en la dio­sa Cy­be­les, que te­nía po­de­res es­pe­cia­les pa­ra do­mi­nar a la na­tu­ra­le­za, los ani­ma­les y los hu­ma­nos. Los grie­gos trans­for­ma­ron a Cy­be­les en Rhea, la ma­dre de Zeus y la rei­na del Olim­po, la mo­ra­da de los dio­ses. Los ro­ma­nos tam­bién te­nían su re­fe­ren­te en Ci­be­les, la ma­dre de Jú­pi­ter, el equi­va­len­te de Zeus en la mi­to­lo­gía grie­ga.

En los pri­me­ros años del cris­tia­nis­mo se es­ta­ble­ció una fe­cha pa­ra re­cor­dar a Ma­ría, la ma­dre te­rre­nal de Je­sús, que era el 8 de di­ciem­bre. Ese día se ho­me­na­jea­ba a las ma­dres cris­tia­nas. Por su par­te, en las ci­vi­li­za­cio­nes az­te­ca e in­ca, se hon­ra­ba a la ma­dre en di­ver­sas for­mas. Tu­nan­tzin pa­ra los az­te­cas y la Pa­cha­ma­ma pa­ra los in­cas eran di­vi­ni­da­des que re­pre­sen­ta­ban a las ma­dres. rra Ci­vil y lue­go pro­mo­vien­do ac­cio­nes de asis­ten­cia so­cial, aten­dien­do a des­va­li­dos. Fa­lle­ció el día 9 de ma­yo de 1905. En 1907 su hi­ja pro­pu­so el se­gun­do do­min­go de ma­yo co­mo la fe­cha pa­ra ce­le­brar el Día de la Ma­dre. Es­ta idea tu­vo aco­gi­da y en po­cos años la ce­le­bra­ción se ex­ten­dió, tan­to que en 1914 el pre­si­den­te Wil­son de los Es­ta­dos Uni­dos de­cre­tó ofi­cial­men­te es­ta con­me­mo­ra­ción.

Lo que en un pri­mer mo­men­to era un ho­me­na­je con ofi­cios re­li­gio­sos y ac­tos so­cia­les, se con­vir­tió la­men­ta­ble­men­te en po­cos años más en una opor­tu­ni­dad de pro­mo­ción de ar­tícu­los co­mer­cia­les, ba­jo el pre­tex­to de que la me­jor for­ma de ho­me­na­jear a las ma­dres era en­tre­gán­do­le ob­se­quios. La exa­ge­ra­da co­mer­cia­li­za­ción de es­ta fe­cha des­agra­dó a su pro­mo­to­ra, quien no so­lo la­men­tó es­ta dis­tor­sión, sino que mien­tras vi­vió, se en­car­gó de rea­li­zar pro­tes­tas an­te los gran­des al­ma­ce­nes en Nue­va York y otras ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, pe­ro sin que pu­die­ra evi­tar el au­ge de es­ta co­mer­cia­li­za­ción.

El Día de la Ma­dre em­pe­zó a ce­le­brar­se en Gua­ya­quil ha­cia 1930. Un Co­mi­té Pro Ce­le­bra­ción de la Ma­dre ca­tó­li­ca se es­ta­ble­ció ese año; co­mo pre­si­den­ta de ho­nor es­ta­ba la Sra. Aman­da de Már­quez de la Pla­ta, y pre­si­den­ta efec­ti­va era la Sra. Ma­ría Lo­la Amador de Hei­nert. La ce­le­bra­ción de una mi­sa por las al­mas de las ma­dres fa­lle­ci­das y la en­tre­ga de ob­se­quios en asi­los a ma­dres de ba­ja con­di­ción eco­nó­mi­ca, fue­ron las ac­ti­vi­da­des de es­te pri­mer co­mi­té. Pe­ro lo cu­rio­so es que no se ce­le­bra­ba el se­gun­do do­min­go de ma­yo, sino el úl­ti­mo. Al res­pec­to, si bien la cos­tum­bre im­pues­ta en los Es­ta­dos Uni­dos se ge­ne­ra­li­zó en to­do el mun­do, no en to­dos los paí­ses se ce­le­bra el Día de la Ma­dre el se­gun­do do­min­go de ma­yo; hay al­gu­nos que lo ha­cen en una fe­cha fi­ja, que pue­de caer en día de se­ma­na y en otros se ce­le­bra en me­ses di­fe­ren­tes co­mo agos­to, oc­tu­bre y di­ciem­bre.

Ya en 1932 y 1933 la idea ha­bía to­ma­do más fuer­za y las ce­le­bra­cio­nes no so­lo las rea­li­za­ban las da­mas ca­tó­li­cas, tam­bién lo ha­cían los cen­tros es­co­la­res. A fi­nes de la dé­ca­da, la re- cor­da­ción era ge­ne­ra­li­za­da y prác­ti­ca­men­te fue ins­ti­tui­da ofi­cial­men­te por los pe­di­dos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que des­ta­ca­ban que en ca­si to­dos los paí­ses del mun­do ha­bía una fe­cha pa­ra ho­me­na­jear a las ma­dres. El 29 de ma­yo de 1938 el Co­mi­té pa­ra ce­le­brar el Día de la Ma­dre lo pre­si­día la Sr­ta. Ma­ría Lui­sa Va­len­zue­la y un ac­to que tu­vo mu­cha asis­ten­cia de pú­bli­co fue una ker­més, que se reali­zó en el Par­que Se­mi­na­rio, don­de se aga­sa­jó a mu­chas ma­dres de po­cos re­cur­sos eco­nó­mi­cos, que re­ci­bie­ron ob­se­quios con­se­gui­dos por el co­mi­té. Ese año los da­tos de pren­sa se­ña­la­ban que en Quito tam­bién se rea­li­za­ron ac­tos en cen­tros edu­ca­ti­vos y so­cia­les por el Día de la Ma­dre.

NOR­TE­AME­RI­CA­NA AN­NA JAR­VIS FUE LA MO­DER­NA IMPULSADOR­A. EL PAR­QUE DE LA MA­DRE EN GUA­YA­QUIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.