EL CEN­TRO DE IN­VES­TI­GA­CIO­NES HIS­TÓ­RI­CAS

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Gua­ya­quil ha si­do, es y se­rá cu­na de hom­bres y mu­je­res bri­llan­tes que han de­ja­do sus nom­bres es­cri­tos con le­tras de oro en los anales de la his­to­ria pa­tria. Su desa­rro­llo in­te­lec­tual fue mar­can­do épo­cas den­tro del ar­te, la cien­cia y la li­te­ra­tu­ra, con es­pe­cial én­fa­sis en las tres pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX.

En es­te tiem­po sur­gi­rán es­cri­to­res co­mo Me­dar­do Án­gel Sil­va o Jo­sé An­to­nio Cam­pos, sien­do es­te úl­ti­mo quien sen­ta­rá las ba­ses del cos­tum­bris­mo y el rea­lis­mo má­gi­co en el Ecua­dor, el cual fue lle­va­do a in­sos­pe­cha­das al­tu­ras por el Gru­po de Gua­ya­quil (Pa­re­ja Diez­can­se­co, Agui­le­ra Mal­ta, De la cua­dra, Gallle­gos Lara y Gil Gilbert), así co­mo his­to­ria­do­res que hi­cie­ron evo­lu­cio­nar ex­tra­or­di­na­ria­men­te es­ta cien­cia, me­jo­ran­do nues­tro co­no­ci­mien­to del pa­sa­do, ta­les co­mo Ca­mi­lo Des­tru­ye, Pe­dro Jo­sé Huer­ta o Mo­des­to Chá­vez Fran­co (so­lo por ci­tar unos po­quí­si­mos nom­bres) y cien­tí­fi­cos co- mo el sa­bio Fran­cis­co Cam­pos Ri­ba­de­nei­ra, la doc­to­ra Ma­til­de Hidalgo o el doc­tor Ju­lián Co­ro­nel.

To­do ese desa­rro­llo cul­tu­ral vino acom­pa­ña­do de ini­cia­ti­vas que per­se­guían, con su im­ple­men­ta­ción, po­ner en va­lor nues­tra cul­tu­ra y con­so­li­dar de es­te mo­do nues­tra iden­ti­dad.

El tiem­po, la épo­ca y el am­bien­te eran to­tal­men­te pro­pi­cios; Gua­ya­quil ha­bía cum­pli­do en 1920 cien años de ha­ber­se in­de­pen­di­za­do, sien­do fes­te­ja­do es­te cen­te­na­rio de mil y un ma­ne­ras, pe­ro en es­pe­cial con la crea­ción de even­tos cul­tu­ra­les que po­nían en re­lie­ve el ade­lan­to al que se ha­bía lle­ga­do en los cam­pos del ar­te y la li­te­ra­tu­ra.

En ese ca­mino lle­ga­ría­mos a 1930, fe­cha en que la na­ción cum­plía cien años de cons­ti­tui­da, jus­ti­fi­ca­ción más que vá­li­da pa­ra rea­li­zar una re­fle­xión so­bre lo que es­ta ha­bía ob­te­ni­do en ese si­glo de vi­da en li­ber­tad.

La co­yun­tu­ra era perfecta pa­ra la im­ple­men­ta­ción de un vie­jo an­he­lo: la for­ma­ción de un Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes His­tó­ri­cas que, al igual que la Aca­de­mia Na­cio­nal de His­to­ria en Qui­to, di­ri­gie­se sus es­fuer­zos a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.