MI PUE­BLO Y SU FOL­CLOR no tie­nen com­pa­ra­ción

Memorias Porteñas - - Mp - Por GABRIEL PA­RE­DES

Yo na­cí en una be­lla tie­rra muy pa­re­ci­da al Edén, de mon­tes, lla­nos y sa­ba­nas, don­de co­rren ríos por do­quier. Es una re­gión in­men­sa, muy di­fí­cil de re­co­rrer; allá can­tu­rrean los ga­llos anun­cian­do el ama­ne­cer. Mi pue­blo en su lar­ga exis­ten­cia, aún per­vi­ve en el ayer y sus per­so­na­jes fol­cló­ri­cos, hoy quie­ro dar­los a co­no­cer: el cu­ran­de­ro Es­cu­la­pio Ra­mí­rez atien­de más que eru­di­to doc­tor; no ha­brá que­bra­du­ra o li­sia­du­ra que no ten­gan re­com­po­si­ción. Un­tan­do ce­bo de cu­le­bra, ho­jas de co­pal y mentol, trin­can­do las za­fa­du­ras con ti­ras de te­la, ha­cien­do ex­tre­ma pre­sión. El pa­cien­te guar­da­rá des­can­so has­ta po­ner­se más me­jor; tam­bién cu­ra de es­pan­to, si aguai­tó al­gu­na ma­la vi­sión, si la ga­lli­na can­tó co­mo el gallo o lo vie­ne a vi­si­tar un al­ma en pe­na­ción. Tal vez le echa­ron “mal de ojo” por en­vi­diar su po­si­ción, don Es­cu­la­pio es una emi­nen­cia pa’ dar­le so­lu­ción. Con los mon­tes que él co­no­ce, aguar­dien­te, hue­vo más li­món, so­bán­do­le to­do el cuer­po, re­zan­do se­cre­ta ora­ción, sen­ti­rá la me­jo­ría en tres días de cu­ra­ción. Re­cuer­do a doña Pu­ra y doña San­ta, dos bea­tas “len­guas lar­gas”; la una no muy pu­ra, la otra no tan san­ta, aco­san al pa­dre-cu­ra con im­per­ti­nen­tes mi­ra­das. Cri­ti­can la ves­ti­men­ta: de las se­ño­ri­tas las fal­das, que al mos­trar las pan­to­rri­llas, pa­ra ellas es una in­fa­mia: “La mu­jer de hoy en día ya no viste re­ca­ta­da, se chan­tan ves­ti­dos cor­tos, lu­cién­do­se des­co­ta­das”. Cu­chi­chean del al­cal­de ma­yor, de los le­gis­tas y sus le­gu­le­ya­das, de sus mal­sa­nas ha­bla­du­rías el prior no se les es­ca­pa, ni la es­po­sa de don Eu­se­bio, di­cien­do que es da­ma cor­nea­da; pa’ no caer en di­vi­na con­de­na­ción, lar­gas ho­ras re­zan­do en el tem­plo se pa­san. La­drán­do­le van los pe­rros al ton­gue­ro Juan Zu­ri­ta, co­mer­cian­te de ba­rran­co que nues­tro pue­blo vi­si­ta, des­de la al­ta sie­rra aún ba­ja, con abun­dan­tes mer­ca­de­rías, por­tan­do ca­ya­do de ma­de­ra en la dies­tra pa’ es­pan­tar fiera jau­ría; tam­bién pa’ me­dir las te­las, es­ta va­ra le ser­vía, car­gan­do pe­sa­dos bul­tos en sus es­pal­das, vas­tas re­gio­nes re­co­rría, ofre­cien­do chu­che­rías a su clien­te­la fi­ja: san­ti­tos, col­chas, pa­ños, es­te­ras; co­bran­do a “la sen­ci­lla”, ano­tan­do los va­lo­res en des­gas­ta­da li­bre­ta, nin­gu­na cuen­ta se per­día. Mu­chas ve­ces jue asal­ta­do el ‘ton­gue­ro Zu­ri­ta’, pe­ro nun­ca do­ble­ga­ron su an­he­lo de ga­nar­se la pla­ti­ta. So­bre­nom­bre he­re­da­do, de su bi­sa­bue­lo ‘El Cha­pu­lo’, sar­gen­to Ma­riano Ren­dón, hom­bre va­le­ro­sa­men­te adus­to. El bis­nie­to ‘ Cha­pu­lo Ren­dón’, cuan­do an­da­ba tra­guea­do, con­ta­ba in­ve­ro­sí­mi­les ha­za­ñas en­tre reali­da­des y em­bus­to, del ju­ra­men­to en La Vic­to­ria, de la to­ma de Pa­len­que, que cau­só tal ba­ra­jus­to al Go­bierno de Caa­ma­ño. Com­ba­tien­do en Ma­cu­li­llo, fue ca­si muer­to en Piz­cano, sal­ván­do­lo a Ni­co­lás In- fan­te has­ta de ser fu­si­la­do; el bis­nie­to bien ju­mo pa­la­brea­ba con Al­fa­ro, gri­tan­do: ¡aba­jo la ar­go­lla!, que nos es­tá apre­tan­do. Can­tan­do vi­de a San­tos Amador Ru­gel, ‘el poe­ta de la sa­ba­na’, ver­so ri­ma­do al gra­nel, de su an­cho pe­cho bro­ta­ba: Soy can­tor de la mon­ta­ña//sin ser leí­do ni es­cri­bi­do//lle­vo agu­za­do er sen­ti­do//igual que cor­tan­te gua­da­ña. Quién por de­rro­char se afa­na//des­pués se que­da­rá a pe­dir//has­ta don­de nos da la sá­ba­na//nos arro­pa­re­mos pa’ dor­mir. La ga­lli­na in­vi­ta al pa­to// a su es­tan­cia a na­dar//pe­ro re­sul­ta el ca­so//que no hay agua ni pa’ to­mar. Al en­trar a la pul­pe­ría del chino Jacinto Chong, cu­rio­si­dad y ex­tra­ñe­za nos in­va­día, mi­les de co­sas ra­ras en las per­chas ex­hi­bía, pin­tu­ras de dra­go­nes con sus dio­ses de la Chi­na, en­tre li­co­res y te­las, he­rra­mien­tas de car­pin­te­ría, sin ja­más fal­tar por­ce­la­na fi­na; él nun­ca a na­die fia­ba, cons­tan­te y so­nan­te ven­día, so­lo fu­man­do ta­ba­co se la pa­sa­ba el ben­di­to día. Da­le y da­le a la gui­ta­rra, por­que to­car era su ofi­cio, dor­mi­ta­ba ba­jo una ra­ma­da el ‘Gui­ta­rre­ro Cir­cun­ci­so’; dia­ria­men­te tras­no­cha­ba, acom­pa­ña­do del re­quin­to, ale­gran­do to­da pa­rran­da o ani­man­do al­gún bau­ti­zo. La se­re­na­ta nun­ca fal­ta­ba en aque­llos en­la­ces idí­li­cos, des­pués lo ha­cían com­pa­dre nom­brán­do­lo pa­drino. La tris­te­za nos em­bar­gó al mo­rir­se Cir­cun­ci­so, que lo en­tie­rren con su gui­ta­rra jue su úl­ti­mo pe­di­do. Apa­re­ció de re­pen­te co­mo caí­do del cie­lo, sin­gu­lar per­so­na­je lla­ma­do ‘el Mi­la­gre­ro’, usan­do lo­cuaz ver­bo­rrea igua­li­to a un cuen­te­ro, pro­nos­ti­ca­ba, anun­cia­ba, el com­por­ta­mien­to de los ele­men­tos: “Ma­ña­na ha­brá tem­blor”- y tem­bla­ban los te­rre­nos. “Pre­pá­ren­se pa’ un fuer­te alu­vión”- co­mo co­sa del dia­blo, se desata­ban los agua­ce­ros. Te­nía gran cre­di­bi­li­dad en­tre la gen­te de mi pue­blo, vi­nién­do­lo a con­sul­tar: ga­mo­na­les, sen­ci­llos agri­cul­to­res, po­ten­ta­dos ga­na­de­ros; ca­da quien iba de­jan­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo “pre­sen­te” al mag­ní­fi­co ago­re­ro, des­cen­dien­te de un ca­lé vie­jo. Es­tos y mu­chos per­so­na­jes más, cons­ti­tu­yen el fol­clor de es­te sue­lo cos­te­ño; si us­te­des quie­ren pa’ otra oca­sión, si me pres­tan oí­dos, les ha­ré otro cuen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.