ME­DIO SI­GLO del campus de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Hace me­dio si­glo, exac­ta­men­te el 14 de ma­yo de 1966, fue inau­gu­ra­do el ac­tual edi­fi­cio prin­ci­pal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de San­tia­go de Gua­ya­quil, po­nien­do ofi­cial­men­te en ser­vi­cio el campus de di­cho cen­tro de es­tu­dios en el ki­ló­me­tro 1,5 de la ave­ni­da Car­los Ju­lio Aro­se­me­na To­la, ubi­ca­da en­ton­ces en un ex­tre­mo oes­te de la ciu­dad y con un in­ci­pien­te de­sa­rro­llo. La uni­ver­si­dad en ese tiem­po te­nía unos 700 es­tu­dian­tes, los cua­les ha­bían des­bor­da­do la ca­pa­ci­dad del lo­cal ini­cial en el que fun­cio­na­ba y que era el co­le­gio noc­turno je­sui­ta 20 de Abril, ubi­ca­do en las ca­lles Eloy Alfaro 506 y Ma­na­bí, que pres­ta­ba sus ins­ta­la­cio­nes du­ran­te el día. Ir a los re­cién inau­gu­ra­dos pre­dios uni­ver­si­ta­rios era prác­ti­ca­men­te un pa­seo, en tan­to que hoy el cen­tro aca­dé­mi­co, que cuen­ta con más de 20.000 es­tu­dian­tes, es­tá in­mer­so en una zo­na de in­ten­so trá­fi­co y gran ac­ti­vi­dad.

Cuan­do el pre­si­den­te Dr. Car­los Ju­lio Aro­se­me­na Monroy apro­bó la crea­ción de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, la ins­ti­tu­ción ini­ció sus ac­ti­vi­da­des con 150 alum­nos, pe­ro prác­ti­ca­men­te do­bló su nú­me­ro al año si­guien­te, lo que re­pre­sen­ta­ba un pro­ble­ma por las li­mi­ta­cio­nes del lo­cal don­de fun­cio­na­ba. Sus au­to­ri­da­des: el gran can­ci­ller, mon­se­ñor Cé­sar An­to­nio Mos­que­ra Co­rral, quien era el ar­zo­bis­po de Gua­ya­quil y el rec­tor mag­ní­fi­co, Dr. Leo­ni­das Or­te­ga Mo­rei­ra, en­ca­ra­ron el gran desafío de bus­car un campus don­de cons­truir un lo­cal para aten­der la de­man­da cre­cien­te de es­tu­dian­tes y con terrenos para fu­tu­ras ex­pan­sio­nes.

Se es­tu­dia­ron va­rias ofer­tas, in­clu­yen­do una donación en los terrenos de la an­ti­gua hacienda El Guas­mo, ale­da­ños al Puer­to Ma­rí­ti­mo y en esa épo­ca te­rreno des­po­bla­do. Al­go si­mi­lar ocu­rrió con pre­dios ubi­ca­dos en Los Ver­ge­les. En la vía a la cos­ta, cu­yo pri­mer tra­mo era la ave­ni­da Car­los Ju­lio Aro­se­me­na To­la, ha­bía dos po­si­bi­li­da­des: una en un te­rreno de 10 hec­tá­reas, ubi­ca­do en la pri­me­ra par­te, a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 1,5, ofre­ci­do en ven­ta a pre­cio y con­di­cio­nes muy fa­vo­ra­bles por la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia y, fi­nal­men­te, en otros terrenos que la Iglesia te­nía jun­to al co­le­gio Ja­vier, en el ki­ló­me­tro 5,5, más ade­lan­te, en la pro­lon­ga­ción de la mis­ma vía (don­de hoy es­tá el se­mi­na­rio ma­yor Fran­cis­co Xa­vier de Ga­ray­coa). Pe­ro sur­gió la po­si­bi­li­dad de con­se­guir pre­dios ale­da­ños al de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, que per­te­ne­cían a la con­gre­ga­ción je­sui­ta y otros que do­na­ban los es­po­sos Jo­sé Ma­ría Díaz Granados y Ca­ta­li­na Lu­que de Díaz Granados, con lo que se com­ple­ta­ban 18 hec­tá­reas en la pri­me­ra ubi­ca­ción, que fue la es­co­gi­da de­fi­ni­ti­va­men­te y que cons­ti­tu­yó un acier­to. Hoy, con la ad­qui­si­ción de 6 hec­tá­reas más en el sec­tor con­ti­guo de Be­lla­vis­ta, el campus tie­ne una ex­ten­sión de 24 hec­tá­reas. Fun­cio­nan 9 fa­cul­ta­des, ade­más de las uni­da­des de in­ves­ti­ga­ción y en­se­ñan­za de cuar­to ni­vel y la uni­ver­si­dad su­pera los 20.000 mil es­tu­dian­tes en los di­fe­ren­tes ni­ve­les (pre­gra­do y pos­gra­do), co­mo ya se men­cio­nó.

Cuan­do la Iglesia, en­ton­ces pro­pie­ta­ria de la Uni­ver­si­dad, ad­qui­rió los terrenos del campus, los fon­dos al­can­za­ban ape­nas para fi­nan­ciar­los, pe­ro eso no bas­ta­ba pues de­bía cons­truir­se al­gún edi­fi­cio. El ar­zo­bis­po Mos­que­ra, quien era una per­so­na de gran­des ini­cia­ti­vas, te­nía una fe in­men­sa y en más de una oca­sión se­ña­ló que la Pro­vi­den­cia Di­vi­na le da­ría en su mo­men­to los re­cur­sos para im­pul­sar es­ta obra. Y así ocu­rrió, pues en 1964 vino al país den­tro de una gi­ra por Su­da­mé­ri­ca, el car­de­nal Ri- chard Cus­hing, ar­zo­bis­po de Bos­ton, un bas­tión del ca­to­li­cis­mo en los Es­ta­dos Uni­dos. Él inspeccion­ó al­gu­nas obras de co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas en Gua­ya­quil y po­bla­cio­nes ru­ra­les de la pro­vin­cia del Gua­yas. Du­ran­te su es­ta­día, re­ci­bió una vi­si­ta de una de­le­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y co­no­ció del pro­yec­to en el campus, en­tu­sias­mán­do­se tan­to que de­ci­dió do­nar 3 mi­llo­nes de su­cres para cons­truir un edi­fi­cio. Fue una in­ter­ven­ción de­ci­si­va, pues con los terrenos en pro­pie­dad se hi­zo una ope­ra­ción fi­nan­cie­ra para com­ple­tar el sal­do res­tan­te para cons­truir un lo­cal de tres plan­tas (hoy tie­ne 4), de 100 me­tros de lar­go y 12 de fon­do, cu­yo va­lor se es­ti­mó en unos 5 mi­llo­nes de su­cres. Así, a co­mien­zos de 1965 un con­sor­cio in­te­gra­do por los in­ge­nie­ros Wal­ter Ca­ma­cho Na­va­rro, Mi­guel Sa­lem Di­bo y Cons­truc­to­ra Gua­ya­quil, em­pe­zó la obra, la cual fue ter­mi­na­da a co­mien­zos de 1966.

El 14 de ma­yo de ese año se inau­gu­ró el edi­fi­cio prin­ci­pal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de San­tia­go de Gua­ya­quil. Es­tu­vie­ron las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des del país. Por el Go­bierno na­cio­nal el ministro de Edu­ca­ción, Dr. Luis Mon­sal­ve Po­zo, re­pre­sen­tan­te personal del pre­si­den­te Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ro; el al­cal­de de la ciu­dad, Sr. Joaquín Orran­tia Gon­zá­lez; el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, Dr. Al­fon­so Mar­tí­nez Ara­gón. Por la Iglesia, el nun­cio apos­tó­li­co, mon­se­ñor Gio­van­ni Fe­rro­fino y el ar­zo­bis­po de Qui­to, fu­tu­ro car­de­nal, mon­se­ñor Pa­blo Mu­ñoz Ve­ga.

Ha pa­sa­do me­dio si­glo, hoy ese edi­fi­cio si­gue sien­do el sím­bo­lo de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. A su al­re­de­dor se han cons­trui­do edi­fi­cios de las di­ver­sas fa­cul­ta­des y el campus es un her­mo­so lu­gar don­de mi­les de jó­ve­nes ecua­to­ria­nos re­ci­ben las en­se­ñan­zas para ser los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les de la pa­tria, tal co­mo lo han si­do más de 20 mil egresados que se han ti­tu­la­do en es­ta uni­ver­si­dad.

EN MA­YO DE 1966 SE INAU­GU­RÓ PRI­MER EDI­FI­CIO DE LA UCSG. CON­TRI­BU­YÓ AL DE­SA­RRO­LLO DE LA AVE­NI­DA CAR­LOS J. ARO­SE­ME­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.