GUA­YA­QUIL Y EL CON­COR­DA­TO

Memorias Porteñas - - MP - Por RODOLFO PÉ­REZ PIMENTEL

El 24 de sep­tiem­bre de 1860 Gar­cía Mo­reno y Flo­res to­ma­ron mi­li­tar­men­te Gua­ya­quil. Pe­dro Car­bo pu­do re­tor­nar de su exi­lio en Li­ma y acep­tó el desem­pe­ño de la Go­ber­na­ción del Gua­yas, con­vo­có a elec­cio­nes y sa­lió elec­to dipu­tado, pe­ro no con­cu­rrió a la Con­ven­ción en pro­tes­ta con­tra el au­to­ri­ta­ris­mo de Gar­cía Mo­reno, que ya se ha­cía pre­sen­te en los pri­me­ros ac­tos de su Go­bierno. Re­nun­ció y fue re­em­pla­za­do por Jo­sé An­to­nio Gó­mez Val­ver­de.

El pre­si­den­te Gar­cía Mo­reno em­pe­zó a te­ner co­mo opo­si­to­res a él y a su círcu­lo, al que lla­mó los Pro­vin­cio­na­lis­tas, por una ho­ja suel­ta pu­bli­ca­da en Gua­ya­quil con el tí­tu­lo de Abs­ten­ción, da­da la cons­tan­te in­tro­mi­sión del ré­gi­men en el pro­ce­so de elec­ción de los dipu­tados.

Car­bo se ha­bía cons­ti­tui­do en el lí­der de Gua­ya­quil, edu­can­do a su po­bla­ción en la bue­na doc­tri­na, sin sa­lir de los lí­mi­tes de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Por eso Elías Mu­ñoz Vi­cu­ña ha ca­li­fi­ca­do es­ta eta­pa de la vi­da de Car­bo co­mo cons­truc­ti­va pa­ra Gua­ya­quil y pro­fun­da­men­te ideo­ló­gi­ca pa­ra el Ecua­dor.

En 1862 fue elec­to en vo­ta­ción po­pu­lar pa­ra las fun­cio­nes de pre­si­den­te del Con­ce­jo Can­to­nal y en los años pos­te­rio­res lo re­eli­gie­ron por dos oca­sio­nes; ac­tuó has­ta 1864.

El 19 de abril del 62 Gar­cía Mo­reno ha­bía rea­li­za­do el can­je de ra­ti­fi­ca­cio­nes del Con­cor­da­to que aca­ba­ba de ce­le­brar él – a mo­do per­so­nal­con la San­ta Se­de, me­dian­te mi­sa pon­ti­fi­cal de ac­ción de gra­cias ce­le­bra­da por el ar­zo­bis­po de Qui­to y ora­ción lau­da­to­ria a car­go del pa­dre Fran­cis­co Xa­vier Her­nán­dez, S. J.

Car­bo se alar­mó an­te es­te re­tro­ce­so ideo­ló­gi­co del país y lo­gró que a me­dia­dos de ma­yo nues­tra Mu­ni­ci­pa­li­dad pu­bli­ca­ra en la ga­ce­ta una “Ex­po­si­ción de pro­tes­ta con­tra la sus­crip­ción del Con­cor­da­to en­tre el Go­bierno Na­cio­nal y la San­ta Se­de”, ela­bo­ra­da por el pro­pio Car­bo, pi­dien­do al Con­gre­so del Ecua­dor que desaprue­be “un pac­to tan con­tra­rio a los im­pres­crip­ti­bles de­re­chos de la Re­pú­bli­ca y en tan abier­to an­ta­go­nis­mo con el es­pí­ri­tu li­be­ral y ci­vi­li­za­dor del si­glo ac­tual”, a más de que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca no te­nía la fa­cul­tad pa­ra ha­cer­lo, así se lo hu­bie­ra au­to­ri­za­do el Con­gre­so, pues la apro­ba­ción de los tra­ta­dos es una fa­cul­tad in­de­le­ga­ble.

Su Ex­po­si­ción de pro­tes­ta sos­tie­ne que la Re­pú­bli­ca se fun­da­men­ta en la so­be­ra­nía del pue­blo, ase­gu­ran­do a los ciu­da­da­nos sus de­re­chos im­pres­crip­ti­bles, ta­les co­mo el de la vi­da, la li­ber­tad, la pro­pie­dad y la igual­dad an­te la ley, que la Re­pú­bli­ca no tie­ne nin­gún po­der su­pe­rior a ella y que to­da ten­ta­ti­va de es­ta­ble­cer lo con­tra­rio es un ata­que a su so­be­ra­nía.

Plan­tea la his­to­ria de la Igle­sia ca­tó­li­ca des­de las raí­ces del cris­tia­nis­mo, cuan­do los após­to­les vi­vían so­me­ti­dos a los prín­ci­pes pa­ga­nos y a las au­to­ri­da­des es­ta­ble­ci­das, sin que ja­más ha­yan osa­do dispu­tar sus pre­rro­ga­ti­vas, pa­san­do por la for­ma de ele­gir a sus pas­to­res, ac­to en el que el pue­blo te­nía el de­re­cho a re­cha­zar­los. Ana­li­za la épo­ca en que la Igle­sia, col­ma­da de ho­no­res, te­nía la pro­tec­ción de los prín­ci­pes cuan­do el pue- blo que­dó pri­va­do de ele­gir a sus pá­rro­cos, y ter­mi­na men­cio­nan­do to­dos los con­ci­lios ce­le­bra­dos has­ta la fe­cha del Con­cor­da­to.

Lla­ma­do tan ci­vi­li­za­do a la cor­du­ra des­per­tó en el país la ira de los fa­ná­ti­cos, que ca­li­fi­ca­ron a su au­tor de he­re­je, cis­má­ti­co y otros epí­te­tos, y has­ta los de­más miem­bros del Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil em­pe­za­ron a su­frir la pre­sión de los in­tem­pe­ran­tes.

Dos pas­to­ra­les se lan­za­ron con­tra el Con­ce­jo Can­to­nal, una del ar­zo­bis­po de Qui­to y otra del ca­nó­ni­go Car­los Alberto Ma­rriott Saa­ve­dra, se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del obis­po de Gua­ya­quil, Jo­sé To­más de Aguirre An­zoá­te­gui, que tu­vo la sim­ple­za de fir­mar el opúscu­lo ti­tu­la­do El se­ñor Pe­dro Car­bo, des­men­ti­do por sí mis­mo, en 80 págs. El fo­lle­to cau­só sen­sa­ción y fue leí­do has­ta en la ca­pi­tal, cuan­do era pú­bli­co que las es­ca­sas lu­ces de mon­se­ñor Aguirre, no le da­ban pa­ra tan­to.

Car­bo no po­día que­dar­se atrás y re­pli­có con ‘La Re­pú­bli­ca y la Igle­sia y de­fen­sa de la Ex­po­si­ción del Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil so­bre la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del Con­cor­da­to ce­le­bra­do en­tre el pre­si­den­te del Ecua­dor y la San­ta Se­de’, en 66 págs., don­de di­ce que “se cier­ne so­bre la Re­pú­bli­ca la som­bra de un in­men­so há­bi­to ne­gro” y del Con­cor­da­to ase­gu­ra que “po­ne al Ecua­dor a los pies de la si­lla ro­ma­na”. Sin em­bar­go, es me­nes­ter acla­rar que el au­tor de la par­te ju­rí­di­ca de es­te se­gun­do fo­lle­to fue el Dr. Fran­cis­co Xa­vier Aguirre Abad, co­rrien­do a car­go de Pe­dro Car­bo lo po­lé­mi­co e his­tó­ri­co.

En­ton­ces sur­gie­ron mu­chos com­pa­trio­tas pa­ra de­fen­der o ata­car el Con­cor­da­to, que en­tre­ga­ba el diez­mo a la Igle­sia, es de­cir, el diez por cien­to de las co­se­chas anua­les, así co­mo la di­rec­ción de los cen­tros de edu­ca­ción a la Com­pa­ñía de Je­sús, ade­más de que es­ta­ble­cía la cen­su­ra en la im­por­ta­ción de li­bros, etc. La prensa sud­ame­ri­ca­na con­ce­dió una gran im­por­tan­cia al asun­to y la fi­gu­ra de Car­bo ad­qui­rió ca­rac­te­rís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, pues en me­dio de la vo­rá­gi­ne, sin ser ateo ni ag­nós­ti­co y mu­cho me­nos an­ti­ca­tó­li­co, pa­sa­ba por to­do ello an­te el co­mún de las gen­tes. En cam­bio, el so­lía lla­mar­se con mucha gra­cia, en fra­se que hi­zo fa­mo­sa, “ca­tó­li­co apos­tó­li­co, pe­ro no ro­mano, por­que ro­ma­nos son los ga­tos”, re­fi­rién­do­se a unos ga­tos gor­dos y de fran­jas anaran­ja­das que has­ta ha­ce po­cos años eran muy co­mu­nes en nues­tra ciu­dad. Pe­ro lo que afir­ma­ba, en­tre co­mi­llas, era que an­tes que to­do, in­clu­so que ca­tó­li­co, era ecua­to­riano.

A pe­sar de la pro­tes­ta de la Mu­ni­ci­pa­li­dad so­bre la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad del Con­cor­da­to, es­te fue pues­to en vigencia con gra­ve es­cán­da­lo na­cio­nal. Los sec­to­res cul­tos y pro­gre­sis­tas del país vie­ron en el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co el ini­cio de una teo­cra­cia re­tró­gra­da y os­cu­ran­tis­ta, pro­pia del me­dioe­vo, cuan­do la Igle­sia ca­tó­li­ca do­mi­na­ba a los Es­ta­dos.

A PE­SAR DE LA PRO­TES­TA DEL MU­NI­CI­PIO DE GUA­YA­QUIL EL CON­COR­DA­TO EN­TRE EL ES­TA­DO Y LA SAN­TA SE­DE EN­TRÓ EN VIGENCIA, EN ME­DIO DE MU­CHAS PROTESTAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.