EL GUA­YA­QUIL CO­MER­CIAN­TE

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE

Pe­se a que la in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca ha to­ca­do muy po­co el cam­po re­la­ti­vo al trá­fi­co co­mer­cial y na­vie­ro, desa­rro­lla­do a lo lar­go de la cos­ta del Pa­cí­fi­co ame­ri­cano des­de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XVI, y so­bre el rol que en ese mo­vi­mien­to co­mer­cial desem­pe­ñó Gua­ya­quil en sus víncu­los con Li­ma, el puer­to de es­ta úl­ti­ma con­ti­núa sien­do El Ca­llao, que en la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te in­te­gra­do a ella. Pe­ro en los pri­me­ros años y has­ta bien avan­za­do el ré­gi­men co­lo­nial, es­ta­ba uni­do a di­cha ur­be por un “ca­mino que ay des­de el Ca­llao a la çiu­dad de los Re­yes es el más fre­quen­ta­do y pa­sa­je­ro de quan­tos ay en el Pe­rú, por­que de día y de no­che nun­ca çe­san de ca­mi­na­llo jen­te de a pie, de a caua­llo, y ca­rre­tas y re­quas car­ga­das de vas­ti­men­tos y mer­ca­du­rías, que van y vie­nen” (Mar­tín de Mu­rúa, His­to­ria Ge­ne­ral del Pe­rú, To­mo II).

So­bre el in­ten­so co­mer­cio de Li­ma y Gua­ya­quil con Tie­rra Fir­me (Pa­na­má), El Rea­le­jo (en­ton­ces si­tua­do en Nue­va Es­pa­ña, Mé­xi­co), Aca­pul­co y fi­nal­men­te la Pe­nín­su­la, tam­po­co en nues­tra his­to­rio­gra­fía hay se­ñas de una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da ni so­bre la par­ti­cu­la­ri­dad de la mer­ca­de­ría ob­je­to de es­ta ac­ti­vi­dad mer­can­til, ni so­bre la real in­fluen­cia que ejer­cie­ron los co­mer­cian­tes en la so­cie­dad guayaquile­ña en los re­mo­tos ini­cios del si­glo XVII.

En la re­la­ción co­mer­cial en­tre Europa, Es­pa­ña y los reinos de ul­tra­mar si­tua­dos en la cos­ta del océano Pa­cí­fi­co, la po­si­ción del ist­mo de Pa­na­má era de vi­tal im­por­tan­cia. Era el lu­gar más apro­pia­do pa­ra to­car sue­lo ame­ri­cano y es­ta­ble­cer el pri­mer con­tac­to con el Mar del Sur. En 1597, en el mis­mo lu­gar de la des­apa­re­ci­da ciu­dad Nom­bre de Dios, se fun­dó la ciu­dad de San Fe­li­pe de Por­to­be­llo, la cual al­can­zó mu­cho re­nom­bre por sus fa­mo­sas fe­rias ini­cia­das por 1606, has­ta 1739, en que se reali­zó la úl­ti­ma.

Rá­pi­da­men­te la ciu­dad se con­vir­tió en pun­to de con­ver­gen­cia de las flo­tas co­mer­cia­les que zar­pa­ban de to­dos los puertos de los reinos de ul­tra­mar. Lle­gó a te­ner tal con­cen­tra­ción de ri­que­zas en trán­si­to, es­pe­cial­men­te de pla­ta, que era blan­co pre­di­lec­to de pi­ra­tas. Ma­yo­ri­ta­ria­men­te, mer­ca­de­res es­pa­ño­les en­via­ban sus per­te­nen­cias en bu­ques fle­ta­dos en la Pe­nín­su­la pa­ra ser ven­di­das en las co­lo­nias. Mo­da­li­dad que fue iden­ti­fi­ca­da co­mo flo­ta de ga­leo­nes, que por se­gu­ri­dad na­ve­ga­ban agru­pa­dos ba­jo la es­col­ta de na­víos de gue­rra.

En 1711 se ha­bía es­ta­ble­ci­do en Li­ma una em­pre­sa na­vie­ra par­ti­cu­lar co­no­ci­da co­mo Com­pa­ñía del Mar del Sur, la cual, des­de El Ca­llao, ade­más del cacao de Gua­ya­quil, trans­por­ta- ba mer­can­cías ori­gi­na­rias del vi­rrei­na­to. Jun­to a sus car­ga­men­tos via­ja­ban a Tie­rra Fir­me co­mer­cian­tes li­me­ños y gua­ya­qui­le­ños, con iti­ne­ra­rios ajus­ta­dos al arri­bo de la flo­ta de ga­leo­nes pro­ce­den­te de Es­pa­ña. A su lle­ga­da des­car­ga­ban la mer­can­cía en el la­do del Pa­cí­fi­co pa­ra trans­por­tar­la en re­cuas de mu­las a tra­vés del ist­mo, has­ta lle­gar a Por­to­be­llo en el la­do del Ca­ri­be.

El co­mer­cio de más va­lor era el de la pla­ta, pro­ce­den­te de las mi­nas de Po­to­sí, cu­yo ma­yor por­cen­ta­je es­ta­ba des­ti­na­do a la Real Ha­cien­da y al rey, ya fue­re co­mo im­pues­tos a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra o co­mo la par­te per­te­ne­cien­te al mo­nar­ca. Lo se­guía en im­por­tan­cia el cacao pro­ce­den­te de Gua­ya­quil, pro­duc­to del mo­no­po­lio es­ta­ble­ci­do en Li­ma, que no ha­bía po­di­do sa­lir por la vía del con­tra­ban­do. En me­nor me­di­da fi­gu­ra­ban en los re­gis­tros de la na­ve (co­no­ci­mien­tos de em­bar­que) la co­chi­ni­lla, el añil, el cue­ro y te­ji­dos de la­na.

Fon­dea­dos los ga­leo­nes en la bahía de Por- to­be­llo, des­car­ga­ban la mer­ca­de­ría en la pla­ya, don­de se ha­lla­ba acu­mu­la­da la pro­ce­den­te del Pa­cí­fi­co. Una vez en ella em­pe­za­ba la ofer­ta y con­tra­ofer­ta por par­te de los co­mer­cian­tes, que en su ma­yo­ría eran re­pre­sen­tan­tes de hom­bres de ne­go­cios de las co­lo­nias, es­ta­ble­ci­dos unos en Se­vi­lla, otros en Cá­diz o Ma­drid, que se apre­su­ra­ban a com­prar pro­duc­tos ex­tran­je­ros pa­ra in­tro­du­cir­los en sus pro­pios mer­ca­dos. Los ofi­cia­les reales de­bían su­per­vi­sar el vo­lu­men y pre­cio de las mer­can­cías, y re­gis­trar los in­ter­cam­bios pa­ra evi­tar los frau­des fis­ca­les.

Sin em­bar­go, lo es­ca­so del per­so­nal, la vo­cin­gle­ría y la con­fu­sión rei­nan­tes, más pro­pias de un mer­ca­do orien­tal, su­ma­das al pe­li­gro de que cor­sa­rios o pi­ra­tas los sor­pren­die­sen con tan­ta ri­que­za acu­mu­la­da en la pla­ya, obli­ga­ba a que la fe­ria fue­se lo más rá­pi­da y cor­ta po­si­ble. Lo cual se con­fa­bu­la­ba con­tra la vi­gi­lan­cia de los ofi­cia­les reales que im­po­ten­tes o co­rrom­pi­dos con­tem­pla­ban có­mo es­ca­pa­ban las ren­tas des­ti­na­das a la Real Ha­cien­da.

GUA­YA­QUIL FUE UN PUER­TO CO­MER­CIAL IM­POR­TAN­TE DE LA RE­GIÓN DEL PA­CÍ­FI­CO DU­RAN­TE LA CO­LO­NIA, SO­BRE TO­DO POR LA EX­POR­TA­CIÓN DEL CACAO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.