Una ven­gan­za de ul­tra­tum­ba

his­to­ria ve­rí­di­ca ocu­rri­da en tiem­pos de la in­de­pen­den­cia

Memorias Porteñas - - Portada - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

El vien­to ru­gía en Gua­ran­da, ha­cía frío y era una de esas no­ches de pe­sa­di­lla en las que la gen­te pre­fie­re abri­gar­se en sus ho­ga­res a sa­lir a las ca­lles, por eso na­die tran­si­ta­ba. El pa­dre Fran­cis­co Be­na­vi­des, cu­ra de la po­bla­ción, se re­ti­ró a des­can­sar con las fuer­zas muy dis­mi­nui­das por ne­gros pre­sen­ti­mien­tos. Lo ator­men­ta­ba el re­cuer­do de una ma­la ac­ción co­me­ti­da en enero de 1821 con el co­man­dan­te Jo­sé Gar­cía de León y Zal­dúa, a quien ha­bía man­da­do a fu­si­lar sin fór­mu­la de jui­cio y cu­ya ca­be­za y mano de­re­cha fue­ron cor­ta­das y co­lo­ca­das – en­san­gren­ta­das- en si­tios pú­bli­cos, pa­ra es­car­mien­to de los po­bla­do­res.

Gar­cía ha­bía tra­ta­do de to­mar Gua­ran­da con las fuer­zas gua­ya­qui­le­ñas pe­ro Be­na­vi­des y el je­fe rea­lis­ta Jo­sé de la Pie­dra lo ha­bían em­bos­ca­do en el si­tio de Ta­ni­zahua, a so­lo dos le­guas, el 8 de enero de 1821 y lle­va­do pri­sio­ne­ro a Gua­ran­da, don­de fue fu­si­la­do in­me­dia­ta­men­te, co­mo ya se di­jo, sin fór­mu­la de jui­cio. Dos días más tar­de le arran­ca­ron la ca­be­za y la mano de­re­cha le fue cor­ta­da a la al­tu­ra de la mu­ñe­ca. La ca­be­za, en­via­da a Qui­to al pre­si­den­te de la Au­dien­cia, Mel­chor Ay­me­rich, fue co­lo­ca­da en una jau­la de hie­rro a la vis­ta pú­bli­ca, en el puen­te so­bre el río Ma­chán­ga­ra, pa­ra asus­tar a los tran­seún­tes, pe­ro co­mo te­nía feo as­pec­to y en­ci­ma apes­ta­ba, me­ses más tar­de el pre­si­den­te Mour­geon dio por ter­mi­na­do tan atroz es­pec­tácu­lo y la man­dó a en­te­rrar.

En cuan­to a la mano, Be­na­vi­des la pu­so cla­va­da a una pi­co­ta y su­je­ta en una de las ra­mas de un ár­bol de ca­pu­lí que cre­cía en las afue­ras de Gua­ran­da, don­de per­ma­ne­ció po­dri­da y tu­me­fac­ta por me­ses. Los in­dios de­no­mi­na­ron Aya­ma­qui al ár­bol, que sig­ni­fi­ca ‘mano san­grien­ta’.

En 1955 la Mu­ni­ci­pa­li­dad y la Ca­sa de la Cul­tu­ra le­van­ta­ron un sen­ci­llo mo­nu­men­to a su al­re­de­dor pe­ro en la cam­pa­ña elec­to­ral Pon­ce-Huer­ta, en­tre con­ser­va­do­res y li­be­ra­les, que fue muy vio­len­ta, al­gu­nos in­ci­vi­les – diz­que pa­ra la­var la me­mo­ria del sa­cer­do­te Be­na­vi­des- cor­ta­ron las ra­mas y pu­sie­ron sus­tan­cias tó­xi­cas a las raí­ces del ár­bol, con­si­guien­do se­car­lo.

Se­rían co­mo las do­ce de esa no­che cuan­do el pa­dre Be­na­vi­des des­per­tó so­bre­sal­ta­do y cre­yó ver una mano cor­ta­da a la al­tu­ra de la mu­ñe­ca, que ve­nía flo­tan­do en si­len­cio ro­dea­da de un ha­lo de luz fan­tas­ma­gó­ri­ca y se po­sa­ba con fuer­za so­bre su pe­cho, co­mo aplas­tán­do­lo. Con la mi­ra­da ex­tra­via­da de te­rror qui­so gri­tar pe­ro no le sa­lió la voz. Al fi­nal pu­do ha­cer­lo y acu­die­ron el sa­cris­tán y su mu­jer a au­xi­liar­lo. En­ton­ces su­po que te­nían que huir de Gua­ran­da pa­ra li­brar­se de la pe­sa­di­lla de la fa­mo­sa mano y de cual­quier ven­gan­za de los pa­trio­tas que aca­ba­ban de triun­far en Pi­chin­cha y que po­drían acor­dar­se del cri­men de Gar­cía. Y co­mo lo pen­só lo hi­zo.

Co­mo an­te­ce­den­te a la ac­ción de Ta­ni­zahua es­tá el pri­mer com­ba­te de Hua­chi, cer­ca de Am­ba­to, que per­dió Ur­da­ne­ta con los gua­ya­qui­le­ños, a po­cos días del triun­fo de la re­vo­lu­ción, el 22 de no­viem­bre de 1820, pe­ro es­te desas­tre no des­ani­mó a la ciu­dad. A prin­ci­pios de enero se en­vió un se­gun­do con­tin­gen­te de tro­pas con des­tino a Ba­baho­yo, Gua­ran­da, Am­ba­to y Qui­to.

La su­bi­da a la sie­rra se ha­cía por el Ca­mino Real. Gar­cía y los nues­tros de­bían atra­ve­sar un pe­que­ño des­fi­la­de­ro pa­ra arri­bar a Gua­ran­da. Allí se ha­bían em­bos­ca­do Be­na­vi­des y de la Pie­dra. La sor­pre­sa fue tan gran­de que real­men­te no hu­bo com­ba­te y la car­ni­ce­ría fue ge­ne­ral: 410 gua­ya­qui- le­ños que­da­ron muer­tos y 129 re­sul­ta­ron pri­sio­ne­ros. Los rea­lis­tas so­lo su­frie­ron 16 ba­jas y 12 he­ri­dos.

Cuan­do el pa­dre Be­na­vi­des sa­lió de Gua­ran­da a fi­na­les de 1822, la pa­tria ya era li­bre. Pri­me­ro es­tu­vo en el Pe­rú, lue­go pa­só a Chi­le y en am­bos paí­ses su con­duc­ta fue irre­pro­cha­ble. A prin­ci­pios de 1830 – pen­san­do que ya to­do es­ta­ría ol­vi­da­do­vol­vió a Gua­ran­da y fue re­ci­bi­do ca­ri­ño­sa­men­te. Re­to­mó los ser­vi­cios pa­rro­quia­les, pues “aquí no ha­bía pa­sa­do na­da”, se di­jo pa­ra sí y que­rien­do re­tri­buir en al­go tan­tas mues­tras de gen­ti­le­za re­ci­bi­das, pen­só que co­mo la po­bla­ción no te­nía aún su ce­men­te­rio, era da­ble cons­truir uno. De ma­ne­ra que pu­so al­go de pla­ta, reali­zó unas cuan­tas min­gas y lo inau­gu­ró el 1 de enero de 1831, con ce­re­mo­nia li­túr­gi­ca y so­lem­ne ben­di­ción. Esa no­che, qui­zá por el es­fuer­zo y las emo­cio­nes del día, vol­vió a sen­tir la mis­ma opre­sión en el pe­cho. El 2 pa­só preo­cu­pa­do. Nun­ca ha­bía su­fri­do de la go­ta co­ral (mal car­dia­co), aun­que es­ta­ba subido de pe­so, se can­sa­ba y le cos­ta­ba res­pi­rar nor­mal­men­te. ¡Son los años!, se de­cía

Esa no­che tu­vo un in­far­to ma­si­vo, po­si­ble­men­te a cau­sa de la an­gi­na de pe­cho que le mo­les­ta­ba con opre­sio­nes y cuan­do en la ma­dru­ga­da del 3 en­con­tra­ron su ca­dá­ver, te­nía el pe­cho des­nu­do y un ric­tus de do­lor en los la­bios.

El asun­to dio mu­cho que ha­blar y la gen­te vol­vió a re­cor­dar el ca­pu­lí san­grien­to. De más es­tá de­cir que inau­gu­ró su ce­men­te­rio, sien­do el pri­mer muer­ti­to en ser allí en­te­rra­do.

El co­man­dan­te Gar­cía era na­ci­do en Sta. Cruz de Mom­pós, Nue­va Gra­na­da, el 14 de ju­nio de 1776. Hi­jo del pre­si­den­te de la Au­dien­cia de Char­cas, fue pri­mer je­fe del ba­ta­llón de vo­lun­ta­rios de Cas­ti­lla en 1798, te­nien­te del Re­gis­tro Fi­jo de Bue­nos Ai­res en 1799, cuan­do su pa­dre fue des­ti­na­do a ocu­par la Ca­pi­ta­nía Ge­ne­ral de la pro­vin­cia de Sal­ta. Se ca­só en Qui­to con Ma­ría Mer­ce­des Ávi­la y Mo­gro y al en­te­rar­se de la in­de­pen­den­cia de las Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Pla­ta se tras­la­dó des­de Qui­to pa­ra unir­se al ejér­ci­to de San Mar­tín, quien lo des­ti­nó en no­viem­bre de 1820 – con otros ofi­cia­les- a Gua­ya­quil. Fue de­rro­ta­do en el si­tio Ta­ni­zahua el 8 de enero de 1821 y mu­rió fu­si­la­do, co­mo ya se in­di­có, en Gua­ran­da. Su viu­da se ca­só con Al­ber­to Sa­laz­za, ge­ren­te de la Ca­sa de Fun­di­ción de Mo­ne­das en Qui­to, quien prohi­jó al ni­ño huér­fano Ra­fael Gar­cía Ávi­la, que por agra­de­ci­mien­to a su pa­dras­tro se lla­mó Gar­cía Sa­laz­za y se ca­só con Mer­ce­des Ca­rrión de la Ba­rre­ra, due­ña de una de las pri­me­ras for­tu­nas de Qui­to.

EL PÁ­RRO­CO DE GUA­RAN­DA MU­RIÓ MIS­TE­RIO­SA­MEN­TE Y SE CO­MEN­TA QUE FUE VÍC­TI­MA DE UNA VEN­GAN­ZA FAN­TAS­MAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.