LA HÍ­PI­CA y el pri­mer hi­pó­dro­mo de Gua­ya­quil

(par­te 1) LA AFI­CIÓN A LA HÍ­PI­CA LLE­GÓ AL PAÍS DES­DE LOS PRI­ME­ROS AÑOS CO­LO­NIA­LES Y EN GUA­YA­QUIL HAN FUN­CIO­NA­DO VA­RIOS HI­PÓ­DRO­MOS EN DI­VER­SOS SI­TIOS DE LA CIU­DAD

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

El ca­ba­llo lle­gó a Amé­ri­ca en el se­gun­do via­je de Co­lón, y se­gún Lu­cas Fer­nán­dez de Pie­drahi­ta fue con­si­de­ra­do co­mo “los ner­vios de la gue­rra con­tra los na­tu­ra­les”. Her­nán Cor­tés lo pon­de­ra con­fe­san­do: “No te­nía­mos des­pués de Dios, otra se­gu­ri­dad sino la de nues­tros ca­ba­llos”.

“Fer­nán­dez de Pie­drahi­ta fue un sa­cer­do­te e his­to­ria­dor co­lom­biano. Obis­po de San­ta Mar­ta (1669) y de Pa­na­má (1676). Au­tor de una His­to­ria Ge­ne­ral de las Con­quis­tas del Nue­vo Reino de Nue­va Gra­na­da (1688), pa­ra cu­ya re­dac­ción con­sul­tó en Ma­drid do­cu­men­tos y ma­nus­cri­tos en gran par­te iné­di­tos”.

PA­SIÓN POR LAS APUES­TAS

Con ellos tam­bién vino la pa­sión por las apues­tas du­ran­te las ca­rre­ras. Hay do­cu­men­tos con­ser­va­dos en el Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Gua­yas que con­tie­nen jui­cios que ven­ti­lan de­man­das por apues­tas so­bre el te­ma. Uno de es­tos tra­ta de un jui­cio en ma­yo de 1775, por Fer­nan­do Díaz con­tra Ma­nuel Ro­me­ro, por el pa­go de vein­te y tres pe­sos, sal­do de ma­yor can­ti­dad, co­mo re­sul­ta­do de una ca­rre­ra de ca­ba­llos”.

El plei­to se ini­ció en 1773, cuan­do se reali­zó una ca­rre­ra pa­ra la cual se de­sig­nó juez ár­bi­tro al ee­gi­dor del Ca­bil­do de Gua­ya­quil, don Ma­nuel Pla­za. An­te él se “ca­za­ron” las apues­tas, que con­sis­tían de di­ne­ro y otros efec­tos. Even­to en que los li­ti­gan­tes co­rrie­ron igual ries­go en la “an­ti­gua cos­tum­bre de di­chas ca­rre­ras”.

Y “así en es­ta di­cha ciu­dad co­mo en mu­chas otras ca­pi­ta­les: ga­né la ci­ta­da apues­ta y me pa­gó mi opo­si­tor”. Pe­ro so­lo can­ce­ló lo co­rres­pon­dien­te a di­ne­ro so­nan­te: “vein­te y tres pe­sos ori­gi­na­les”; mas no el im­por­te de los efec­tos que tam­bién for­ma­ban par­te de la apues­ta, co­mo lo eran “seis del va­lor de un ja­qui­món cha­pia­do de pla­ta. Sie­te de una sor­ti­ja. Sin­co de im­por­te de un pa- ñue­lo de cla­rín bien obra­do con sus pi­nos y va­cia­dos”. Su­ma que el ca­pi­tán Ro­me­ro se com­pro­me­tió a pa­gar. Mas en vis­ta que no lo ha­cía, el acree­dor em­pe­zó a pre­sio­nar­lo.

Díaz di­ce que lo en­con­tró en la ca­lle, pe­ro “me su­pli­có el que lo aguar­da­ra ex­po­nién­do­me no te­ner có­mo sa­tis­fa­cer­me en aque­lla oca­sión”. An­te es­ta sú­pli­ca, de­ci­dió es­pe­rar­lo por un mes más, pe­ro al ver que no se da­ba por alu­di­do in­sis­tió en el co­bro, y lo que re­ci­bió fue una se­rie de im­pro­pe­rios que so­por­tó “pru­den­te­men­te con el áni­mo de exi­gir­le sa­tis­fac­cio­nes por me­dio de la au­to­ri­dad”. Pe­ro al no te­ner tes­ti­gos de la agre­sión ver­bal, op­tó por desis­tir de la ac­ción por in­ju­rias, y “so­la­men­te a fin de co­brar­le por li­bra­mien­to que pa­ra ello le di al se­cre­ta­rio del ca­vil­do” (AHG. EP/J, 4912).

COM­PE­TEN­CIAS CON PRO­BLE­MAS

Es­ta afi­ción a las ca­rre­ras de ca­ba­llos tam­bién era pro­pia de ha­cen­da­dos que la prac­ti­ca­ban en po­bla­cio­nes ru­ra­les don­de ha­bía po­ca di­ver­sión. Fue así co­mo en Ba­ba, ca­pi­tal del ca­cao, du­ran­te las fies­tas de la Na­ti­vi­dad de 1806 se con­vino en rea­li­zar va­rias com­pe­ten­cias por pa­re­jas de ca­ba­llos. To­do lo pro­gra­ma­do se desen­vol­vía de acuer­do a lo pre­vis­to, y al caer la tar­de to­có el turno de co­rrer a una ye­gua con­tra un ca­ba­llo.

Die­ron la par­ti­da y arran­ca­ron los ani­ma­les, pe­ro a los po­cos me­tros el ca­ba­llo em­pe­zó a cor­co­vear, arro­jan­do al sue­lo al ji­ne­te, mien­tras que la ye­gua con­ti­nuó la ca­rre­ra y lle­gó a la me­ta. Los que apos­ta­ron a es­ta ce­le­bra­ban el triun­fo, mien­tras que los del ca­ba­llo afir­ma­ban no ha­ber per­di­do. Fue tan agrio el plei­to, que el te­nien­te del pue­blo de­bió in­ter­ve­nir pa­ra di­ri­mir las co­sas y sen­ten­ció que la ga­na­do­ra era la ye­gua, lo cual fue acep­ta­do por to­dos.

Sin em­bar­go, al día si­guien­te uno de los per­de­do­res, lla­ma­do Juan Eche­ve­rría, pro­tes­tó y se va­lió de su pa­dre, el ca­pi­tán de mi­li­cias Juan Jo­sé Eche­ve­rría, pa­ra que in­ter- vi­nie­se. Es­te man­dó a lla­mar al sar­gen­to mi­li­ciano Ale­jan­dro Bo­ni­che, alias el Mal­tés, ga­na­dor de la apues­ta, a Jus­to Var­gas y otros pa­ra que de­cla­ren so­bre lo ocu­rri­do. He­cho es­to, el ca­pi­tán or­de­nó al Mal­tés la de­vo­lu­ción del di­ne­ro, so pe­na de im­po­ner­le 10 pe­sos de mul­ta o de ven­der su pon­cho, y si que­ría li­brar­se de

ello, de­bía re­pe­tir la ca­rre­ra al día si­guien­te.

Pe­ro el Mal­tés, que te­nía bien pues­tos los pan­ta­lo­nes le con­tes­tó: “que por lo que res­pec­ta­va a la pa­re­ja del día an­tes es­ta­ba desidi­da por el juez del pue­blo, y que es­ta­ba pron­to a ha­ser se­gun­da ca­rre­ra con cien­to o dos­cien­tos pe­sos por­que la pla­ta de la pri­me­ra es­ta­ba ga­na­da”(AHG. EP/J, 9555). An­te es­ta res­pues­ta ai­ra­da el ca­pi­tán Eche­ve­rría or­de­nó la cap­tu­ra del Mal­tés, quien es­tu­vo de­te­ni­do por cua­tro ho­ras. El pro­ble­ma fue lle­va­do a jui­cio por Ale­jan­dro Bo­ni­che, y ven­ti­la­do en­tre el 26 y 27 de di­ciem­bre. El 30 ob­tu­vo una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble y al ha­cer la ta­sa­ción de las cos­tas de la cau­sa, que su­ma­ban 29 pe­sos con 3 reales, el juez dic­ta­mi­nó que las de­bía pa­gar el ca­pi­tán Eche­ve­rría, por no ha­ber­se in­hi­bi­do de co­no­cer la cau­sa en que es­ta­ba in­vo­lu­cra­do un hi­jo su­yo. En do­cu­men­tos que com­pren­den los años 1816, 1835 y 1837 (AHG. EP/J, 7320 y AHG. EP/J, 8099), cons­tan múl­ti­ples pro­ble­mas re­fe­ri­dos a ca­rre­ras de ca­ba­llos, rea­li­za­das en dis­tan­cias de 200, 300 y 500 va­ras. En una de es­tas com­pe­ten­cias en­tre dos ca­ba­llos, las apues­tas subie­ron has­ta 2.000 pe­sos, pe­ro uno de es­tos era muy chú­ca­ro y se ha­cía di­fí­cil em­pa­re­jar­los pa­ra la par­ti­da, por lo que el juez de­ci­dió que el ji­ne­te se apea­se has­ta tran­qui­li­zar al ani­mal. Al po­co ra­to, pen­san­do que es­ta­ban lis­tos, dio la par­ti­da, pe­ro el ji­ne­te del ca­ba­llo brio­so, que ape­nas ha­bía co­lo­ca­do el pie en el es­tri­bo no al­can­zó a mon­tar. Na­tu­ral­men­te, so­lo uno lle­gó a la me­ta y fue con­si­de­ra­do el ga­na­dor por los in­tere­sa­dos, de­man­dan­do el pa­go de las apues­tas.

HÍ­PI­CA EN LA SA­BA­NA GRAN­DE

En los al­bo­res de nues­tra Re­pú­bli­ca, cuan­do no se rea- li­za­ban las ca­rre­ras “de a pie y de a ca­ba­llo” en las ca­lles de la ciu­dad, se lo ha­cía en la Sa­ba­na Gran­de, lla­ma­da de San Pe­dro, co­mo pis­ta im­pro­vi­sa­da: “tras la ciu­dad, á su par­te oc­ci­den­tal, hay una her­mo­sa sa­ba­na: allí se ha­lla el lar­go ca­nal de Es­te­ro Sa­la­do” (Ma­nuel Vi­lla­vi­cen­cio, “Geo­gra­fía de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor”, Nue­va York, Im­pren­ta de Ro­bert Craig­head, Pág., 454, 1858).

Ju­lio Es­tra­da, en el to­mo IV de la Guía His­tó­ri­ca de Gua­ya­quil, in­clu­ye una re­co­pi­la­ción de da­tos so­bre el hi­pó­dro­mo de Gua­ya­quil y su tra­yec­to­ria. Se ini­cia con no­tas apa­re­ci­das en el pe­rió­di­co Los An­des (el se­ma­na­rio Los An­des fun­da­do en Gua­ya­quil por el exi­lia­do co­lom­biano Juan An­to­nio Cal­vo; ini­ció su cir­cu­la­ción el 14 de mar­zo de 1863, el 13 de ju­lio de 1891 fue con­ver­ti­do en dia­rio y se man­tu­vo ac­ti­vo has­ta 1895. J. A. Gó­mez Itu­rral­de, Los pe­rió­di­cos gua­ya­qui­le­ños en la his­to­ria, 18211997, 1998).

En los días 7 de oc­tu­bre y 8 de no­viem­bre de 1868, el mis­mo se­ma­na­rio pu­bli­có: “Ha con­ti­nua­do fun­cio­nan­do nues­tro na­cien­te hi­pó­dro­mo (…) los ca­ba­llos par­tie­ron de la es­qui­na de San Fran­cis­co, se­pa­ra­dos por una can­cha”. Co­mo se pue­de en­ten­der, se tra­ta­ba de un lu­gar oca­sio­nal, que uti­li­za­ba la ca­lle 9 de Oc­tu­bre pa­ra rea­li­zar ca­rre­ras de ca­ba­llos na­cio­na­les, ap­tos so­lo pa­ra dis­tan­cias cor­tas.

EL PRI­MER HI­PÓ­DRO­MO GUA­YA­CO

En años 1885 y 1899 en- con­tra­mos los pri­me­ros pi­ni­tos del hi­pó­dro­mo de Gua­ya­quil, en­tre es­tos, el con­tra­to por 30 años ce­le­bra­do en­tre el Mu­ni­ci­pio y los pro­mo­to­res, pa­ra cons­truir­lo en un gran so­lar mu­ni­ci­pal si­tua­do al sur de la ciu­dad, en las ca­lles Chim­bo­ra­zo y Pu­ná (plano le­van­ta­do en 1900 por el Ing. Luis Al­ber­to Car­bo, Ar­chi­vo JEY), lo cual de­ja cons­tan­cia del in­te­rés por desa­rro­llar en es­ta ciu­dad lo que ya exis­tía en otras par­tes del mun­do.

Con la anuen­cia mu­ni­ci­pal, la Em­pre­sa Hi­pó­dro­mo, tam­bién se pro­pu­so es­ta­ble­cer una lí­nea de ca­rros ur­ba­nos que par­tía de la pla­za de la Con­cep­ción (ac­tual pla­za Co­lón), ha­cia el sur, por la ca­lle Chim­bo­ra­zo, has­ta si­tuar­se fren­te al hi­pó­dro­mo. A pun­to de ini­ciar ac­ti­vi­da­des, la Em­pre­sa ani­ma­ba a los so­cios a cu­brir el va­lor del 25 % de las ac­cio­nes sus­cri­tas. La con­vo­ca­to­ria a los ac­cio­nis­tas rea­li­za­da en ju­nio dio tan bue­nos re­sul­ta­dos, que el 23 de no­viem­bre la Em­pre­sa hi­zo un nue­vo lla­ma­do pa­ra acer­car­se al Ban­co An­glo-Ecua­to­riano a cu­brir el 25 % que aún que­da­ba pen­dien­te pa­ra al­can­zar el ca­pi­tal de 64.000 su­cres (‘Guía His­tó­ri­ca de Gua­ya­quil’, to­mo 5, Gua­ya­quil, Po­li­grá­fi­ca, Págs. 18-19, 2008).

Una vez inau­gu­ra­do el hi­pó­dro­mo en 1887 la Em­pre­sa de Ca­rros Ur­ba­nos no va­ci­ló en ad­qui­rir ac­cio­nes de la Em­pre­sa del Hi­pó­dro­mo, que en 1903 to­da­vía per­ma­ne­cía y ocu­pa­ba un área de 13 man­za­nas, si­tua­da en­tre la ca­lle de Pu­ná (Gó­mez Ren­dón), San­ta Ele­na (Lo­ren­zo de Ga­ray­coa), In­de­pen­den­cia (Fran­cis­co Mar­cos), y Chim­bo­ra­zo, y la man­za­na al oes­te de San­ta Ele­na, en­tre Mal­do­na­do y Con­cor­dia (Ca­li­cu­chi­ma) has­ta Seis de Mar­zo (‘Guía His­tó­ri­ca de Gua­ya­quil’, 2008).

La Em­pre­sa de Ca­rros Ur­ba­nos da­da la de­man­da de los usua­rios, ha­bi­li­tó la ru­ta del sur, que par­tía de la ave­ni­da Nue­ve de Oc­tu­bre has­ta el hi­pó­dro­mo, con un re­co­rri­do de 3.613 m y 16 ru­tas más por las prin­ci­pa­les ca­lles de la ciu­dad, las que sin con­tar los des­víos, cam­bios y cur­vas, su­ma­ban una ex­ten­sión de 75 ki­ló­me­tros. La del ma­le­cón te­nía una ex­ten­sión de 3.736 m, la cual era ser­vi­da por diez lo­co­mo­to­ras a va­por, nu­me­ro­sos mu­la­res, 70 ca­rros pa­ra pa­sa­je­ros, 2 ca­rro­zas fu­ne­ra­rias y 80 ca­rros y pla­ta­for­mas pa­ra trans­por­te de car­ga en ge­ne­ral (J. A. Gó­mez, ‘Cró­ni­cas, re­la­tos y es­tam­pas de Gua­ya­quil’, To­mo III, 2006).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.