LA LE­YEN­DA DE POSORJÁ

Memorias Porteñas - - Portada - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

En es­ta oca­sión que­ri­do lec­tor, te he traí­do un “pla­to” más an­ti­guo que los que te he ser­vi­do antes. He de­ja­do a un la­do, a pro­pó­si­to, nues­tra his­to­ria mes­ti­za co­lo­nial, re­pu­bli­ca­na y mo­der­na, pa­ra vo­lar más atrás y en­trar en el cam­po de la le­yen­da, con el fin de con­tar­te una de las más be­llas his­to­rias que con­for­man el pa­sa­do de nues­tro an­ti­guo y prehis­pá­ni­co Huai­lla­kill. Me re­fie­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te a la le­yen­da de Po­sor-Já, vo­ca­blo que en len­gua tsa­fi­qui sig­ni­fi­ca es­pu­ma de mar. Con­ta­ban los an­cia­nos que en el lu­gar en el que hoy se le­van­ta el bal­nea­rio que lle­va es­te nom­bre, exis­tía ha­ce qui­nien­tos años un gran pue­blo re­gen­ta­do por un sa­bio ca­ci­que que no ha­bía po­di­do te­ner hi­jos que lo su­ce­die­ran en el man­do. Un día, lue­go de una gran tor­men­ta en al­ta mar, un gru­po de pes­ca­do­res re­pa­ra­ron en un ob­je­to en for­ma de ces­ta que ve­nía acer­cán­do­se len­ta­men­te ha­cia la cos­ta. Al lle­gar a él, los pes­ca­do­res no die­ron cré­di­to a sus ojos al ver que en es­ta se ha­lla­ba una ni­ña de no más de seis me­ses de edad, blan­ca co­mo la nie­ve, con el azul del mar pre­so en sus ojos y el blan­co ebúr­neo de las nu­bes dur­mien­do so­bre su ca­be­llo. La ni­ña res­ca­ta­da fue lle­va­da al ca­ci­que del pue­blo, quien no es­tan­do acos­tum­bra­do a ver un ser hu­mano con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res dió­le de in­me­dia­to una con­no­ta­ción di­vi­na, al in- ter­pre­tar su lle­ga­da co­mo un re­ga­lo de los dioses y la adop­tó co­mo hi­ja, po­nién­do­le por nom­bre Po­sor­ja (que co­mo ya se di­jo, en su len­gua na­ti­va sig­ni­fi­ca­ba es­pu­ma de mar).

Po­sor­ja cre­ció sa­na, fuer­te y sa­bia, ba­jo la tu­te­la ca­ri­ño­sa de sus pa­dres adop­ti­vos: el ca­ci­que y su es­po­sa. Sien­do muy jo­ven aún, dio se­ña­les de po­seer po­de­res muy sin­gu­la­res, pues sin ha­ber he­cho es­tu­dios con los cha­ma­nes de la tri­bu, co­no­cía me­jor que ellos las apli­ca­cio­nes me­di­ci­na­les de las plan­tas, es­to sin con­tar la fa­ci­li­dad que te­nía pa­ra en­ten­der el len­gua­je de ani­ma­les y plan­tas, con quie­nes man­te­nía ani­ma­da char­la, co­mo si ellos en­ten­die­ran.

Con el pa­so de los años ad­qui­ri­ría un to­tal do­mi­nio so­bre las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za, na­cien­do en ella, ade­más, ha­bi­li­da­des pro­fé­ti­cas o adi­vi­na­to­rias, gra­cias a las cua­les ve­nían per­so­nas des­de los lu­ga­res más re­cón­di­tos a con­sul­tar­le lo que les de­pa­ra­ba el fu­tu­ro.

El po­der de la princesa lle­gó a ser tal que ni los te­rri­bles pu­ne­ños, te­mi­dos por su fe­ro­ci­dad, se atre­vían a in­va­dir el pue­blo en el que ella ha­bi­ta­ba, pues ya les ha­bía da­do prue­bas de su po­der desatan­do so­bre la isla pes­tes y tor­men­tas, ca­da vez que es­tos pro­gra­ma­ban una in­va­sión a la po­bla­ción ve­ci­na.

Se­gún la le­yen­da, ha­bría si­do Po­sor­ja quien con­tó a su pa­dre adop­ti­vo (el ca­ci­que) de la exis­ten­cia de un po­de­ro­so rey ori­gi­na­rio del “om­bli­go del mun­do” (el Cuz­co), que ha­bía ab­sor­bi­do pa­ra su im­pe­rio el gran Reino de Qui­to, unién­do­se en ma­tri­mo­nio con una princesa del reino de los Shy­ris.

Es­te rey que per­se­guía ex­pan­dir su im­pe­rio ha­cia los cua­tro cos­ta­dos del mun­do res­pon­día al nom­bre de

Huayna Cá­pac y es­ta­ba en ca­mino…

Al es­cu­char es­to el ca­ci­que se ate­rró, pues sa­bía que los “re­yes del sur” eran en ex­tre­mo san­gui­na­rios si se le pre­sen­ta­ba re­sis­ten­cia en sus afa­nes ex­pan­sio­nis­tas, por lo que le di­jo a su hi­ja que lo ayu­de con sus po­de­res a en­fren­tar esa te­rri­ble ame­na­za.

Huayna Cá­pac por su par­te tam­bién co­no­cía del po­der de Po­sor­ja, su fa­ma de adi­vi­na­do­ra ha­bía lle­ga­do hasta sus oí­dos y era por eso que en­fi­la­ba con su ejér­ci­to ha­cia la po­bla­ción en que ha­bi­ta­ba la princesa

Al lle­gar al pue­blo, el em­pe­ra­dor sin per­der tiem­po pre­gun­tó por “la princesa que co­no­cía el fu­tu­ro” y en­ton­ces fue lle­va­do ante ella.

Po­sor­ja, que ya sa­bía pa­ra lo que ve­nía Huayna Cá­pac, lo re­ci­bi­ría en un pro­fun­do es­ta­do de me­di­ta­ción y tran­ce, lo que im­pre­sio­na­ría enor­me­men­te al em­pe­ra­dor, pues el ha­lo de di­vi­ni­dad que la cu­bría des­ta­ca­ba aún más la ex­tre­ma blan­cu­ra de su ros­tro y de su lar­go ca­be­llo.

Di­ce la le­yen­da que el in­ca be­so su fren­te y le di­jo:

“Hi­ja del mar, en­via­da de Pa­cha­cá­mac, tú que ha­blas con los dioses y co­no­ces lo que va a su­ce­der antes de que ocu­rra. Si aca­so te es per­mi­ti­do re­ve­lar­me lo que el des­tino me tie­ne re­ser­va­do…No ten­gas de mí te­mor pues sa­bré en­ten­der lo que me di­gas, por más fu­nes­tos que sean tus va­ti­ci­nios…”.

Al es­cu­char es­to, Po­sor­ja co­men­zó a abrir len­ta­men­te sus ma­ra­vi­llo­sos ojos azu­les y di­ri­gien­do su mi­ra­da al rey, con una voz pro­fun­da que pa­re­cía sa­li­da de en­tre las olas del mar le di­jo:

“No me es da­do re­ve­lar con pa­la­bras lo que mi co­ra­zón sa­be so­bre lo que te to­ca­rá vi­vir, so­lo po­drás en­ten­der­lo si mi­ras en lo pro­fun­do de mis ojos con hu­mil­dad, pa­ra que los dioses te lo re­ve­len de­po­si­tan­do en tu men­te y co­ra­zón lo que tan­to deseas sa­ber”.

Nun­ca se su­po lo que el mo­nar­ca vio en los ojos de Po­sor­ja, pe­ro lo que cuen­ta la le­yen­da es que lue­go de es­ta ex­pe­rien­cia y vi­si­ble­men­te per­tur­ba­do, dio la or­den de par­tir de in­me­dia­to a To­me­bam­ba, lu­gar a don­de tras­la­da­ría la ca­pi­tal del Tahuan­tin­su­yo y en don­de años des­pués mo­ri­ría co­mo el más gran­de y po­de­ro­so rey que ha­bía te­ni­do el im­pe­rio de los in­cas.

Des­de es­te mo­men­to hasta el as­cen­so de Ata­ba­li­ba (Atahual­pa) co­mo em­pe­ra­dor, ha­bría una gue­rra fra­tri­ci­da en­tre él y su me­dio her­mano Huás­car, a quien ven­ce­ría y ase­si­na­ría, así co­mo una lar­ga cam­pa­ña por me­dio de la cual se en­fren­ta­ría con to­dos los ca­ci­ques que no lo apo­ya­ron en su cam­pa­ña pa­ra ven­cer a Huás­car. Uno de esos “trai­do­res” era el ca­ci­que Tum­ba­lá de Pu­ná, ra­zón por la que en­fi­la­ría con sus

DEN­TRO DE LA IN­FOR­MA­CIÓN RE­CO­GI­DA POR LOS PRI­ME­ROS CRO­NIS­TAS QUE NOS VI­SI­TA­RON EN EL SI­GLO XVI SE HA­LLA UNA MA­RA­VI­LLO­SA LE­YEN­DA CAR­GA­DA DE MA­GIA Y EN­CAN­TO QUE EX­PLI­CA EL POR­QUÉ DEL NOM­BRE DE ES­TA PO­BLA­CIÓN.

tro­pas con des­tino a la isla.

Po­co fal­ta­ba pa­ra lle­gar cuan­do uno de sus “ore­jo­nes” (ge­ne­ra­les del ejér­ci­to in­ca), le di­jo:

“Su ma­jes­tad, fren­te a ese lu­gar es­tá la po­bla­ción en la que ha­bi­ta la “hi­ja del mar”; aque­lla que va­ti­ci­nó el fu­tu­ro de vues­tro pa­dre…Su nom­bre es Po­sor­ja y su po­der ha tras­cen­di­do por to­das las na­cio­nes”.

Po­ca im­por­tan­cia da­ría el em­pe­ra­dor al co­men­ta­rio y no hu­bie­ra ha­bi­do con­tac­to al­guno con Po­sor­ja si no hu­bie­ra si­do he­ri­do con un dar­do en­ve­ne­na­do, dis­pa­ra­do por gue­rre­ros pu­ne­ños des­de una bal­sa.

Atahual­pa en­tre la vi­da y la muer­te fue con­du­ci­do ante Po­sor­ja, quien le sal­vó la vi­da y a quien al des­per­tar le di­ría:

“Hi­ja de hombre o Dios, na­die pue­de de­cir­lo con cer­te­za, tú que pre­sien­tes las co­sas que aún no son, pe­ro que se­rán más tar­de, pi­de ins­pi­ra­ción a las fuer­zas in­vi­si­bles que te ilu­mi­nan y des­co­rre el ve­lo de mi por­ve­nir…Com­plá­ce­me, te lo rue­go co­mo hombre y te lo or­deno co­mo tu rey”.

Al oír la for­ma en que Atahual­pa le or­de­na­ba aca­tar sus de­seos la dul­ce Po­sor­ja, se trans­for­ma­ría y con voz es­ten­tó­rea ex­cla­ma­ría:

“¡Oh!, hi­jo del sol, prín­ci­pe de una mo­nar­quía an­ces­tral, que pre­fie­res los ava­ta­res de la gue­rra al re­man­so de la paz, yo Po­sor­ja, hi­ja del mar, te di­go que muy po­co du­ra­rá la em­bria­guez de tu triun­fo”. Pa­ra lue­go de­cir­le: “Es­cu­cha la ver­dad de lo que es­tá por ve­nir en los so­ni­dos que so­lo tú po­drás oír”.

Se di­ce que lue­go de es­to Atahual­pa vio ante sus ojos des­fi­lar su fu­tu­ro con gran cla­ri­dad; vio a hom­bres blan­cos y bar­bu­dos y la for­ma en que es­tos lo en­ga­ña­ban y apre­sa­ban. Vio su muer­te y el aban­dono de su im­pe­rio en ma­nos de ellos y en­ton­ces… reac­cio­nan­do ante es­tas vi­sio­nes con sin­gu­lar ho­rror or­de­nó apre­sar a Po­sor­ja por bru­ja.

Qué po­co pre­pa­ra­do es­ta­ría pa­ra ver lo que vio, pues la princesa al ver­se aco­rra­la­da flo­tó en el ai­re y con una voz que pa­re­cía mez­cla­da con los true­nos de la tor­men­ta le di­ría:

“Tu fu­tu­ro es­tá es­cri­to, há­ga­se lo que pa­ra ti se ha des­ti­na­do”, lue­go de lo cual des­apa­re­ció en­tre las olas del mar.

La le­yen­da de Po­sor­ja es sin du­da al­gu­na una de las más be­llas de cuan­tas exis­ten de nues­tro pa­sa­do prehis­pá­ni­co.

LA LE­YEN­DA CUEN­TA QUE EL IN­CA ATABALIPA (ATAHUAL­PA) TAM­BIÉN CONSULTARÍ­A A POSORJÁ SO­BRE SU FU­TU­RO SIN QUE EL VA­TI­CI­NIO DE ES­TA LLE­GA­SE A SER LO HA­LA­GA­DOR QUE FUE EL QUE DIE­RA SU PA­DRE HUAYNA-CAPAC. RAÍ­CES A SA­BER: ES­TÁ DI­VI­DI­DA EN DOS LA PA­LA­BRA POSORJÁ MAR, POR LO QUE ES­PU­MA Y JÁ QUE SIG­NI­FI­CA PO­SOR, QUE SIG­NI­FI­CA DE MAR”. LEN­GUA TSA­FI­QUI “ES­PU­MA POSORJÁ SIG­NI­FI­CA EN

DI­CE LA LE­YEN­DA QUE POSORJÁ TE­NÍA UN PO­DER SO­BRE­NA­TU­RAL SO­BRE ANI­MA­LES Y PLAN­TAS, PU­DIEN­DO HA­BLAR CON ELLOS Y ELLAS, RA­ZÓN POR LA QUE FUE CON­SI­DE­RA­DA DES­DE JO­VEN UN PER­SO­NA­JE DI­VINO CON PO­DE­RES EX­TRA­OR­DI­NA­RIOS. LA FA­MA DE POSORJÁ TRAS­CEN­DIÓ LOS LÍ­MI­TES DE SU TE­RRI­TO­RIO LLE­GAN­DO IN­CLU­SO A OÍ­DOS DE HUAYNA-CAPAC QUIEN LA CONSULTARÍ­A PA­RA CO­NO­CER DE­TA­LLES DE SU FU­TU­RO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.