‘Por ti llo­ran­do’ fa­mo­so pa­si­llo gua­ya­qui­le­ño

Memorias Porteñas - - Mp - Por FRAN­CIS­CO CO­RREA

es­cu­do chi­leno, pues el ecua­to­riano adop­tó en la par­te su­pe­rior el cón­dor con las alas des­ple­ga­das-, es in­du­da­ble que nues­tro es­cu­do pa­ra di­cha go­rra tu­vo in­fluen­cia de Chi­le. Al res­pec­to es de in­di­car que el 5 de ma­yo de 1911 el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, don Eloy Al­fa­ro, pro­mul­gó un de­cre­to en el que dis­pu­so el uso del cón­dor en el uni­for­me de los ofi­cia­les, en re­em­pla­zo del de­no­mi­na­do “ojo de ga­llo”, por no res­pon­der a nin­gún em­ble­ma o tra­di­ción na­val. Es­te úl­ti­mo es de ori­gen in­glés y aún se uti­li­za en otras Ar­ma­das. En tan­to que el cón­dor, por ser par­te sim­bó­li­ca de nues­tra na­cio­na­li­dad ya se uti­li­za­ba en el Es­cu­do Na­cio­nal y des­de 1905 en el es­cu­do de la go­rra de ofi­cia­les, co­mo he­mos men­cio­na­do. Pa­sa­rían al­gu­nas dé­ca­das sin es­ta­ble­cer­se un es­cu­do pa­ra la Ar­ma­da del Ecua­dor, y aun­que no he­mos en­con­tra­do to­da­vía un do­cu­men­to, acuer­do o de­cre­to al res­pec­to, re­cu­rri­mos a otro ti­po de in­ves­ti­ga­ción, re­vi­san­do pu­bli­ca­cio­nes na­va­les en for­ma cro­no­ló­gi­ca hasta ha­llar que en la por­ta­da de la re­vis­ta Vi­gía No. 21, de di­ciem­bre de 1966, ór- gano de di­fu­sión de la Es­cue­la Su­pe­rior Na­val, se pu­bli­có por pri­me­ra vez el es­cu­do ins­ti­tu­cio­nal, el mis­mo de la go­rra de ofi­cia­les y guar­dia­ma­ri­nas, sin cambio al­guno.

Pro­ce­di­mos tam­bién a con­sul­tar a ofi­cia­les de aque­lla épo­ca, quie­nes su­pie­ron re­cor­dar que hasta 1965 no ha­bía es­cu­do, uti­li­zán­do­se hasta aquel año el Pa­be­llón Na­cio­nal, y por lo tan­to el Es­cu­do pa­trio. En las con­tra­por­ta­das o pá­gi­nas in­te­rio­res de las di­fe­ren­tes edi­cio­nes de la re­vis­ta Vi­gía, an­te­rio­res a 1966, se ob­ser­va el uso del Es­cu­do Na­cio­nal, a fal­ta del es­cu­do de la Ar­ma­da.

Sin te­mor a equi­vo­car­nos con­clui­mos que el es­cu­do de la Fuer­za Na­val fue adop­ta­do en 1966, con ba­se en el es­cu­do de la go­rra de ofi­cia­les y ca­de­tes na­va­les, cu­yo uso fue es­ta­ble­ci­do en 1905, sin cambio al­guno a sus ele­men­tos com­po­nen­tes.

El cón­dor, con las alas des­ple­ga­das, po­sa­do en el ar­ga­neo del an­cla, cu­bre con sus alas y pro­te­ge con sus ga­rras a la na­ción ecua­to­ria­na, y el con­tac­to con di­cho ins­tru­men­to na­val da sig­ni­fi­ca­do a la bra­vu­ra de los hom­bres de mar, for­ja­dos con sa­cri­fi­cio y ho­nor, siem­pre pres­tos a la de­fen­sa de nues­tro mar te­rri­to­rial.

El an­cla ti­po al­mi­ran­taz­go y su ca­de­na, ins­tru­men­to na­val que afe­rra el bu­que al fon­do del mar, pro­te­gién­do­lo con­tra vien­tos y co­rrien­tes que po­drían ha­cer que se per­die­se a la de­ri­va, da el sig­ni­fi­ca­do de es­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad, es­pe­ran­za y tra­di­ción ins­ti­tu­cio­nal, a más de re­pre­sen­tar el en­torno ma­rí­ti­mo en el es­cu­do.

Las diez ho­jas de lau­rel que bor­dean el an­cla, en­tre­la­za­das en la par­te in­fe­rior por un lis­tón, sig­ni­fi­can vic­to­ria y no­ble­za y re­sal­ta la fi­de­li­dad a la pa­tria.

Las cua­tro be­llo­tas, son sím­bo­los de vi­da y por su nú­me­ro re­pre­sen­tan a la fer­ti­li­dad, la exis­ten­cia, el de­sa­rro­llo y la inmortalid­ad.

Nal­do Sal­va­rino Cam­pos Sor­no­za: Glo­ria vi­vien­te de la com­po­si­ción mu­si­cal ecua­to­ria­na. Na­ció en San­ta Ana, pro­vin­cia de Ma­na­bí, el lu­nes 7 de no­viem­bre de 1949. Fue hi­jo de Al­ber­to Cam­pos y Amalia Sor­no­za, y her­mano de la inol­vi­da­ble Ho­lan­da Cam­pos, quien lo apo­yó pa­ra que es­tu­die mú­si­ca y sea un gran re­quin­tis­ta. Po­co tiem­po des­pués bri­lló con luz pro­pia, ra­zón su­fi­cien­te pa­ra ser lla­ma­do a co­la­bo­rar en la pres­ti­gio­sa dis­que­ra Ife­sa, don­de jun­to al maes­tro Ro­sa­lino Quin­te­ro, acom­pa­ñó a Julio Ja­ra­mi­llo en la gra­ba­ción de por lo me­nos 10 dis­cos. Fue alumno del con­ser­va­to­rio An­to­nio Neu­ma­ne, de Gua­ya­quil. Du­ran­te cin­co años for­mó par­te del inol­vi­da­ble trío Los Bri­llan­tes.

His­to­ria de es­te pa­si­llo: El in­ves­ti­ga­dor Oswaldo Ca­rrión Or­te­ga, en su libro Lo me­jor del si­glo XX, nos ma­ni­fies­ta de es­ta can­ción: “Es­te pa­si­llo en su crea­ción no tie­ne otro en­torno emo­ti­vo, más que la ne­ce­si­dad de un te­ma di­ri­gi­do pa­ra los can­tan­tes de la épo­ca, que re­que­rían can­cio­nes pa­ra sus pro­duc­cio­nes. Por los años 70 me desem­pe­ña­ba ex­clu­si­va­men­te en Fe­dis­cos; Má­xi­mo León gra­ba­ba con mi di­rec­ción y yo ha­bía com­pues­tos dos can­cio­nes pa­ra in­cluir en su dis­co; una de ellas era el pa­si­llo “Por ti llo­ran­do”. Pe­ro, si­mul­tá­nea­men­te, mi gran ami­go Ro­ber­to Zum­ba es­ta­ba – con mi guía- por ter­mi­nar su dis­co, que nos ha­bía da­do mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra su rea­li­za­ción; me pi­die­ron una can­ción con ca­rác­ter de ur­gen­te pa­ra con­cluir con la gra­ba­ción, in­clui­mos el te­ma y fue el éxi­to del LP”. Co­rría el año de 1974.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.