ONA ORS, DE AL­FA­RO

Memorias Porteñas - - Mp -

aque­llos bu­ques; pa­ra ello el ge­ne­ral res­tau­ra­dor Xa­vier Sa­la­zar se di­ri­gió ca­ble­grá­fi­ca­men­te al vi­ceal­mi­ran­te Pa­tri­cio Lynch, je­fe de las tro­pas chi­le­nas de ocu­pa­ción en el Pe­rú, el que or­de­nó de­te­ner los bu­ques y en­tre­gar­los al Ecua­dor. El Hua­cho re­tor­nó a Gua­ya­quil al man­do del ca­pi­tán de na­vío Fran­cis­co Pa­che­co y el San­ta Lu­cía lo hi­zo ba­jo el co­man­do del te­nien­te de fra­ga­ta Ma­nuel Rei­na.

Con­vo­ca­da la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, de ma­yo­ría reac­cio­na­ria se­gún ex­pre­sio­nes de don Alfredo Pa­re­ja Diez­can­se­co, ini­ció se­sio­nes el 10 de agos­to de 1883 y se apre­su­ró a ele­gir pre­si­den­te in­te­ri­no a Jo­sé Ma­ría Plá­ci­do Caa­ma­ño, quien prin­ci­pió su ges­tión el 15 de oc­tu­bre de 1883. En aquel mes Ni­co­lás Ba­yo­na ya es­ta­ba en nues­tra pa­tria y fue con­tra­ta­do pa­ra ser­vir de ofi­cial del va­por de gue­rra San­ta Lu­cía, mas es de in­di­car que el te­nien­te de fra­ga­ta Ma­nuel Rei­na le en­tre­gó días des­pués el man­do de di­cho bu­que, otor­gán­do­se­le el gra­do de ca­pi­tán de fra­ga­ta.

Al ini­ciar el año 1884 el San­ta Lu­cía, co­man­da­do por Ba­yo­na, fue re­de­sig­na­do co­mo trans­por­te de gue­rra Nue­ve de Ju­lio, el que jun­to al va­por de gue­rra Hua­cho, ba­jo las ór­de­nes del te­nien­te co­ro­nel Froilán Mu­ñoz, par­ti­ci­pó en ac­ti­vi­da­des de vi­gi­lan­cia del mar te­rri­to­rial por las in­cur­sio­nes que ad­ver­sa­rios pu­die­sen efec­tuar.

El ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro en su afán de ha­cer la re­vo­lu­ción ha­bía ad­qui­ri­do el va­por Ala­jue­la en Co­rin­to, Cen­troa­mé­ri­ca, el que car­ga­do de ar­ma­men­to pa­ra en­tre­gar­lo a los in­sur­gen­tes en nues­tras cos­tas, fue sor­pren­di­do a la al­tu­ra de Tu­ma­co, en aguas co­lom­bia­nas, el 20 de no­viem­bre de 1884, por el trans­por­te de gue­rra Nue­ve de Ju­lio, al man­do del ca­pi­tán de fra­ga­ta Ni­co­lás Ba­yo­na.

EL CA­PI­TÁN DE NA­VÍO NI­CO­LÁS BA­YO­NA ORS QUE FUE EL VEN­CE­DOR EN EL COM­BA­TE NA­VAL DE JARAMIJÓ Y DES­PUÉS PRI­MER CO­MAN­DAN­TE DEL CRU­CE­RO CO­TO­PA­XI Y JE­FE DE LA ES­CUA­DRI­LLA, TU­VO QUE EXI­LIAR­SE AL TRIUN­FAR LA RE­VO­LU­CIÓN DE AL­FA­RO.

Se pro­du­jo en­ton­ces un re­ñi­do com­ba­te en el que nin­guno de los dos ba­je­les ob­tu­vo la vic­to­ria, re­ti­rán­do­se el bu­que del Go­bierno, pues di­ce el co­man­dan­te Ba­yo­na que el Ala­jue­la pu­so rum­bo a Tu­ma­co, ga­nan­do aguas co­lom­bia­nas, y que se en­con­tra­ba es­ca­so de mu­ni­cio­nes.

El Go­bierno per­sis­tió en dar ca­ce­ría al Ala­jue­la de Al­fa­ro e im­pro­vi­só una pe­que­ña flo­ti­lla ba­jo el co­man­do del co­ro­nel Rei­nal­do Flo­res Ji­jón, con­for­ma­do por el va­por Nue­ve de Ju­lio al man­do de Ba­yo­na, el va­por Hua­cho y otros tres va­por­ci­tos. En la ma­dru­ga­da del 6 de di­ciem­bre de 1884 se pro­du­jo fren­te a Jaramijó el com­ba­te na­val en­tre los va­po­res Nue­ve de Ju­lio y Ala­jue­la, en cir­cuns­tan­cias que el bu­que de Al­fa­ro ha­bía apre­sa­do al Hua­cho, efec­tuán­do­se un due­lo de ar­ti­lle­ría y fu­si­le­ría. Las tác­ti­cas em­plea­das por Ba­yo­na fue­ron más cer­te­ras que las de los im­pro­vi­sa­dos ma­ri­nos li­be­ra­les, ya sea en las ór­de­nes da­das pa­ra los cam­bios de rum­bos du­ran­te el com­ba­te o pa­ra el ma­ne­jo de la ar­ti­lle­ría. El Ala­jue­la, in­cen­dia­do, pu­so rum­bo a la pla­ya, va­rán­do­se, y el pro­pio don Eloy se lan­zó al agua pa­ra sal­var su vi­da, ayu­dán­do­se de un ba­rril pa­ra flo­tar. Ba­yo­na ha­bía re­sul­ta­do ven­ce­dor.

El 12 de di­ciem­bre de 1886 el Go­bierno ecua­to­riano ad­qui­rió el va­por Chaihuin, al que des­pués se de­no­mi­nó cru­ce­ro de gue­rra Co­to­pa­xi. Fue su pri­mer co­man­dan­te el ca­pi­tán de fra­ga- ta Ni­co­lás Ba­yo­na Ors, quien di­ri­gió e ins­pec­cio­nó los tra­ba­jos de re­for­ma­do y ar­ma­do en gue­rra que se efec­tua­ron en la fac­to­ría La Fa­ma.

A más de di­cho co­man­do, Ba­yo­na fue nom­bra­do je­fe de la Es­cua­dra y en 1888 fue as­cen­di­do por la Le­gis­la­tu­ra a ca­pi­tán de na­vío gra­dua­do, en re­co­no­ci­mien­to a sus mé­ri­tos co­mo ma­rino y for­ja­dor de la Ar­ma­da. Se preo­cu­pó en la for­ma­ción de nue­vos ofi­cia­les, lo que se eje­cu­tó a bor­do de los bu­ques de gue­rra.

Al pro­du­cir­se la trans­for­ma­ción li­be­ral, en 1895, y una vez que el ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro Del­ga­do en­tró triun­fan­te en Qui­to el 4 de sep­tiem­bre de di­cho año, el co­man­dan­te Ba­yo­na, que vi­vía en las ac­tua­les ca­lles av­da. Ol­me­do y Eloy Al­fa­ro, sa­lió de Gua­ya­quil dis­fra­za­do, via­jan­do a Li­ma en des­tie­rro vo­lun­ta­rio, pues sien­do Al­fa­ro su ad­ver­sa­rio y con­tra­rio en ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, el cre­yó pru­den­te ha­cer­lo.

Ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio con la da­ma ecua­to­ria­na Adria­na Te­rra­no­va, de­jan­do en Gua­ya­quil una dis­tin­gui­da des­cen­den­cia que per­sis­te has­ta la ac­tua­li­dad. De sus 12 hi­jos, dos de ellos fue­ron ofi­cia­les de la Ma­ri­na ecua­to­ria­na. Fa­lle­ció en Li­ma el 30 de abril de 1906, en un ac­ci­den­te fe­rro­via­rio, aquel que ha­bía pues­to su de­di­ca­ción a la Ar­ma­da ecua­to­ria­na, sien­do su for­ja­dor, a pe­sar de ha­ber si­do de ori­gen es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.