EL CICLÓN QUE AME­NA­ZÓ AL BAE

Memorias Porteñas - - Portada - Por MARIANO SÁNCHEZ BRA­VO

El 28 de sep­tiem­bre de 1987, el bu­que es­cue­la Gua­yas desatra­ca­ba de su mue­lle pa­ra ha­cer­se a la mar. A bor­do iban em­bar­ca­dos 20 guar­dia­ma­ri­nas pa­ra cum­plir con el IX cru­ce­ro in­ter­na­cio­nal de ins­truc­ción, cu­yo de­rro­te­ro com­pren­día Gua­ya­quil, Bo­ra Bo­ra, Pa­pee­te, Su­va, Glads­to­ne, Bris­ba­ne, Ho­bart y Sid­ney. Cul­mi­na­do es­te, el 28 de enero de 1988, ini­cia­ría el mis­mo día des­de Sid­ney el X cru­ce­ro in­ter­na­cio­nal, pa­ra lo cual se em­bar­ca­rían otros 23 guar­dia­ma­ri­nas, pa­ra al­ter­nar­se con los an­te­rio­res. Has­ta esa fe­cha, es­te se­ría el más lar­go de to­dos los cru­ce­ros rea­li­za­dos.

Lo que no se sa­bía es que la fu­ria de la na­tu­ra­le­za ata­ca­ría al bu­que sin pie­dad y pon­dría a prue­ba a la do­ta­ción com­ple­ta. De­cía el co­man­dan­te del bu­que en sus me­mo­rias, tiem­po des­pués: “Sa­bía­mos que no es lo mis­mo na­ve­gar en cru­ce­ros cor­tos, te­nien­do puerto se­gu­ro al al­can­ce de la mano… En es­te ca­so, ten­dría­mos el con­tac­to so­li­ta­rio con el mar du­ran­te de­ce­nas de días, que se nos an­to­ja­ban eter­nos, a mi­les de mi­llas de nues­tras tran­qui­las aguas y en ma­res co­no­ci­dos por su du­re­za y peligrosid­ad”.

Eran las pa­la­bras que ema­na­ban de un hombre for­ma­do por la ex­pe­rien­cia y el ca­rác­ter, en su ofi­cio de di­ri­gir hom­bres en la mar y en su res­pon­sa­bi­li­dad su­pe­rior y úni­ca de con­du­cir su na­ve por buen rum­bo. Se tra­ta­ba del ca­pi­tán de fra­ga­ta Fer­nan­do Do­no­so Mo­rán, a quien el man­do ha­bía es­co­gi­do por su tra­yec­to­ria pa­ra es­ta di­fí­cil mi­sión. De­cía aquel: “Lo que se lo­gra con di­fi­cul­ta­des y su­fri­mien­tos es más va­lio­so e im­pe­re­ce­de­ro, se lo re­cuer­da y se lo lle­va con el má­xi­mo de ca­ri­ño y guar­da­do en lo más pro­fun­do del co­ra­zón”.

Fer­nan­do Do­no­so Mo­rán ha­bía na­ci­do en Qui­to, sien­do su pa­dre el ca­pi­tán de in­ge­nie­ros del Ejér­ci­to Ángel Do­no­so Arias, quien fa­lle­ció jo­ven to­da­vía, de­fen­dien­do la Cons­ti­tu­ción, du­ran­te una aso­na­da en la que el co­ro­nel Car­los Man­cheno in­ten­ta­ba de­rro­car al Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra. Su bi­sa­bue­lo fue el sar­gen­to ma­yor del Ejér­ci­to al­fa­ris­ta Ramón Arias Ro­me­ro, ase­si­na­do en Ca­ja­bam­ba con un dis­pa­ro que le pro­pi­nó al­gún enemi­go de la re­vo­lu­ción. Te­nía pues es­te jo­ven an­ces­tro mi­li­tar y él tam­bién se de­ci­dió por la pro­fe­sión de las ar­mas, al igual que su her­mano Jor­ge, quien con el pa­so del tiem­po lle­ga­ría a os­ten­tar el gra­do de vi­ceal­mi­ran­te y tam­bién se­ría co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na.

In­gre­só a la Es­cue­la Na­val Mi­li­tar el 3 de mar­zo de 1964, en la que per­ma­ne­ció has­ta el 22 de di­ciem­bre de 1967, fe­cha en que ob­tu­vo sus des­pa­chos de al­fé­rez de fra­ga­ta. En sus primeros años de ofi­cial sir­vió en los bu­ques de gue­rra Es­me­ral­das y Al­fa­ro, lue­go pa­só a Ga­lá­pa­gos y otros re­par­tos de la Ar­ma­da, lo­gran­do una gran ex­pe­rien­cia cuan­do co­man­dó ac­ci­den­tal­men­te al BAE Ca­yam­be.

En 1971 co­men­zó su ca­rre­ra co­mo avia­dor na­val, lue­go de un es­for­za­do en­tre­na­mien­to pa­ra acu­mu­lar las ho­ras de vue­lo, lo que le per­mi­tió re­ci­bir el cur­so de vue­lo ins­tru­men­tal en la Es­cue­la de Avia­ción de Gua­ya­quil. Par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en el desa­rro­llo de la Avia­ción Na­val, co­mo re­par­to, y con el tiem­po tu­vo una lar­ga tra­yec­to­ria co­mo pi­lo­to de la Avi­nav, que es­tas po­cas lí­neas no nos per­mi­ten de­ta­llar. En 1981, du­ran­te el con­flic­to con Pe­rú, que se de­no­mi­nó Gue­rra de Pa­quis­ha, se en­con­tra­ba sir­vien­do en el bu­que es­cue­la Gua­yas, co­mo se­gun­do co­man­dan­te, pe­ro se pu­so a las ór­de­nes del co­man­dan­te de la Avia­ción Na­val y pa­só va­rias se­ma­nas cum­plien­do to­das las ope­ra­cio­nes de pa­tru­lla­je diurno y noc­turno que se pro­gra­ma­ron, en vue­los cons­tan­tes du­ran­te la emer­gen­cia.

En 1984 reali­zó el cur­so de Es­ta­do Ma­yor en la Aca­de­mia de Gue­rra Na­val y en fe­bre­ro de 1985 as­cen­dió a ca­pi­tán de fra­ga­ta. Di­cho año ejer­ció el co­man­do del des­truc­tor Mo­rán Val­ver­de y pos­te­rior­men­te pa­só a otros des­ti­nos, has­ta que en sep­tiem­bre de 1987 fue de­sig­na­do co­man­dan­te del Gua­yas.

Di­re­mos de una vez que con el pa­so del tiem­po iría as­cen­dien­do has­ta lle­gar al gra­do de al­mi­ran­te 4 es­tre­llas, y el 9 de ma­yo del 2000 ocu­pó la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral de Ma­ri­na, al­to car­go que desem­pe­ñó has­ta el 21 de fe­bre­ro del 2002, rea­li­zan­do una gran la­bor al man­do de la ins­ti­tu­ción. Pos­te­rior­men­te, el al­mi­ran­te Do­no­so di­ría: “Mi ca­rre­ra na­val no fue

EL BU­QUE ES­CUE­LA “GUA­YAS, CAPEANDO EL CICLÓN, ES­TA­BA CO­MAN­DA­DO POR EL CA­PI­TÁN DE FRA­GA­TA FER­NAN­DO DO­NO­SO MO­RÁN, RE­CO­NO­CI­DO HOMBRE DE MAR QUE LLE­GÓ AL GRA­DO DE AL­MI­RAN­TE.

in­fruc­tuo­sa, fue una vo­rá­gi­ne mar­ca­da por los éxi­tos, las glo­rias, las vi­ci­si­tu­des y tam­bién por los re­ve­ses. Ma­nio­bré con éxi­to en mu­chos tem­po­ra­les. Al fi­nal siem­pre sa­lí triun­fan­te, agra­de­ci­do de Dios y mi no­ble ins­ti­tu­ción”.

LA FU­RIA DEL CICLÓN CILA

Du­ran­te la eje­cu­ción del X cru­ce­ro in­ter­na­cio­nal de ins­truc­ción, el bu­que es­cue­la Gua­yas zar­pó de We­lling­ton, Nue­va Ze­lan­da, y pu­so rum­bo a Val­pa­raí­so, so­bre­pa­san­do los “Ru­gien­tes 40”. Muy cer­ca me­ro­dea­ba el ciclón Cila, en el frío Pa­cí­fi­co Sur. Es­te fe­nó­meno se des­pla­za­ba con fu­ria y se­gún da­tos pro­du­cía olas al­tas y po­ten­tes, y vien­tos de más de 70 nu­dos de ve­lo­ci­dad. Uno de los tri­pu­lan­tes del bu­que que vi­vió aque­llos du­ros y pe­li­gro­sos mo­men­tos, el sar­gen­to pri­me­ro Eduar­do Sandoval, efec­tuó un de­ta­lla­do re­la­to so­bre es­te epi­so­dio en la re­vis­ta Bi­tá­co­ra, in­for­ma­ti­vo grá­fi­co na­val de la Ar­ma­da, de quien pa­so a trans­cri­bir en par­te:

“El miér­co­les 2 de mar­zo de 1988, igual ré­gi­men nor­mal. De re­pen­te, “prohi­bi­do tran­si­tar por cu­bier­ta, bu­que en con­di­ción yan­kee”. El mar se va po­nien­do muy mo­vi­do, el se­ñor se­gun­do co­man­dan­te en for­ma­ción en la cá­ma­ra nos di­ce: ‘El hu­ra­cán nos al­can­za­rá por más que he­mos tra­ta­do de evi­tar­lo…’. El bu­que co­mien­za a mo­ver­se más de lo acos­tum­bra­do… Pa­re­ce que ya nos aga­rró el Cila. Se apa­ga la luz, gri­tos de alar­ma, sa­li­mos a tien­tas, se vuel­ven a es­cu­char los gri­tos: “Es una emer­gen­cia, sa­lir lo más rá­pi­do po­si­ble, to­do el mun­do a cu­bier­ta, más rá­pi­do”. Se oye un gri­to: “Ne­ce­si­ta­mos dar el apa­re­jo de cu­chi­llo, es­ta­mos sin go­bierno, ¡mo­ver­se!”. Lue­go se pren­de la luz, los elec­tri­cis­tas lo­gra­ron pren­der el ge­ne­ra­dor de emer­gen­cia y la má­qui­na prin­ci­pal es­tá fue­ra de servicio…”.

“Lo­gra­mos izar la trin­que­ti­lla, el stay de ga­via y el stay de me­sa­na; el bu­que res­pon­de, íba­mos a la de­ri­va. El agua en­tra por la bor­da, el bu­que se hun­de y sa­le del mar; la gen­te cae, se res­ba­la y se le­van­ta, co­bra la dri­za, co­bra la es­co­ta. Otro cae, la llu­via se in­ten­si­fi­ca, la cu­bier­ta res­ba­lo­sa y las es­co­ras de trein­ta y cin­co a cua­ren­ta gra­dos, sa­cu­do­nes; se pier­de a ca­da mo­men­to el equi­li­brio. Se afe­rra la ve­la trin­que­te. Má­qui­nas res- pon­den, re­pa­ra­ron el da­ño. Se car­ga el apa­re­jo de cu­chi­llo y la ve­la trin­que­te no se pue­de afe­rrar”.

“Si­guen hom­bres ca­yen­do, al­guien se cor­ta un de­do pe­ro no de gra­ve­dad, gol­pea­dos y con­tu­sos na­da más. Ter­mi­na la emer­gen­cia… Sue­na la alar­ma otra vez, el bu­que se mue­ve más que an­tes, se apa­ga otra vez la má­qui­na. Sa­lir rá­pi­do di­cen y lo ha­ce­mos con el cha­le­co sal­va­vi­das en la mano y nos po­ne­mos. El viento pa­sa de los se­sen­ta nu­dos, ha des­afe­rra­do el jua­ne­te y el so­bre del trin­que­te, tam­bién el ve­la­cho. Gol­pean en­sor­de­ce­do­ra­men­te. El bu­que se es­co­ra ya muy pe­li­gro­sa­men­te. En­tra de­ma­sia­da agua por la bor­da, las fa­lu­che­ras tra­ba­jan muy bien de­jan­do sa­lir el agua que en­tra, si al­guien res­ba­la en una de esas brus­cas caí­das iría a dar al mar…”.

Los ma­ri­nos al man­do del co­man­dan­te Do­no­so tra­ta­ban de so­bre­vi­vir la arre­me­ti­da del mar. Se vie­ron vi­ven­cias va­ria­das a lo lar­go de la emer­gen­cia, pues ca­da cual su­fría in­dis­tin­ta­men­te el mo­men­to: un ma­ri­ne­ro que­dó col­ga­do de los ner­vios, más la es­co­ra lo re­gre­só al bu­que. El co­man­dan­te en el puen­te de bo­tes or­de­na a gri­tos “izar el fo­que”, el bu­que se es­co­ra re­pen­ti­na­men­te a 40º, so­bre aque­llo di­ce el sar­gen­to Sandoval: “des­apa­re­ce el co­man­dan­te de nues­tra vis­ta. Ca­yó al agua, me gri­tan en la ore­ja, y otro di­ce: no allí es­tá afe­rra­do a la bor­da y nue­va­men­te a gri­tos or­de­na: izar el fo­que, rá­pi­do”.

El co­man­dan­te, ofi­cia­les, guar­dia­ma­ri­nas y tri­pu­lan­tes to­dos mez­cla­dos, lu­chan pa­ra sal­var su bu­que. El viento sube a 70 nu­dos de fuer­za y el mar con to­do su ri­gor azo­ta al bu­que. El co­man­dan­te or­de­na ba­jar al in­te­rior y man­te­ner­se aler­ta. Las ve­las es­tán he­chas gi­ro­nes, gual­dra­pean­do desafian­tes al viento, y es­te sal­va­je­men­te des­ga­rrán­do­las pe­da­zos a pe­da­zos, sa­tis­fa­ce su fu­ria.

Por fin, des­pués de do­ce ho­ras de ca­pear el te­rri­ble ciclón, es­te fue amai­nan­do y pa­só el pe­li­gro. El bu­que es­tá mal­tre­cho, el bar­bi­que­jo ro­to y hay mu­cho qué re­pa­rar. El co­man­dan­te Do­no­so con­si­de­ra que es muy di­fí­cil se­guir en el rum­bo y to­ma las pre­cau­cio­nes. Es­ta es una de las cir­cuns­tan­cias por la que se pue­de de­cir “el que no sa­be orar que no va­ya al mar”.

Do­ta­ción de ofi­cia­les del B/E “Gua­yas”, pre­si­di­dos por el ca­pi­tán de fra­ga­ta Fer­nan­do Do­no­so, co­man­dan­te del bu­que du­ran­te el IX, X y XI cru­ce­ros.

Al­mi­ran­te Fer­nan­do Do­no­so Mo­rán. El “Gua­yas”, cual bu­que ma­ri­ne­ro, so­por­tó la fu­ria del ciclón Cila. La tri­pu­la­ción lu­chó pa­ra so­bre­vi­vir an­te la arre­me­ti­da del mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.