Cau­sas y con­se­cuen­cias de la ba­ta­lla de Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Por­ta­da - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Si exis­te un even­to que cam­bió ra­di­cal­men­te el cur­so de nues­tra his­to­ria evi­tan­do que des­apa­rez­ca irre­mi­si­ble­men­te nues­tro país ab­sor­bi­do por nues­tros ve­ci­nos del Nor­te y del Sur, ese es “la ba­ta­lla de Gua­ya­quil”. Pe­ro a pe­sar de la enor­me im­por­tan­cia que re­vis­te el co­no­cer es­ta his­to­ria, asi co­mo sa­ber cuá­les fue­ron sus cau­sas y con­se­cuen­cias, es ra­ro co­no­cer a al­guien, que co­noz­ca de­ta­lles de ella Y es pa­ra es­to que­ri­do lec­tor, pa­ra que tú seas uno de esos po­cos, que te trai­go hoy es­ta cró­ni­ca pues con ella po­drás sa­ber, en­tre otras co­sas: 1.- ¿Cuán­do y por­que Gua­ya­quil lle­gó a ser ca­pi­tal de la re­pú­bli­ca? 2.- ¿Có­mo fue que nues­tro te­rri­to­rio lle­gó a frag­men­tar­se tan­to que lle­gó a al­ber­gar den­tro de él a tres paí­ses en­tre de los cua­les se ha­lla­ba, in­clu­so, la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Lo­ja? Y 3.- ¿En qué mo­men­to en­tra en las pá­gi­nas de nues­tra his­to­ria la fi­gu­ra de Ga­briel Gar­cía Mo­reno co­mo un per­so­na­je ver­da­de­ra­men­te tras­cen­den­te?

AN­TE­CE­DEN­TES.

Pe­ro no nos ade­lan­te­mos y via­je­mos al año 1854 a los tiem­pos en que lue­go de ven­cer a Flo­res, el Ge­ne­ral Ur­vi­na era ele­gi­do Pre­si­den­te pro­vi­sio­nal de la re­pú­bli­ca.

Pa­ra es­te en­ton­ces los go­bier­nos ci­vi­les pos­te­rio­res a la re­vo­lu­ción de 1845 per­de­rían fren­te a Ur­vi­na el con­trol de la na­ción, na­cien­do así el pri­mer go­bierno Mar­cis­ta li­de­ra­do por la mi­li­cia.

Una si­tua­ción eco­nó­mi­ca apre­mian­te y la exi­gen­cias au­to­im­pues­tas por un go­bierno que que­ría de­mos­trar que las ten­den­cias li­be­ra­les eran la so­lu­ción a los pro­ble­mas so­cia­les de su tiem­po lle­va­rían al pre­si­den­te en 1854 a ce­der a los acree­do­res In­gle­ses una im­por­tan­te frac­ción de te­rri­to­rio, en la re­gión Orien­tal, pa­ra que reali­ce su ex­plo­ta­ción. Muy le­jos es­ta­ba Ur­vi­na de ima­gi­nar que con es­ta con­ce­sión le da­ría a Flo­res el me­jor de los ar­gu­men­tos pa­ra que des­de el Pe­rú com­plo­te con éxi­to en su con­tra asi co­mo en con­tra de to­do el pais.

Flo­res des­de su exi­lio ve­nía bus­can­do la ma­ne­ra de re­cu­pe­rar lo per­di­do y al co­no­cer de es­ta con­ce­sión he­cha so­bre un te­rri­to­rio que pa­ra el ve­cino del Sur no es­ta­ba per­fec­ta­men­te de­li­mi­ta­do - por lo que se con­si­de­ra­ba con de­re­chos so­bre él - ha­bla con el pre­si­den­te pe­ruano, Ge­ne­ral Ra­món Cas­ti­lla con el fin de con­ven­cer­lo de que las tie­rras en­tre­ga­das a los In­gle­ses eran pe­rua­nas y que és­ta era una im­per­do­na­ble ac­ción que no po­día que­dar sin re­pa­ra­cio­nes.

EL AR­DID DA­RÍA RE­SUL­TA­DOS

Pa­sa­rían dos lar­gos años en un am­bien­te ten­so en­tre am­bos paí­ses. Lle­ga­ran; pa­sa­do ese tiem­po, nue­vas elec­cio­nes y el Ge­ne­ral Ur­vi­na que­rien­do man­te­ner su po­der so­bre la na­ción im­pul­sa­rá la can­di­da­tu­ra de su ín­ti­mo ami­go el ge­ne­ral Fran­cis­co Ro­bles lo­gran­do ven­cer al mo­vi­mien­to ci­vi­lis­ta que in­ten­ta­ba po­ner en la pre­si­den­cia a Don Fran­cis­co Ja­vier Agui­rre Abad.

Di­fí­cil e in­ma­ne­ja­ble se ini­cia­ría la ad­mi­nis­tra­ción del nue­vo pre­si­den­te, he­re­da­ba en el se­na­do dos enemi­gos di­fí­ci­les de ma­ne­jar; Pe­dro Mon­ca­yo y Gar­cía Mo­reno; el pri­me­ro, po­lí­ti­co e in­te­lec­tual, in­te­li­gen­te y sa­gaz que siem­pre fue un du­ro crí­ti­co de la ad­mi­nis­tra­ción de Ur­vi­na y el se­gun­do, jo­ven gua­ya­qui­le­ño ra­di­ca­do en Qui­to, de bas­ta ilus­tra­ción y cla­ra in­te­li­gen­cia, ra­di­cal e in­fle­xi­ble, cu­yas ideas le ha­bían gran­jea­do en tiem­pos del pre­si­den­te sa­lien­te la ex­pul­sión del país por tres oca­sio­nes.

Co­mo pa­ra com­pli­car el pa­no­ra­ma, en 1857 Cas­ti­lla im­pul­sa­do por Flo­res en­via­ría al Ecua­dor a Juan Ce­les­tino Ca­ve­ro co­mo re­pre­sen­tan­te di­plo­má­ti­co pa­ra “re­sol­ver los pro­ble­mas sus­ci­ta­dos por las con­ce­sio­nes a In­gla­te­rra”, pe­ro cu­ya ver­da­de­ra mi­sión era la de crear el am­bien­te pro­pi­cio pa­ra ser ex­pul­sa­do del país y crear, de ese mo­do, el cli­ma apro­pia­do pa­ra una rup­tu­ra de re­la­cio­nes que per­mi­tie­se el ini­cio de hos­ti­li­da­des en­tre am­bas na­cio­nes.

Ya te pue­des ima­gi­nar que­ri­do lec­tor el do­lor de ca­be­za que ten­drá con es­to Ro­bles ni bien ini­cia­da su ad­mi­nis­tra­ción.

Pa­ra él y pa­ra la na­ción en­te­ra es­te se­rá un tiem­po obs­cu­ro y de con­fu­sión en el que los odios y las in­tri­gas, tan­to den­tro co­mo fue­ra del país, se mez­cla­rán con un cú­mu­lo de am­bi­cio­nes que for­ma­ran una amal­ga­ma de cir­cuns­tan­cias que se com­pli­ca­ran de ma­ne­ra ex­po­nen­cial por la po­ca in­te­li­gen­cia con la que se ma­ne­ja­ron las co­sas.

El blo­queo del gol­fo y el tras­la­do de la ca­pi­tal a Gua­ya­quil.

Lue­go de la ex­pul­sión lo­gra­da por el “di­plo­má­ti­co” Ca­ve­ro, Cas­ti­lla co­mo pre­si­den­te del Pe­rú rom­pe re­la­cio­nes con nues­tro país e ini­cia un blo­queo en el Gol­fo em­pu­jan­do a que Ro­bles tras­la­de la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca al puer­to prin­ci­pal.

¡QUE HO­RROR!. ¿¡Gua­ya­quil Ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca…!? , se­rá el co­men­ta­rio ge­ne­ral en Qui­to.

Ro­bles da­ba con esa ac­ción la he­rra­mien­ta ideal pa­ra que Mon­ca­yo y Gar­cía Mo­reno lo ata­ca­sen con to­das sus fuer­zas exa­cer­ban­do con ello el re­gio­na­lis­mo y fa­vo­re­cien­do, sin sa­ber­lo, los pla­nes que Flo­res ha­bía ges­ta­do des­de el Pe­rú.

Pe­ro ni és­te ni los otros ima­gi­na­ban que era el pre­si­den­te Cas­ti­lla quien los es­ta­ba usan­do a to­dos con sus pro­pios fi­nes. Su in­ten­ción, era cla­ro, no se li­mi­ta­ba a ha­cer el re­cla­mo por las con­ce­sio­nes he­chas por Ecua­dor, ¡NO!, él cer­ce­na­ría, con es­ta “jus­ti­fi­ca­ción”, una enor­me fran­ja de te­rri­to­rio de nues­tro pais lle­gan­do in­clu­so a com­plo­tar con el pre­si­den­te Mos­que­ra de Co­lom­bia pa­ra ver si se re­par­tían en­tre am­bos la na­ción en­te­ra apro­ve­chán­do­se del caos que rei­na­ba en el Ecua­dor pues con mo­ti­vo del tras­la­do de la ca­pi­tal a Gua­ya­quil, és­te se ha­bía frac­cio­na­do tan­to que has­ta LO­JA se ha­bía con­ver­ti­do en “RE­PU­BLI­CA FE­DE­RAL” to­tal­men­te in­de­pen­dien­te del Ecua­dor… !VA­YA DESAS­TRE! Pe­ro no nos ade­lan­te­mos. Fren­te a la com­pli­ca­ción que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra el Ecua­dor el blo­queo al que Cas­ti­lla lo ha­bía so­me­ti­do, Ro­bles des­de Gua­ya­quil so­li­ci­ta­rá al con­vul­sio­na­do Con­gre­so Fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias que le son ne­ga­das.

Y en­ton­ces en lu­gar de unir­nos con- tra el enemi­go co­mún y co­mo re­sen­ti­da res­pues­ta a la de­ci­sión del tras­la­do de la ca­pi­tal, co­mien­zan a llo­ver las acu­sa­cio­nes en con­tra del pre­si­den­te pues era ne­ce­sa­rio des­pres­ti­giar a es­te “au­daz” que se ha­bía atre­vi­do a “!nom­brar ca­pi­tal a Gua­ya­quil!”. Gar­cía Mo­reno lle­ga­ría in­clu­so a ase­ve­rar que Ro­bles es­ta­ba ne­go­cian­do con los Es­ta­dos Uni­dos un enor­me em­prés­ti­to me­dian­te el cual hi­po­te­ca­ba las Is­las Ga­lá­pa­gos y que esa era la ver­da­de­ra ra­zón por la que lo ha­bía tras­la­da­do to­do a Gua­ya­quil. Pe­ro Gar­cía Mo­reno no se que­da­ría so­lo en acu­sa­cio­nes, via­jó al Pe­rú a par­la­men­tar tan­to con Cas­ti­lla co­mo con Flo­res (quie­nes eran la ver­da­de­ra ame­na­za), pa­ra ob­te­ner de ellos ayu­da pa­ra de­rro­car a Ro­bles. Que le­jos es­ta­ba de ima­gi­nar el ver­da­de­ro desen­la­ce de sus ac­cio­nes. En Ma­yo de 1859 y lue­go de sus reu­nio­nes en Li­ma, lle­ga­rá a Qui­to con el fin de par­ti­ci­par jun­to a Jo­sé Ma­ría Avi­lés y Ma­nuel Gó­mez de la To­rre, la ter­na que re­em­pla­za­ría en el man­da­to al ge­ne­ral Ro­bles. Mal sa­bor de bo­ca le de­ja­ría el no con­se­guir el apo­yo de Cas­ti­lla y ver que en reali­dad és­te era un enemi­go for­mi­da­ble con­tra quien de­bía cam­biar to­tal­men­te de es­tra­te­gia pues de no ha­cer­lo el país co­rre­ría un enor­me ries­go. Mien­tras es­to su­ce­día Flo­res ya ha­bía no­ta­do las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de Cas­ti­lla por lo que, de­jan­do a un la­do vie­jas ren­ci­llas, en­tra en con­tac­to con Gar­cía Mo­reno pa­ra ver de que mo­do po­drían con­tra­rres­tar el pe­li­gro que se cer­nía so­bre el Ecua­dor. El 11 de Ma­yo de 1859, la su­pues­ta cau­sa de los desas­tres que es­ta­ba vi­vien­do el país por el tras­la­do de la ca­pi­tal a Gua­ya­quil, que­da vir­tual­men­te eli­mi­na­da, no por­que Ro­bles vol­vie­ra a Qui­to con el go­bierno sino por­que aho­ra mo­vía la ca­pi­tal a Cuen­ca en fran­ca hui­da del lu­gar de las ac­cio­nes pues el blo­queo a Gua­ya­quil ha­bía to­ma­do ma­ti­ces de IN­VA­SIÓN con la en­tra­da de más de do­ce bu­ques pe­rua­nos al río y el des­em­bar­co de gran can­ti­dad de efec­ti­vos mi­li­ta­res en la ciu­dad. CON­TI­NUA­RÁ….

LA BA­TA­LLA DE GUA­YA­QUIL Y EL TRIUN­FO DE LA ALIAN­ZA EN­TRE GAR­CÍA MO­RENO Y FLO­RES DIO UN GI­RO DE 180 GRA­DOS A LA HIS­TO­RIA DEL PAÍS.

El al­mi­ran­te Cas­ti­lla, pre­si­den­te del Pe­rú, so­lo ne­ce­si­ta­ba un pre­tex­to pa­ra in­va­dir nues­tro te­rri­to­rio y lo­grar con ello ane­xar una bue­na par­te de él, al te­rri­to­rio pe­ruano. Pe­dro Mon­ca­yo se­ría co­mo con­gre­sis­ta uno de los prin­ci­pa­les de­trac­to­res del pre­si­den­te Ro­bles cuan­do es­te tras­la­dó la ca­pi­tal del Ecua­dor ha­cia Gua­ya­quil.

La con­de­co­ra­ción “Arro­jo asom­bro­so”, más co­no­ci­da co­mo la cruz del pa­so del sa­la­do, se­ría la me­da­lla con­fe­ri­da a los hé­roes de la ba­ta­lla de Gua­ya­quil por el pre­si­den­te Ga­briel Gar­cía Mo­reno lue­go de que en 1861 lle­ga­ra a ocu­par la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.