A LA SOM­BRA DE UN ÁR­BOL VE­NE­RA­BLE

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PIMENTEL

Cier­to día, un jo­ven pe­ruano cu­rio­so y eru­di­to lla­ma­do Ma­nuel Ni­co­lás Cor­pan­cho, re­gis­tra­ba en los fon­dos de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Li­ma las pu­bli­ca­cio­nes an­te­rio­res a la épo­ca de la In­de­pen­den­cia, cuan­do de im­pro­vi­so en­con­tró un li­bro em­pas­ta­do en per­ga­mino, en cu­yo dor­so se leía: “Ga­ce­tas y pro­cla­mas del año 8”. 1808

Él mis­mo lo cuen­ta: “Mo­vi­do por una na­tu­ral cu­rio­si­dad y de­seo­so de en­con­trar cier­tos da­tos his­tó­ri­cos que por el mo­men­to ne­ce­si­tá­ba­mos, ho­jea­mos pro­li­ja­men­te el li­bro, com­pues­to en su ma­yor par­te de la co­lec­ción de la Mi­ner­va pe­rua­na y de al­gu­nas pro­cla­mas, ban­dos y ma­ni­fies­tos. Pe­ro ¡cuál se­ría nues­tra agra­da­ble sor­pre­sa!, cuan­do ha­lla­mos un plie­go in­ter­ca­la­do, de la mis­ma di­men­sión que los de­más, que con­te­nía una com­po­si­ción poé­ti­ca con la si­guien­te no­ta: “El doc­tor don Jo­sé Joa­quín Ol­me­do lle­va ade­lan­te en es­ta on­da su sen­si­bi­li­dad a nues­tros in­for­tu­nios que res­pi­ra en su an­te­rior, en las exe­quias de la vir­tuo­sa prin­ce­sa Ma­ría An­to­nia, f) A. Al fi­nal de­cía: Con per­mi­so su­pe­rior. Im­pre­sa en Li­ma, en la Ca­sa Real de ni­ños ex­pó­si­tos. Año de 1809. Se ven­de en la li­bre­ría de don Guillermo del Río”.

Así fue co­mo re­apa­re­ció la silva El Ár­bol, de la que na­die guar­da­ba me­mo­ria y que es una de las más her­mo­sas obras de Ol­me­do; bien en­ten­di­do que la silva se com­po­ne de dos par­tes: la pri­me­ra fi­lo­só­fi­ca, que con­tie­ne her­mo­sí­si­mos sí­mi­les y al­tos vue­los ima­gi­na­ti­vos, y la se­gun­da, que por la ma­te­ria que tra­ta, po­lí­ti­ca y de la ba­ra­ta, ha si­do co­mo in­cor­po­ra­da a la fuer­za, pues am­bas no mar­chan de acuer­do.

La silva al ár­bol di­ce así: El ár­bol.- pri­mer apar­te.- // ¡A la som­bra de es­te ár­bol ve­ne­ra­ble / don­de se quie­bra y cal­ma / la fu­ria de los vien­tos for­mi­da­bles / cu­ya an­cia­ni­dad ins­pi­ra a mi al­ma / un res­pe­to sagrado y mis­te­rio­so, / cu­yo tron­co des­nu­do y es­ca­bro­so / un buen asien­to rús­ti­co me ofre­ce; / y que de ho­jo­sa ma­jes­tad cu­bier­to / es el úni­co rey de es­te de­sier­to, / que vas­tí­si­mo en torno me ro­dea; / aquí mi al­ma desea / ve­nir a me­di­tar, de aquí mi mu­sa, / des­ple­gan­do su alas va­ga­ro­sas, / por el ai­re su­til ten­de­rá el vue­lo; / ya cual fu­gaz y be­lla ma­ri­po­sa / por la sel­va flo­ri­da, / li­bre, in­quie­ta, per­di­da / irá en pos de un cla­vel o de una ro­sa, / ya cual paloma blan­da y las­ti­me­ra / irá a Chi­pre a bus­car su com­pa­ñe­ra; / ya cual gar­za atre­vi­da, / tras­pa­sa­rá los ma­res, / ve­rá to­dos los reinos y lu­ga­res / O cuál águi­la au­daz al­za­rá el vue­lo / has­ta el re­mo­to y es­tre­lla­do cie­lo / ¿No ves cuán ri­cas tor­nan a sus playas / de las In­dias las na­ves es­pa­ño­las / a pe­sar de los vien­tos y las olas? / Pues, muy más ri­ca tor­na­rás, mi mu­sa, / de imá­ge­nes, de gran­des pen­sa­mien­tos, / y de cuán­tos te­so­ros de be­lle­za / con­tie­ne en sí la gran na­tu­ra­le­za / Y de tu lar­go vue­lo fa­ti­ga­da / ven­drás a des­can­sar, co­mo á se­gu­ro y desea­do puerto, / a la som­bra del ár­bol del de­sier­to.//

A raíz de su fe­liz des­cu­bri­mien­to, Cor­pan­cho trans­cri­bió la her­mo­sí­si­ma silva y la pu­so al la­do de las com­po­si­cio­nes co­no­ci­das de Ol­me­do, for­man­do un so­lo cuer­po que sa­có im­pre­so con el nom­bre de Poe­sías com­ple­tas, pa­ra de­lei­te del buen gus­to y hon­ra y glo­ria de las ame­ri­ca­nas letras. La­men­ta­ble­men­te lo per­si­guió la ma­la es­tre­lla, pues ha­bien­do cum­pli­do una di­fí­cil mi­sión di­plo­má­ti­ca en Qui­to, pa­só con igua­les fun­cio­nes a México, siem­pre co­mo agen­te de su pa­tria, el Pe­rú. Edi­tó las Poe­sías de Ol­me­do, co­mo ya que­dó re­fe­ri­do, y al re­gre­sar a Li­ma en 1863, fa­lle­ció aho­ga­do al nau­fra­gar el va­por México, en el que ha­bía to­ma­do pa­sa­je y se des­tru­yó la ca­si to­ta­li­dad de la edi­ción.

Pe­ro al­gu­nos ejem­pla­res ha­bían que­da­do en México y uno de ellos ad­qui­rí de ca­sua­li­dad en 1963 en Nue­va York, en la irri­so­ria can­ti­dad de vein­te dó­la­res. En­ton­ces yo atra­ve­sa­ba una de las ma­yo­res arran­qui­tis de metal de mi vi­da, te­nien­do que tra­ba­jar a me­dio tiem­po pa­ra pa­gar mis es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York. Ya se po­drá ima­gi­nar el lec­tor ami­go con cuán­to sa­cri­fi­cio sa­qué los dó­la­res del cuen­to.

REVISANDO UN LI­BRO “INCUNABLE” SE EN­CON­TRÓ UN POE­MA DEL AU­TOR DEL CAN­TO A JUNÍN, TE­NIEN­DO CO­MO INS­PI­RA­CIÓN LAS EXE­QUIAS DE LA PRIN­CE­SA MA­RÍA AN­TO­NIA DE ES­PA­ÑA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.