¿EL PO­PU­LIS­MO SE EQUI­VO­CÓ DE ENEMI­GO?

Memorias Porteñas - - Noticias - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

SSi ob­ser­va­mos el cur­so que si­gue el po­pu­lis­mo en su arre­me­ti­da con­tra el Go­bierno de Pla­za, en­con­tra­re­mos que es­ta no se de­tie­ne en di­fe­ren­ciar he­chos ni cir­cuns­tan­cias. To­do lo que ven­ga de la ges­tión ofi­cial es ne­ga­ti­vo, co­mo lo es cual­quier com­por­ta­mien­to que no se acom­pa­ñe de ata­ques con­tra el ré­gi­men. To­do aque­llo que no to­me par­ti­do, ac­ti­tu­des o per­so­na­jes, cae en el ám­bi­to de lo ne­fas­to y le per­te­ne­ce al “enemi­go”.

La ges­tión ofi­cial, no ca­be du­da, se ca­rac­te­ri­zó por otor­gar apo­yo y fa­ci­li­da­des pa­ra el de­sa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, pa­ra im­pul­sar la eco­no­mía na­cio­nal y ga­ran­ti­zar­le mer­ca­dos se­gu­ros. La ac­ti­vi­dad pes­que­ra, por ejem­plo, fue una de las lí­neas a be­ne­fi­ciar­se de las opor­tu­ni­da­des con­ce­di­das por ese go­bierno li­be­ral. Con­tra es­ta di­ná­mi­ca se lan­zó tam­bién la re­tó­ri­ca del po­pu­lis­mo. Es­te pun­to mo­ti­vó gran preo­cu­pa­ción en la ac­ción po­lí­ti­ca y co­mu­ni­ca­ti­va de CFP. A las em­pre­sas pes­que­ras las ca­li­fi­có de “ga­le­ras pi­ra­tas” y a la ac­ti­vi­dad lle­va­da a ca­bo por ellas la de­fi­nió co­mo “pi­ra­te­ría” con­tra los in­tere­ses eco­nó­mi­cos ecua­to­ria­nos. To­das es­tas com­pa­ñías, en el ima­gi­na­rio po­pu­lis­ta, in­cum­pli­rían con sus obli­ga­cio­nes de pa­gar al fis­co, pro­ce­de­rían de ma­ne­ra in­co­rrec­ta y con­si­de­ra­rían que el mar te­rri­to­rial es “tie­rra de na­die”. Asi­mi­lan a esa ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va a una “…de­pre­da­ción y ro­bo de la ri­que­za pes­que­ra…”. La an­ti­gua com­pa­ñía de­di­ca­da a la pes­ca Ine­pa­ca, for­ma­rá par­te de la ga­le­ría de ob­je­ti­vos a com­ba­tir por par­te del po­pu­lis­mo. En esa lí­nea, el De­cre­to 2.366 emi­ti­do pa­ra que una com­pa­ñía ex­tran­je­ra (Am­bro­seRan­kin) se trans­for­me con la ra­zón so­cial de Ine­pa­ca y que el go­bierno lo asu­mía co­mo me­ca­nis­mo pa­ra em­pren­der la in­dus­tria­li­za­ción con in­ter­ven­ción de ca­pi­ta­les na­cio­na­les, fue ca­ta­lo­ga­do co­mo un ins­tru­men­to de apa­ren­te orien­ta­ción na­cio­na­lis­ta, pe­ro de real en­cu­bri­mien­to de pro­ce­de­res os­cu­ros y no­ci­vos en con­tra de los in­tere­ses del país. “…Se le­ga­li­za - sos­ten­drán- la trans­mu­ta­ción de Am­bro­se-Ran­kin en Ine­pa­ca, com­pa­ñía “na­cio­nal” (con los pri­vi­le- gios del hi­pó­dro­mo sub­ma­rino tan ana­li­za­do)… ex­ten­dien­do un fa­vor a es­ta co­mo una cor­ti­na de hu­mo muy có­mo­da pa­ra eva­dir el pa­go de los im­pues­tos de pes­ca, pues es fá­cil ima­gi­nar el uso que la com­pa­ñía va a ha­cer de es­ta au­to­ri­za­ción es­pe­cial: to­do lo que pes­quen sus flo­tas via­ja­rá en aguas ecua­to­ria­nas co­mo pes­ca­do com­pra­do a nues­tros com­pa­trio­tas, sin pa­gar ni un cen­ta­vo de im­pues­tos a la pes­ca…”.

El Mu­ni­ci­pio de Man­ta, por ra­zo­nes de con­tra­dic­ción pre­su­pues­ta­ria ha­bría mos­tra­do preo­cu­pa­ción fren­te a es­ta de­ci­sión gu­ber­na­men­tal y ha­bría con­se­gui­do que se pos­pu­sie­ra. Ello se­ría to­ma­do por la ló­gi­ca po­pu­lis­ta co­mo “…de­fen­sa vi­go­ro­sa de los de­re­chos co­mu­na­les… y co­mo vic­to­ria del pue­blo vi­gi­lan­te…”.

En la za­ga de “de­fen­sa de la so­be­ra­nía na­cio­nal” y de “res­ca­te de fe­chas em­ble­má­ti­cas en la his­to­ria del Ecua­dor”, la re­vis­ta Mo­men­to re­pro­du­ci­rá la de­nun­cia (ela­bo­ra- da en Pa­na­má el 20 de fe­bre­ro de 1912) de don Ol­me­do Al­fa­ro, acer­ca de los acon­te­ci­mien­tos del 28 de enero de 1912, con el en­ca­be­za­do La Fies­ta de Ca­ní­ba­les. Ol­me­do, hi­jo del ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro, ha­ce en ella una des­crip­ción de­ta­lla­da de los acon­te­ci­mien­tos que ter­mi­na­ron con la vi­da de su pa­dre y de va­rios de sus cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res y com­pa­ñe­ros de lu­cha. La re­fe­ren­cia, lle­ga­da des­de Pa­na­má, con­clui­rá ex­pre­san­do: “…Por to­dos es­tos acon­te­ci­mien­tos y pues­ta la mano so­bre la con­cien­cia, yo acu­so del salvaje ase­si­na­to per­pe­tra­do en la per­so­na de mi pa­dre, en pri­mer lu­gar, al ge­ne­ral Leó­ni­das Pla­za Gu­tié­rrez; en se­gun­do lu­gar, al doc­tor Car­los Frei­le Zal­dum­bi­de y en ter­cer lu­gar, a los mi­nis­tros Oc­ta­vio Díaz, Juan Fran­cis­co Na­va­rro, Car­los R. To­bar, y de­más co­le­gas. Si aún hay jus­ti­cia en el Ecua­dor, los se­ña­lo an­te ella y si no, la his­to­ria se­rá la úni­ca que re­co­ge­rá el fa­llo se­ve­ro de la opi­nión…”.

No ca­be du­da que el con­te­ni­do de ese do­cu­men­to qui­so ser apro­ve­cha­do por el po­pu­lis­mo pa­ra des­pres­ti­giar al pre­si­den­te Pla­za, al se­ña­lar co­mo au­tor in­te­lec­tual del opro­bio­so cri­men a su pa­dre, el ge­ne­ral Leó­ni­das Pla­za Gu­tié­rrez.

27 GO­BIER­NOS EN 23 AÑOS DE­MUES­TRAN UNA INES­TA­BI­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA QUE CON­CLU­YÓ CON EL GO­BIERNO DE GA­LO PLA­ZA, COM­BA­TI­DO POR EL PO­PU­LIS­MO DE GUE­VA­RA MO­RENO

Va­rias per­so­na­li­da­des, mi­li­tan­tes de di­ver­sos par­ti­dos, in­te­gra­rán la lis­ta de “ele­men­tos des­pre­cia­bles” en la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria del po­pu­lis­mo. Uno de ellos se­rá el abo­ga­do so­cia­lis­ta gua­ya­qui­le­ño Ig­na­cio Cues­ta Garcés. La dia­tri­ba arran­ca­rá de una cla­ra con­vic­ción de me­nos­pre­cio al so­cia­lis­mo. Es­ta co­rrien­te ideo­ló­gi­ca se­rá vi­sua­li­za­da co­mo “…una agre­ga­ción abi­ga­rra­da de hom­bres, de trin­cas, de in­tere­ses, de muy po­cos, po­quí­si­mos sus­ten­tácu­los ideo­ló­gi­cos y de unos cuan­tos ji­ro­nes doc­tri­na­rios apel­ma­za­dos con un mu­ci­la­go co­mún: la vo­ra­ci­dad…”. Los “ideó­lo­gos” po­pu­lis­tas fue­ron en ex­tre­mo du­ros con es­ta ten­den­cia. La acusaban de ser una agru­pa­ción sin idea­les, una agru­pa­ción si­mi­lar a una pan­di­lla de asal­tan­tes. Los mi­li­tan­tes del so­cia­lis­mo no fue­ron, pa­ra los po­pu­lis­tas, cul­to­res del

MANTA PUER­TO PESQUERO DE ATÚN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.