HA­CE 50 AÑOS se de­cre­tó el 25 de ju­lio día fes­ti­vo

Memorias Porteñas - - Noticias - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Des­de la épo­ca co­lo­nial, el 25 de Ju­lio ha si­do un día de fies­ta pa­ra Gua­ya­quil. Es el día del após­tol San­tia­go el Ma­yor, el san­to pa­trono de la ciu­dad. La fe­cha se la aso­ció al­gún tiem­po con la fun­da­ción y ori­gi­nó mu­chas con­tro­ver­sias. A fal­ta de do­cu­men­tos en los ar­chi­vos lo­ca­les des­trui­dos por in­cen­dios y otras cau­sas, las in­ves­ti­ga­cio­nes de los his­to­ria­do­res se hi­cie­ron en otros lu­ga­res, prin­ci­pal­men­te en ar­chi­vos en Es­pa­ña. Fi­nal­men­te, en los úl­ti­mos años pre­va­le­ció la te­sis de que Gua­ya­quil tu­vo un pro­ce­so fun­da­cio­nal ini­cia­do el 15 de agos­to de 1534 en las lla­nu­ras de Li­ri­bam­ba, cer­cano a Rio­bam­ba, cuan­do Die­go de Al­ma­gro es­ta­ble­ció la ciu­dad de San­tia­go de Qui­to, si­guien­do ins­truc­cio­nes de Fran­cis­co Pi­za­rro, ciu­dad que fue de in­me­dia­to tras­la­da­da a la re­gión cos­ta­ne­ra, en don­de to­mó di­fe­ren­tes de­no­mi­na­cio­nes, pe­ro con­ser­van­do el nom­bre de San­tia­go. Es­te pro­ce­so pa­ra al­gu­nos cul­mi­nó en 1538, con la fun­da­ción de San­tia­go de Gua­ya­quil por par­te de Fran­cis­co de Ore­lla­na, aun­que el asen­ta­mien­to de­fi­ni­ti­vo en la mar­gen oc­ci­den­tal del río Gua­yas y con el nom­bre de San­tia­go de Gua­ya­quil re­cién ocu­rrió en 1547. No es nues­tro afán di­lu­ci­dar es­ta dis­cu­sión his­tó­ri­ca, pues hoy se acep­ta la teo­ría del pro­ce­so fun­da­cio­nal co­mo la de ma­yor fun­da­men­to, has­ta que no ocu­rra co­mo en el pa­sa­do, que se en­cuen­tren nue­vos do­cu­men­tos en al­gún ar­chi­vo por aho­ra des­co­no­ci­do. El ca­so gua­ya­qui­le­ño no es úni­co, pues mu­chas de las más im­por­tan­tes ciu­da­des del mun­do tie­nen di­fu­mi­na­do su ori­gen en­tre ver­da­des y le­yen­das.

Pe­ro hoy es ge­ne­ral­men­te acep­ta­do que el 25 de Ju­lio es la fies­ta pa­tro­nal de Gua­ya­quil y, si­guien­do una cos­tum­bre arrai­ga­da en nues­tro me­dio, cuan­do se ce­le­bra a un fa­mi­liar o ami­go, sea o no su cum­plea­ños, acos­tum­bra­mos a de­cir que es su san­to y por eso aun­que se le can­te el “cum­plea­ños fe­liz”, se ter­mi­na siem­pre con el gri­to de ¡vi­va el san­to!

La ciu­dad de San­tia­go de Gua­ya­quil es una de las em­ble­má­ti­cas de la Amé­ri­ca his­pa­na, her­ma­na­da con otras ciu­da­des que lle­van el mis­mo nom­bre. En una rá­pi­da enu­me­ra­ción, te­ne­mos las si­guien­tes: San­tia­go de Que­ré­ta­ro (Mé­xi­co), San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros o An­ti­gua (Gua­te­ma­la), San­tia­go de Pu­rin­gla (Hon­du­ras), San­tia­go de Ma­ría (El Sal­va­dor), San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros de León (Ni­ca­ra­gua), San­tia­go de Pu­ris­cal (Cos­ta Ri­ca), San­tia­go de Ve­ra­guas (Pa­na­má), San­tia­go de Cu­ba (Cu­ba), San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros (Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na), San­tia­go de León de Ca­ra­cas (Ve­ne­zue­la), San­tia­go de Ca­li (Co­lom­bia), San­tia­go de Chu­co (Pe­rú), San­tia­go de Chi­le (Chi­le), San­tia­go de Co­ta­gai­ta (Bo­li­via), San­tia­go de Mi­sio­nes (Pa­ra­guay), San Fe­li­pe y San­tia­go de Mon­te­vi­deo (Uru­guay) y San­tia­go del Es­te­ro (Ar­gen­ti­na).

Es­to se de­be a que los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les eran en bue­na par­te de­vo­tos del após­tol San­tia­go, el dis­cí­pu­lo de Je­sús que lle­vó el cris­tia­nis­mo a la an­ti­gua His­pa­nia en los tiem­pos del Im­pe­rio Ro­mano.

Las cró­ni­cas de la épo­ca co­lo­nial re­la­tan los fes­te­jos en el mes de ju­lio, re­cor­dan­do al san­to pa­trono de la ciu­dad. En al­gún mo­men­to tam­bién se lo re­cor­dó co­mo el día de la fun­da­ción, a fal­ta de una fe­cha pre­ci­sa. La tra­di­ción con­ti­nuó en la era re­pu­bli­ca­na y pos­te­rior­men­te to­mó fuer­za co­mo fe­cha de la fun­da­ción por la in­ves­ti­ga­ción de al­gu­nos his- to­ria­do­res.

A par­tir de los años 40 y 50 del si­glo pa­sa­do, la fe­cha se la re­cor­da­ba con se­sio­nes so­lem­nes y ac­tos pú­bli­cos al pie de los prin­ci­pa­les mo­nu­men­tos de la ciu­dad. Se or­ga­ni­za­ban even­tos cul­tu­ra­les y el Mu­ni­ci­pio ins­tau­ró la ex­po­si­ción de pin­tu­ra co­no­ci­da co­mo el Sa­lón de Ju­lio, en Las Pe­ñas, rin­cón tra­di­cio­nal de la ciu­dad, con gran aco­gi­da. Co­mo el 24 de ju­lio era día fe­ria­do por re­cor­dar­se el Na­ta­li­cio de Bo­lí­var, mu­chas ve­ces las au­to­ri­da­des ex­ten­dían el fe­ria­do al 25, pe­ro no ha­bía una dis­po­si­ción le­gal.

La dic­ta­du­ra mi­li­tar ex­pi­dió en 1964 un De­cre­to so­bre los fe­ria­dos del sec­tor pú­bli­co y en un pri­mer mo­men­to no con­si­de­ró en­tre las fies­tas lo­ca­les a la de Gua­ya­quil, pe­ro an­te un pe­di­do del al­cal­de de en­ton­ces, mo­di­fi­có di­cha ley e in­clu­yó en la Ley del Ser­vi­cio Ci­vil y Ca­rre­ra Ad­mi­nis­tra­ti­va la fe­cha del 25 de Ju­lio co­mo fe­ria­do lo­cal, pe­ro es­ta ley so­lo re­gía pa­ra el sec­tor pú­bli­co.

Fue en 1966, en el go­bierno in­te­ri­no de Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ro, que se ex­pi­dió el De­cre­to pre­si­den­cial por el cual se de­ter­mi­na­ba que el 25 de Ju­lio era de des­can­so obli­ga­to­rio en la ciu­dad de Gua­ya­quil.

El go­ber­na­dor del Gua­yas, Ma­rio Ver­na­za Re­que­na; el al­cal­de la ciu­dad, Ro­ber­to Se­rrano Ro­lan­do; el pre­si­den­te en­car­ga­do del Con­se­jo pro­vin­cial, Ing. Eus­tor­gio Men­do­za y el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, Luis Orran­tia Gon­zá­lez, en­tre otras per­so­na­li­da­des, hi­cie­ron el pe­di­do al pre­si­den­te Ye­ro­vi, quien dis­pu­so que el mi­nis­tro de Go­bierno, Juan Emi­lio Mu­ri­llo, se en­car­gue de su trá­mi­te.

El 25 de ju­lio de 1966 se ce­le­bró así el Día de la Fun­da­ción de Gua­ya­quil, co­mo fe­ria­do obli­ga­to­rio. Fue un lu­nes y la ciu­dad re­bo­san­te de ale­gría fes­te­jó con ac­tos cul­tu­ra­les, so­cia­les y de­por­ti­vos. Con bai­les po­pu­la­res or­ga­ni­za­dos por el Mu­ni­ci­pio, la di­ver­sión lle­gó a to­dos los sec­to­res de la ciu­dad.

PRE­SI­DEN­TE CLE­MEN­TE YE­RO­VI FIR­MÓ EL DE­CRE­TO. SE CE­LE­BRA­BA LA FUN­DA­CIÓN, HOY LA FIES­TA PA­TRO­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.