BLO­QUEOS DEL PUER­TO DE GUA­YA­QUIL EN EL SI­GLO XIX

Memorias Porteñas - - News - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

Gua­ya­quil, el puer­to más im­por­tan­te de Ecua­dor y ciu­dad de ma­yor ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, fue ten­ta­ción de pi­ra­tas en la Co­lo­nia. A fi­nes de es­ta, Gui­ller­mo Brown, al­mi­ran­te bri­tá­ni­co y hé­roe ar­gen­tino, de­di­ca­do al pi­lla­je de bar­cos es­pa­ño­les en el Pa­cí­fi­co, pre­ten­dió sa­quear Gua­ya­quil, don­de lle­gó el 18 de fe­bre­ro, 1816, pa­ra ata­car Pun­ta Pie­dras. Se apo­de­ró de la fra­ga­ta Car­men, lue­go ata­có el fuer­te San Car­los; fue apre­sa­do por los gua­ya­qui­le­ños. Hu­bo in­ter­cam­bio de pri­sio­ne­ros y Brown con­ti­nuó su ca­mino. En el res­to del XIX hu­bo nu­me­ro­sos blo­queos.

BLO­QUEO DE 1827 Y 1829

La ane­xión de Gua­ya­quil a Co­lom­bia, im­pues­ta por Si­món Bo­lí­var, de­jó he­ri­da abier­ta en gua­ya­qui­le­ños que que­rían ser in­de­pen­dien­tes o ane­xar­se a Pe­rú. En años pos­te­rio­res Bo­lí­var ten­dría opo­si­ción en Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia y Pe­rú. La Cons­ti­tu­ción bo­li­via­na, he­cha a su me­di­da, lo hi­zo pre­si­den­te vi­ta­li­cio; fue lo que fal­ta­ba pa­ra crear des­con­ten­to y ejér­ci­tos en re­be­lión. Opo­si­to­res pla­nea­ron su ase­si­na­to y de­ci­die­ron ter­mi­nar con Gran Co­lom­bia. En es­te en­torno, la lu­cha por Gua­ya­quil una vez más se con­vir­tió en fo­co de aten­ción de bo­li­va­ria­nos y opo­si­to­res. Los gua­ya­qui­le­ños es­ta­ban can­sa­dos de man­te­ner las tro­pas de Bo­lí­var; la cir­cu­la­ción de va­les sin res­pal­do emi­ti­dos por el Gobierno oca­sio­nó la in­fla­ción en los pre­cios y los ele­va­dos aran­ce­les im­pues­tos por Bo­lí­var tam­po­co ayu­da­ron a la eco­no­mía. La su­ble­va­ción de tro­pas co­lom­bia­nas en Li­ma creó las con­di­cio­nes pa­ra tra­tar de in­de­pen­di­zar Gua­ya­quil de la Gran Co­lom­bia. El ge­ne­ral Jo­sé An­to­nio Páez en Ve­ne­zue­la, tam­bién tu­vo las mis­mas ideas. Así los even­tos, el ma­ris­cal Jo­sé La Mar, mi­li­tar cuen­cano, ca­sa­do con una her­ma­na de Vicente Ro­ca­fuer­te, se con­vir­tió en el per­so­na­je po­lé­mi­co en­tre 1826 y 1829. La Mar ha­bía pe­lea­do en España con­tra la in­va­sión fran­ce­sa, lue­go en el ejér­ci­to real de­fen­dien­do el Vi­rrei­na­to de Pe­rú y fi­nal­men­te se unió a Bo­lí­var, quien lo nom­bró ge­ne­ral en je­fe de la Di­vi­sión Pe­rua­na. Al re­gre­sar Bo­lí­var a Li­ma, 1826, Jo­sé La­mar, con­tra los de­seos del Li­ber­ta­dor, pre­sen­tó la re­nun­cia y via­jó a Gua­ya­quil, don­de gua­ya­qui­le­ños opo­si­to­res le ofre­cie­ron la je­fa­tu­ra po­lí­ti­ca mi­li­tar de la ciu­dad. Pre­fi­rió es­te car­go que la dipu­tación en el Con­gre­so de Pe­rú; ha­bía si­do elec­to a una cu­rul. En 1827, co­mo te­nía res­pal­do de la Ter­ce­ra Di­vi­sión Co­lom­bia­na su­ble­va­da en Pe­rú, lle­ga­ron a la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil en abril; con el apo­yo de Fran­cis­co de Paula San­tan­der, vi­ce­pre­si­den­te de Gran Co­lom­bia, abier­ta­men­te con­fron­ta­do con Bo­lí­var, y gua­ya­qui­le­ños opues­tos a es­te, en­tre ellos Juan y An­to­nio Eli­zal­de, La Mar se pro­pu­so ane­xar Gua­ya­quil a Pe­rú. Pa­ra los an­ti­bo­li­va­ria­nos, so­la- men­te los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les te­nían au­to­ri­dad le­gí­ti­ma y eran re­co­no­ci­dos. Hu­bo en­fren­ta­mien­to con Flo­res y en ju­lio La Mar hu­yó a Pe­rú, don­de ha­bía si­do nom­bra­do su pre­si­den­te. Bo­lí­var ha­bía or­de­na­do a Juan Jo­sé Flo­res to­mar Gua­ya­quil, pe­ro no fue ne­ce­sa­rio. Cuan­do el Le­gis­la­ti­vo pe­ruano re­vo­có la Cons­ti­tu­ción bo­li­via­na, Bo­lí­var de­cla­ró la gue­rra a Pe­rú. La Mar vio la opor­tu­ni­dad nue­va­men­te de in­va­dir Gua­ya­quil y to­mar po­se­sión del sur de la pro­vin­cia. En 1829 blo­queó el puer­to con 5 bar­cos de gue­rra y Juan Illing­worth, co­man­dan­te ge­ne­ral, tu­vo que ren­dir­se pa­ra evi­tar la des­truc­ción de la ciu­dad, La Mar la to­mó.

La pren­sa internacio­nal si­guió de cer­ca el blo­queo de Gua­ya­quil. Dia­rios in­gle­ses y es­ta­dou­ni­den­ses re­por­ta­ron los acon­te­ci­mien­tos. Se­gún el New York Spec­ta­tor del 9-111827: “…la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil se de­cla­ró es­ta­do so­be­rano…” y adop­tó nue­vas le­yes. Pa­ra los bo­li­va­ria­nos “…se es­pe­ra­ba que el or­den an­te­rior sería res­tau­ra­do en paz o por la fuer­za”. El dia­rio in­glés The Ti­mes, del 20 de no­viem­bre de 1827, pu­bli­có ex­ten­so ar­tícu­lo: “…la res­tau­ra­ción de la tran­qui­li­dad pa­re­ce ser muy dis­tan­te […] Ge­ne­ral Flo­res man­tu­vo en­fren­ta­mien­to con las tro­pas de Gua­ya­quil co­man­da­das por el ge­ne­ral La Mar, cer­ca de Dau­le, en el cual es­te úl­ti­mo fue de­rro­ta­do con pér­di­da de 50 hom­bres muer­tos”. La no­ta de pren­sa afir­ma­ba que si no fue­ra por Flo­res, las tro­pas hu­bie­ran si­do “…cor­ta­das en pe­da­zos”. El dia­rio na­rró que por su en­fer­me­dad, La Mar re­nun­ció a la co­man­dan­cia de las tro­pas y se em­bar­có pa­ra Li­ma el 24 de ju­lio. En re­em­pla­zo que­dó An­to­nio Eli­zal­de, su so­brino. Mien­tras tan­to, el Ca­bil­do, res­pon­sa­ble de los nom­bra­mien­tos del nue­vo Gobierno se reunió pa­ra nom­brar a Die­go No­boa in­ten­den­te y a An­to­nio Eli­zal­de, je­fe mi­li­tar. La no­ta con­ti­nuó: “Se ha di­cho que Gua­ya­quil ha iza­do la ban­de­ra de In­de­pen­den­cia”. Tam­bién se re­fi­rió al per­jui­cio cau­sa­do por las re­vo­lu­cio­nes a los te­ne­do­res de bo­nos de la deu­da in­gle­sa, ya que cuan­do ocu­rrían, su va­lor caía; ade­más que el di­ne­ro des­ti­na­do a ha­cer los pa­gos se uti­li­za­ba en ar­ma­men­to y man­te­ni­mien­to de los ejér­ci­tos. Ter­mi­na­ba: “Los te­ne­do­res de bo­nos por lo me­nos de­ben te­ner de­re­cho a una res­pues­ta a las que­jas pre­sen­ta­das…”.

El New York Spec­ta­tor del 4-6-1829 se re­fi­rió a la pre­pa­ra­ción de tro­pas pe­rua­nas pa­ra re­for­zar las acan­to­na­das en Tru­ji­llo, Lam­ba­ye­que y Piu­ra, y que dos bar­cos zar­pa­rían de Pai­ta pa­ra in­va­dir Gua­ya­quil, co­men­tan­do: “…un es­ta­do de pre­pa­ra­ción de gue­rra se ob­ser­va en Li­ma, in­di­can­do ac­ti­tu­des hos­ti­les con­tra Co­lom­bia”.

BLO­QUEO 1833-1834

Des­pués de es­tar au­sen­te 14 años, V. Ro­ca­fuer­te re­gre­só a Gua­ya­quil los pri­me­ros me­ses de 1833. No era des­co­no­ci­do en el país, a pe­sar de vi­vir en el ex­te­rior se man­tu­vo en con­tac­to con lí­de­res de Ecua­dor. A su lle­ga­da, el pe­rió­di­co El Qui­te­ño Li­bre pu­bli­có: “…su es­pe­ran­za pa­ra la sal­va­ción de la pa­tria, y aho­ra triun­fan­te so­bre las in­tri­gas del des­po­tis­mo”. Fran­cis Hall, li­be­ral in­glés, uno de los fun­da­do­res y ad­ver­sa­rio de Flo­res, ha­bía de­nun­cia­do la co­rrup­ción del ge­ne­ral y miem­bros de su ga­bi­ne­te. Jo­sé Joa­quín Ol­me­do tam­bién le dio la bien­ve­ni­da: “Ha ve­ni­do de Mé­xi­co mi ami­go Ro­ca­fuer­te, an­ti­guo, fiel y exal­ta­do pa­trio­ta. Quí­te­se­le un quin­tal de exal­ta­ción, que­da­rá un re­pu­bli­cano per­fec­to…”. Ol­me­do lo co­no­cía muy bien, su ca­rác­ter tem­pes­tuo­so le ha­bía traí­do pro­ble­mas y lo ha­ría en el fu­tu­ro. Bo­lí­var ya ha­bía ad­ver­ti­do a Flo­res del ca­rác­ter de Ro­ca­fuer­te: “Es­te hom­bre abri­ga los pen­sa-

EN CA­DA BLO­QUEO GUA­YA­QUIL SU­FRIÓ ENOR­MES PÉR­DI­DAS ECO­NÓ­MI­CAS, LAS AC­TI­VI­DA­DES EM­PRE­SA­RIA­LES DIS­MI­NU­YE­RON.

mien­tos más si­nies­tros a us­ted y mis ami­gos”. Ecua­dor vi­vía una épo­ca con­vul­sio­na­da, no ha­bía li­qui­dez en la eco­no­mía, exis­tía au­men­to en el cos­to de vi­da por la emi­sión de bi­lle­tes de cré­di­to pú­bli­co que no te­nían res­pal­do al­guno. En po­cos me­ses fue elec­to dipu­tado por Qui­to al Con­gre­so ins­ta­la­do en sep­tiem­bre, ba­jo la pre­si­den­cia de Fran­cis­co Mar­cos y vi­ce­pre­si­den­cia de Vicente Ramón Ro­ca. En­tre los pun­tos a tra­tar se en­con­tra­ba el au­men­to de po­de­res de la fun­ción Eje­cu­ti­va. In­vi­ta­do a la se­sión se en­con­tra­ba Juan Gar­cía del Río, ministro de Ha­cien­da. Ni bien lo vio en­trar, Ro­ca­fuer­te se di­ri­gió a él en du­ros tér­mi­nos: “¿Co­mo es que yo veo en mi Pa­tria, ocu­pan­do un mi­nis­te­rio in­cons­ti­tu­cio­nal a un vil Gar­cía del Río?”. Fue des­ti­tui­do por un Con­gre­so ma­yo­ri­ta­ria­men­te a fa­vor de Flo­res, quien ha­bía con­se­gui­do po­de­res es­pe­cia­les. Ro­ca­fuer­te jun­to con otras per­so­nas fue­ron apre­sa­das, con or­den de exi­lio. No era pri­me­ra vez que te­mía por su vi­da. Al mis­mo tiem­po, oc­tu­bre, es­ta­lló una re­vo­lu­ción en Gua­ya­quil di­ri­gi­da por Pe­dro Me­na, co­man­dan­te de Ar­ti­lle­ría y, Juan Fran­cis­co Eli­zal­de, por am­bos es­tar en con­tra de las fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias con­ce­di­das a Flo­res. Los gua­ya­qui­le­ños acep­ta­ron la in­su­rrec­ción, pe­ro con la con­di­ción de que Ro­ca­fuer­te, pre­so en Na­ran­jal, fue­ra res­ca­ta­do y se con­vir­tie­ra en la au­to­ri­dad ci­vil; así su­ce­dió. En car­ta a San­tan­der, Ro­ca­fuer­te le in­for­ma­ba que te­nía 8 me­ses lu­chan­do por los prin­ci­pios li­be­ra­les “…y con­tra la ti­ra­nía de Flo­res, ahi­ja­do de Bo­lí­var, que desea­ba per­pe­tuar­se en el man­do, unien­do el al­tar y el trono”. Le so­li­ci­ta­ba apo­yo mi­li­tar. Ro­ca­fuer­te de­nun­cia­ba que el país es­ta­ba en ma­nos de ex­tran­je­ros. Par­te de la Ma­ri­na de Gue­rra de Ecua­dor es­tu­vo a fa­vor de la Re­vo­lu­ción lla­ma­da de los Chihuahuas; for­mó la Es­cua­dra Li­ber­ta­do­ra, co­man­da­da por el ge­ne­ral Tho­mas Char­les Wright. Hu­bo com­ba­tes, Me­na y Ro­ca­fuer­te se re­fu­gia­ron en Pu­ná. El pri­me­ro se apo­de­ró de la fra­ga­ta Co­lom­bia, usa­da co­mo bu­que in­sig­nia, pa­ra pos­te­rior­men­te blo­quear el puer­to de Gua­ya­quil, y el se­gun­do fue pro­te­gi­do por la cor­be­ta es­ta­dou­ni­den­se Fair­field, cu­yo co­man­dan­te se ne­gó a en­tre­gar­lo a Flo­res. Otras na­ves usa­das en los en­fren­ta­mien­tos fue­ron cin­co go­le­tas y dos ber­gan­ti­nes. Flo­res los de­cla­ró pi­ra­tas por no per­mi­tir el flu­jo ma­rí­ti­mo. Me­na pac­tó con Flo­res y fa­vo­re­ció la cap­tu­ra de Ro­ca­fuer­te en ju­nio de 1834. Al te­ner Ro­ca­fuer­te gran res­pal­do en Gua­ya­quil, Flo­res op­tó por lle­gar a un acuer­do con él; le ofre­ció que ter­mi­na­do su pe­río­do no se pos­tu­la­ría nue­va­men­te. El 19-7-1834 fir­mó un de­cre­to nom­bran­do a Ro­ca­fuer­te je­fe su­pre­mo de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil y el 31 del mis­mo mes, Ro­ca­fuer­te fir­mó una pro­cla­ma en el bar­co Co­lom­bia, di­ri­gi­da a los sol­da­dos y pue­blo ecua­to­riano. Co­men­zó di­cien­do que la Pro­vi­den­cia ha­bía per­mi­ti­do que él ha­ya si­do he­cho pri­sio­ne­ro pa­ra ha­cer na­cer lo más pre­cio­so pa­ra Ecua­dor, la paz. Con­ti­nuó in­for­man­do que Flo­res ha­bía es­cu­cha­do la voz del pue­blo y acor­da­do que el pa­sa­do sería ol­vi­da­do, no ha­bría re­ta­lia­cio­nes. La pren­sa ex­tran­je­ra de­di­có es­pa­cio a la Re­vo­lu­ción de los Chihuahuas. Ful­ton New York Post de 6-9-1833, co­men­tó que Ecua­dor vi­vía un en­fren­ta­mien­to de los que cons­tan­te­men­te ha­bía en Amé­ri­ca La­ti­na; se lla­ma­ban re­vo­lu­cio­nes a eter­nos con­flic­tos pro­duc­to de la ig­no­ran­cia, des­con­ten­to del pue­blo y la usur­pa­ción y vio­len­cia de los go­ber­nan­tes. El re­sul­ta­do era que no ha­bía cam­bio al­guno del or­den de go­ber­nar, “… pue­de sig­ni­fi­car na­da más que la in­su­rrec­ción de 100 sol­da­dos ba­jo el man­do de un ca­pi­tán”. La no­ta se re­fe­ría a Flo­res y a su ad­mi­nis­tra­ción des­pres­ti­gia­da por “…ser acu­sa­do de ro­dear­se de sol­da­dos ex­tran­je­ros pa­ra man­te­ner su au­to­ri­dad, ven­der mo­no­po­lios pa­ra su be­ne­fi­cio per­so­nal y re­ci­bir de un Con­gre­so pros­ti­tui­do, po­de­res ex­tra­or­di­na­rios…”. Fi­nal­men­te, des­cri­bió en de­ta­lle la per­so­na­li­dad de Ro­ca­fuer­te, afir­man­do que lo que bus­ca­ba era crear un gobierno de li­ber­ta­des al es­ti­lo in­glés o es­ta­dou­ni­den­se.

Co­ro­nel Juan Fran­cis­co Eli­zal­de.

Ge­ne­ral An­to­nio Eli­zal­de. 1. No­ti­cia so­bre el blo­queo de Gua­ya­quil. New York Spec­ta­tor.3 ju­lio 1828 2. Pro­cla­ma de Vicente Ro­ca­fuer­te a los sol­da­dos y pue­blo ecua­to­riano. 31-71834. 3. De­cre­to de J.J. Flo­res nom­bran­do a V. Ro­ca­fuer­te Je­fe Su­pre­mo de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.