JOR­GE HIG­GINS

Memorias Porteñas - - News - Por RO­DOL­FO PÉREZ PI­MEN­TEL

En 1931, el es­tu­dian­te de me­di­ci­na Jor­ge Hig­gins Ja­ra­mi­llo pre­sen­tó un Plan de Lu­cha An­ti­tu­bercu­losa, que me­re­ció en ju­nio del 33 el premio Rector de la Universida­d de Gua­ya­quil.

En agos­to, sien­do par­te del di­rec­to­rio de la Aso­cia­ción Es­cue­la, co­mo re­pre­sen­tan­te del cuar­to cur­so, so­li­ci­tó una reunión pa­ra for­mar el Co­mi­té Cen­tral de la Lu­cha An­ti­tu­bercu­losa. De allí sur­gie­ron va­rios sub­co­mi­tés y la pri­me­ra cam­pa­ña, que no tu­vo éxi­to. El 34 de­ba­tió en la So­cie­dad Mé­di­co-Qui­rúr­gi­ca del Guayas y sos­tu­vo ar­do­ro­sa­men­te la te­sis de que la tu­bercu­losis se pro­pa­ga por el con­ta­gio y no por la he­ren­cia, co­mo al­gu­nos mé­di­cos equi­vo­ca­da­men­te sos­te­nían. Tam­bién es­cri­bió va­rios ar­tícu­los so­bre la re­cién des­cu­bier­ta va­cu­na con­tra la tu­bercu­losis, me­jor co­no­ci­da co­mo BCG, por las si­glas del ba­ci­lo Cal­met­te-Gué­rin, así de­sig­na­do por sus dos des­cu­bri­do­res, y dic­tó una de las pri­me­ras con­fe­ren­cias ra­dio­fó­ni­cas que se es­cu­cha­ron en Gua­ya­quil so­bre el te­ma de la in­fluen­cia del al­cohol en la evo­lu­ción de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, pues al de­bi­li­tar­se el or­ga­nis­mo ba­jan las de­fen­sas y se po­se­sio­nan los agen­tes pa­tó­ge­nos que las pro­vo­can. Ese año ga­nó por con­cur­so el in­ter­na­do de los hos­pi­ta­les y co­men­zó su prác­ti­ca mé­di­ca.

En 1936 ob­tu­vo el doc­to­ra­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía, y fue de­le­ga­do de la Universida­d de Gua­ya­quil pa­ra es­tu­diar un cur­so de es­pe­cia­li­za­ción acer­ca de la va­cu­na BCG en el afa­ma­do Ins­ti­tu­to Pas­teur de Pa­rís, don­de se es­pe­cia­li­zó en Fi­sio­lo­gía y Ci­ru­gía To­rá­xi­ca en la fa­cul­tad de Me­di­ci­na, y prac­ti­có en el hos­pi­tal Laen­nec, con el pro­fe­sor Fer­nan­do Be­za­nçon.

En ma­yo del 37 el Dr. Ga­briel Bur­bano Sú­ñi­ga or­ga­ni­zó la pri­me­ra cam­pa­ña an­ti­tu­bercu­losa en nues­tra ciu­dad, con­tan­do con la ayu­da de los doc­to­res Juan Tan­ca Ma­ren­go, Jor­ge Hig­gins y Ar­man­do Pa­re­ja Co­ro­nel, pe­ro los sub­co­mi­tés de tra­ba­jo no pu­die­ron coor­di­nar sa­tis­fac­to­ria­men­te y la lla­ma­da ‘pes­te blan­ca’ con­ti­nuó sien­do la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad. No exis­tía fa­mi­lia en la cos­ta que no tu­vie­ra uno o más en­fer­mos a cau­sa de es­te te­rri­ble mal.

La cam­pa­ña con­sis­tía en vi­si­tas a los ba­rrios po­bres pa­ra ha­llar po­si­bles en­fer­mos, a los que se ci­ta­ba en el hos­pi­tal, don­de les to­ma­ban ra­dio­gra­fías y se ano­ta­ban los re­sul­ta­dos es­ta­dís­ti­cos, se­lec­cio­nan­do a los

ES­TE DES­TA­CA­DO GA­LENO GUA­YA­QUI­LE­ÑO, QUE RE­CI­BIÓ VA­RIOS PRE­MIOS Y REALI­ZÓ ES­TU­DIOS EN EL EX­TRAN­JE­RO, FUE UN IN­CAN­SA­BLE LU­CHA­DOR CON­TRA LA TU­BERCU­LOSIS

su­je­tos que pre­sen­ta­ban sig­nos pul­mo­na­res pa­ra su co­rres­pon­dien­te tra­ta­mien­to. Fue la pri­me­ra oca­sión en que se em­pleó la fi­cha mé­di­ca in­di­vi­dual. Las en­fer­me­ras se uni­for­ma­ron de co­fia, saco y fal­da de lino blan­co, fino y de bue­na ca­li­dad, pe­ro el po­pu­la­cho las per­se­guía al gri­to de ma­cho­nas, pues las con­fun­dían con mi­li­ta­res en esos pri­me­ros tiem­pos.

A fi­nes de año mo­ti­vó al di­rec­tor ge­ne­ral de Sa­ni­dad a des­ti­nar un lo­cal apro­pia­do pa­ra la pre­pa­ra­ción de la va­cu­na BCG en el edi­fi­cio en cons­truc­ción del Ins­ti­tu­to Nacional de Hi­gie­ne, pues ha­bía apren­di­do el mé­to­do pa­ra su ela­bo­ra­ción y se po­dían ad­qui­rir los equi­pos.

En fe­bre­ro del 38, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil lo de­sig­nó mé­di­co je­fe de Hi­gie­ne In­fan­til y con el apo­yo del Con­ce­jo y de la Le­gión Fe­me­ni­na de Edu­ca­ción Po­pu­lar ad­qui­rió los equi­pos y la vi­drie­ría pa­ra ins­ta­lar el la­bo­ra­to­rio de la va­cu­na. El 39 se im­por­tó el ga­bi­ne­te de va­cu­na­ción, di­rec­ta­men­te de la Ca­sa Lau­ne de Pa­rís.

En enero del 40 lo­gró una be­ca en Ti­sio­lo­gía pa­ra tra­ba­jar en el ins­ti­tu­to Henry Phipps de Filadelfia, di­ri­gi­do por el no­ta­ble cien­tí­fi­co Es­mond Long. Via­jó a los Es­ta­dos Uni­dos y apren­dió el ma­ne­jo de un hos­pi­tal an­ti­tu­bercu­loso. En mar­zo del 41 as­cen­dió a je­fe de la clí­ni­ca y en sep­tiem­bre a mé­di­co tra­tan­te del Whi­te Ha­ven Sa­na­to­rium en los montes Pó­ce­nos, en Pen­sil­va­nia, con dos­cien­tas cua­ren­ta ca­mas de ca­pa­ci­dad.

En agos­to del 42 fue lla­ma­do por el Dr. Wal­ter C. Ear­le, je­fe del Ser­vi­cio Coope­ra­ti­vo de Sa­lud Pú­bli­ca en el Ecua­dor, a fin de su­per­vi­gi­lar la cons­truc­ción en el ce­rro del Car­men del pri­mer sa­na­to­rio an­ti­tu­bercu­loso de Gua­ya­quil y la del Hos­pi­tal Ci­vil de Cuen­ca.

La va­cu­na BCG fue fa­bri­ca­da en el Ins­ti­tu­to Nacional de Hi­gie­ne y con ella se ini­ció fi­nal­men­te en sep­tiem­bre de 1945, la pri­me­ra cam­pa­ña nacional de va­cu­na­ción an­ti­tu­bercu­losa en el Ecua­dor. La pre­pa­ra­ción de la va­cu­na ha­bía co­men­za­do par­tien­do de dos ce­pas del ba­ci­lo y le lle­vó ca­si cin­co años de con­ti­nua ex­pe­ri­men­ta­ción al Ins­ti­tu­to Nacional de Hi­gie­ne, has­ta lo­grar una va­cu­na se­gu­ra, de in­me­jo­ra­ble ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.