Las os­cu­ras es­ta­tuas gua­ya­qui­le­ñas

Memorias Porteñas - - Portada - Por RODOLFO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

PRI­ME­RO: Se­ría por 1975 cuan­do uno de los je­fes ci­vi­les y mi­li­ta­res de la dic­ta­du­ra de Cas­tro Ji­jón, que­rien­do con­tri­buir al ma­yor es­plen­dor de la re­cién crea­da fies­ta ju­lia­na, dis­pu­so que se cu­brie­ran con acei­te que­ma­do de mo­tor de vehícu­lo a las her­mo­sas es­ta­tuas gua­ya­qui­le­ñas de bron­ce, con­fec­cio­na­das en el si­glo XIX y en­no­ble­ci­das con la pá­ti­na, es­to es, la na­tu­ral oxi­da­ción que ex­pe­ri­men­ta el bron­ce y que le con­fie­re gran be­lle­za y hon­ro­sa an­ti­güe­dad. El sen­ci­llo mi­li­tar pen­sa­ba que las pre­ser­va­ba del de­te­rio­ro del tiem­po, pe­ro so­lo ob­tu­vo em­ba­dur­nar­las y vol­ver­las ne­gras. El cri­men de las es­ta­tuas se co­me­tió en al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da, por jó­ve­nes cons­crip­tos y sin co­no­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía ni de la Mu­ni­ci­pa­li­dad.

Des­de esa in­faus­ta ma­dru­ga­da de ju­lio, los bron­ces de nues­tra ciu­dad que­da­ron ne­gros y co­mo lo ma­lo a ve­ces se imi­ta, to­das las es­ta­tuas que lue­go se han eri­gi­do, in­clu­yen­do a las de los ex­pre­si­den­tes y al her­mo­sí­si­mo con­jun­to La fra­gua de Vul­cano, cu­yo úni­co pe­ro es la pre­sen­cia de la fi­gu­ra de Ol­me­do, pues el poe­ta no con­cu­rrió a la reunión, co­mo es pú­bli­co y no­to­rio, etc., etc.

Pe­ro no de­be­mos que­jar­nos pues a los vin­ce­ños les fue peor en di­cha dic­ta­du­ra, cuan­do un sim­ple je­fe mi­li­tar de esa po­bla­ción dis­pu­so el re­ti­ro de la be­llí­si­ma ver­ja de hie­rro con­fec­cio­na­da en Fran­cia a fi­na­les del si­glo XIX, en es­ti­lo “art nou­veau”, pin­ta­da de ver­de pa­ra que se con­fun­da con la na­tu­ra­le­za y des­de en­ton­ces el par­que de­jó de ser un es­pa­cio be­llo. ¿Y la ver­ja? ¡Va­ya uno a sa­ber qué la hi­cie­ron! Ídem en Pla­yas, con la ver­ja de hie­rro for­ja­do del par­que­ci­to fren­te a la igle­sia, que un día cual­quie­ra des­apa­re­ció de los contornos y no se la ha vuel­to a ver.

SE­GUN­DO:

En 1978 se for­mó en Gua­ya­quil un co­mi­té cí­vi­co pro mo­nu­men­to al te­nien­te Hu­go Ortiz Garcés, je­fe del re­par­to mi­li­tar en la con­fluen­cia de los ríos San­tia­go – Yau­pi, fa­lle­ci­do el 25 de ju­lio de 1941, pri­mer día de la acia­ga in­va­sión pe­rua­na. Se quería una es­ta­tua en su ciu­dad na­tal, pues Ortiz fue gua­ya­qui­le­ño. El ge­ne­ral Eduar­do Sem­blan­tes Po­lan­co, mi­li­tar cul­to y au­tor de va­rias obras, ob­tu­vo una par­ti­da de S/. 700.000 y la es­cul­to­ra An­ge­li­ta Na­me de Miranda fue en­car­ga­da de rea­li­zar el mo­nu­men­to, que pa­só por cuen­ta de ella a ser fun­di­do en una so­la pie­za en el ta­ller de Antonio Fri­lli, exis­ten­te des­de 1860 en Florencia. De más es­tá de­cir que An­ge­li­ta nun­ca qui­so ob­te­ner ré­di­tos eco­nó­mi­cos sino la be­lle­za de su obra, que con­si­de­ra­ba maes­tra.

Me­ses más tar­de y tras va­rios con­tra­tiem­pos menores, co­mo el tras­bor­do su­fri­do en Co­lón, fi­nal­men­te arri­bó la es­ta­tua, fue desadua­ni­za­da y pues­ta pro­vi­sio- nal­men­te en el só­tano de la zo­na. Era do­ra­da y al gol­pear­la so­na­ba co­mo cam­pa­na pues so­lo te­nía 4 cen­tí­me­tros de es­pe­sor. ¡Una be­lle­za! An­ge­li­ta es­ta­ba fe­liz y or­gu­llo­sa; fui­mos a ce­le­brar y to­do fue ci­vis­mo y ale­gría. En­ton­ces co­men­za­ron los trá­mi­tes mu­ni­ci­pa­les y las la­bo­res de cons­truc­ción de la pla­zo­le­ta fren­te al Po­li­cen­tro. El 83, la Zo­na de­ci­dió que el presidente, un se­rio po­li­tó­lo­go, inau­gu­ra­se el mo­nu­men­to (la es­ta­tua y la pla­zo­le­ta).

A la hora pro­gra­ma­da, por el gran gen­tío fal­ta­ron si­llas. La es­ta­tua ha­bía si­do cubierta con una sá­ba­na blan­ca, cuan­do le co­rres­pon­día la ban­de­ra de la pa­tria, por ser hé­roe nacional de­cla­ra­do por el Con­gre­so. Las ban­das de música po­nían la no­ta cur­si y pue­ble­ri­na, y a las on­ce el je­fe de la Zo­na su­da­ba por la ac­ción del ca­lor so­fo­can­te; fi­nal­men­te se es­cu­cha­ron las ulu­lan­tes si­re­nas de las mo­to­ci­cle­tas de la Co­mi­sión de Trán­si­to. El presidente fue re­ci­bi­do por el je­fe de la Zo­na, que se le co­lo­có al la­do. Al ge­ne­ral Sem­blan­tes se ol­vi­da­ron de in­vi­tar­lo, bien es ver­dad que ya es­ta­ba en ser­vi­cio pa­si­vo (así es la vi­da en nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das).

Ha­bla­ron el je­fe de la Zo­na y el presidente. Dis­cur­sos pue­ri­les por cir­cuns­tan­cia­les so­bre el mo­men­to po­lí­ti­co (no men­cio­na­ron a la au­to­ra de la obra y del hé­roe so­lo di­je­ron que era ejem­plo cí­vi­co). Al des­cu­brir­se la es­ta­tua vi­mos có­mo la or­gu­llo­sí­si­ma An­ge­li­ta Na­me co­men­za­ba a des­va­ne­cer­se en cá­ma­ra len­ta a cau­sa de un sú­bi­to pe­ro for­tí­si­mo so­pon­cio. Hu­bo que sos­te­ner­la pa­ra que no ca­ye­ra al pi­so. ¿Qué le es­ta­ba pa­san­do? Al­guien di­jo que era una in­so­la­ción pe­ro la ver­dad sal­tó de im­pro­vi­so cuan­do tras be­ber un va­so de agua he­la­da que la de­vol­vió de a po­qui­to a la vi­da, se le oyó gri­tar ho­rro­ri­za­da: “¡Es­tá ne­gra! La han des­trui­do…” y no pudo se­guir pues la in­dig­na­ción la ven­ció. Y no era pa­ra me­nos, al­guien en la Zo­na Mi­li­tar ha­bía em­ba­dur­na­do la es­ta­tua con acei­te que­ma­do de au­to­mo­tor y allí que­dó la ex­her­mo­sa es­ta­tua por al­gún tiem­po has­ta que – sin pe­na ni glo­ria- la tras­la­da­ron a la aca­de­mia mi­li­tar que lleva su nom­bre, don­de le he per­di­do la cuen­ta.

TER­CE­RO:

Cuan­do ha­ce po­co una re­por­te­ra de pren­sa me en­tre­vis­tó pa­ra que converse so­bre el gru­po es­cul­tó­ri­co de Gua­yas y Quil, lo hi­ci­mos por ca­si me­dia hora, pe­ro al día si­guien­te so­lo apa­re­ció mi opi­nión final, es de­cir, que no me agra­da­ba, sin de­cir mis ra­zo­nes, que aquí van:

1.- Por sus gi­gan­tes­cas pro­por­cio­nes.No guar­da re­la­ción con el res­to de la es­ta­tua­ria de la ciu­dad, por eso de­be­ría ser co­lo­ca­do en un par­que te­má­ti­co.

2.- Es de co­lor ne­gro. Sien­do de bron­ce no de­be te­ner ese co­lor.

3.- Tie­ne ri­dícu­los ador­nos. La pur­pu­ri­na es­tán bien pa­ra las imá­ge­nes de vír­ge­nes y san­tos en las igle­sias de pue­blos, no pa­ra los mo­nu­men­tos pú­bli­cos de una ciu­dad que cum­ple 481 años de fun­da­da, sien­do la se­gun­da en an­ti­güe­dad en Su­da­mé­ri­ca y una de las más pres­ti­gio­sas del mundo ame­ri­cano.

4.- Es­tá mal si­tua­do, los vehícu­los que cru­zan el puente e in­gre­san a la ciu­dad for­man el 99 % del to­tal del trá­fi­co del sec­tor, so­lo lo apre­cian de cos­ta­do. Ya es tiem­po de que la Mu­ni­ci­pa­li­dad re­co­noz­ca que las es­ta­tuas en Gua­ya­quil no de­ben es­tar si­tua­das con fren­te al río, pues si bien en el si­glo XIX fue una ciu­dad y su río, des­de 1960 que se inau­gu­ró el Puer­to Ma­rí­ti­mo, se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el mundo y el mar.

5.- Es ar­tís­ti­ca­men­te de­sigual. Gua­yas es­tá bien lo­gra­do, tie­ne la apos­tu­ra y vi­ri­li­dad pro­pias de un je­fe gue­rre­ro. No así Quil, fi­gu­ra sen­sual, más que se­ño­rial, con unos pies in­men­sos, de­ta­lle im­pro­pio del ca­non de be­lle­za fe­me­nino. El peor es Gua­ya­qui­li­to, ca­ri­ca­tu­ra es­per­pén­ti­ca por bo­co­na y bur­les­ca, prác­ti­ca­men­te cal­ca­da de la pe­lí­cu­la El ni­ño de la sel­va, de los Es­tu­dios Dis­ney, don­de se for­mó su tul­ca­ne­ño au­tor.

6.- Es­tá muy cer­ca de los mo­nu­men­tos a la Ra­za y a la Re­vo­lu­ción Li­be­ral, que han que­da­do in­jus­ta­men­te mi­ni­mi­za­dos, y

7.- Es fic­cio­nal, pues ja­más exis­tie­ron Gua­yas ni Quil. Exis­tió, his­tó­ri­ca­men­te com­pro­ba­do, el ca­ci­que chono Gua­ya­qui­le, en cu­yas tie­rras se asen­tó (no fun­dó) nues­tra ciu­dad de San­tia­go, cuan­do fue tras­la­da­da a la cos­ta.

UNA DIS­PO­SI­CIÓN MU­NI­CI­PAL DIS­PA­RA­TA­DA OR­DE­NÓ CU­BRIR CON ACEI­TE QUE­MA­DO DE MO­TOR DE CA­RRO A LOS MO­NU­MEN­TOS DE PIE­DRA Y BRON­CE QUE HA­BÍAN EN GUA­YA­QUIL

Tn­te. Hu­go Or­tíz Garcés, hé­roe nacional.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.