LA OTRA VI­SIÓN DEL

10 DE AGOS­TO DE 1809

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

El 10 de Agos­to de 1809 ha otor­ga­do a la ciu­dad de Qui­to la de­sig­na­ción de ‘Luz de Amé­ri­ca’, co­lo­ca­da en 1812 en el faro de Val­pa­raí­so por el sa­cer­do­te y pa­trio­ta chi­leno fray Ca­mi­lo Hen­rí­quez Gon­zá­lez (1769-1825). Co­mo es sa­bi­do, no to­dos ple­ga­ron a la re­vo­lu­ción de agos­to. Fue el ca­so no so­la­men­te de la ciu­dad de Gua­ya­quil, sino tam­bién del Vi­rrei­na­to del Pe­rú.

Nin­gu­na ma­ni­fes­ta­ción fue tan cla­ra y ru­bri­ca­da de for­ma tan per­so­nal co­mo las pro­nun­cia­cio­nes im­pre­sas de dos re­li­gio­sos, el Il­mo. Sr. don An­drés Quin­tián Pon­te y An­dra­de (ca. 1751-1813.), obis­po de Cuen­ca entre 1807-1013, di­ri­gi­da a don Juan Pío Mon­tú­far (1758-1819), mar­qués de Sel­va-Ale­gre, fe­cha­da el 28 de agos­to de 1809 e im­pre­sa en Bue­nos Ai­res, en la im­pren­ta de los Ni­ños Ex­pó­si­tos en 1809; y la del doc­tor don José de Sil­va y Ola­ve (17471816), dipu­tado del Vi­rrei­na­to del Pe­rú, di­ri­gi­da a los ciu­da­da­nos de Qui­to, sa­li­da de la mis­ma im­pren­ta de Bue­nos Ai­res en 1809. Am­bas es­tán en la bi­blio­te­ca John Car­ter Brown, en Pro­vi­den­ce, Rho­de Is­land, Es­ta­dos Uni­dos.

An­drés Quin­tián Pon­te y An­dra­de era es­pa­ñol, de quién Ju­lio To­bar Do­no­so (1894-1981) en el to­mo I de su obra La Igle­sia ecua­to­ria­na en el si­glo XIX (1934), es­cri­be: «… hom­bre im­pe­tuo­so y de ace­ra­do ca­rác­ter, rea­lis­ta te­naz, do­ta­do del don de ubi­cui­dad y del sen­ti­do de la or­ga­ni­za­ción y de la vi­gi­lan­cia, co­mo nin­guno de sus co­le­gas del epis­co­pa­do ame­ri­cano. Al­ma an­tí­po­da, en sín­te­sis, del va­rón que pre­si­día si­mul­tá­nea­men­te la Igle­sia de Qui­to. / Tan pron­to co­mo el obis­po tu­vo co­no­ci­mien­to de la re­vo­lu­ción del año nue­ve, aper­ci­bió a sus clé­ri­gos pa­ra la defensa y la reac­ción, to­mó par­te ac­ti­va en ella co­mo con­se­je­ro e ins­pi­ra­dor de Ay­me­rich, or­ga­ni­zó una co­lum­na de sa­cer­do­tes pa­ra ma­yor efi­ca­cia de la resistenci­a, dis­pu­so al efec­to de las ren­tas ecle­siás­ti­cas, for­mó cau­sa con­tra los clé­ri­gos sos­pe­cho­sos o cul­pa­bles de apoyo al mo­vi­mien­to qui­te­ño; en su­ma, fue la co­lum­na más vi­go­ro­sa del rey en tie­rras del Azuay».

Sil­va y Ola­ve era gua­ya­qui­le­ño, cer­cano fa­mi­liar de José Joa­quín de Ol­me­do (17801847), ha­bía si­do su pro­tec­tor en Lima, jus­ta­men­te en aque­llos con­vul­sos años de la ocu­pa­ción na­po­leó­ni­ca. Sil­va y Ola­ve fue elec­to rec­tor de la uni­ver­si­dad de San Mar­cos en 1809, y de esa fe­cha da­ta el do­cu­men­to que men­cio­na­mos. Sil­va y Ola­ve los lla­ma “qui­te­ños: hi­jos de la ilus­tre Amé­ri­ca”, y los exhorta con los si­guien­tes tér­mi­nos: « ¿Es po­si­ble que la no­ble, la ilus­tre, la re­li­gio­sa y la ce­le­bra­da Qui­to ha­ya le­van­ta­do la cu­chi­lla cruel y an­ti­pa­trió­ti­ca pa­ra cor­tar el san­to la­zo que nos unía con nu­dos más gra­tos que la vi­da? ¿Có­mo han de po­ner los hi­jos de los pri­me­ros hom­bres de la Es­pa­ña es­te bo­rrón a las glo­rias he­re­da­das de sus pa­dres?».

En cuan­to a Ol­me­do, re­cor­de­mos su no­ta­ble sil­va El ár­bol, con­clui­da en 1809, que tra­ta del cau­ti­ve­rio de los Bor­bo­nes es­pa­ño­les en Fran­cia por Na­po­león. Ol­me­do, de vuel­ta de Lima el año de 1809, se in­cor­po­ró co­mo abo­ga­do de la Au­dien­cia de Qui­to. El en­ton­ces mo­nár­qui­co Ol­me­do y fu­tu­ro dipu­tado en los Cor­tes de Cá­diz, es­cri­bió con­tra Na­po­león: «Osó lla­mar el pér­fi­do a tus re­yes / y dio­les co­mo ami­gos / de la amis­tad el óscu­lo fin­gi­do; / y cuan­do en su po­der se­gu­ros fue­ron / tra­to­les co­mo vi­les enemi­gos, / y /ex­piar les ha­ce en bárbaras pri­sio­nes / el cri­men de ser re­yes, y Bor­bo­nes.»

Otro tes­ti­mo­nio, que con­jun­ta­men­te pre­sen­to, es el ex­tra­or­di­na­rio cua­dro al óleo de 246 X 464 cm ti­tu­la­do ‘Vis­ta de la en­tra­da en la ciu­dad de Qui­to de las tro­pas re­mi­ti­das por el Exc­mo. Sr. virrey del Pe­rú al man­do del pri­mer te­nien­te de Reales Guar­dias es­pa­ño­las, don Ma­nuel Arre­don­do y Mio­ño, ca­ba­lle­ro del hábito de Ca­la­tra­va, pa­ra su pa­ci­fi­ca­ción y guar­ni­ción en 25 de no­viem­bre de 1809’, pin­ta­do al­re­de­dor de 1812, que fue ad­qui­ri­do por el Es­ta­do es­pa­ñol en 2011, en la Sa­la Al­ca­lá, por 120.000 euros, y que se ex­hi­bió por pri­me­ra vez en el Museo de Amé­ri­ca en Ma­drid.

Ma­nuel Arre­don­do y Mio­ño (17741842), fu­tu­ro mar­qués de San Juan Ne­po­mu­ceno, re­ci­bió a fi­na­les de agos­to de 1809 la co­mi­sión de Abas­cal, de par­tir in­me­dia­ta­men­te a Gua­ya­quil con cua­tro­cien­tos hom­bres, entre ve­te­ra­nos e in­fan­tes de mi­li­cia, piezas de ar­ti­lle­ría y par­que su­fi­cien­te, pa­ra de­ve­lar la re­vo­lu­ción de Qui­to del 10 de agos­to an­te­rior.

El cua­dro fue rea­li­za­do pa­ra ser en­via­do a Es­pa­ña, ya que es­tá de­di­ca­do a don Pe­dro de Alcántara Ál­va­rez de To­le­do y Salm-Salm (1768-1841), XIII du­que del In­fan­ta­do, IX du­que de Pas­tra­na, IX du­que de Es­tre­me­ra, X du­que de Fran­ca­vi­lla y XII mar­qués de Tá­va­ra, que en­ton­ces era ca­pi­tán real de las guar­dias es­pa­ño­las de in­fan­te­ría. Es­ta pin­tu­ra his­tó­ri­ca me­re­ce un muy de­te­ni­do aná­li­sis fu­tu­ro.

OPI­NIO­NES DE CLÉ­RI­GOS QUE DIE­RON SUS CA­LI­FI­CA­TI­VOS, DE LA CON­DE­NA A LA AB­SO­LU­CIÓN, DEL MO­VI­MIEN­TO QUE LLA­MA­MOS “PRI­MER GRI­TO DE IN­DE­PEN­DEN­CIA”

QUI­TO 1809 MUSEO DE AMÉ­RI­CA

PÁG. TI­TU­LAR CAR­TA DEL OBIS­PO DE CUEN­CA AL MAR­QUÉS DE SEL­VA-ALE­GRE

EL DU­QUE DEL IN­FAN­TA­DO.

PAG. TI­TU­LAR. EXHORDIO DE SIL­VA Y OLA­VE A LOS QUI­TE­ÑOS

DR. JOSÉ DE SIL­VA Y OLA­VE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.