Un ba­llet con te­má­ti­ca mon­tu­via e in­dí­ge­na

Memorias Porteñas - - Portada - Por GABRIEL PA­RE­DES

“El Se­ñor de los Milagros, mi Cris­to Ne­gro del Dau­le, en fer­vo­ro­sa pro­ce­sión flu­vial, na­ve­gan­do ben­di­ces su cau­ce”. Así lo pre­go­na­ba don Pe­dro Cas­tro Mo­rán, apos­ta­do en el ma­le­cón de la po­bla­ción de Dau­le, al ver la ro­me­ría acuá­ti­ca que se acer­ca­ba a la ori­lla, tra­yen­do la ima­gen del ben­di­to, co­ro­na­da de flo­res, jun­to a los cán­ti­cos de los fie­les, cohe­tes en el cie­lo ex­plo­tan­do y la ban­da de mú­si­cos que ale­gre­men­te lo acom­pa­ña­ban. En la pla­zo­le­ta de la iglesia, mul­ti­tu­di­na­rio gen­tío lo es­pe­ra­ba con ora­cio­nes y le­ta­nías, sos­te­nien­do ve­las en­cen­di­das; con­se­guir al­gu­na gra­cia o mi­la­gri­to, fer­vien­tes desea­ban. Ha­cien­do en­tra­da triun­fal, el Cris­to Ne­gro car­ga­do en an­das, en el al­tar ma­yor fue co­lo­ca­do, ini­cián­do­se al­ga­ra­bia­dos fes­te­jos. En la mis­ma ex­pla­na­da arran­ca­ban los bai­les fol­cló­ri­cos a car­go de un afa­ma­do gru­po in­vi­ta­do, re­ga­lo de los prios­tes a su pa­trono, El Se­ñor de los Milagros. Al ga­lo­pe, las pa­re­jas, fi­gu­ras de rue­das se en­tre­la­za­ban imi­tan­do la ca­bal­ga­da de los mon­tu­bios en sus cam­pos; el ji­ne­te a pun­ta de be­ta a su cor­cel lo do­mi­na­ba y el chú­ca­ro bra­vío no que­ría ser do­ma­do. Aplau­sos de la con­cu­rren­cia al aguai­tar cam­pi­rano es­pec­tácu­lo; al so­nar la can­ción Al­bo­ra­da, in­me­dia­ta­men­te cam­bia­ron de pa­so, des­pués con el “co­rre que te pin­cho”, imi­tan­do al to­ro ca­chu­do, ce­rra­ban el pri­mer ac­to. El Lc­do. Miguel He­rre­ra Vi­lla­cís, di­rec­tor del Ba­llet Fol­cló­ri­co Ama­zo­nas, nos de­cía: “Nuestra agru­pa­ción cul­tu­ral dan­za­ria se fun­dó el 11 de agos­to de 1977. Sien­do yo exin­te­gran­te del Gru­po Fol­cló­ri­co La­ti­noa­me­ri­cano, pre­ten­dien­do for­mar mi pro­pia com­pa­ñía de dan­zas, in­vi­té a unos in­quie­tos jó­ve­nes pa­ra que me acom­pa­ña­ran en es­ta arries­ga­da aven­tu­ra, acep­tan­do es­ta pro­po­si­ción: Ro­sa Tras­mon­te, Alex Aguas, Ro­sa Mar­ca­to­ma, Jai­me Sa­la­zar, Eli­za­beth Ma­teo, Mil­ton Ar­gue­llo, Ana Agui­rre, Ger­mán Már­quez, Aman­da Al­cí­var, Os­wal­do Es­pi­no­za y Car­los La­ra. Nues­tro lu­gar de en­sa­yo era un só­tano en la Ca­sa de la Cul­tu­ra Nú­cleo del Gua­yas, ce­di­do muy gen­til­men­te por el pre­si­den­te de esa ins­ti­tu­ción, el poe­ta y es­cri­tor Rafael Díaz Yca­za, en aque­llos años, sien­do nues­tro úni­co afán di­fun­dir en­tre los ni­ños y jó­ve­nes las tra­di­cio­nes mu­si­ca­les ecua­to­ria­nas, pa­ra que sean asi­mi­la­das y lue­go bai­la­das en los dis­tin­tos es­ce­na­rios de la pa­tria. Des­pués de va­rios me­ses de du­ros en­sa­yos tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de mos­trar nues­tro in­ci­pien­te tra­ba­jo en la pa­rro­quia La Tron­cal, per­te­ne­cien­te a la pro­vin­cia del Ca­ñar, en el co­li­seo de la lo­ca­li­dad to­tal­men­te aba­rro­ta­do de gen­tes, don­de se rea­li­za­ba la elec­ción de rei­na, quien des­pués los re­pre­sen­ta­ría en las pró­xi­mas fes­ti­vi­da­des de la po­bla­ción. El con­tra­to era pre­sen­tar un sin­nú­me­ro de bai­les tra­di­cio­na­les y re­gre­sar, pe­ro al ex­ten­der­se por va­rias ho­ras la de­sig­na­ción de se­ño­ri­ta rei­na, tu­vi­mos que vol­ver al si­guien­te día, to­cán­do­nos dor­mir en una es­cue­la. Los sin­sa­bo­res y gra­ti­fi­ca­cio­nes han si­do mu­chos, des­de no te­ner los tra­jes ade­cua­dos pa­ra las pre­sen­ta­cio­nes, has­ta cuan­do re­ci­bi­mos el aus­pi­cio del Cen­tro Ecua­to­riano Nor­te­ame­ri­cano, don­de im­par­tí ta­lle­res de fol­clor, lle­gan­do a te­ner más de ochen­tai­cin­co es­tu­dian­tes; eso me enor­gu­lle­ce. Gra­cias a in­vi­ta­cio­nes de aso­cia­cio­nes gre­mia­les, ba­rria­les, es­tu­dian­ti­les, re­li­gio­sas, sin­di­ca­les, he­mos po­di­do pa­sear el ar­te de la dan­za ca­si en to­do el Ecua­dor -cos­ta, sie­rra y orien­te-, sin ol­vi­dar las sa­li­das por va­rios años a fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les -Chi­le, Bo­li­via, Pe­rú-, re­pre­sen­tan­do dig­na­men­te al país, con­fi­rién­do­nos, tro­feos, pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos, por el al­to ni­vel ar­tís­ti­co mos­tra­do en aque­llas li­des, te­nien­do siem­pre pre­sen­te en el pe­cho de nues­tros fer­vo­ro­sos in­te­gran­tes aquel gri­to de gue­rra: ‘Con pa­so fir­me y de­ci­di­do’. En­ton­ces de­be­mos pre­gun­tar­nos ¿pa­ra qué y por qué se bai­la? Ade­más hay que ser un es­tu­dio­so del fol­clor en ge­ne­ral, de las tra­di­cio­nes costeñas, de la se­rra­nía, así co­mo de lo ama­zó­ni­co. Mu­chas aguas he vis­to co­rrer du­ran­te es­tos ca­si cua­ren­ta años de vi­da ins­ti­tu­cio­nal a cum­plir. Al­gu­nos in­te­gran­tes sa­li­dos de es­te se­mi­lle­ro, han con­for­ma­do sus pro­pias agru­pa­cio­nes, in­tro­du­cien­do ele­men­tos aje­nos a nues­tras cos­tum­bres, sin em­bar­go yo me man­ten­go fiel al es­ti­lo tra­di­cio­nal, que me in­cul­ca­ron mis maes­tros”.

Re­tum­ba­ban en la pla­za los pri­me­ros acor­des de mú­si­ca an­di­na, sa­lien­do los bai­la­ri­nes ata­via­dos con co­lo­ri­dos pon­chos y blan­cas al­par­ga­tas, pre­dis­pues­tos a ini­ciar el bai­le Tu­cu­mán o te­ji­do de la cin­ta, en don­de ca­da dan­zan­te sos­te­nía un lis­tón en la mano y es­tos es­ta­ban uni­dos a un pun­tal cen­tral; pa­san­do de iz­quier­da a de­re­cha y vi­ce­ver­sa, en­tre­la­za­ban ca­da ti­ra pa­ra lue­go vol­ver­la a des­te­jer. Cu­rio­so pre­gun­té a don Miguel He­rre­ra el sig­ni­fi­ca­do de Tu­cu­mán, a lo que él ex­pli­có: “Se de­no­mi­na así a las cin­ti­llas de cue­ro con que se ador­nan los apa­re­jos de los ca­ba­llos, de allí es­ta dan­za”. ¡Ba­ra­jo! que ca­da día se apren­de al­go nue­vo; amis­to­sa­men­te le ex­ten­dí mi mano, deseán­do­le los me­jo­res éxi­tos.

GRA­CIAS AL APO­YO DE LA CA­SA DE LA CUL­TU­RA DEL GUA­YAS Y EL CEN SE PU­DO FOR­MAR EL GRU­PO DE BA­LLET CON TE­MAS MONTUVIOS E IN­DÍ­GE­NAS QUE RE­CO­RRIÓ EL PAÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.