PE­DRO JOR­GE VERA: POR SU PLU­MA Y SU VI­DA PA­SÓ LA HIS­TO­RIA (PAR­TE 1)

ES­TE IN­TE­LEC­TUAL GUA­YA­QUI­LE­ÑO DE IZ­QUIER­DA, AU­TOR DE LI­BROS DE NOVELA, CUEN­TOS, POE­SÍA TEA­TRO, PAR­TI­CI­PÓ EN ‘LA GLO­RIO­SA’ Y FUE SE­CRE­TA­RIO DE LA CONS­TI­TU­YEN­TE

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

EL EN­TORNO Y SU VI­DA. La vi­da de Pe­dro Jor­ge Vera es­tu­vo mar­ca­da por un agi­ta­do acon­te­cer po­lí­ti­co. El Ecua­dor tran­si­ta­ba en la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da de los 50 por una eta­pa de cri­sis pe­rió­di­cas de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, de dispu­tas par­ti­da­rias con­ti­nuas y de cho­que de ten­den­cias ideo­ló­gi­cas. Es­te pa­no­ra­ma tu­vo va­rios pi­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Uno de ellos ocu­rrió los días 2 y 3 de ju­nio de 1959 en Guayaquil, cuan­do la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca es­tu­vo en ma­nos del so­cial­cris­tiano Ca­mi­lo Pon­ce Enríquez.

El pe­río­do de­no­mi­na­do de “es­ta­bi­li­dad”, com­pren­di­do en­tre 1948 y 1960, se vio ma­ti­za­do al fi­nal por un he­cho de pro­fun­da con­no­ta­ción po­lí­ti­ca y so­cial. Guayaquil vi­vió el 2 y el 3 de ju­nio del 59, mo­men­tos de ma­si­va mo­vi­li­za­ción, vio­len­cia y re­pre­sión. Los an­te­ce­den­tes del acon­te­ci­mien­to ocu­rrie­ron po­cos días an­tes en la ciu­dad de Por­to­vie­jo, Ma­na­bí, a pro­pó­si­to del abu­so que ha­bría ejer­ci­do un ofi­cial del Ejér­ci­to en con­tra de un es­tu­dian­te se­cun­da­rio muy que­ri­do en la lo­ca­li­dad. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, el jo­ven se ha­bría sui­ci­da­do, y gran par­te de la po­bla­ción se mo­vi­li­zó has­ta el cuar­tel, aprehen­dió al uni­for­ma­do, lo arras­tró y le dio muer­te. En Guayaquil sa­lie­ron a las ca­lles mi­les de es­tu­dian­tes li­de­ra­dos por la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil Unión de Ju­ven­tu­des Re­vo­lu­cio­na­rias del Ecua­dor – URJE- , agru­pa­ción afec­ta de ma­ne­ra es­tre­cha a la iz­quier­da, que apo­yó la Re­vo­lu­ción cu­ba­na del 1 de enero de 1959. A es­te lla­ma­do acu­die­ron ade­más mu­chos po­bla­do­res del su­bur­bio gua­ya­qui­le­ño. Las ca­lles cén­tri­cas del Puer­to fue­ron el es­ce­na­rio de un en­fren­ta­mien­to en­tre la po­bla­ción mo­vi­li­za­da y las fuer­zas del or­den; mu­chos ne­go­cios fue­ron asal­ta­dos y arra­sa­dos, y de­ce­nas de per­so­nas fue­ron muer­tas y en­te­rra­das -co­mo re­se­ñan los me­dios de la épo­ca- en fo­sas co­mu­nes. La ac­ti­tud de las au­to­ri­da­des ofi­cia­les se vol­có de mo­do con­tun­den­te y fe­roz, y en las de­cla­ra­cio­nes de los por­ta­vo­ces gu­ber­na­men­ta­les se hi­zo ga­la de una in­cues­tio­na­ble, pre­po­ten­te y so­ber­bia de­ci­sión de “con­ser­var el or­den a san­gre y fue­go”.

UN HE­CHO SAN­GRIEN­TO Y UNA DE­CI­SIÓN DE LU­CHA. La cru­de­za de la ac­ción po­li­cial y la re­tó­ri­ca gu­ber­na­men­tal, car­ga­da de me­nos­pre­cio a los sec­to­res po­bres de la po­bla­ción gua­ya­qui­le­ña, en­cen­die­ron los áni­mos, pro­vo­ca­ron una reac­ción es­tu­dian­til que cre­ció ace­le­ra­da­men­te, y con­so­li­da­ron a URJE co­mo de­po­si­ta­ria del li­de­raz­go de una ener­gía trans­for­ma­do­ra que, en es­ta par­te de Amé­ri­ca, es­ta­ba lla­ma­da a re­pro­du­cir la ges­ta cu­ba­na de los jó­ve­nes bar­bu­dos, co­man­da­dos por Fi­del, Ca­mi­lo y el ‘Che’, con­tra el co­rrup­to ré­gi­men de Ba­tis­ta.

Pe­dro Jor­ge fue una es­pon­ja que ab­sor­bió las aris­tas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de su en­torno cer­cano, del ám­bi­to na­cio­nal y del acon­te­cer mun­dial. Fue tes­ti­go - él mis­mo nos lo di­ce en sus Me­mo­rias­de la fi­na­li­za­ción de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en 1918, de la an­gus­tia de los gua­ya­qui­le­ños an­te la pre­ma­tu­ra muer­te de Me­dar­do Ángel Sil­va, de la pre­sen­cia co­ti­dia­na del gran es­cri­tor Jo­sé de la Cua­dra (ahi­ja­do de su ma­dre), de la vi­da dia­ria del cen­tro por­te­ño, ob­ser­va­da des­de la ca­sa fa­mi­liar ubi­ca­da en una de las es­qui­nas del Cen­te­na­rio; del ba­ru­llo del ne­go­cio si­tua­do en los ba­jos de su ho­gar, La Fe­ria de Se­vi­lla, don­de bri­lla­ba la enor­me va­rie­dad de ar­tícu­los, el bu­lli­cio de su due­ño y la her­mo­su­ra de La Ma­da­ma. Pro­cla­mó, con la no­ble­za de su ac­ti­tud fran­ca, su múl­ti­ple mes­ti­za­je, la con­fluen­cia de lo es­pa­ñol y lo blan­co de su ma­dre, con la ne­gri­tud y lo in­dí­ge­na de su pa­dre, y has­ta el su­brep­ti­cio cir­cu­lar de la agi­ta­da y cá­li­da san­gre del Li­ber­ta­dor.

LA LI­TE­RA­TU­RA SE IM­PO­NE A LAS LE­YES. Uno de los pa­sa­jes de ma­yor re­cuer­do fue, pa­ra Pe­dro Jor­ge, el de la im­po­si­ción de la li­te­ra­tu­ra por so­bre las le­yes. Cur­só es­tu­dios de de­re­cho, pe­ro fi­nal­men­te se de­ci­dió por abra­zar las le­tras en su ver­sión ima­gi­na­ti­va, atra­ve­sa­da por la do­lien­te reali­dad y la sa­ga es­pi­ri­tual crea­do­ra. El 15 de no­viem­bre de 1922 se que­dó en su re­ti­na y se plas­mó lue­go en va­rios ren­glo­nes de su novela Los ani­ma­les pu­ros. El he­cho se­ría alu­di­do por Pe­dro Jor­ge co­mo al­go pa­re­ci­do a la Co­mu­na de Pa­rís. Pe­só tam­bién so­bre él el em­ble­má­ti­co acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917. Y mu­cha­cho al fin, im­bui­do por los pa­sa­jes que en­ton­ces ocu­pa­ban la aten­ción de la es­qui­na por­te­ña y sus obli­ga­dos asis­ten­tes, se ale­gró por la ha­za­ña del in­creí­ble Fir­po, el ‘Ti­gre de las Pam­pas’, al sa­car del “ring”, de un fuer­te trom­pón, al pe­lea­dor grin­go Jack Dem­psey. La di­cha se le aca­ba­ría po­cos mi­nu­tos des­pués, cuan­do el ar­gen­tino per­dió en esa pe­lea.

LAS IN­FLUEN­CIAS SIG­NI­FI­CA­TI­VAS

Re­ci­bió las en­se­ñan­zas del gran maes­tro, doc­tor Rigoberto Or­tiz Bermeo, quien lue­go de es­pe­cia­li­zar­se en Eu­ro­pa, se afin­có en Guayaquil. En la es­cue­la com­par­tió con Ma­nuel Me­di­na Cas­tro, in­te­lec­tual y es­tu­dio­so del desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na y el pre­pon­de­ran­te pa­pel de la po­ten­cia nor­te­ame­ri­ca­na co­mo la ma­yor be­ne­fi­cia­ria de las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas de es­ta par­te del mun­do. La de­no­mi­na­da Re­vo­lu­ción Ju­lia­na de 1925 lo sor­pren­dió a sus on­ce años, y el desen­la­ce de es­te en­sa­yo, li­be­ra­dor y pro­gre­sis­ta, le de­mos­tra­ría las di­fi­cul­ta­des de los pro­ce­sos po­lí­ti­cos cuan­do de­ben afron­tar va­lla­da­res po­de­ro­sos e inex­pug­na­bles, co­mo la de­ten­ta­ción del po­der eco­nó­mi­co y la do­mi­na­ción del ca­pi­tal fi­nan­cie­ro.

“…Per­dí a Dios al ini­cio de la se­cun­da­ria…”, nos con­fie­sa, y aña­de, pa­ra re­ve­lar de dón­de sur­gió la ins­pi­ra­ción pa­ra tan du­ra de­ci­sión, una fra­se de Bau­de­lai­re: “Dios es un es­cán­da­lo, pe­ro un es­cán­da­lo ren­ta­ble”.

Por su es­ce­na­rio pa­sa­ron las va­ca­cio­nes en Chan­duy, Po­sor­ja, Pla­yas, El Mo­rro y La Li­ber­tad, en la cer­ca­na cos­ta; y Hui­gra, Alau­sí y Rio­bam­ba, en la sie­rra. Aquí, por pri­me­ra vez, se en­te­ró de la exis­ten­cia de com­pa­trio­tas des­pre­cia­dos y dis­cri­mi­na­dos, y le pre­gun­tó a su pa­dre “…si los in­dios eran, co­mo él, ecua­to­ria­nos…”. De ca­da pun­to con­ser­vó re­cuer­dos y abra­zó sím­bo­los y mar­cas en la de­fi­ni­ción de su per­so­na­li­dad di­cha­ra­che­ra y tris­te, y a la vez ale­gre y su­frien­te. Y si de mi­li­tan­cia en la iz­quier­da se tra­ta, es­ta fue ma­ti­za­da, to­do el tiem­po, por “el su­fri­mien­to que se can­ta”, que fue el tan­go. Ad­mi­ra­dor -y de­trac­tor- de Gar­del, se de­jó aca­ri­ciar por las vo­ces del ‘Po­la­co’ Go­ye­ne­che, Susana Ri­nal­di, Vir­gi­nia Luque; por el ban­do­neón de Troi­lo y por las le­tras de Man­zi, Dis­cé­po­lo y Ca­dí­ca­mo.

LOS PA­SOS OR­GA­NI­ZA­TI­VOS

La cons­ta­ta­ción de la de­sigual­dad so­cial, de la so­cie­dad co­mo ex­pre­sión de la lu­cha de cla­ses y de la rup­tu­ra ideo­ló­gi­ca que ubi­ca­ba al hom­bre a uno u otro la­do del pro­gre­so, de­ter­mi­na­ron que a muy tem­pra­na edad for­ma­ra par­te de una agru­pa­ción de­no­mi­na­da Frac­ción Uni­ver­si­ta­ria de Iz­quier­da -Fu­dei-. El pri­mer ma­ni­fies­to de es­te nú­cleo ju­ve­nil fue una de­cla­ra­to­ria del com­pro­mi­so re­vo­lu­cio­na­rio orien­ta­do a cam­biar la so­cie­dad, si­guien­do los prin­ci­pios del mar­xis­mo-le­ni­nis­mo. Sus in­te­gran­tes fue­ron Jor­ge Me­jía Ce­de­ño, quien aso­ma­ba co­mo el de ma­yor for­ma­ción po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca; Car­los Gue­va­ra Mo­reno, Rafael Coe­llo Se­rrano, Hum­ber­to del Pino, Alfredo Vera, Pe­dro Jor­ge Vera, Jo­sé Joa­quín Sil­va, Hum­ber­to Ma­ta Martínez, Leó­ni­das Avi­lés, Er­mel Que­ve­do, Gus­ta­vo Ra­mí­rez Pé­rez, Ju­lio Martínez Ar­gu­do, Alejandro Stay, Six­to To­rres León, Gil Aní­bal Nu­ques, Os­val­do Cas­tro, Pe­dro Sán­chez Vera, Hum­ber­to Mi­ran­da y Alfredo En­ca­la­da. El mo­men­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo de su par­ti­ci­pa­ción se dio a tra­vés de una de­cla­ra­to­ria que hi­cie­ran sus miem­bros an­te el Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio, lue­go de ga­nar las elec­cio­nes es­tu­dian­ti­les.

Pe­dro Jor­ge re­cuer­da la im­por­tan­cia que tu­vo en el arran­que de su for­ma­ción po­lí­ti­ca la in­fluen­cia de quien se­ría pos­te­rior­men­te el lí­der po­pu­lis­ta más im­por­tan­te de Guayaquil en los años 50, Car­los Gue­va­ra Mo­reno. Es­te le ha­bría fa­ci­li­ta­do va­rios tex­tos de mar­xis­mo co­mo el An­ti Düh­ring, el Ma­ni­fies­to Co­mu­nis­ta y otros, en los que se con­den­sa­ba el pen­sa­mien­to de los crea­do­res de es­ta co­rrien­te ideo­ló­gi­ca. En las au­las se­cun­da­rias re­ci­bió la en­se­ñan­za de pro­fe­so­res des­ta­ca­dos co­mo Alfredo Sanz, Francisco Cam­pos Ri­va­de­nei­ra, González Arboleda, Leo­pol­do Benítez Vi­nue­za (his­to­ria­dor y no­ve­lis­ta de mu­cho pres­ti­gio na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal), Al­ber­to Or­de­ña­na y Co­lón Se­rrano Mu­ri­llo, fun­da­dor y mi­li­tan­te ac­ti­vo del Par­ti­do So­cia­lis­ta del Ecua­dor. Re­cuer­da Pe­dro Jor­ge un acon­te­ci­mien­to que for­ta­le­ció su de­ci­sión de asu­mir po­si­cio­nes de cam­bio y trans­for­ma­ción. Cuan­do es­tu­dian­te del Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te ocu­rrió un en­fren­ta­mien­to con las au­to­ri­da­des del co­le­gio y, de ma­ne­ra con­cre­ta, con su rec­tor, el doc­tor Abel Gil­bert. Las mo­vi­li­za­cio­nes de los jó­ve­nes cre­cie­ron y el mi­nis­tro de Edu­ca­ción re­sol­vió des­pla­zar a Gil­bert y re­em­pla­zar­lo por el pro­fe­sor su­ge­ri­do por aque­llos, Ángel An­drés García. Es­te even­to cons­ti­tu­yó una de las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes en­tre el áni­mo con­fron­ta­dor de los alum­nos y lo que ellos con­si­de­ra­ban “ins­ti­tu­cio­na­li­dad an­qui­lo­sa­da y re­tró­gra­da”. En el ima­gi­na­rio de ellos se con­ser­vó es­te pa­sa­je co­mo una ver­da­de­ra “gran huel­ga”. Ani­ma­dos por el triun­fo ar­ma­ron el Gru­po Mar­xis­ta Ade­lan­te (Gru­mar­xad), cu­yos in­te­gran­tes fue­ron Ma­nuel Me­di­na Cas­tro, Al­fon­so Mu­ñoz (que se­ría, con un apo­do, uno de los per­so­na­jes de su novela Los ani­ma­les pu­ros), Alejandro Coe­llo Se­rrano, Leonardo Es­pi­nel Men­do­za, Pe­dro Jor­ge Vera, Ma­nuel Martínez Ruiz, Ot­hón Castillo y An­drés Arra­ta. Aquí ocu­rrió un cu­rio­so fenómeno: el “Gru­po”, in­dig­na­do por el asesinato del di­ri­gen­te ju­ve­nil cu­bano Jo­sé Antonio Me­lla, re­sol­vió pu­bli­car un pe­rió­di­co mu­ral, ex­pre­san­do su pe­sar y com­pro­me­tién­do­se a seguir el ejem­plo del des­apa­re­ci­do lí­der. La res­pues­ta, ines­pe­ra­da, vino pre­ci­sa­men­te de quien ha­bía si­do pos­tu­la­do por ellos pa­ra el car­go de rec­tor del co­le­gio, y fue, pa­ra el áni­mo de los emo­cio­na­dos y mi­li­tan­tes jó­ve­nes, una de las pri­me­ras ex­pre­sio­nes de los re­ve­ses que im­pli­ca­ba su pre­sen­cia en la lí­nea del com­pro­mi­so li­be­ra­dor. Otro mo­men­to ins­cri­to en esa par­te de la vi­da po­lí­ti­ca de Pe­dro Jor­ge ocu­rrió cuan­do en su ca­li­dad de in­te­gran­te de la Ju­ven­tud Co­mu­nis­ta del Ecua­dor, par­ti­ci­pó en el co­lec­ti­vo que dio a luz el se­ma­na­rio Ban­de­ra Ro­ja, por lo que fue­ron apre­sa­dos. Re­cuer­da en sus Me­mo­rias el acon­te­ci­mien­to co­mo un pa­sa­je en que los mi­li­tan­tes de la JC fue­ron “…víc­ti­mas de la re­pre­sión bur­gue­sa…”. Un cho­que adi­cio­nal su­fri­do por su pre­dis­po­si­ción de asu­mir la “lu­cha” co­mo un com­pro­mi­so que no re­co­no­cía fron­te­ras, se dio cuan­do vi­si­tó el Ecua­dor el ni­ca­ra­güen­se Atahual­pa Moc­te­zu­ma, en bus­ca de apo­yo pa­ra la cau­sa de Au­gus­to César San­dino. En esa opor­tu­ni­dad, Pe­dro Jor­ge hi­zo co­ro, y así lo re­co­no­ce­ría pos­te­rior­men­te, a la ac­ti­tud sec­ta­ria de los co­mu­nis­tas ecua­to­ria­nos, que no po­dían con­ce­bir la jus­te­za de un en­fren­ta­mien­to de “cla­ses” fue­ra de la con­duc­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

Pe­dro Jor­ge Vera

1. Co­le­gio Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te. 2. Guayaquil en los años 30. 3. La re­vo­lu­ción cu­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.