LAS CA­JAS REA­LES DE GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

Las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas del Go­bierno Cen­tral de la pro­vin­cia del Gua­yas de las úl­ti­mas dé­ca­das no han si­do las mis­mas en la his­to­ria. Las del pe­río­do co­lo­nial fue­ron otras; evo­lu­cio­na­ron con el trans­cur­so de los si­glos, de acuer­do a las épo­cas y ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción. En­tre las de la Co­lo­nia es­ta­ban las ca­jas rea­les, ad­mi­nis­tra­das por los ofi­cia­les rea­les.

En su obra La Or­ga­ni­za­ción Fi­nan­cie­ra de las In­dias en el Si­glo XV, Is­mael Sán­chez Be­lla afir­ma que las ca­jas se crea­ron en puer­tos de gran mo­vi­mien­to, ca­be­ce­ras de vi­rrei­na­tos y zo­nas mi­ne­ras. Pa­ra él, la ca­ja era una ex­pre­sión de sen­ti­do ma­te­rial por cuan­to los ofi­cia­les rea­les uti­li­za­ban una ca­ja de hie­rro en la que guar­da­ban in­gre­sos, li­bros de la Ha­cien­da y mar­cas rea­les. Ade­más, la pa­la­bra ca­ja in­cluía un sen­ti­do te­rri­to­rial que abar­ca­ba el área te­rri­to­rial de ac­ción de los ofi­cia­les rea­les. Du­ran­te la Co­lo­nia, los ofi­cia­les rea­les fue­ron res­pon­sa­bles de con­tro­lar re­cau­da­cio­nes de im­pues­tos, ta­sas, al­qui­ler de mo­no­po­lios, etc. La Co­ro­na es­pa­ño­la se ca­rac­te­ri­zó por te­ner un sis­te­ma de im­pues­tos que des­alen­ta­ban la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca; los tributos eran ex­ce­si­vos, se pa­ga­ba por to­do. En­tre los im­pues­tos ha­bía al­ca­ba­las, quin­tos, dé­ci­mos, no­ve­nos, in­dul­gen­cias, ofi­cios ven­di­bles, al­mo­ja­ri­faz­gos, etc. En los pri­me­ros de­ce­nios los ofi­cia­les rea­les no tu­vie­ron re­si­den­cia fi­ja, pa­sa­ban su tiem­po vi­si­tan­do las di­ver­sas ca­jas rea­les a lo lar­go y an­cho de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la.

En 1561 Die­go Ló­pez de Zú­ñi­ga y Ve­las­co, con­de de Nie­va, IV vi­rrey de Pe­rú en no­ta a la Co­ro­na su­gi­rió la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un con­trol adua­ne­ro: “...en la ciu­dad de San­tia­go de Gua­ya­quil, por ser una de las ciu­da­des de es­tos rei­nos don­de hay mu­cho tra­to y co­mer­cio en ella [...] y asi­mis­mo por es­tar la di­cha ciu­dad en puer­to de mar y a don­de acu­den mu­chos na­víos así de Nue­va Es­pa­ña, Tie­rra Fir­me y de es­tos di­chos rei­nos (de­más co­lo­nias), es ne­ce­sa­rio que ha- ya en ella una es­cri­ba­nía de re­gis­tros, nom­bra­da por Su Ma­jes­tad, an­te quien pa­sen y se ha­gan las vi­si­tas y re­gis­tros de los ta­les na­víos que en el puer­to de la di­cha ciu­dad sur­gie­ren y sa­lie­ren de él pa­ra to­das y cual­quier par­tes de los di­chos rei­nos y fue­ra de ellos con cual­quier mer­ca­de­ría y otras co­sas...”. No hay con­sen­so de la fe­cha de crea­ción de las ca­jas Puer­to Vie­jo, Lo­ja y Gua­ya­quil, se es­ti­ma en­tre 1563 y 1575.

Fue el quin­to vi­rrey del Pe­rú, Fran­cis­co de To­le­do (1569-81) quien vien­do el des­or­den exis­ten­te en ma­te­ria de la ad­mi­nis­tra­ción de Ha­cien­da, es­ta­ble­ció las ba­ses pa­ra mo­der­ni­zar ac­ti­vi­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y fis­ca­les del vi­rrei­na­to. En una de sus re­for­mas es­ta­ble­ció la re­si­den­cia de los ofi­cia­les rea­les en ca­da una de las ca­jas del Vi­rrei­na­to del Pe­rú pa­ra que la cus­to­dia fue­ra efec­ti­va; eran los que la ad­mi­nis­tra­ban. Por ley los ofi­cia­les rea­les te­nían que vi­vir don­de se en­con­tra­ba la ca­ja. Los his­to­ria­do­res Ál­va­ro Ja­ra y John J. Te Pas­ke han he­cho un pro­fun­do es­tu­dio so­bre la or­ga­ni­za­ción y ope­ra­cio­nes de esa ins­ti­tu­ción. Co­men­tan que el nom­bre de ofi­cial real se ori­gi­nó en la épo­ca me­die­val en las adua­nas de Ara­gón; los que cum­plían fun­cio­nes de re­cau­da­ción fis­cal te­nían ese nom­bre. El suel­do que re­ci­bían te­nía re­la­ción con la ciu­dad, así los de Qui­to re­ci­bían 1.500 pe­sos anua­les; los de Cuen­ca y Gua­ya­quil, en­tre 50 % y 75 % de Qui­to. Ja­ra y Te Pas­ke afir­man que las le­yes rea­les eran muy es­cru­pu­lo­sas en el con­trol de los ofi­cia­les rea­les. Te­nían que pre­sen­tar cau­ción al Con­se­jo de In­dias con un de­ta­lle de sus pa­tri­mo­nios. Re­ci­bían las ins­truc­cio­nes de có­mo cum­plir sus ac­ti­vi­da­des. La ga­ran­tía se de­po­si­ta­ba en la ca­ja ba­jo pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad. Al lle­gar a ocu­par sus car­gos te­nían que pre­sen­tar cre­den­cia­les al más al­to or­ga­nis­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo de la ciu­dad y to­mar ju­ra­men­to.

Las ta­reas de los ofi­cia­les rea­les se re­par­tie­ron al ini­cio en­tre 4 per­so­nas, con las si­guien­tes res­pon­sa­bi­li­da­des: el con­ta­dor ejer­cía el car­go más im­por­tan­te al con­tro­lar los in­gre­sos y egre­sos de di­ne­ro, cer­ti­fi­ca­ba to­das las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras, cui­da­ba los do­cu­men­tos y or­de­na­ba las li­bran- zas. Te­nía obli­ga­ción de lle­var al día el li­bro ma­yor y li­bro ma­nual. En el pri­me­ro se ano­ta­ban los in­gre­sos y egre­sos y se sa­ca­ban to­ta­les y sal­dos. El te­so­re­ro re­ci­bía los in­gre­sos y rea­li­za­ba los pa­gos en pre­sen­cia del con­ta­dor y un ter­ce­ro. El fac­tor era el ge­ren­te real, man­te­nía un in­ter­cam­bio per­ma­nen­te con los otros fac­to­res y la Ca­sa de Con­tra­ta­ción en Se­vi­lla; te­nía la cus­to­dia de las bo­de­gas don­de se guar­da­ban los bie­nes per­te­ne­cien­tes al rey, cui­da­ba to­do lo re­fe­ren­te a la ven­ta de la mer­ca­de­ría del mo­nar­ca y tam­bién las bo­de­gas rea­les don­de se guar­da­ban ar­mas y mu­ni­cio­nes. El vee­dor vi­gi­la­ba las fun­di­cio­nes y res­ca­tes de los metales pre­cio­sos. El te­so­re­ro y con­ta­dor tu­vie­ron su se­de en las ca­pi­ta­les y sus de­le­ga­dos en las prin­ci­pa­les ciu­da­des. Ca­da uno de los fun­cio­na­rios re­qui­rió de una lla­ve pa­ra abrir o ce­rrar las ca­jas rea­les y es­tu­vie­ron pre­sen­tes cuan­do se de­po­si­ta­ron o re­ti­ra­ron los di­ne­ros. Fue­ron prohi­bi­dos de en­tre­gar la lla­ve a otras per­so­nas, per­dían el pues­to si lo ha­cían. Si no ha­bía mo­vi­mien­tos de in­gre­sos y egre­sos du­ran­te una se­ma­na, la ley re­que­ría ha­cer una ins­pec­ción, ge­ne­ral­men­te los sá­ba­dos. Los ofi­cia­les rea­les no po­dían ha­cer co­mer­cio, po­lí­ti­ca, mi­ne­ría o al­gu­na ac­ti­vi­dad aje­na al car­go. En 1605 la Co­ro­na creó el Tri­bu­nal de Cuen­tas en Li­ma pa­ra re­ci­bir la in­for­ma­ción de los ofi­cia­les rea­les de las ca­jas de las di­fe­ren­tes ciu­da­des del Vi­rrei­na­to de Pe­rú, re­vi­sar­la y au­di­tar­la an­tes de en­viar­se a Ma­drid.

Sán­chez sos­tie­ne que en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVI, las fun­cio­nes de fac­tor y vee­dor se con­so­li­da­ron en una so­la per­so­na. En las Ca­jas Rea­les de Gua­ya­quil fue­ron dos los ofi­cia­les rea­les: te­so­re­ro y con­ta­dor. A fi­nes del si­glo XVI, por tes­ti­mo­nios de ellos se co­no­ce que las adua­nas no es­ta­ban or­ga­ni­za­das ni exis­tía un ade­cua­do con­trol: “De la ciu­dad al des­em­bar­ca­de­ro de Gua­ya­quil se traen mer­ca­de­rías de Cas­ti­lla [...] y to­do es­to de en­tra­da y sa­li­da pa­ra nin­gu­na par­te no pa­gan de­re­cho”. Pe­ro a pe­sar de la an­te­rior afir­ma­ción, una re­la­ción anó­ni­ma de 1573 de la ciu­dad de San Fran­cis­co de Qui­to re­la­ta to­do lo con­tra­rio. Al re­fe­rir­se a la mer­ca­de­ría im­por­ta­da na­rra-

ba: “...y si no traen cer­ti­fi­ca­ción de Tie­rra Fir­me, có­mo pa­ga­ron los de­re­chos de al­mo­ja­ri­faz­go de las di­chas mer­ca­de­rías, los ofi­cia­les de la Real Ha­cien­da lo ha­cen pa­gar en Gua­ya­quil”. Otras per­so­nas tra­ba­ja­ron con los ofi­cia­les rea­les en Gua­ya­quil. En un ex­pe­dien­te de 1756 se lee: “...se juz­ga ser pre­ci­so el nom­bra­mien­to de tres hom­bres, el uno que con la voz del por­te­ro ten­ga las lla­ves y cui­de de lo que en­tra­re y sa­lie­re;, el otro que con la de guar­dia pue­da vi­gi­lar, cui­dar y to­mar la ra­zón de lo que pa­sa­re por di­cha Adua­na y des­ti­nar­se a ce­lar por fue­ra en aque­llo que le dipu­taren y man­da­ren los ofi­cia­les rea­les, y el ter­ce­ro de­be­rá ser un es­cri­bien­te que se­rá el que lle­ve el li­bro de la ra­zón de di­cha Adua­na, ayu­dan­do cuan­do le so­bra­re el tiem­po en ella en la con­ta­du­ría...”. Nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios en­con­tra­dos con­fir­man el des­con­trol de las cuen­tas. Pa­ra fi­nes del si­glo XVIII, ofi­cia­les rea­les al ser co­mu­ni­ca­dos de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la con­ta­bi­li­za­ción de las re­cau­da­cio­nes, en co­mu­ni­ca­ción al go­ber­na­dor res­pon­die­ron: “...de nues­tra par­te no hay omi­sión al­gu­na, en es­te par­ti­cu­lar y otros cum­pli­dos con lo que nos man­da go­ber­nar­nos, con las es­ca­sí­si­mas lu­ces que nos pro­por­cio­na es­ta ofi­ci­na, don­de no hay la me­nor ra­zón, do­cu­men­to, o apun­te [...] y así es im­posi­ble que fi­je­mos es­tas can­ti­da­des con la exac­ti­tud que se nos pi­de y co­rres­pon­de...”. En 1787 por or­den de Car­los III se co­men­zó a lle­var un sis­te­ma con­ta­ble de do­ble partida, pa­ra ha­cer la con­ta­bi­li­dad más cla­ra; cau­só con­fu­sión y fue aban­do­na­do en tres años. Pa­ra fi­nes del pe­río­do co­lo­nial, Mar­tín de Yca­za co­mo se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia y Con­ta­du­ría, se que­ja­ba del des­or­den que exis­tía por la au­sen­cia de re­gis­tros y de­man­da­ba re­for­mas.

Las ca­jas rea­les fue­ron su­per­vi­sa­das por el pre­si­den­te de la Au­dien­cia de Qui­to has­ta 1605 y con la crea­ción del Tri­bu­nal de Cuen­tas de Li­ma en di­cho año, pa­sa­ron a de­pen­der de es­te úl­ti­mo. A par­tir de 1740 el Tri­bu­nal de Cuen­tas de San­ta Fe de Bo­go­tá asu­mió la su­per­vi­sión. En 1776 se es­ta­ble­ció el Tri­bu­nal de Cuen­tas de Qui­to, el cual con­tro­ló las Ca­jas Rea­les de Gua­ya­quil has­ta fi­nes del pe­río­do co­lo­nial. A pe­sar de que el sis­te­ma ha­cen­dis­ta in­diano con­si­de­ró una es­tric­ta au­di­to­ría de las cuen­tas pre­sen­ta­das por los ofi­cia­les rea­les, en la prác­ti­ca las Ca­jas Rea­les de Gua­ya­quil no re­ci­bie­ron su­per­vi­sión ne­ce­sa­ria, al ex­tre­mo de que el pro­pio Con­se­jo de In­dias ad­mi­tió la exis­ten­cia de “un to­tal aban­dono...” de ella. Las irre­gu­la­ri­da­des exis­ten­tes se tra­ta­ron de co­rre­gir con el en­vío a Gua­ya­quil de Juan Mar­tín de Sarratea, 1754, y de Jo­sé Gar­cía de León y Pi­za­rro, 1778; ellos co­mo in­ter­ven­to­res, lo­gra­ron de­tec­tar las fa­llas e hi­cie­ron las co­rrec­cio­nes co­rres­pon­dien­tes. Los prin­ci­pa­les in­gre­sos no eran igua­les en ca­da ca­ja; en la de Qui­to las re­cau­da­cio­nes del tri­bu­to in­dí­ge­na, por exis­tir nu­me­ro­sas en­co­mien­das y po­bla­ción in­dí­ge­na; en Gua­ya­quil los aran­ce­les re­cau­da­dos en el co­mer­cio ex­te­rior. Los ex­ce­den­tes de las re­cau­da­cio­nes de las Ca­jas Rea­les de Gua­ya­quil, des­pués de des­con­tar los gas­tos, no fue­ron rein­ver­ti­dos en obras pú­bli­cas en fa­vor de la ciu­dad. Fue­ron re­me­sa­dos al Vi­rrei­na­to de Nue­va Gra­na­da pa­ra fi­nan­ciar los cuar­te­les en San­ta Mar­ta y Río Ha­cha en Car­ta­ge­na; una for­ta­le­za y un ca­mino en Bue­na­ven­tu­ra. Tam­bién se uti­li­za­ron en fi­nan­ciar obras en otras ciu­da­des de la Au­dien­cia de Qui­to.

Al re­vi­sar la re­co­pi­la­ción de los in­gre­sos de las Ca­jas de Gua­ya­quil, Qui­to y Cuen­ca du­ran­te dos si­glos, ela­bo­ra­da por los his­to­ria­do­res Ja­ra y Te Pas­ke, hay que con­cluir que en tér­mi­nos por ha­bi­tan­te, nues­tra ciu­dad tu­vo ri­que­za du­ran­te los úl­ti­mos dos si­glos de la Co­lo­nia, muy su­pe­rior a otras ciu­da­des de la Au­dien­cia de Qui­to. Otra evi­den­cia his­tó­ri­ca: cuan­do los fi­li­bus­te­ros Grog­niet, Pi­card y D`Hout, ata­ca­ron la ciu­dad en 1687, pa­ra evi­tar la des­truc­ción re­ci­bie­ron 42.000 pe­sos de co­mer­cian­tes, 92 mil pe­sos de las Ca­jas Rea­les, 200.000 pe­sos en jo­yas, oro y pla­ta de las fa­mi­lias.

JUAN MAR­TÍN DE SARRATEA FUE NOM­BRA­DO VI­SI­TA­DOR DE LAS CA­JAS REA­LES DE GUA­YA­QUIL POR EL VI­RREY DEL PE­RÚ

Fran­cis­co de To­le­do Vi­rrey de Pe­rú. Re­for­ma­dor de las Ca­jas Rea­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.