PAR­TE MI­LI­TAR DE LA BA­TA­LLA DEL PI­CHIN­CHA

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITU­RRAL­DE

El co­ro­nel pe­ruano An­drés de San­ta Cruz, al man­do de la di­vi­sión del Nor­te, con 1.200 hom­bres, en ope­ra­ción mi­li­tar coor­di­na­da con Su­cre, acan­to­nó en Piu­ra, don­de re­ci­bió la or­den de San Mar­tín de ini­ciar la mar­cha pa­ra re­unir­se con la di­vi­sión del Sur, con 1.700 hom­bres, co­man­da­da por el ‘Ma­ris­cal de Aya­cu­cho’. Am­bos ejér­ci­tos se en­con­tra­ron en Sa­ra­gu­ro el 9 de fe­bre­ro de 1822. A par­tir de en­ton­ces, Su­cre asu­mió el man­do del Ejér­ci­to Uni­do. El 21 de fe­bre­ro ocu­pó Cuen­ca, “es­pe­ran­do que avan­za­ra por el nor­te el ejér­ci­to li­ber­ta­dor” (va­na es­pe­ra, pues co­no­ce­mos que Bo­lí­var no pu­do pa­sar de Pas­to). En­tre­tan­to, au­men­tó sus fuer­zas con qui­nien­tos re­clu­tas (cuen­ca­nos) sa­ca­dos del país. En Lo­ja: “el bra­vo co­man­dan­te San­ta Cruz, que man­da la van­guar­dia. Dos pro­vin­cias li­bres han si­do el prin­ci­pio de es­ta cam­pa­ña a cos­ta so­lo de las fa­ti­gas de la mar­cha” (El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, 03/09/1822).

El 2 de mar­zo San­ta Cruz re­ci­bió de San Mar­tín la or­den de aban­do­nar la cam­pa­ña so­bre Qui­to, lo cual co­mu­ni­có a Su­cre el 29. Su­cre le pi­dió no ol­vi­dar lo que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra el ejér­ci­to de Co­lom­bia su re­ti­ra­da, di­cién­do­le: “Se ha ol­vi­da­do del pe­li­gro que en el ac­to ame­na­za con es­ta re­ti­ra­da al más bri­llan­te ejér­ci­to de Co­lom­bia, y con él a la Re­pú­bli­ca, y aun di­ré al Pe­rú” (Su­cre, De mi pro­pia mano, Págs. 58-60). Su­cre sa­bía que con 1.700 hom­bres ha­bría si­do de­rro­ta­do.

San­ta Cruz, co­mo mi­li­tar pun­do­no­ro­so, con­tra­vino las ór­de­nes del Go­bierno del Pe­rú y de­ci­dió per­ma­ne­cer con Su­cre. De es­ta for­ma las tro­pas uni­das reanu­da­ron la mar­cha so­bre Qui­to y el 23 de abril de 1822, se­gún el par­te que ele­va Su­cre a La Mar, to­ma­ron po­se­sión de Rio­bam­ba (El Pa­trio­ta, 05/11/22). Una vez en ella, Su­cre aren­gó a los sol­da­dos, ci­tan­do la com­po­si­ción del Ejér­ci­to Uni­do: “¡Pe­rua­nos, ar­gen­ti­nos, co­lom­bia­nos! La vic­to­ria os es­pe­ra so­bre el ecua­dor (la lí­nea equi­noc­cial): allí vais a es­cri­bir vues­tros nom­bres glo­rio­sos, pa­ra re­cor­dar con or­gu­llo las más re­mo­tas ge­ne­ra­cio­nes. Sol­da­dos, vues­tras pri­va­cio­nes van a con­cluir­se. Los tra­ba­jos de la cam­pa­ña se­rán re­com­pen­sa­dos de­bi­da­men­te por el re­co­no­ci­mien­to de la Re­pú­bli­ca” Su­cre, ídem, Págs. 60-61). Es­to in­di­ca que el triun­fo de Pi­chin­cha no fue so­lo de Su­cre, sino del ejér­ci­to con­ti­nen­tal en la cam­pa­ña.

Ba­ta­lla del Pi­chin­cha: par­te del co­man­dan­te ge­ne­ral de la di­vi­sión del Nor­te del Pe­rú al Ill­mo. Sr. co­man­dan­te ge­ne­ral de es­ta pro­vin­cia y ge­ne­ral en je­fe de di­cha di­vi­sión, y al pre­si­den­te y vo­ca­les de la Jun­ta Su­pe­rior de Go­bierno:

Ejér­ci­to del Pe­rú, di­vi­sión del Nor­te.- Cuar­tel ge­ne­ral en Qui­to a 28 de ma­yo de 1822.

La ocu­pa­ción de la ca­pi­tal de Qui­to de­bi­da a la vic­to­ria de Pi­chin­cha, con­se­gui­da el 24 por el Ejér­ci­to Uni­do, cu­ya cir­cuns­tan­cias de­ta­lla­ré a V. S. I. (Vues­tra Se­ño­ría Ilus­trí­si­ma), que fue de­ci­si­va la cam­pa­ña en que ha coope­ra­do el Pe­rú, con mu­cho ho­nor de sus ar­mas y ter­mi­na­da la gue­rra en es­ta par­te.

Ma­cha­chi es­ta­ba ocu­pa­do por el enemi­go y fue con­ve­nien­te ha­cer un mo­vi­mien­to ge­ne­ral por su de­re­cha pa­ra bur­lar las fuer­tes po­si­cio­nes del Ja­lu­pa­na, que pre­ten­día sos­te­ner: con es­te ob­je­to mar­chó el Ejér­ci­to Uni­do el 13 por el ca­mino de Lim­pio­pon­ga, lo­gran­do ocul­tar sus mo­vi­mien­tos a la som­bra de una ma­ña­na ne­bu­lo­sa. El 2º es­cua­drón pe­ruano se ha­bía ade­lan­ta­do y lle­gó el 15 al va­lle de Los Chi­llos, a tres le­guas de la ca­pi­tal so­bre su flan­co de­re­cho, obli­gan­do al enemi­go, si no qui­sie­se pre­sen­tar ba­ta­lla, a re­ti­rar­se a la ca­pi­tal.

Eli­gien­do otras po­si­cio­nes en la cal­za­da y lo­mas que se­pa­ran aquel va­lle con el ob­je­to de con­ser­var­se a la de­fen­si­va, mien­tras le lle­ga­ban las tro­pas de Pas­to (no lle­ga­ron por­que es­ta­ban ocu­pa­dos man­te­nien­do in­mo­vi­li­za­do a Bo­lí­var, que no pu­do ven­cer a los es­pa­ño­les en ese pun­to), cu­yo co­rreo in­ter­cep­ta­do nos lo con­fir­mó, por lo que pa­re­ció con­ve­nien­te apu­rar la ba­ta­lla, pa­san­do el 20 el eji­do de Tu­ru­bam­ba.

El em­pe­ño del enemi­go por de­fen­der las lo­mas del pa­so exi­gía un mo­vi­mien­to rá­pi­do pa­ra to­mar­las, y en­car­ga­do de ha­cer­lo con la di­vi-

AL­CAN­ZA­DA LA VIC­TO­RIA EN EL PI­CHIN­CHA, EL GO­BIERNO LI­BRE DE GUA­YA­QUIL, EN­CA­BE­ZA­DO POR OL­ME­DO, RE­CI­BIÓ DE SU­CRE LOS PAR­TES MI­LI­TA­RES DE LA HE­ROI­CA BA­TA­LLA.

sión pe­rua­na, lo­gré fa­ci­li­tar la subida del res­to del Ejér­ci­to, que ba­jó el 21 so­bre el llano de Tu­ru­bam­ba, a la vis­ta del cam­po enemi­go. Es­te rehu­só el com­ba­te que le pre­sen­ta­mos ba­jo sus fue­gos de ca­ñón: al­gún ti­ro­teo de esa ar­ma y de las gue­rri­llas dis­tra­je­ron el día, y vis­to que el enemi­go so­lo que­ría sos­te­ner sus po­si­cio­nes, pa­sa­mos a si­tuar­nos a vein­te cua­dras del cam­po en el pue­blo de Chi­llo­ga­llo, don­de el día 23 por la no­che em­pren­dió el ejér­ci­to un mo­vi­mien­to por la iz­quier­da. Su­bien­do por la fal­da de la cordillera de Pi­chin­cha a sa­lir al eji­do de Iña­qui­to, por el nor­te, y con el do­ble in­te­rés de su lla­nu­ra pa­ra nues­tra ca­ba­lle­ría y de in­ter­po­ner­nos a los re­fuer­zos de Pas­to.

La no­che llu­vio­sa y el mal ca­mino ape­nas me per­mi­tie­ron lle­gar a las lo­mas de Pi­chin­cha que do­mi­nan a Qui­to; a las ocho de la ma­ña­na del 24, con la van­guar­dia com­pues­ta por dos ba­ta­llo­nes del Pe­rú y El Mag­da­le­na de Co­lom­bia, me fue pre­ci­so per­ma­ne­cer en ella mien­tras sa­lían de la que­bra­da los de­más cuer­pos: a las dos ho­ras lle­gó el Gral. Su­cre con otro ba­ta­llón, y fui­mos avi­sa­dos por un es­pía, que de la par­te de Qui­to subía una partida que creí­mos sor­pren­der con dos com­pa­ñías de ca­za­do­res de Pa­ya y el Ba­ta­llón 2º; pe­ro co­mo es­tas de­mo­ra­sen la ope­ra­ción por lo mon­tuo­so y al­go lar­go de su di­rec­ción, me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.