MA­NI­FIES­TO ‘DE LOS PER­SAS’

AME­RI­CA­NOS FIR­MAN­TES DEL

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Du­ran­te los con­vul­sos años en que Na­po­león Bo­na­par­te tu­vo pri­sio­ne­ros en Fran­cia a los re­yes de Es­pa­ña, 18041814, se rea­li­za­ron por par­te de las Jun­tas So­be­ra­nas las cé­le­bres Cor­tes de Cá­diz, que cul­mi­na­ron en la ex­pe­di­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1812, con­si­de­ra­da la más li­be­ral has­ta en­ton­ces exis­ten­te en Eu­ro­pa.

Sin em­bar­go, un no­ta­ble nú­me­ro de dipu­tados en­via­dos a di­chas cor­tes se in­cli­na­ban a ex­pre­sar que un re­torno de la ca­sa real de Bor­bón ten­dría que ser con­si­de­ra­do so­la­men­te me­dian­do un ju­ra­men­to de obe­dien­cia por par­te de Fer­nan­do de Bor­bón, en fa­vor de quien su pa­dre Car­los IV ha­bía ab­di­ca­do.

Amé­ri­ca en­vió tam­bién dipu­tados a di­chas cor­tes, en­tre ellos cua­tro re­si­den­tes en la Real Au­dien­cia de Qui­to: el qui­te­ño Jo­sé Ma­ría del Va­lle Me­jía Le­que­ri­ca (1775-1813), los gua­ya­qui­le­ños Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do (1780-1847), Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te (1783-1847), y Mi­guel Mo­reno y Mo­rán (1791-1851), por Cuen­ca, ra­ra­men­te men­cio­na­do por los his­to­ria­do­res y de quién hay una bio­gra­fía de Ro­dol­fo Pérez Pi­men­tel.

Me­jía fue re­pre­sen­tan­do a San­ta Fe y fa­lle­ció en Cá­diz en 1813. Ol­me­do y Ro­ca­fuer­te, por el dis­tri­to de Gua­ya­quil, ocu­pa­ron sus car­gos has­ta la di­so­lu­ción de las Cor­tes; Mo­reno y Mo­rán por el dis­tri­to de “Nue­va” Cuen­ca.

En­tre los his­pa­noa­me­ri­ca­nos la ma­yor par­te eran re­pre­sen­tan­tes en­via­dos por los vi­rrei­na­tos del Pe­rú y de Nue­va Es­pa­ña, pe­ro tam­bién de vi­rrei­na­tos de San­ta Fe y de Río de la Pla­ta; de las Ca­pi­ta­nías Ge­ne­ra­les de Cu­ba, Gua­te­ma­la, Ve­ne­zue­la, San­to Do­min­go, Puer­to Ri­co, y de Chi­le.

Los dipu­tados his­pa­noa­me­ri­ca­nos fue­ron más de 80, un nú­me­ro que pa­re­ce no­ta­ble, pe­ro que era muy in­fe­rior al de los de los es­pa­ño­les pe­nin­su­la­res.

Es de ima­gi­nar que en­tre los dipu­tados ha­bía gen­te de las más di­ver­sas ten­den­cias, in­clu­so aque­llos que pre­co­ni­za­ban un cam­bio ra­di­cal de go­bierno, re­gi­do por una Cons­ti­tu­ción a la que has­ta el mo­nar­ca de­bía so­me­ter­se.

El dia­rio de las Cor­tes nos tras­mi­te el día a día de las se­sio­nes y sus par­ti­ci­pan­tes. Pe­ro en me­dio de ello se ges­ta­ba en­tre un gru­po de ar­chi­con­ser­va­do­res mo­nár­qui­cos, una so­te­rra­da con­ju­ra que es­ta­ba cen­tra­da en la res­tau­ra­ción del ab­so­lu­tis­mo en Es­pa­ña y sus po­se­sio­nes.

Es­tos in­di­vi­duos, en­tre los que es­ta­ban va­rios his­pa­noa­me­ri­ca­nos, de­bie­ron ha­ber tra­ba­ja­do con enor­me an­ti­ci­pa­ción y ahín­co, pues ni bien Fer­nan­do VII pi­só te­rri­to­rio es­pa­ñol des­pués de su hu­mi­llan­te re­ten­ción en Fran­cia, le fue pre­sen­ta­do un ma­ni­fies­to sus­cri­to por 67 dipu­tados en Aran­juez, el 12 de ma­yo de 1814, y pre­sen­ta­do con fir­ma y rú­bri­ca de Pe­dro de Ma­ca­naz y D. Ber­nar­do Mo­zo Ro­sa­les.

El ma­ni­fies­to to­mó el nom­bre ‘De los per­sas’ por su pri­mer artículo: «1.- Era cos­tum­bre en los an­ti­guos per­sas pa­sar cin­co días en anar­quía des­pués del fa­lle­ci­mien­to de su rey, a fin de que la ex­pe­rien­cia de los ase­si­na­tos, ro­bos y otras des­gra­cias les obli­ga­se a ser más fie­les a su su­ce­sor.»

Es no­to­rio que el ma­ni­fies­to, de 142 ar­tí­cu- los, fue una obra pro­li­ja­men­te pre­pa­ra­da, po­si­ble­men­te des­de sus ini­cios, léa­se:

«32.- Prin­ci­pia­mos a leer los tra­ba­jos de las Cor­tes de Cá­diz, y el ori­gen que ha­bían te­ni­do, y ob­ser­va­mos que ol­vi­da­do el de­cre­to de la Jun­ta Cen­tral, y las le­yes, fue­ros y cos­tum­bres de Es­pa­ña, los más de los que se de­cían re­pre­sen­tan­tes de las pro­vin­cias, ha­bían asis­ti­do al Con­gre­so sin po­der es­pe­cial ni ge­ne­ral de ellas […]. En los re­pre­sen­tan­tes de Amé­ri­ca aun hu­bo ma­yo­res de­fec­tos, por­que hu­bo dipu­tados de pro­vin­cias su­ble­va­das y re­bel­des a la obe­dien­cia de V. M., y que sos­te­nían su re­be­lión, as­pi­ran­do a la in­de­pen­den­cia con las no­ti­cias que sa­lían de los se­cre­tos del Con­gre­so, y sin te­ner cen­so de po­bla­ción de las Amé­ri­cas, con­ti­nua­ron sien­do dipu­tados los su­plen­tes (que al pron­to se eli­gie­ron de los ame­ri­ca­nos que ca­sual­men­te exis­tían en Cá­diz), aun des­pués de ha­ber ve­ni­do los apo­de­ra­dos elec­tos por las mis­mas pro­vin­cias ul­tra­ma­ri­nas.»

Los fir­man­tes his­pa­noa­me­ri­ca­nos fue­ron: Blas Os­to­la­za, dipu­tado por el Pe­rú; An­to­nio Joa­quín Pérez, dipu­tado por la Pue­bla de los Án­ge­les; Án­gel Alon­so y Pan­ti­ga, dipu­tado por Yu­ca­tán; Jo­sé Ca­ye­tano de Fon­ce­rra­da, dipu­tado por Va­lla­do­lid de Mi­choa­cán; Ta­deo Gá­ra­te, dipu­tado por Puno; Pe­dro Gar­cía Co­ro­nel, dipu­tado por Tru­ji­llo del Pe­rú; Jo­sé Ga­vino de Or­te­ga y Sal­mon, dipu­tado por Tru­ji­llo del Pe­rú; Ma­riano Rodríguez de Ol­me­do, dipu­tado por la Ciu­dad de la Pla­ta y pro­vin­cia de Char­cas; Sal­va­dor Sa­mar­tín, dipu­tado por Nue­va Es­pa­ña; y Fran­cis­co Ló­pez Lisperguer, dipu­tado por Bue­nos Ai­res.

Nin­guno de nues­tros pai­sa­nos: Ol­me­do, Ro­ca­fuer­te y Mo­reno – Me­jía Le­que­ri­ca ha­bía fa­lle­ci­do en 1813- cons­tan en es­ta lis­ta, que lle­gó a ser opro­bio­sa, tan­to más por­que Fer­nan­do VII ‘El Desea­do’ se con­ver­ti­ría en el ‘Rey Fe­lón’, que per­si­guió a quie­nes se le opo­nían, por lo que Ol­me­do y Ro­ca­fuer­te tu­vie­ron que es­con­der­se y huir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.