De Daule al BIM BAM BUM

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Te­nía­mos la ta­rea de sa­car dia­ria­men­te cin­cuen­ta ta­rros de le­che que re­co­gía­mos de las ha­cien­das ga­na­de­ras de los al­re­de­do­res de Daule, pa­ra lue­go ser lle­va­dos en el ca­mion­ci­to “Do­che” (Dod­ge), bau­ti­za­do co­mo “Ni­ña Mer­ce­des”, pro­pie­dad de don Bau­di­lio Ron­qui­llo, pe­ro en­car­ga­do a su cho­fer de con­fian­za, Fe­li­ciano Quin­to Vi­lla­mar (a) ‘Pa­ta e’ mu­la’, de­bien­do pa­sar el vehícu­lo por el re­cién cons­trui­do puen­te col­gan­te so­bre el río Daule, pa­ra lle­gar has­ta Gua­ya­quil. Era el sá­ba­do 9 de agos­to de 1958 y en­rum­ba­mos tem­pra­na­men­te ha­cia nues­tro des­tino, don­de de­be­ría­mos en­tre­gar el pro­duc­to lác­teo a don Plá­ci­do H. Guzmán, co­mer­cian­te ma­yo­ris­ta ven­de­dor de que­so y le­che de la afa­ma­da cam­pi­ña dau­le­ña. Ha­bién­do­nos aga­rra­do la tar­de, de­bía­mos re­tor­nar a nues­tro can­tón por la ca­rre­te­ra que con­du­ce a Pla­yas, pa­san­do el puen­te 5 de Ju­nio lar­go, pa­ra lue­go to­mar la cur­va ha­cia la de­re­cha, em­pa­tan­do con la vía a Daule en el km 4,5. Pe­ro an­tes de lle­gar ahí, nos atra­jo la cu­rio­si­dad al ver un arre­mo­li­na­mien­to de ca­rros y per­so­nas pug­nan­do por in­gre­sar a un si­tio lla­ma­do el Bim Bam Bum, par­que de di­ver­sio­nes que esos mo­men­tos se es­ta­ba inau­gu­ran­do y al cual no­so­tros tam­bién en­tra­mos. El lu­gar con­ta­ba con in­men­sos es­pa­cios de re­crea­ción co­mo el par­que in­fan­til. En su par­te fron­tal pu­di­mos ver cien­tos de cua­dros con fi­gu­ras de ani­ma­les, pin­ta­dos al óleo, de gran ta­ma­ño. Ubi­ca­do en el cen­tro ha­bía un bo­ni­to ca­rru­sel, más allá el to­bo­gán, los co­lum­pios, sin fal­tar la he­la­de­ría y dos pis­ci­nas pa­ra las de­li­cias de los pe­que­ños, pu­dien­do tam­bién mon­tar ca­ba­lli­tos enanos (po­nis) amaes­tra­dos. El tea­tro era una con­cha acús­ti­ca al ai­re li­bre, en don­de se pre­sen­ta­rían es­pec­tácu­los de to­dos los gé­ne­ros, ar­tis­tas de re­co­no­ci­da fa­ma na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Pis­ta de Bai­le: era un ex­ten­so can­chón de 150 me­tros de lar­go por 80 de an­cho, don­de ca­brían más de 500 pa­re­jas de bai­la­do­res, pu­dien­do cal­mar la sed en su pro­pio “so­da bar”. Al zoo­ló­gi­co se lle­ga­ba por un tú­nel, pu­dien­do ad­mi­rar va­rie­dad de ani­ma­les, sien­do un buen atrac­ti­vo pa­ra los nu­me­ro­sos vi­si­tan­tes. Te­nien­do cer­ca­do con ár­bo­les de gua­ya­ca­nes, se apre­cia­ba un re­don­del alar­ga­do don­de com­pe­ti­rían a to­da ve­lo­ci­dad jó­ve­nes ci­clis­tas aman­tes del de­por­te. Ca­si jun­to a la co­li­na, con el nom­bre de “Ro­dri­go’s” aten­día el con­for­ta­ble res­tau­ran­te de co­mi­das tí­pi­cas, con sus pi­sos de ma­de­ra y te­cha­do de bi­jao. Por un ca­mi­ni­to zig­za­guean­te tre­pa­mos el pe­que­ño ce­rro has­ta lle­gar al mi­ra­dor, don­de es­ta­ba co­lo­ca­do el bus­to del ilus­tre ban­que­ro gua­ya­qui­le­ño don Víc­tor Emi­lio Es­tra­da y des­de allí pu­di­mos aguai­tar ha­cia aba­jo, el tren eléc­tri­co que ja­la­ba va­rios va­go­nes car­ga­dos de fe­li­ces ni­ños. Pa­ra nues­tra sor­pre­sa, exis­tían en la ci­ma cua­tro ca­nu­tos lar­gos lla­ma­dos te­les­co­pios, y cla­ri­ta­men­te, tan cer­qui­ta se veía la Ro­ton­da, el Joc­key Club, to­da la mar­gen del río Daule, bal­sas, ca­noas, en­tra­do a la bo­ca del Gua­yas. El crea­dor y pla­ni­fi­ca­dor de tan magno pro­yec­to, el Dr. Eduar­do Ca­rrión To­ral, a sus in­vi­ta­dos les re­fe­ría: Quie­ro ver a la gen­te de mi ciu­dad, es­pe­cial­men­te a los ni­ños, en es­te si­tio que he de­no­mi­na­do “la tie­rra de la fan­ta­sía”, mu­chas ve­ces aban­do­nan­do la pro­fe­sión de abo­ga­do pa­ra yo mis­mo ve­nir a des­bro­zar la mon­ta­ña, jun­to al in­ge­nie­ro Ar­tu­ro Ce­pe­da y al ar­qui­tec­to Ra­fael Ri­vas, quie­nes me acom­pa­ña­ron des­de el 2 de di­ciem­bre de 1957, has­ta ver mi obra cris­ta­li­za­da, en es­tos nue­ve me­ses de ar­duo tra­ba­jo, de di­se­ño y re­di­se­ño de los pla­nos, don­de se em­plea­ron mi­les de su­cres, tan­to míos co­mo de aque­llas per­so­nas, quie­nes apo­ya­ron es­ta so­ña­do­ra idea. Gra­cias a mi obs­ti­na­do em­pe­ño, hoy en­tre­go pa­ra el dis­fru­te y re­crea­ción de la po­bla­ción es­te sin­gu­lar apor­te a mi ciu­dad”. Es­tu­vie­ron pre­sen­tes el mi­nis­tro de

Pre­vi­sión So­cial, Dr. Gon­za­lo Cor­de­ro, quien fe­li­ci­tó al an­fi­trión. Lo acom­pa­ña­ban los se­ño­res Víc­tor Ma­nuel Ca­rrión To­ral, Eduar­do Ca­rrión Puer­tas, Clemente Du­rán Ba­llén Wright, Ma­nuel Pa­la­cios Off­ner, Dr. Car­los Puig V., Ma­nuel Eduar­do Cas­ti­llo, Dr. Car­los Ze­va­llos Me­nén­dez, Ni­co­lás Fe­bres-Cor­de­ro, Ro­dri­go Ica­za, y jun­to a ellos va­rias da­mas: Ro­sa Pa­ra­da de Puig, Pi­lar Es­tra­da de Ga­llar­do, Ma­ría Ba­rre­do de Cas­ti­llo, Eli­sa Can­dell de Ica­za, y las se­ño­ri­tas: Dia­na Ca­rrión Por­ta­lup­pi, Isa­bel Gon­zá­lez-Ru­bio Do­me­nech y Pi­lar Ga­llar­do Es­tra­da. Cor­dial­men­te, la Sra. Blan­ca Por­taup­pi de Ca­rrión To­ral, con­vi­dó a to­dos los asis­ten­tes a que se sir­vie­ran un su­cu­len­to al­muer­zo ti­po crio­llo. El cos­to de la en­tra­da pa­ra ir a dis­fru­tar de tan no­ve­do­so lu­gar era de ape­nas dos su­cres pa­ra los adul­tos y un su­cre pa­ra los me­no­res de edad, te­nien­do una lí­nea de tras­por­te que los lle­va­ba des­de el par­que Cen­te­na­rio por 0,60 ctvs. Mu­chas ve­ces re­gre­sa­mos al Bim Bam Bum, has­ta que un día des­apa­re­ció es­te fan­tás­ti­co si­tio de re­crea­ción.

QUIE­NES LLE­GA­BAN A GUA­YA­QUIL DE LA ZO­NA CAMPIRANA SE ENTUSIASMA­BAN CON ES­TE NUE­VO LU­GAR DE DIS­TRAC­CIÓN QUE NUN­CA SE HA­BÍA VIS­TO Y QUE CON­VO­CA­BA A MI­LES DE PER­SO­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.