MOTÍN Y MA­TAN­ZA POR UN TE­SO­RO

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

El bergantín Was­hing­ton de na­cio­na­li­dad pe­rua­na zar­pó del puer­to del Ca­llao el 19 de ma­yo de 1845, con des­tino a Li­ver­pool, lle­van­do a bor­do un buen car­ga­men­to de pla­ta, el cual no lle­gó a su des­tino, pues a los po­cos días de na­ve­ga­ción se amo­ti­nó la tri­pu­la­ción en con­tra del ca­pi­tán y sus ofi­cia­les, con la ho­rren­da in­ten­ción de apo­de­rar­se de las es­pe­cies de di­cho me­tal, co­me­tien­do crue­les ase­si­na­tos; es así que mu­rie­ron en ma­nos de di­chos cri­mi­na­les el ca­pi­tán, el hi­jo que lo acom- pa­ña­ba en el via­je, el con­tra­maes­tre y de­más ofi­cia­les, to­ta­li­zan­do ocho los des­gra­cia­dos de tal acon­te­ci­mien­to.

Di­cho bu­que en­tró a aguas ecua­to­ria­nas e hi­zo rum­bo a las is­las Ga­lá­pa­gos, en una de las cua­les en­te­rra­ron la ma­yor par­te de di­cho te­so­ro, y el res­to, en nues­tras cos­tas con­ti­nen­ta­les; es más, la san­gre si­guió re­gán­do­se, pues en el ar­chi­pié­la­go se pe­lea­ron en­tre ellos lue­go de echar a pi­que al Was­hing­ton, que sin du­da se­ría una gran evi­den­cia pa­ra la Ma­ri­na ecua­to­ria­na, la cual no tar­da­ría en bus­car­los. En aquel si­tio mu­rie­ron dos pi­ra­tas y lue­go un me­nor de edad que fue ase­si­na­do de un pis­to­le­ta­zo.

El res­to de ma­ri­nos, con­ver­ti­dos en pi­ra­tas y uti­li­zan­do los bo­tes de la uni­dad, lle­ga­ron a las cer­ca­nías de Sa­lan­go, lue­go de una gran odi­sea. Fue­ron nue­ve los que arri­ba­ron a nues­tras cos­tas, al­gu­nos de los cua­les se mar­cha­ron pa­ra Pa­na­má y Pai­ta, y otros a Chi­le, pe­ro dos se que­da­ron en nues­tra pa­tria.

El ca­pi­tán de fra­ga­ta Juan Ma­nuel Úra­ga, ca­pi­tán del puer­to de Man­ta, pro­ce­dió a cap­tu­rar a Ro­ber­to Adams, e ini­ció una in­for­ma­ción su­ma­rial con fe­cha 28 de ma­yo de 1846, cap­tu­rán­do­se ade­más a Juan Thomas, am­bos au­to­res de los crí­me­nes. Thomas fue más ex­plí­ci­to en sus de­cla­ra­cio­nes du­ran­te el pro­ce­so, por lo que pro­ce­de­mos a de­ta­llar lo ex­pre­sa­do por aquel, in­di­can­do de una vez que el jui­cio du­ró más de tres años.

Juan Thomas re­la­tó que co­mo diez días des­pués de ha­ber zar­pa­do el bergantín Was­hing­ton del puer­to del Ca­llao con di­rec­ción a Li­ver­pool, es­tan­do dur­mien­do en la bo­de­ga, a eso de la una y me­dia de la ma­ña­na (por­que no es­ta­ba de guar­dia) ba­jó a des­per­tar­lo An­to­nio, cu­yo ape­lli­do ig­no­ra, ma­ri­ne­ro del bergantín, pa­ra que subie­ra a cu­bier­ta, y ha­bién­do­lo ve­ri­fi­ca­do, le pre­vino lim­pia­ra la cu­bier­ta que es­ta­ba ba­ña­da de san­gre, ofre­cién­do­le el ci­ta­do An­to­nio y los de­más ma­ri­ne­ros gra­ti­fi­car­lo

LOS TRI­PU­LAN­TES DEL BERGANTÍN SE AMOTINARON Y ASESINARON AL CA­PI­TÁN Y SUS OFI­CIA­LES, APODERÁNDO­SE DEL TE­SO­RO QUE TRANS­POR­TA­BAN, EL QUE EN­TE­RRA­RON EN LA IS­LA CHATAM, GALAPAGOS. ERA 1845.

bien pa­ra que no des­cu­brie­se el su­ce­so, a lo que con­vino por el te­mor que tu­vo de que lo ase­si­na­sen. Se­gui­da­men­te se di­ri­gie­ron pa­ra el ar­chi­pié­la­go de Ga­lá­pa­gos, en don­de des­pués de sa­car las es­pe­cies me­tá­li­cas que con­du­cía el bu­que lo echa­ron a pi­que y em­pren­die­ron via­je de aque­lla is­la en los bo­tes, ha­bien­do arri­ba­do a las in­me­dia­cio­nes de Sa­lan­go, en don­de igual­men­te va­ra­ron un bo­te.

Des­pués se en­ca­mi­na­ron por tie­rra pa­ra Sa­lan­go, de don­de se di­ri­gie­ron has­ta la pun­ta de Santa Elena, en cu­yo lu­gar se di­vi­die­ron, mar­chán­do­se unos pa­ra Pa­na­má y Pai­ta, y otros pa­ra Chi­le, que­dan­do el de­cla­ran­te y Ro­ber­to Adams en el puer­to, en cu­ya unión com­pra­ron a un tal Che­pe (a) Pai­te­ño, la go­le­ta Jua­ni­ta, en la can­ti­dad de 700 pe­sos, cu­yo bu­que fue­ron a re­ci­bir en Gua­ya­quil y de allí si­guie­ron via­je con di­rec­ción a Ga­lá­pa­gos, a ex­traer unos san­tos pe­que­ños de pla­ta, pla­tos y pla­to­nes tam­bién de pla­ta, una ba­ci­ni­ca del mis­mo me­tal, un cro­nó­me­tro, es­tri­bos y es­pue­las de pla­ta, una pi­ña de pla­ta del ta­ma­ño de una ca­be­za de hom­bre, dos ja­rros de pla­ta, uno pe­que­ño y otro gran­de, y un par de pis­to­las de bol­si­llos y cu­bier­tos de me­sa que de­ja­ron allí de­po­si­ta­dos en un baúl de Chi­na.

Lle­ga­dos a Man­ta ven­die­ron la go­le­ta y el de­cla­ran­te se em­bar­có de ma­ri­ne­ro a bor­do de la go­le­ta na­cio­nal 4 de Ju­lio, pro­pie­dad del se­ñor Jai­me Wi­lliams, que si­guió via­je pa­ra Gua­ya­quil, en don­de se tras­bor­dó en la mis­ma cla­se a la go­le­ta Ma­ría Ca­llao, que vino a car­gar a ese puer­to, y co­mo el ca­pi­tán de ese bu­que su­pie­se que al de­cla­ran­te lo tu­vie­ron pre­so en Gua­ya­quil, de cu­ya cár­cel sa­lió por or­den del cón­sul nor­te­ame­ri­cano, le hi­zo va­rias pre­gun­tas re­la­ti­vas al par­ti­cu­lar, y no tu­vo em­ba­ra­zo en con­tes­tar­le que efec­ti­va­men­te se ha­lla­ban de­po­si­ta­dos en la is­la Flo­rea­na al­gu­nos in­tere­ses per­te­ne­cien­tes al Was­hing­ton, y es­te (el ca­pi­tán) co­mu­ni­có la no­ti­cia al prein­di­ca­do Wi­lliams, quien ofre­ció a Juan Thomas que lo ocul­ta­ría en ca­sa si se com­pro­me­tía a en­se­ñar­le el lu­gar don­de es­ta­ba el de­pó­si­to, y aun dar­le di­ne­ro pa­ra que se fue­ra a su país, a lo que con­vino por­que sa­bía que ha­bía or­den pa­ra aprehen­der­lo .

Es­ta­ble­ci­do el con­ve­nio con el se­ñor Wi­lliams, así, de la ma­ne­ra asen­ta­da, ocul­tó al ex­po­nen­te en su ca­sa que tie­ne en el puer­to de Man­ta por el tér­mino de sie­te días, al ca­bo de los cua­les lo em­bar­có de no­che a bor­do de su bu­que 4 de Ju­lio y em­pren­die­ron mar­cha pa­ra la is­la Flo­rea­na (Ga­lá­pa­gos). Des­pués de ha­ber to­ca­do en Sa­lan­go y Santa Elena, y a mer­ced de no ha­ber­se ol­vi­da­do el ex­po­nen­te el lu­gar don­de en­te­rra­ron el baúl con las es­pe­cies in­di­ca­das, pu­do con­se­guir el ci­ta­do se­ñor Wi­lliams la ex­trac­ción del ar­ca y re­gre­sar fe­liz­men­te con su ha­llaz­go, des­em­bar­can­do en el puer­to de Man­ta co­mo a las 12 de la no­che, don­de fon­dea­ron en vir­tud de que el se­ñor Wi­lliams gra­ti­fi­có al guar­dia Juan Ro­drí­guez con 2 on­zas de oro, de­jan­do a bor­do el baúl pa­ra des­pués tras­la­dar las es­pe­cies en un cos­tal. El de­cla­ran­te se des­em­bar­có ocul­to la mis­ma no­che a la lle­ga­da del bu­que y es­tu­vo es­con­di­do en ca­sa de Jai­me Wi­lliams has­ta el día de su aprehen­sión.

Los in­di­vi­duos que mu­rie­ron en la su­ble­va­ción, opi­na el ex­po­nen­te, as­cen­die­ron a sie­te, no por­que los vio mo­rir, sino por la cuen­ta que hi­zo des­pués del su­ce­so. Pre­gun­ta­do qué nú­me­ro de per­so­nas fue el de los su­ble­va­dos y sus nom­bres, con­tes­tó que ex­cep­to el con­fe­san­te, fue­ron sie­te los su­ble­va­dos y de ellos re­cuer­da los nom­bres de An­to­nio, Guillermo, Da­niel, Jack­son y Car­los, ig­no­ran­do los otros.

Pre­gun­tan­do si a más del de­pó­si­to de La Flo­rea­na hi­cie­ron otro en lu­gar se­pa­ra­do, con­tes­tó que en­te­rra­ron a su re­gre­so de la is­la dos ta­le­gui­tas con al­gu­nos pe­da­zos de pla­ta en bru­to, que pe­sa­rían a su en­ten­der unas 30 li­bras, en las in­me­dia­cio­nes de Sa­lan­go. Pe­ro que ha­bien­do des­cu­bier­to es­to al se­ñor Wi­lliams, se di­ri­gie­ron a sa­car el en­tie­rro y no en­con­tra­ron na­da, ra­zón por la cual cree que al­guno de los com­pa­ñe­ros con­cu­rrió pri­me­ro a sa­car­lo. Es de in­di­car que la is­la en que es­con­die­ron el te­so­ro es Chatam (ac­tual San Cris­tó­bal) y no Flo­rea­na, se­gún se de­ter­mi­nó des­pués.

De las de­cla­ra­cio­nes nos da­mos cuen­ta que apa­re­ció en es­ce­na otro per­so­na­je, no par­ti­ci­pan­te en los crí­me­nes del bergantín Was­hing­ton, pe­ro que lle­va­do por la am­bi­ción, al co­no­cer del te­so­ro en­te­rra­do en Ga­lá­pa­gos, de­ci­dió arre­ba­tár­se­los en com­pli­ci­dad con uno de los pi­ra­tas. Se tra­ta na­da me­nos que de un ma­rino nor­te­ame­ri­cano ave­cin­da­do en Man­ta, de nom­bre Jai­me Wi­lliams, na­ci­do en Bal­ti­mo­re el año 1807. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que di­cho ofi­cial pres­tó ser­vi­cios oca­sio­nal­men­te en nues­tra Ar­ma­da. Tal es así que el 7 de mar­zo de 1838 se in­di­có que “se in­clu­ye en las lis­tas de re­vis­ta al ca­pi­tán de na­vío Jai­me Wi­lliams”.

To­do el jui­cio gi­ra­ba por mo­men­tos al­re­de­dor de Wi­lliams, por su au­daz ac­tua­ción. To­do ne­ga­ba, pe­ro las prue­bas en su con­tra eran muy evi­den­tes. Es así que mien­tras per­ma­ne­ció de­te­ni­do en el bergantín de gue­rra Seis de Mar­zo, fue vis­to por al­gu­nos tri­pu­lan­tes lim­pian­do y mar­can­do una cu­cha­ra de pla­ta, de las del cau­dal des­en­te­rra­do en la is­la Chatam, y cuan­do se le pre­gun­ta­ba al res­pec­to du­ran­te el pro­ce­so, se li­mi­tó a de­cir: “no lo re­cuer­do”.

Des­pués de tres años el jui­cio lle­gó a su fin, tal es que el fis­cal N. Ba­rre­ra, con­si­de­ran­do que el Tri­bu­nal de Ju­ra­dos de­cla­ró cul­pa­bles co­mo cóm­pli­ces a Juan Thomas y Ro­ber­to Adams, y co­mo en­cu­bri­dor en ter­cer gra­do de cri­mi­na­li­dad a Jai­me Wi­lliams, pi­dió pa­ra los reos prin­ci­pa­les de es­tos de­li­tos de pi­ra­te­ría y ase­si­na­tos la pe­na de muer­te, se­gún el art. 524 del Có­di­go Pe­nal, y pa­ra el en­cu­bri­dor Wi­lliams dos años y me­dio de obras pú­bli­cas, y ade­más, a los tres a la in­dem­ni­za­ción de da­ños y per­jui­cios cau­sa­dos. Es­ta vis­ta fis­cal fue pro­nun­cia­da en Gua­ya­quil el 28 de ju­nio de 1849. El 4 de ju­lio del mis­mo año el Juz­ga­do 2do Mu­ni­ci­pal, in­te­gra­do por los jue­ces Ma­nuel Ta­ma y San­tia­go Vio­la, no aco­gió el dic­ta­men del fis­cal, y sen­ten­ció a Juan Thomas y Ro­ber­to Adams a su­frir la pe­na de 6 años y 8 me­ses de obras pú­bli­cas, y a Jai­me Wi­lliams de 20 me­ses de la mis­ma ca­li­dad, y con ba­se en los ar­tícu­los 45 y 46 del Có­di­go Pe­nal, a pa­gar las cos­tas pro­ce­sa­les e in­dem­ni­za­ción de da­ños y per­jui­cios cau­sa­dos. Se ha­bía dic­ta­do sen­ten­cia lue­go de un lar­go pro­ce­so de más de tres años, aun­que nos pa­re­ce que aque­lla fue muy le­ve ante la mag­ni­tud de aquel de­li­to cri­mi­nal. Es­te motín y ac­to de pi­ra­te­ría fue su­pe­rior a mu­chos que se sus­ci­ta­ron en aque­lla épo­ca. El sal­va­jis­mo y es­pí­ri­tu cri­mi­nal que reinó a bor­do del bergantín Was­hing­ton de­ja in­sig­ni­fi­can­te al pro­pio motín a bor­do del Bounty, na­vío bri­tá­ni­co, ocu­rri­do ha­ce 200 años. Es se­gu­ro que los que es­ca­pa­ron, ante al­guien ha­brán pa­ga­do los crí­me­nes co­me­ti­dos, sino en es­ta vi­da, sí ante la jus­ti­cia di­vi­na. (F)

Par­te del te­so­ro se en­te­rró cer­ca de Sa­lan­go. El co­man­dan­te Jai­me Wi­lliams fue acu­sa­do de en­cu­bri­dor y cóm­pli­ce.

El bo­tín fue en­te­rra­do en la is­la Chatam, Ga­lá­pa­gos. Ma­pa de 1835. Bergantín del si­glo XIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.