EL CA­PI­TA­LIS­MO EN EL ECUA­DOR

Memorias Porteñas - - News - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

EPa­ra com­pren­der las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tro desa­rro­llo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co es pre­ci­so ano­tar un he­cho fun­da­men­tal: la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la eco­no­mía.

El Es­ta­do ecua­to­riano a fi­nes del si­glo XIX era ape­nas un con­jun­to de po­de­res ar­ti­cu­la­dos en torno a una in­ci­pien­te eco­no­mía na­cio­nal, mien­tras se am­plia­ba la re­per­cu­sión de los in­tere­ses in­gle­ses a ni­vel uni­ver­sal. En efec­to, el sis­te­ma eco­nó­mi­co que se ha­bía con­so­li­da­do a par­tir de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial te­nía a la ca­be­za a una pu­jan­te bur­gue­sía, pa­ra la cual las fron­te­ras na­cio­na­les no sig­ni­fi­ca­ron obs­tácu­lo al­guno en su pro­ce­so de ex­pan­sión, con­trol y apro­ve­cha­mien­to. Así, la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la bur­gue­sía, pa­ra el ca­so ecua­to­riano, se ex­pre­só en la pe­ne­tra­ción a tra­vés de los pro­duc­tos pro­ce­den­tes de In­gla­te­rra, en los con­ti­nuos em­prés­ti­tos de esa po­ten­cia y en el lo­gro de la su­mi­sión de los emer­gen­tes gru­pos pro­duc­ti­vos y eco­nó­mi­cos de es­ta par­te del mun­do al ca­pi­ta­lis­mo in­glés.

El apa­ra­to es­ta­tal ecua­to­riano en ese pe­río­do afron­tó pro­fun­dos des­ajus­tes, ma­ni­fes­ta­dos en con­fron­ta­cio­nes de in­tere­ses que de­ri­va­ron en una si­tua­ción de cri­sis. La trans­for­ma­ción de 1895 (Re­vo­lu­ción Li­be­ral) y su re­tó­ri­ca re­vo­lu­cio­na­ria, di­fun­di­da por los li­be­ra­les y adop­ta­da co­mo su em­ble­ma por los gru­pos eco­nó­mi­cos emer­gen­tes de la cos­ta, le ser­vi­rá a es­ta co­mo ins­tru­men­to pa­ra su le­gi­ti­mi­dad do­mi­nan­te. Sin em­bar­go, y si bien la es­truc­tu­ra es­ta­tal ex­pe­ri­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­vas trans­for­ma­cio­nes de cor­te mo­der­ni­zan­te en lo ins­ti­tu­cio­nal, no se dio la for­ma­ción de un nú­cleo ple­na­men­te he­ge­mó­ni­co que, co­mo en el ca­so de mu­chos de los paí­ses eu­ro­peos to­ca­dos por la pre­sen­cia de la bur­gue­sía co­mo cla­se pre­pon­de­ran­te, fue­ra ca­paz de con­se­guir la con­so­li­da­ción de un Es­ta­do mo­derno, ca­rac­te­ri­za­do por la uni­fi­ca­ción de las frac­cio­nes de cla­se en torno a un pro­yec­to de desa­rro­llo na­cio­nal. En Ecua­dor, por con­si­guien­te, no se re­pe­ti­rá el fe­nó­meno eu­ro­peo de con­so­li­da­ción de una bur­gue­sía al fren­te de un Es­ta­do na­cio­nal, in­de­pen­dien­te y uni­fi­ca­do.

La de­fi­ni­ti­va im­po­si­ción del ca­pi­ta­lis­mo co­mo sis­te­ma eco­nó­mi­co se dio pa­ra Ecua­dor con la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos tro­pi­ca­les, fun­da­men­tal­men­te del ca­cao. Las ven­tas al mer­ca­do mun­dial, con pre­do­mi­nio del eu­ro­peo, se mul­ti­pli­ca­ron por diez; las im­por­ta­cio­nes igual­men­te cre­cie­ron de ma­ne­ra ex­po­nen­cial y co­mo con­se­cuen­cia de la pre­emi­nen­cia del comercio co­mo ex­pre­sión de la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca, sur­gió y pros­pe­ró un im­por­tan­te sec­tor fi­nan­cie­ro lo­cal, al que se su­ma­ron ban­que­ros in­gle­ses que em­plea­ron gran par­te de sus ca­pi­ta­les en ac­ti­vi­da­des va­ria­das, co­mo la ex­plo­ta­ción de mi­nas, la com­pra de tie­rras, la eje­cu­ción de obras de in-

LA CON­SO­LI­DA­CIÓN DE LA BUR­GUE­SÍA COSTEÑA, TRIUN­FAN­TE CON LA RE­VO­LU­CIÓN LI­BE­RAL, FUE LEN­TA Y AC­CI­DEN­TA­DA Y SE AFIR­MÓ CON LA EX­PLO­TA­CIÓN DE “LA PE­PA DE ORO”.

fraes­truc­tu­ra con la in­ter­ven­ción di­rec­ta de los go­bier­nos, etc. La pre­sen­cia de ca­pi­ta­les in­gle­ses lle­gó, pe­se al ais­la­mien­to en que se en­con­tra­ba, a la sie­rra. Sin em­bar­go, su es­ca­sa po­bla­ción en con­di­cio­nes de con­ver­tir­se en mer­ca­do in­terno y una muy li­mi­ta­da ca­pa­ci­dad de con­su­mo, hi­cie­ron que esa re­gión fue­ra po­co atrac­ti­va pa­ra las ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les. El ca­pi­tal in­glés en­con­tró, co­mo es ob­vio, me­jo­res con­di­cio­nes de fun­cio­na­mien­to al la­do de los gru­pos eco­nó­mi­cos cos­te­ños, pe­ro ello de nin­gu­na ma­ne­ra de­ter­mi­nó que, por el mo­men­to (ha­bla­mos de me­dia­dos de la dé­ca­da del 70 del si­glo XIX), es­tos pa­sa­ran a con­ver­tir­se en el nú­cleo do­mi­nan­te del na­cien­te Es­ta­do.

El pro­ce­so de sus­ti­tu­ción de la he­ge­mo­nía de los te­rra­te­nien­tes se­rra­nos por la emer­gen­te bur­gue­sía co­mer­cial y fi­nan­cie­ra costeña fue lar­go y com­pli­ca­do. Se­ña­le­mos en esa lí­nea una re­fe­ren­cia que ha­ce el historiado­r En­ri­que Ayala Mo­ra en torno a la con­fron­ta­ción que se dio en­tre las ini­cia­ti­vas ban­ca­rias y fi­nan­cie­ras de cos­ta y sie­rra. Par­tien­do de la cons­ta­ta­ción del in­cre­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.