La ca­rre­te­ra a Pla­yas y EL TO­RO NE­GRO

Memorias Porteñas - - News - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Un to­ro ne­gro gran­de, de bue­na ra­za, era el más pre­cia­do y úni­co bien que po­seía don Pe­dro Crio­llo Ban­chón, asen­ta­do en la co­mu­na San An­to­nio, cer­ca de la pa­rro­quia Ge­ne­ral Villamil (Pla­yas). Aque­lla ma­ña­na del domingo 22 de agos­to de 1948, los po­cos po­bla­do­res es­ta­ban en­tu­sias­ma­dos de­bi­do a que ese día se inau­gu­ra­ba la ca­rre­te­ra es­ta­ble que unía la ciu­dad de Gua­ya­quil con Pla­yas. Tem­pra­na­men­te ya se ha­bían apos­ta­do a lo lar­go de la vía, ca­da 5 ki­ló­me­tros, los bien uni­for­ma­dos vi­gi­lan­tes de la Di­vi­sión de Trán­si­to del Gua­yas, di­ri­gi­dos por su je­fe pro­vin­cial: co­man­dan­te Ma­nuel Díaz Gra­na­dos; jun­to al sub­je­fe, el ma­yor Jor­ge H. Ca­be­zas; ade­más ha­cían los re­co­rri­dos en las mo­der­nas mo­to­ci­cle­tas Har­ley Da­vid­son, los te­nien­tes Raúl Yá­var Ro­bles y Ale­jan­dro Gar­cía In­tria­go, con el fin de con­tro­lar es­tric­ta­men­te y evi­tar en lo po­si­ble que se pro­duz­can ac­ci­den­tes. Mien­tras se ins­ta­la­ban las po­ten­tes an­te­nas de trans­mi­sión ra­dial de la com­pa­ñía CRE en la te­rra­za del ho­tel Hum­boldt, ha­cía uso de los mi­cró­fo­nos su lo­cu­tor ofi­cial, el Sr. An­to­nio del Campo, pres­tán­do­se a na­rrar el desa­rro­llo de tan magno even­to, mien­tras tan­to ha­cía un re­cuen­to his­tó­ri­co de la cons­truc­ción de la men­cio­na­da ar­te­ria. “En el año 1931 pre­si­día el Con­se­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil el ilus­tre ciu­da­dano Dr. Al­ber­to Gue­rre­ro Mar­tí­nez. Me­dian­te or­de­nan­za mu­ni­ci­pal se des­ti­na­ron al­gu­nos gra­vá­me­nes pa­ra la cons­truc­ción de dos vías: una con di­rec­ción a la cos­ta y la otra ha­cia las po­bla­cio­nes de Dau­le y Ji­pi­ja­pa. In­me­dia­ta­men­te se asig­nó un pre­su­pues­to de 20.000 su­cres pa­ra rea­li­zar los es­tu­dios pre­li­mi­na­res so­bre 70 ki­ló­me­tros de la ca­rre­te­ra. Pri­me­ro te­nía que cons­truir­se un me­jo­ra­do puen­te so­bre el es­te­ro Sa­la­do, al fi­nal de la av. 9 de Oc­tu­bre, sus­cri­bién­do­se el con­tra­to con la com­pa­ñía Fé­nix, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del Dr. An­to­nio Pons Cam­pu­zano, obra que fue inau­gu­ra­da el 5 de ju­nio de 1935. La obra avan­za­ba len­ta pe­ro se­gu­ra; le co­rres­pon­dió al Sr. don Luis Ver­na­za La­zar­te ha­cer un re­la­ti­vo ade­lan­to en las tra­ba­jos, des­de el ki­ló­me­tro 13 has­ta el 22, con­ti­nuan­do con el as­fal­ta­do, co­rres­pon­dién­do­le a es­ta ad­mi­nis­tra­ción le­van­tar va­rios puen­tes de hor­mi­gón ar­ma­do, ade­más de rea­li­zar los es­tu­dios de sue­lo, has­ta el km 53, cer­ca de la po­bla­ción Juan Gó­mez Ren­dón (Pro­gre­so). Otro dis­tin­gui­do gua­ya­qui­le­ño, don Asis­clo Ga­ray Portocarre­ro, to­mó la pos­ta, de­mos­tran­do ser un en­tu­sias­ta pro­pul­sor de la via­li­dad can­to­nal, as­fal­tan­do 10 km de la ca­rre­te­ra, dis­po­nien­do la rá- pi­da eje­cu­ción del De­cre­to No 59 emi­ti­do por el Go­bierno Na­cio­nal, de­cla­ran­do los te­rre­nos por don­de pa­sa­ría la ca­rre­te­ra de uti­li­dad pú­bli­ca, ha­cien­do un ca­mino las­tra­do des­de Pro­gre­so has­ta Pla­yas. Pa­ra el año de 1943 lle­gó al país la com­pa­ñía Tuc­ker McC­lu­re, a rea­li­zar los tra­ba­jos de cons­truc­ción de la Ba­se Na­val de Sa­li­nas; en­ton­ces el Dr. Fran­cis­co Fe­rru­so­la Mor­lás, pre­si­den­te del Con­se­jo, con­tra­tó los ser­vi­cios de di­cha com­pa­ñía pa­ra ha­cer de for­ma de­fi­ni­ti­va la ca­rre­te­ra con sa­li­da al mar, no sin an­tes re- cor­dar las ad­mi­nis­tra­cio­nes de los se­ño­res Víc­tor Emi­lio Estrada y don Ra­fael Men­do­za Avi­lés, quie­nes die­ron gran im­pul­so pa­ra la con­se­cu­ción de es­ta uti­li­ta­ria obra”. A las 9 de la ma­ña­na del 22 de agos­to de 1948, gran can­ti­dad de bu­ses, ca­mio­ne­tas y vehícu­los ofi­cia­les, en­ca­be­za­dos por la prin­ci­pal au­to­ri­dad de la ciu­dad, el Sr. don Ra­fael Gue­rre­ro Va­len­zue­la, acom­pa­ña­do de una co­mi­ti­va de ho­no­ra­bles le­gis­la­do­res del Con­gre­so Na­cio­nal, en­fi­la­ban a lo lar­go del puen­te 5 de Ju­nio, pa­ra sa­lir en ca­ra­va­na has­ta el km 24, lu­gar don­de se cor­ta­ría la cin­ta que de­ja­ría abier­ta la nue­va vía, pa­ra lue­go avan­zar a Pla­yas. Ca­lu­ro­sos aplau­sos se die­ron tras las pa­la­bras del Sr. Gue­rre­ro Va­len­zue­la al tér­mino del dis­cur­so inau­gu­ral, re­me­mo­ran­do que fue su pa­dre el ini­cia­dor de la ex­pe­di­ta ca­rre­te­ra. Una vez re­ci­bi­das las fe­li­ci­ta­cio­nes de los le­gis­la­do­res, el an­fi­trión in­vi­tó a los con­cu­rren­tes a ser­vir­se un bu­fé en los am­plios sa­lo­nes del ho­tel Hum­boldt. Ano­che­cien­do ya, a to­da ve­lo­ci­dad re­gre­sa­ban a la ciu­dad los vehícu­los lle­nos de cu­rio­sos no­ve­le­ros que ha­bían ido al bal­nea­rio, pe­ro al lle­gar al km 31, el bus de la lí­nea No. 8, ma­ne­ja­do por Mau­ro Ar­se­na­les se en­con­tró con un enor­me “to­ro ne­gro” que cru­za­ba la ca­rre­te­ra, em­bis­tien­do al ani­mal y ca­yen­do el pe­sa­do ca­rro en una zan­ja. Los 30 pa­sa­je­ros que traía se ac­ci­den­ta­ron, sien­do au­xi­lia­dos y tras­la­dos in­me­dia­ta­men­te al Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Gua­ya­quil. El Tn­te. Raúl Yá­var dis­pu­so guar­dia so­bre el co­lec­ti­vo y la en­tre­ga del va­cuno a su due­ño; es­te, tal­men­te con­tra­ria­do, mal­di­jo la cons­truc­ción. Des­de en­ton­ces los cho­fe­res ase­gu­ran ver por las no­ches la fi­gu­ra de un “to­ro ne­gro” pa­sear­se por la carrera.

EL SO­LEM­NE AC­TO INAU­GU­RAL DE LA CA­RRE­TE­RA A LA COS­TA, EN 1948, QUE TU­VO UN PRO­CE­SO DE AL­GU­NOS AÑOS, CON­CLU­YÓ CON UN AC­CI­DEN­TE QUE DE­JÓ DE­CE­NAS DE HE­RI­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.