PI­RA­TAS, CORSARIOS Y DE­FEN­SAS

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITU­RRAL­DE

En el ar­tícu­lo an­te­rior vi­mos el in­ten­to de crear su­fi­cien­tes de­fen­sas y anun­ciar las pri­me­ras in­cur­sio­nes de pi­ra­tas eu­ro­peos ha­cia el Nue­vo Mun­do, ten­den­tes a des­po­jar a Es­pa­ña de sus ru­tas co­mer­cia­les y ri­que­zas en te­so­ros que via­ja­ban del Im­pe­rio de Ul­tra­mar a la Pe­nín­su­la. Sin em­bar­go, los ini­cia­do­res de la pi­ra­te­ría no fue­ron pre­ci­sa­men­te los enemi­gos de Es­pa­ña. En el si­glo XIV la pi­ra­te­ría es­ta­ba tan or­ga­ni­za­da por la cor­te de Ara­gón, que re­gían or­de­nan­zas pa­ra re­gu­lar­la. Los Re­yes Ca­tó­li­cos, aso­cia­dos en es­te pin­güe ne­go­cio, uti­li­za­ron ca­pi­tu­la­cio­nes pa­ra por­me­no­ri­zar los de­re­chos y obli­ga­cio­nes de los corsarios. Con es­tos an­te­ce­den­tes po­de­mos de­cir que Es­pa­ña fue la más en­tu­sias­ta por el cor­so, mien­tras lo uti­li­za­ba co­mo au­xi­liar de su Ar­ma­da.

Sin em­bar­go, En­ri­que VII de Inglaterra (1485-1509) fue el pri­me­ro en ar­mar en cor­so a bu­ques par­ti­cu­la­res con­tra Es­pa­ña. Más ade­lan­te se con­ver­ti­ría en su azo­te, cuan­do Inglaterra en es­pe­cial, y en me­nor es­ca­la Fran­cia y Ho­lan­da, in­tro­du­je­ron un cam­bio sus­tan­cial, pues mien­tras pa­ra Es­pa­ña lo prin­ci­pal era el as­pec­to bé­li­co, pa­ra Inglaterra era un asun­to de Es­ta­do y de su­per­vi­ven­cia. Fue el me­dio más efi­caz pa­ra que­brar el po­der es­pa­ñol el apo­de­rar­se de sus ru­tas co­mer­cia­les y par­ti­ci­par de las fa­bu­lo­sas ri­que­zas del Nue­vo Mun­do.

Al que­dar to­das las na­cio­nes eu­ro­peas, ex­cep­to Es­pa­ña y Por­tu­gal, por el tra­ta­do de Utrecht fue­ra del re­par­to de tie­rras y pos­te­rior­men­te del co­mer­cio con las co­lo­nias ame­ri­ca­nas, Es­pa­ña, so­lo po­día rea­li­zar ta­les ac­ti­vi­da­des a tra­vés de la Ca­sa de Con­tra­ta­ción, ra­di­ca­da en Cá­diz, y más tar­de en Se­vi­lla, que era el es­cu­do me­dian­te el cual su mo­nar­quía in­ten­ta­ba man­te­ner en se­cre­to lo des­cu­bier­to en Amé­ri­ca.

No obs­tan­te, en 1521 pi­ra­tas fran­ce­ses a las ór­de­nes de Juan Flo­rín lo­gra­ron cap­tu­rar par­te del fa­mo­so Te­so­ro de Moc­te­zu­ma, es­ti­mu­lan­do a las ca­sas reales eu­ro­peas a crear los me­dios pa­ra ac­ce­der a tan fabulosos bo­ti­nes. Es­ta cir­cuns­tan­cia obli­gó a los es­pa­ño­les a crear los me­dios pa­ra de­fen­der­se e ini­cia­ron la cons­truc­ción de los enor­mes ga­leo­nes, mu­cho más ar­ma­dos que los na­víos pi­ra­tas.

A par­tir de 1545 se pro­du­jo el des­cu­bri­mien­to es­pa­ñol de las mi­nas de pla­ta de Po­to­sí en el Al­to Pe­rú, ac­tual Bo­li­via (se di­ce que los in­cas ya co­no­cían su exis­ten­cia), y el 1 de abril de1545, jun­to a un grupo de es­pa­ño­les, el ca­pi­tán Juan de Vi­lla­rroel to­mó po­se­sión del mon­te que lla­ma­rían Ce­rro Ri­co. La in­men­sa ri­que­za ha­lla­da en es­te lu­gar y la in­ten­sa ex­plo­ta­ción a la que lo so­me­tie­ron los es­pa­ño­les hi­cie­ron que la ciu­dad de Po­to­sí cre­cie­ra de ma­ne­ra asom­bro­sa.

Es­tas gran­des ri­que­zas lle­ga­ban al ist­mo de Pa­na­má pa­ra ser trans­por­ta­das en re­cuas de mu­las del Pa­cí­fi­co al Ca­ri­be, pa­ra em­bar­car­las a Es­pa­ña en las lla­ma­das flo­tas de ga­leo­nes. Tam­bién se en­via­ba des­de Aca­pul­co pla­ta acu­ña­da ha­cia el Asia, en el ga­león de Ma­ni­la, que re­tor­na­ba anual­men­te car­ga­do de es­pe­cias y se­das asiá­ti­cas, ri­que­zas que que­da­ron ex­pues­tas a la pi­ra­te­ría por la in­efi­ca­cia y de­bi­li­dad de la Ar­ma­da de la Mar del Sur.

Tam­bién los sec­to­res de la cos­ta pe­rua­na, ri­cos e in­de­fen­sos, pre­sen­ta­ron un mag­ni­fi­co ce­bo pa­ra es­tos de­pre­da­do­res. De esa ma­ne­ra con­vir­tie­ron en blan­co de sus ata­ques a las cos­tas, des­de Chi­le has­ta Mé­xi­co. Gua­ya­quil era una ciu­dad muy ri­ca pues mo­vía to­do el co­mer­cio le­gal e ile­gal del ca­cao. Ade­más, mu­chos co­mer­cian­tes de Li­ma pa­ra aho­rrar­se los de­re­chos de adua­na que de­bían pa­gar por em­bar­car bie­nes en el Ca­llao, en­via­ban a es­ta ciu­dad el di­ne­ro y otros bie­nes des­ti­na­dos a Es­pa­ña. Tam­bién se re­ci­bía en Gua­ya­quil oro pro­ce­den­te de Qui­to, mer­ca­de­rías va­rias, te­ji­dos, imá­ge­nes pa­ra uso de las igle­sias, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.