ANAS­TA­SIO GUZ­MÁN Y LOS LLAN­GA­NA­TES

EL BO­TÁ­NI­CO

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Es­te cé­le­bre mé­di­co, bo­ti­ca­rio y na­tu­ra­lis­ta an­da­luz, na­ci­do en 1770, lue­go de va­rias aven­tu­ras en Su­da­mé­ri­ca, arri­bó a Gua­ya­quil en 1795 pa­ra tra­ba­jar co­mo director ge­ne­ral de Obras en las ha­cien­das de Ja­cin­to Be­ja­rano, pe­ro no se aco­mo­dó al cli­ma y tras re­dac­tar una des­crip­ción de los pue­blos de Gua­ya­quil en 34 pá­gi­nas, via­jó a la sie­rra, su­frien­do los es­tra­gos del te­rre­mo­to de Rio­bam­ba de 1797. Al año si­guien­te vi­vía en Qui­to, hos­pe­da­do en la ca­sa de su dis­cí­pu­lo, Jo­sé Me­jía, adies­trán­do­lo en la­bo­res de her­bo­ri­za­ción. Cuan­do Hum­boldt arri­bó en 1802 se sor­pren­dió con sus obras, pues ja­más ha­bía es­pe­ra­do en­con­trar a un su­je­to su­pe­rior al sa­bio Lin­neo. En 1803 mos­tró sus es­cri­tos al sa­bio Jo­sé de Cal­das, miem­bro de la Ex­pe­di­ción bo­go­ta­na. El 5 vi­si­tó Gua­ran­da y Pí­lla­ro, y pu­so una bo­ti­ca por cor­tos me­ses en La­ta­cun­ga. Pe­ro atraí­do por cier­tas no­ti­cias que allí re­ci­bió so­bre la su­pues­ta exis­ten­cia de un te­so­ro, se de­di­có a es­tu­diar y a co­piar el de­rro­te­ro o ca­mino pa­ra ha­llar­lo, a par­tir del di­bu­ja­do por un es­pa­ñol de ape­lli­do Val­ver­de, que se­gún se cuen­ta, ha­bía si­do el fe­liz des­cu­bri­dor de una par­te del oro qui­te­ño re­co­gi­do pa­ra el rescate de Atahual­pa, que aún si­gue es­con­di­do en al­gún lu­gar de las mon­ta­ñas de los Llan­ga­na­tes.

Al prin­ci­pio Guz­mán reali­zó al­gu­nas sa­li­das a las zo­nas de Mu­la­ló, a los pá­ra­mos de Ja­ra­mi­llo y has­ta lo­ca­li­zó las en­tra­das de va­rias mi­nas de pla­ta y co­bre aban­do­na­das du­ran­te la Con­quis­ta. Igual­men­te, lo­gró cer­cio­rar­se de la exis­ten­cia de otros mi­ne­ra­les.

Con tan bue­nos aus­pi­cios “cre­yó en­ri­que­cer­se fá­cil­men­te be­ne­fi­cian­do las mi­nas con ar­dor; pe­ro al po­co tiem­po per­dió su en­tu­sias­mo de­bi­do a las ri­ñas sur­gi­das en­tre sus acom­pa­ñan­tes y ma­yor­men­te a la ma­ne­ra len­ta de ad­qui­rir la ri­que­za, cuan­do se su­po­nía que ha­bía oro y pla­ta a ma­nos lle­nas”. En 1806 aban­do­nó las mi­nas y re­gre­só al pue­blo de Pa­ta­te, vi­vien­do ba­jo la pro­tec­ción del te­nien­te de co­rre­gi­dor Ma­nuel de la Cues­ta y Zelada.

Allí di­bu­jó una car­ta geo­grá­fi­ca de la zo­na de los Llan­ga­na­tes, el río Pa­ta­te -des­de La­ta­cun­ga-, y el río Pas­ta­za. Mas, una no­che que ca­mi­na­ba so­nám­bu­lo por el cam­po y com­ple­ta­men­te dor­mi­do, su­frió una apa­ra­to­sa caí­da en la que­bra­da de Le­ti­llo, en el va­lle de Lei­to cer­cano al pue­blo de ese nom­bre, fue lle­va­do a una pe­que­ña ca­sa de cam­po. Ex­pi­ró y a po­co lo hi­zo se­pul­tar en Pa­ta­te su ami­go Vi­cen­te Ál­va­rez, en cu­yo po­der que­dó par­te de sus li­bros y es­cri­tos, pe­ro la gran ma­yo­ría de sus co­lec­cio­nes y obras si­guie­ron en de­pó­si­to en ca­sa de Jo­sé Me­jía y cuan­do es­te via­jó a Es­pa­ña las cui­dó su es­po­sa, Ma­nue­la Es­pe­jo.

Ma­riano On­ta­ne­da se preo­cu­pó por ellas pa­ra su pu­bli­ca­ción y la Pre­si­den­cia or­de­nó que se in­ven­ta­ria­sen co­mo bie­nes pú­bli­cos. El pe­ri­to Joa­quín Ja­ra­mi­llo las ta­só en la mó­di­ca su­ma de 133 pe­sos y 5 reales, pues no les dio

la im­por­tan­cia que te­nían.

Des­pués de la ba­ta­lla del Pi­chin­cha, en 1824 las re­ca­bó el Dr. Víc­tor Félix de San Mi­guel y Ca­cho, co­rre­gi­dor de Gua­ran­da, y por or­den del ge­ne­ral Vi­cen­te Agui­rre Men­do­za, in­ten­den­te de Qui­to, fue­ron de­po­si­ta­das en la uni­ver­si­dad, al cui­da­do del Dr. Ma­nuel An­gu­lo, quien an­tes de fa­lle­cer las en­tre­gó a un hi­jo su­yo que era ca­nó­ni­go. Des­pués fue­ron a dar a un ahi­ja­do que es­te úl­ti­mo te­nía, el abo­ga­do Dr. Cruz Ri­be­ra.

Ce­liano Monge Na­va­rre­te le in­si­nuó que las re­ga­le al ar­zo­bis­po Fe­de­ri­co Gon­zá­lez Suá­rez, co­mo efec­ti­va­men­te su­ce­dió. Años más tar­de apa­re­cie­ron en la bi­blio­te­ca del ar­zo­bis­po Ma­nuel Ma­ría Pó­lit La­zo; lue­go fue­ron de sus so­bri­nos, los sa­cer­do­tes Es­pi­no­sa Pó­lit, y fi­nal­men­te, de Ja­cin­to Ji­jón y Caa­ma­ño, que qui­so pu­bli­car­las pe­ro fra­ca­só en ese em­pe­ño. Hoy de­ben es­tar in­cor­po­ra­das en los fon­dos del ar­chi­vo del Ban­co Cen­tral, a me­nos que se hu­bie­ren ex­tra­via­do a la muer­te de Ji­jón.

Al­gu­nas plan­tas de es­ta co­lec­ción han si­do bau­ti­za­das con el ape­lli­do del sa­bio Guz­mán. La Ur­cu Ro­sa tie­ne por nom­bre cien­tí­fi­co el de Ra­nun­cu­lus Guz­ma­nii, que su ami­go, el cé­le­bre bo­tá­ni­co es­pa­ñol Juan Ta­fa­lla de­bió su­ge­rir a los di­rec­to­res de la ex­pe­di­ción Ruiz-Pa­vón, pues es muy po­co pro­ba­ble que es­tos úl­ti­mos lo hu­bie­ran co­no­ci­do.

En 1860, el fa­mo­so ex­pe­di­cio­na­rio in­glés Ri­chard Spru­ce, sa­có una co­pia de la Car­ta Geo­grá­fi­ca de los Llan­ga­na­tes, di­bu­ja­da por Guz­mán, con­te­nien­do el de­rro­te­ro de Val­ver­de, que se re­pro­du­jo dos años des­pués en el “Jour­nal” de la So­cie­dad Geo­grá­fi­ca de Lon­dres, co­mo si fue­ra el plano del te­so­ro del in­ca Atahual­pa, por con­te­ner los prin­ci­pa­les ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos de la zo­na don­de se su­po­ne que Ru­mi­ñahui hi­zo en­te­rrar el oro que iba des­ti­na­do a Ca­ja­mar­ca co­mo par­te del fa­mo­so rescate. Otras co­pias de es­te plano exis­tían en Qui­to, en po­der de per­so­nas par­ti­cu­la­res. Lu­ciano An­dra­de Ma­rín Vaca te­nía una di­vi­di­da en par­tes de­sigua­les y pe­ga­das a un tro­zo de sa­ra­sa, con di­bu­jo ní­ti­do efec­tua­do con lápiz de tin­ta in­dia. El ori­gi­nal de tan pu­bli­ca­do ma­pa es me­ra­men­te ale­gó­ri­co e ima­gi­na­ti­vo, pues Guz­mán ja­más en­tró a los Llan­ga­na­tes pro­fun­dos y no sa­be­mos ma­yor co­sa de Val­ver­de. La co­pia de An­dra­de Ma­rín la te­nía Salvador Zoi­lo Or­te­ga, en Am­ba­to, di­vi­di­da en ocho pe­da­zos de pa­pel, en ta­ma­ños de­sigua­les y pa­ra 1860 fue ex­hi­bi­da en Qui­to.

Las lis­tas de sus obras, don­de apa­re­ce Diario de via­je, es­cri­to en cuar­to; Con­se­jos sa­lu­da­bles, cuadernill­o ma­nus­cri­to en cuar­to, así co­mo otras tam­bién su­yas, ta­les co­mo la lla­ma­da Via­je des­de Bue­nos Ai­res has­ta Gua­ya­quil, en 89 fo­jas en oc­ta­vo, hoy per­di­das, lo re­ve­lan co­mo uno de los más im­por­tan­tes via­je­ros de es­tas re­gio­nes de Su­da­mé­ri­ca.

Su des­crip­ción fí­si­ca se des­co­no­ce, pe­ro de­bió ser de es­ta­tu­ra me­dia­na, tri­gue­ño, co­mo la ma­yor par­te de los an­da­lu­ces, y de con­tex­tu­ra del­ga­da. De ín­do­le aven­tu­re­ra, por in­fa­ti­ga­ble ex­pe­di­cio­na­rio; cien­tí­fi­co cu­rio­so y vi­sio­na­rio so­ña­dor, que tu­vo en Amé­ri­ca una vi­da aza­ro­sa y lle­na de pe­li­gro­sas aven­tu­ras, ma­ti­za­da sin­gu­lar­men­te por la po­bre­za que siem­pre lo ro­deó. Su ami­go Jo­sé Me­jía di­jo que era un há­bil y la­bo­rio­sí­si­mo bo­tá­ni­co an­da­luz.

EL MÉ­DI­CO Y NA­TU­RA­LIS­TA AN­DA­LUZ, YA EN AMÉ­RI­CA TRA­ZÓ UNA CAR­TA GEO­GRÁ­FI­CA QUE PO­DÍA LLE­VAR AL TE­SO­RO QUE OCUL­TA­RON LOS IN­CAS TRAS LA MUER­TE DE ATAHUAL­PA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.