EL SAN­TO el En­mas­ca­ra­do de Pla­ta, es­tu­vo en Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

EL LU­CHA­DOR AZ­TE­CA VINO CON HU­RA­CÁN RA­MÍ­REZ, EL CAVERNARIO GA­LIN­DO Y OTRAS LE­GEN­DA­RIAS FI­GU­RAS. NO HA EXIS­TI­DO QUIÉN LO SU­PERE EN PO­PU­LA­RI­DAD.

En el mes de oc­tu­bre de 1966, ha­ce 50 años, se pre­sen­ta­ron en el Co­li­seo Ce­rra­do de Gua­ya­quil (hoy co­li­seo Vol­tai­re Pa­la­di­nes), el San­to y va­rios de los más fa­mo­sos lu­cha­do­res pro­fe­sio­na­les me­xi­ca­nos, pa­ra brin­dar un gran es­pec­tácu­lo que atra­jo al pú­bli­co de to­da edad. Pre­ce­di­do de una gran fa­ma, era el ído­lo de los ni­ños, pe­ro tam­bién los ma­yo­res dis­fru­ta­ban de sus ac­tua­cio­nes. Con una ca­rre­ra que en­ton­ces se acer­ca­ba a los 25 años, pues se ha­bía ini­cia­do en 1942, es­te per­so­na­je le­gen­da­rio de la lu­cha li­bre tras­cen­dió más allá de los “rings” de los co­li­seos, ya que ac­tuó en más de 50 pe­lí­cu­las y con su per­so­na­je se pu­bli­có una re­vis­ta de his­to­rie­tas que lle­gó a cir­cu­lar no so­lo en Mé­xi­co sino en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

CÓ­MO SE INI­CIÓ EL SAN­TO

Ro­dol­fo Guz­mán Huer­ta nació en Tu­lan­cin­go, Hi­dal­go el 23 de sep­tiem­bre de 1917. Po­see­dor de un fí­si­co pri­vi­le­gia­do, se de­di­có a va­rios de­por­tes co­mo el béis­bol y el fút­bol ame­ri­cano, has­ta que a la edad de 20 años se de­ci­dió por la lu­cha gre­co­rro­ma­na, pa­ra más tar­de de­di­car­se a la lu­cha li­bre. Allí en­con­tró su des­tino, pe­ro al prin­ci­pio lo ha­cía sin más­ca­ra. En 1940 de­ci­dió cu­brir su ros­tro con más­ca­ra ne­gra y ac­tuar con el nom­bre de El Mur­cié­la­go II, pe­ro otro lu­cha­dor re­cla­mó a las au­to­ri­da­des de­por­ti­vas la ex­clu­si­vi­dad del nom­bre y el dis­fraz. Fue así co­mo en 1942 nació el San­to, lu­cien­do una más­ca­ra pla­tea­da y pan­ta­lo­ne­ta del mis­mo co­lor, acon­se­ja­do por su an­ti­guo ins­truc­tor y en­ton­ces ya em­pre­sa­rio, crean­do el per­so­na­je que se con­ver­ti­ría en la fi­gu­ra más ido­la­tra­da por el pú­bli­co me­xi­cano. En los ini­cios su es­ti­lo era más bien ru­do, pe­ro lue­go lo cam­bia­ría por el téc­ni­co. Una de sus pri­me­ras vic­to­rias fue pre­ci­sa­men­te con­tra El Mur­cié­la­go, des­qui­tán­do­se en el “ring” del plei­to que ha­bían te­ni­do.

SAL­TO A LA FA­MA

Po­co a po­co fue ga­nan­do fa­ma y es­tra­té­gi­ca­men­te man­te­nía ocul­ta su iden­ti­dad, lo cual con­tri­bu­yó a con­ver­tir­lo en un mi­to vi­vien­te. Por en­ton­ces la lu­cha li­bre se tras­mi­tía por te­le­vi­sión, lo cual era una gran no­ve­dad y es­to con­tri­bu­yó a ha­cer de es­ta mo­da­li­dad de­por­ti­va un es­pec­tácu­lo po­pu­lar. Un gran gol­pe de efec­to lo dio su ami­go Jo­sé Ger­va­sio Cruz, que lo con­ven­ció en 1952 pa­ra pu­bli­car una re­vis­ta de his­to­rie­tas con el San­to co­mo per­so­na­je prin­ci­pal, ac­tuan­do ya en otros me­nes­te­res fue­ra del “ring”, co­mo un lu­cha­dor por el bien y la jus­ti­cia. Es­to se­ría de­ci­si­vo pa­ra ci­men­tar su ido­la­tría, pues los ni­ños leían ávi­dos las re­vis­tas y ce­le­bra­ban sus ha­za­ñas.

To­do es­to se com­ple­men­tó cuan­do en 1958 se ini­ció co­mo ac­tor de ci­ne. Lle­gó a fil­mar 52 pe­lí­cu­las que fue­ron éxi­to de ta­qui­lla y que aún aho­ra cir­cu­lan en el mer­ca­do en for­ma­to de DVD. El fe­nó­meno del San­to des­bor­dó to­do lo ima­gi­na­ble, se con­vir­tió en el per­so­na­je más fa­mo­so de Mé­xi­co, un or­gu­llo na­cio­nal. To­da­vía hoy los so­ció­lo­gos dis­cu­ten so­bre el por­qué de es­ta ido­la­tría po­pu­lar. Y es­ta tras­cen­dió las fron­te­ras, sus pe­lí­cu­las fue­ron éxi­to de ta­qui­lla en la ma­yo­ría de los paí­ses de ha­bla his­pa­na e in­clu­so en Fran­cia lla­ma­ron la aten­ción. Las tra­mas eran sen­ci­llas, siem­pre ba­sa­das en la lu­cha en­tre el bien y el mal: el San­to con­tra Drá­cu­la y el Hom­bre Lo­bo, con­tra el hi­jo de Fran­kens­tein, con­tra ban­das de “gangs­ters”, cien­tí­fi­cos lo­cos, etc. En va­rias de las pe­lí­cu­las lo acom­pa­ñó otro lu­cha­dor fa­mo­so: Blue De­mon, su ri­val de­por­ti­vo en po­pu­la­ri­dad, pe­ro com­ple­men­to ideal en las fil­ma­cio­nes.

SU PRE­SEN­TA­CIÓN EN GUA­YA­QUIL.

El 7 de oc­tu­bre fue su pri­me­ra pre­sen­ta­ción en Gua­ya­quil. El pro­gra­ma era sen­sa­cio­nal. El San­to con­tra el Cavernario Ga­lin­do y Hu­ra­cán Ra­mí­rez con- tra el Ha­cha Dia­bó­li­ca. Pa­ra com­ple­men­tar se pre­sen­ta­ron co­mo pre­li­mi­na­res las pe­leas en­tre los me­jo­res lu­cha­do­res lo­ca­les de esa épo­ca: Ta­kao vs. Ca­ci­que, Cón­dor An­dino vs. Re­ne­ga­do, Ga­to Negro vs. Mon­je Lo­co. Los precios de las en­tra­das eran pa­ra to­dos los bol­si­llos y re­la­ti­va­men­te có­mo­dos: des­de ge­ne­ral a 8 su­cres (los ni­ños cin­co su­cres), has­ta el “Ring Si­de” nu­me­ra­do, 60 su­cres. Eran tiem­pos del dó­lar a 18 su­cres. La am­pli­tud del es­ce­na­rio del Co­li­seo Ce­rra­do de Gua­ya­quil per­mi­tía or­ga­ni­zar un even­to de es­ta je­rar­quía. Un lleno to­tal fue la res­pues­ta de la afi­ción, que go­zó con las in­ci­den­cias de es­tas pe­leas de lu­cha li­bre, don­de se com­bi­nan la des­tre­za fí­si­ca con la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de las “vo­la­do­ras” y di­ver­sas lla­ves que for­man par­te de un atrac­ti­vo “show”.

Fue tal el éxi­to que se hi­zo un se­gun­do pro­gra­ma pa­ra el do­min­go 9, a las 4 de la tar­de en el mis­mo co­li­seo. Se hi­zo una pe­que­ña re­ba­ja en los precios y co­mo no­ve­dad se cam­bió el or­den de las pe­leas, es­ta vez el San­to pe­leó con­tra Hu­ra­cán Ra­mí­rez y el Cavernario Ga­lin­do se en­fren­tó al Ha­cha Dia­bó­li­ca.

HAS­TA 1982.

El San­to si­guió pe­lean­do ofi­cial­men­te has­ta 1982. Una afec­ción car­dia­ca lo es­ta­ba afec­tan­do y los mé­di­cos le acon­se­ja­ron que dis­mi­nu­ye­ra su rit­mo de vi­da. No aban­do­na­ba su más­ca­ra de pla­ta fue­ra de los “rings” y, co­mo pre­sin­tien­do su fi­nal, el mis­te­rio de su ros­tro lo de­ve­ló en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión po­cas semanas an­tes de su sor­pre­si­va muer­te, acae­ci­da el 4 de fe­bre­ro de 1984.

1. El “San­to” en ac­ción. 2. Una de las pe­lí­cu­las del “San­to” 3. Avi­so de la ac­tua­ción en Gua­ya­quil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.