Ma­gia del cir­co hún­ga­ro Tihany

Memorias Porteñas - - Portada - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Cuan­do ha­ce 50 años, en sep­tiem­bre de 1966, vino a Gua­ya­quil por pri­me­ra oca­sión el cir­co Tihany, el pú­bli­co pu­do ad­mi­rar uno de los me­jo­res es­pec­tácu­los que has­ta en­ton­ces se ha­bían pre­sen­ta­do en nues­tro me­dio; en dos ho­ras que du­ra­ba el pro­gra­ma se com­bi­na­ban en for­ma ma­gis­tral nú­me­ros cir­cen­ses con ac­tua­cio­nes de ar­tis­tas de tea­tro, con una ca­li­dad inigua­la­ble.

Es­te cir­co se sa­lía de los mol­des tra­di­cio­na­les de los de aque­llos tiem­pos; fue un ade­lan­ta­do a los con­tem­po­rá­neos, que en bue­na par­te si­guie­ron su lí­nea. Pe­ro de­trás de él ha­bía una his­to­ria po­co co­no­ci­da, tan­to o más fas­ci­nan­te que los nú­me­ros que pre­sen­ta­ba.

UN MAGO HÚN­GA­RO EN BRA­SIL.

Franz Czeis­ler era un mago na­ci­do en Tihany, un pue­blo del nor­te de Hun­gría, el 28 de ju­nio de 1916. Des­de muy jo­ven sin­tió in­cli­na­ción por los cir­cos, tan co­mu­nes en su tie­rra na­tal. Su fa­mi­lia era opues­ta a es­ta in­cli­na­ción pues sus pa­dres deseban que es­tu­dia­ra y tu­vie­ra una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. Muy buen ob­ser­va­dor, ca­da vez que se es­ca­pa­ba de ca­sa iba a los cir­cos a ver có­mo prac­ti­ca­ban los ar­tis­tas. Allí em­pe­zó su afi­ción por la ma­gia, vien­do tra­ba­jar a gran­des ma­gos hún­ga­ros, de los cua­les apren­dió al­gu­nos se­cre­tos. La Se­gun­da Gue­rra Mun­dial trun­có cual­quier po­si­bi­li­dad de es­tu­dio y al con­cluir el con­flic­to se de­ci­dió a ga­nar el sus­ten­to co­mo mago. Re­co­rrió va­rios pue­blos y ciu­da­des de Hun­gría, Che­cos­lo­va­quia y Ru­ma­nia, lo­gran­do cier­to éxi­to. Pe­ro eran tiem­pos muy du­ros en esos paí­ses con­tro­la­dos por re­gí­me­nes co­mu­nis­tas y pa­ra un ar­tis­ta que so­ña­ba con te­ner su pro­pio cir­co y re­co­rrer el mun­do, sus ideas no con­cor­da­ban con la rí­gi­da so­cie­dad es­ta­ble­ci­da.

Emi­gró sin un cen­ta­vo a Bra­sil. Allí em­pe­za­ría una nue­va vi­da, en la que se cris­ta­li­za­ron sus ilu­sio­nes. Adop­tó el nom­bre ar­tís­ti­co de Tihany, en re­cuer­do de su lu­gar na­tal. Sus nú­me­ros de ma­gia eran muy aplau­di­dos, te­nía una gran ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer des­pa­re­cer ob­je­tos y co­sas a la vis­ta del pú­bli­co, pa­ra lue­go mos­trar­los en otro si­tio. Un tru­co muy aplau­di­do era sus­traer la bi­lle­te­ra de al­gún es­pec­ta­dor, que du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos se de­ses­pe­ra­ba an­te las ri­sas del pú­bli­co, pa­ra lue­go de­vol­vér­se­la sin que se die­ra cuen­ta. Pe­ro no so­lo ha­cía des­apa­re­cer bi­lle­te­ras, tam­bién ob­je­tos ma­yo­res y con el tiem­po ha­cía des­apa­re­cer has­ta un au­to­mó­vil, tru­co que tam­bién lo rea­li­za­ría en Gua­ya­quil. Por eso lo lla­ma­ron ‘El Rey de los La­dro­nes’.

Ani­ma­do por la bue­na aco­gi­da en Bra­sil, ideó for­mar un cir­co que se sa­lie­ra del mol­de tra­di­cio­nal. Na­da de fie­ras que se mal­tra­ten, pe­ro sí ani­ma­les amaes­tra­dos; ha­bía que com­bi­nar el es­pec­tácu­lo de un tea­tro con ma­gos, mú­si­cos y bai­la­ri­nas, jun­to a los siem­pre atrac­ti­vos nú­me­ros de acro­ba­cias y el hu­mor de los pa­ya­sos. Lo más cu­rio­so: te­nía un es­ce­na­rio, co­mo en los tea­tros, en lu­gar de la pis­ta cir­cu­lar. La res­pues­ta del pú­bli­co en Sao Pau­lo, don­de re­si­día, fue fa­vo­ra­ble y es­to lo en­tu­sias­mó a lle­var el es­pec­tácu­lo a otras ciu­da­des de la ex­ten­sa geo­gra­fía bra­si­le­ña. For­mó un elen­co es­ta­ble de 60 ar­tis­tas y con ca­mio­nes com­pra­dos a cré­di­to, sa­lió de gi­ra. Mi­les de per­so­nas con­cu­rrían a ca­da pre­sen­ta­ción y así pu­do pa­gar sus deu­das e in­ver­tir pa­ra mon­tar su sen­sa­cio­nal nú­me­ro de ba­llet, don­de vein­te her­mo­sas bai­la­ri­nas lu­cían ele­gan­te ves­ti­men­ta en me­dio de jue­gos de lu­ces, ade­más del nú­me­ro de las aguas dan­zan­tes con jue­go de lu­ces, to­do al es­ti­lo de un Mu­sic Hall nor­te­ame­ri­cano.

Pri­me­ro fue a Ar­gen­ti­na y Uru­guay, des­pués am­plió su re­co­rri­do a los de­más paí­ses sud­ame­ri­ca­nos y de Amé­ri­ca Cen­tral. Te­nía una gi­gan­tes­ca car­pa que ad­mi­tía que se co­lo­quen

EL HÚN­GA­RO NOS PRE­SEN­TÓ NÚ­ME­ROS DE TEA­TRO BA­JO LA CAR­PA DE UN CIR­CO. AD­MI­RÓ AL PÚ­BLI­CO DE AMÉ­RI­CA HAS­TA SU RE­CIEN­TE FA­LLE­CI­MIEN­TO A LOS 99 AÑOS.

gra­de­ríos has­ta pa­ra 3.000 per­so­nas, lo que per­mi­tía con­cu­rren­cia ma­si­va de pú­bli­co, con lo que lo­gra­ba fi­nan­ciar su cos­to­so es­pec­tácu­lo.

Ha­cia 1980 de­ci­dió re­ti­rar­se y se hi­zo car­go del cir­co un hi­jo su­yo. Pe­ro re­ci­bió una ten­ta­do­ra ofer­ta pa­ra ir a los Es­ta­dos Uni­dos y vol­vió a su ac­ti­vi­dad. Se ins­ta­ló en Las Ve­gas, la ciu­dad de los gran­des es­pec­tácu­los y que se di­ce que nun­ca duer­me. Des­de los Es­ta­dos Uni­dos pro­yec­tó el cir­co a paí­ses de otros con­ti­nen­tes. Si­guió en ac­ti­vi­dad has­ta los 99 años; el 2 de mar­zo de es­te año fa­lle­ció de­bi­do a un in­far­to. Te­nía pre­vis­ta una ce­le­bra­ción ar­tís­ti­ca es­pe­cial al cum­plir los 100 años en ju­nio, pe­ro su co­ra­zón no re­sis­tió. Que­dó el re­cuer­do de un ge­nial mago, un maes­tro del cir­co y un em­pren­de­dor que co­men­zó co­mo un mo­des­to ar­tis­ta in­mi­gran­te en Sao Pau­lo, en 1952, y lle­gó a ser una fi­gu­ra mun­dial.

EN GUA­YA­QUIL

Su pri­me­ra vi­si­ta a Gua­ya­quil fue en sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 1966. Vino por una se­ma­na y se que­dó tres. El Tihany era un cir­co di­fe­ren­te, mu­chos cre­ye­ron que su es­pec­tácu­lo, al ale­jar­se de lo que mos­tra­ban los cir­cos tra­di­cio­na­les, po­si­ble­men­te no ten­dría aco­gi­da. Pues no fue así, la gen­te apre­ció su ca­li­dad y mi­les de per­so­nas iban a las fun­cio­nes que se rea­li­za­ron en los te­rre­nos con­ti­guos a la Pis­ci­na Olím­pi­ca. Las en­tra­das iban des­de los 6 su­cres la más ba­ra­ta, has­ta 100 su­cres la más ca­ra, pre­cios pa­ra to­dos los bol­si­llos.

El nú­me­ro que más se pu­bli­ci­tó fue el ac­to de ilu­sio­nis­mo de la des­apa­ri­ción de un vehícu­lo Ford Tau­rus. En una cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca se in­di­ca­ba que era di­fí­cil de­ter­mi­nar qué par­te del pro­gra­ma era la me­jor, pues to­dos los par­ti­ci­pan­tes eran sen­sa­cio­na­les: ma­la­ba­ris­tas, equi­li­bris­tas, tra­pe­cis­tas, los pa­ya­sos, que ha­cían reír con un hu­mor muy fino; las gua­pas mu­cha­chas del ba­llet, que de­lei­ta­ban; las aguas dan­zan­tes, que eran es­pec­ta­cu­la­res. Pe­ro sin du­da, el gran ani­ma­dor era el pro­pio Tihany, con sus sen­sa­cio­na­les ac­tos de pres­ti­di­gi­ta­ción e ilu­sio­nis­mo.

El le­tre­ro de iden­ti­fi­ca­ción del cir­co. Izq. El mago hún­ga­ro,Franz Czeis­ler, más co­no­ci­do co­mo Tihany. Der. Crón­ca de la pre­sen­ta­ción en Gua­ya­quil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.