LA VI­LLA RODRÍGUEZB­ONÍN. 1921 - 1961

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉREZ PI­MEN­TEL

Su pro­pie­ta­rio, Jo­sé Ro­drí­guez Bo­nín, na­ció en Gua­ya­quil el 14 de ju­lio de 1887, pe­ro fue ins­cri­to co­mo es­pa­ñol. En 1921 ha­bía re­gre­sa­do a nues­tra ciu­dad y sa­be­dor de que su ma­dre pen­sa­ba vi­si­tar­lo, ini­ció la cons­truc­ción de una vi­lla ti­po cha­let fran­cés, con fren­te a la ca­lle Vivero No. 305, de dos pi­sos y una to­rre mi­ra­dor. Los ex­ten­sos jar­di­nes em­pe­dra­dos te­nían 3.750 me­tros cua­dra­dos con puen­te­ci­tos y lin­ter­nas japonesas, po­seían un em­bar­ca­de­ro con pa­rri­llas pa­ra lan­chas en la par­te del río y su fren­te da­ba a la ca­lle prin­ci­pal. Una ar­tís­ti­ca re­ja ro­dea­ba esa ex­ten­sión; las puer­tas siem­pre es­tu­vie­ron abier­tas al pú­bli­co y a los tu­ris­tas que lle­ga­ban a Gua­ya­quil a bor­do de los va­po­res de la Gra­ce. Las pa­re­des ex­te­rio­res eran de zinc re­pu­ja­do con her­mo­sos di­bu­jos, si­mi­la­res a los pa­pe­les ta­pi­ces de la ac­tua­li­dad. Las in­te­rio­res, de fi­nas ma­de­ras cha­ro­la­das. Un jar­dín zoo­ló­gi­co y otro bo­tá­ni­co de plan­tas exó­ti­cas com­ple­men­ta­ban el lu­gar.

Pron­to se con­vir­tió en el si­tio de ma­yor atrac­ción de la ciu­dad, los pa­dres lle­va­ban a sus hi­jos, las mon­jas de La In­ma­cu­la­da a sus alum­nas in­ter­nas y has­ta la Mu­ni­ci­pa­li­dad pi­dió en va­rias oca­sio­nes a su pro­pie­ta­rio que per­mi­ta en­se­ñar­la a los vi­si­tan­tes ilus­tres, pa­ra lo cual se abrió un li­bro de ho­nor.

El gran “hall” de­co­ra­do con mo­sai­cos es­pa­ño­les y un gi­gan­tes­co ta­piz eu­ro­peo fir­ma­do, cu­bría la to­ta­li­dad de la pa­red del fon­do. El co­me­dor con me­sa pa­ra vein­te per­so­nas, Chip­pen­da­le, lu­cía en sus pa­re­des pla­te­ría eu­ro­pea mar­ti­lla­da y en las vi­tri­nas jue­go de co­pas de cris­tal y va­ji­lla de por­ce­la­na. Una gran lám­pa­ra de pla­ta en el cen­tro y cua­tro lám­pa­ras más pe­que­ñas de cris­tal de bohe­mia “art nou­veau” en los cos­ta­dos. La co­ci­na gran­de, con per­chas y anaque­les de cao­ba, da­ba ha­cia la par­te pos­te­rior con los pa­tios y jar­di­nes y se co­mu­ni­ca­ba con el co­me­dor por una ven­ta­ni­ta. Los cuar­tos de ser­vi­cios te­nían sus pro­pios ba­ños.

La bo­de­ga es­ta­ba des­ti­na­da a con­ser­vas. En el pi­so se abría una es­ca­le­ra que con­du­cía ha­cia la ca­va con vi­nos y li­co­res y en el cen­tro un gran ba­rril de cer­ve­za im­por­ta­da de Ale­ma­nia. Pe­ro la ma­yor atrac­ción de la plan­ta ba­ja eran sus tres sa­lo­nes, el es­cri­to­rio y la pinacoteca de óleos na­cio­na­les de Pin­to, Ma­no­sal­vas y Mi­de­ros.

El sa­lón prin­ci­pal te­nía ca­pa­ci­dad pa­ra un cen­te­nar de per­so­nas, y es­ta­ba si­tua­do a la iz­quier­da del “hall”. El mo­bi­lia­rio de es­ti­lo fran­cés se com­po­nía de un jue­go de mue­bles Luis XVI en pan de pla­ta y ta­piz ce­les­te a ra­yas, de vein­ti­cua­tro pie­zas en­tre si­llas y si­llo­nes, apar­te de cua­tro con­so­las de már­mol y es­pe­jos bi­se­la­dos bel­gas, dos enor­mes “bulls” y se alum­bra­ba con una lám­pa­ra cen­tral gi­gan­te de bron­ce y cua­tro es­qui­ne­ras de cris­tal de Bohe­mia. Una al­fom­bra ce­les­te y pla­tea­da Au­bus­son y gran­des cor­ti­na­jes ce­les­tes com­ple­ta­ba el de­co­ra­do.

Se­guía ha­cia un la­do el se­gun­do sa­lón, lla­ma­do de mú­si­ca, con un pe­que­ño piano de co­la de fa­bri­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na, que en reali­dad era un ra­dio to­ca­dis­cos, ra­ra atrac­ción de esa épo­ca. Tam­bién exis­tía una pia­no­la y una ex­ten­sa va­rie­dad de dis­cos y de ro­llos mu­si­ca­les. En las pa­re­des exis­tían col­ga­dos nu­me­ro­sos ins­tru­men­tos de vien­to. El mo­bi­lia­rio “art dé­co” se com­ple­ta­ba con fi­nos ador­nos de por­ce­la­na opa­li­na “art nou­veau”. La lám­pa­ra Tif­fany y bus­son.

El ter­ce­ro era el sa­lón chino. Los mue­bles tallados en ma­de­ras ne­gras, con mo­ti­vos flo­ra­les, pe­que­ños ra­ton­ci­tos y ra­ci­mos de vid. Se com­po­nía de do­ce gran­des pie­zas cons­trui­das en la co­lo­nia por­tu­gue­sa de Ma­cao. Dos gi­gan­tes­cos ja­rro­nes Ming, azu­les y blancos, fla­quea­ban la en­tra­da. El se­gun­do jue­go de mue­bles tam­bién chino y ta­lla­do, lo era en ma­de­ra de sán­da­lo y te­nía otros mo­ti­vos.

Tan­to los sa­lo­nes co­mo el co­me­dor se abrían con puer­tas de ma­de­ra que se des­li­za­ban ha­cia los la­dos. Las al­da­bas eran de bron­ce y de pro­por­cio­nes gran­des. Se­guía ha­cia atrás el es­cri­to­rio in­glés, con mue­bles muy có­mo­dos, fo­rra­dos en cue­ro ca­fé, traí­dos de Lon­dres.

En el se­gun­do pi­so ha­bía un es­pa­cio­so “hall” y seis dor­mi­to­rios con sus ba­ños (ti­nas de pa­tas de león, “bou­dours” de es­pe­jos bi­se­la­dos bel­gas, du­chas fran­ce­sas re­don­das que lan­za­ban cho­rros de agua por los cos­ta­dos).

Dos bal­co­nes gi­gan­tes­cos, uno pa­ra la ca­lle Vivero y otro pa­ra la ría, es­ta­ban co­nec­ta­dos en­tre sí por un lar­go y aco­ge­dor la al­fom­bra Au- co­rre­dor, e in­vi­ta­ban al des­can­so a la som­bra de gran­des plan­tas tre­pa­do­ras. El bal­cón prin­ci­pal da­ba so­bre la en­tra­da que era de gran­des pro­por­cio­nes, ya que la puer­ta prin­ci­pal me­día más de tres me­tros de al­tu­ra.

El mue­lle per­mi­tía em­bar­car a los in­vi­ta­dos en la lan­cha au­to­mó­vil con la cual se rea­li­za­ban fre­cuen­tes via­jes por el río. La to­rre­ci­lla mi­ra­dor o al­to­zano es­ta­ba cu­bier­to con te­cho de te­jas y te­nía mue­bles de ma­de­ra, y con­ta­ba con un te­les­co­pio so­bre un trí­po­de pa­ra ad­mi­rar el pai­sa­je en sus le­ja­nías. El con­jun­to era ar­mó­ni­co y be­llí­si­mo. Na­die ja­más, an­tes ni des­pués, ha te­ni­do en Gua­ya­quil una man­sión se­me­jan­te, ni na­die ha vi­vi­do con tal boa­to y fas­to.

La no­che de la inau­gu­ra­ción se ce­le­bró una re­cep­ción y bai­le. La em­pre­sa Am­bos mun­dos fil­mó los in­te­rio­res y ex­te­rio­res en un ro­llo de 16 mi­lí­me­tros que ti­tu­ló La Vi­lla de don Jo­sé Rodriguez Bo­nín y pa­só esa “vis­ta” en di­ver­sas fun­cio­nes del Edén, cau­san­do asom­bro en la con­cu­rren­cia. La vi­lla fue de­mo­li­da en 1961 tras cua­ren­ta años de vi­da útil a su pro­pie­ta­rio.

CONS­TI­TU­YÓ EN EL GUA­YA­QUIL DE LOS AÑOS 20 AL 50 EL SI­TIO PRI­VA­DO MÁS HERMOSO DE LA CIU­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.