FALQUEZ AMPUERO: TRA­DUC­TOR Y POE­TA

Memorias Porteñas - - News - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

De sim­ple es­tu­dian­te en 1894 y jun­to con va­rios de sus com­pa­ñe­ros de au­la, Fran­cis­co J. Falquez Ampuero fun­dó la So­cie­dad Aman­tes de la Cien­cia. Edi­ta­ron un se­ma­na­rio de pe­que­ño for­ma­to ti­tu­la­do El Pen­sa­mien­to, que por la agi­ta­ción po­lí­ti­ca que se vi­vía en Gua­ya­quil de­bi­do al ne­go­cia­do de la ven­ta de la ban­de­ra, so­la­men­te cir­cu­ló has­ta el cuar­to nú­me­ro. Pa­ra ayu­dar­se eco­nó­mi­ca­men­te, Falquez Ampuero da­ba cla­ses a los hi­jos del doc­tor César Borja La­va­yen en su do­mi­ci­lio.

Con Borja rea­li­za­ba poé­ti­cas com­pe­ten­cias, es­co­gien­do au­to­res y ver­sos fran­ce­ses que tra­du­cían al es­pa­ñol y com­pa­ra­ban los re­sul­ta­dos. “Borja te­nía ma­yor arran­que lí­ri­co, ma­yor vi­gor y “élam” vi­tal que Falquez. Es­te lo su­pe­ra­ba en cam­bio por su pro­sa pre­cio­sis­ta. Borja era más fiel al mo­de­lo. Falquez más plás­ti­co”.

Na­ci­do en Gua­ya­quil en 1877, fue hi­jo úni­co de Fran­cis­co G. Falquez Ve­las­co y de su pri­ma se­gun­da, Ro­sa­mi­ra Ampuero La­ra, ca­sa­dos en el Ca­llao el 19 de enero de 1874, pe­que­ños pro­pie­ta­rios agrí­co­las en el can­tón Dau­le. Fue su pa­drino de bau­ti­zo el ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro y re­ci­bió por nom­bres los de Fran­cis­co Ja­vier.

Su ma­dre era muy be­lla e in­te­li­gen­te y le en­se­ñó las pri­me­ras le­tras. Lue­go pa­só a es­tu­diar a la es­cue­la gra­tui­ta de la So­cie­dad Fi­lan­tró­pi­ca del Gua­yas y em­pe­zó a ha­cer ver­sos. “Des­de muy pe­que­ño me atra­je­ron las mu­sas con sus en­can­tos”. Ha­cía poe­mas con gran na­tu­ra­li­dad. Vi­vía en una ca­sa del pa­seo Mon­tal­vo y “era un es­pí­ri­tu tran­qui­lo y me­di­ta­ti­vo”.

Si­guió la se­cun­da­ria en el San Vi­cen­te del Gua­yas, don­de un día oyó de­cla­mar al poe­ta ro­mán­ti­co Ni­co­lás Au­gus­to Gon­zá­lez To­la y qui­so ser ri­co pa­ra de­di­car­se por en­te­ro a las be­llas le­tras.

En 1895 se gra­duó de ba­chi­ller, es­tu­vo en el re­ci­bi­mien­to de Al­fa­ro y fue uno de los jó­ve­nes que to­ma­ron la pa­la­bra en la Go­ber­na­ción pa­ra di­ri­gir­se al pue­blo. Su ma­dre qui­so de­di­car­lo a es­tu­dios de me­di­ci­na pe­ro él se de­ci­dió por los de ju­ris­pru­den­cia, más acor­des con sus in­cli­na­cio­nes poé­ti­cas, aun­que tu­vo que sus­pen­der­los en va­rias oca­sio­nes pa­ra desem­pe­ñar fun­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas que le per­mi­tie­ran sos­te­ner a su na­cien­te fa­mi­lia pues, de es­ca­sos vein­te y dos años en 1899, ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio con Isa­bel Ma­ría Avi­lés Na­va­rro, hi­ja le­gí­ti­ma de Fran­cis­co Xa­vier Avi­lés Val­ver­de y de Hor­ten­sia Na­va­rro To­rres, en quien tu­vo diez hi­jos.

En 1900 ocu­pó la se­cre­ta­ría pri­va­da de Al­fa­ro y sa­lu­dó el re­gre­so al país de Borja La­va­yen, quien ha­bía per­ma­ne­ci­do cin- co años en el des­tie­rro de Cos­ta Rica.

Ese año co­la­bo­ró en la re­vis­ta Gua­ya­quil Ar­tís­ti­co, pi­dien­do que los es­cri­to­res pro­fun­di­cen en la te­má­ti­ca de su tiem­po, aban­do­nan­do el en­fa­do­so li­ris­mo pos­ro­mán­ti­co pa­ra adop­tar la ex­qui­si­ta poe­sía o una ele­gan­te pro­sa mo­der­nis­ta. Es­ta su­ge­ren­cia le si­tuó en la lí­nea más avan­za­da del pen­sa­mien­to li­te­ra­rio de su tiem­po.

En 1903 ob­tu­vo el doc­to­ra­do en Ju­ris­pru­den­cia y se in­cor­po­ró de abo­ga­do. Ese año tra­du­jo Los ex­tre­mos de César Borja, en 66 págs., que de­di­có a Borja, quien jun­to a Ni­co­lás Au­gus­to Gon­zá­lez To­la fue­ron sus in­se­pa­ra­bles maes­tros y ami­gos. Igual­men­te re­co­pi­ló una co­lec­ción de ar­tícu­los que de­di­có a los “jó­ve­nes ge­ne­ro­sos”, ba­jo el tí­tu­lo de Ho­jas de Pri­ma­ve­ra, en 110 págs.

Al triun­fo de la Re­vo­lu­ción al­fa­ris­ta de 1906 ocu­pó la Se­cre­ta­ría de la In­ten­den­cia de Po­li­cía del Gua­yas y fue de­sig­na­do pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra del co­le­gio Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te.

En 1908 edi­tó el fo­lle­to Lu­jo de pobres, con una car­ta pró­lo­go del Dr. Borja y ar­tícu­los li­te­ra­rios, en 148 págs. Al­fa­ro lo de­sig­nó go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de León, con se­de en La­ta­cun­ga, pe­ro a los po­cos me­ses via­jó a Qui­to y pi­dió a su ami­go el Dr. Borja, quien es­ta­ba de mi­nis­tro, que lo cam­bia­ra de des­tino, por­que su es­pí­ri­tu se­lec­to de poe­ta no se ave­nía con las pe­que­ñe­ces de la po­lí­ti­ca lu­ga­re­ña. En­ton­ces pa­só a la Sub­se­cre­ta­ría del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y co­la­bo­ró en El Tiem­po de Gua­ya­quil, ba­jo el seu­dó­ni­mo de ‘Per­so’.

En 1909 dio a la luz su poe­ma Los Hu­mil­des, en 10 págs. En 1910 es­cri­bió La muer­te del poe­ta, en el se­pe­lio del maes­tro del gran sa­ber, doc­tor César Borja. Tras asis­tir a su so­lem­ne en­tie­rro, de­di­có a su me­mo­ria el si­guien­te poe­ma: // Por las ex­ten­sas ca­lles / que la fla­ma so­lar pu­le y asea / so­lem­ne avan­za pro­ce­sión do­lien­te. / ¿Cuál es ese pen­dón que al vien­to on­dea? / ¿Es el cán­di­do em­ble­ma de las mu­sas? / Ellas tri­bu­tan con pie­dad fer­vien­te / plei­to ho­me­na­je al ins­pi­ra­do bar­do, / que en majestad ver­bal can­tó las glo­rias / de la sa­bia ar­mo­nía. // Y esas ban­de­ras ri­cas en vic­to­rias / al ful­gor de mil ra­yos pro­cla­ma­das, / ¿por qué las ci­ñen la­zos de cres­po­nes? / Se acer­ca… oís… ¿Qué sor­do mo­vi­mien­to, / y cuál ru­mor des­co­no­ci­do al­te­ra / la quie­tud del mo­men­to? / ¿Por qué tan de­sola­do / el pue­blo co­rre ha­cia las gran­des pla­zas? / Es que al ba­tir del par­che des­tem­pla­do / va el ca­rro de la muer­te ha­cia la fo­sa / que la co­bar­de en­vi­dia / abrie­ra con su mano ig­no­mi­nio­sa.

En­ton­ces fue de­sig­na­do cónsul ge­ne­ral del Ecua­dor en Am­be­res (Bél­gi­ca), por lo que tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a ca­ba­li­dad a los au­to­res más im­por­tan­tes de las le­tras fran­ce­sas y ter­mi­nó de for­jar su mu­sa.

Con Borja La­va­yen tra­du­cían del fran­cés a los poe­tas mal­di­tos del si­glo XIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.