Un mon­tu­vio en el SA­LÓN FORTICH

Memorias Porteñas - - News - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Siem­pre ha­bía es­cu­cha­do a mi pa­trón Lau­ta­ro pa­la­brear lar­ga­men­te con sus ami­gos ha­cen­da­dos so­bre el tan men­tao Sa­lón Res­tau­rant Fortich, lu­gar don­de se reunía lo más gran­jea­do de la so­cie­dad gua­ya­qui­le­ña, es­ta­ble­ci­mien­to que es­ta­ba ubi­ca­do en una con­cu­rri­da y an­cha ave­ni­da, en el cen­tro de la gran ciu­dad. Gra­cias a mi buen de­sem­pe­ño, cum­pli­mien­to y hon­ra­dez co­mo en­car­ga­do de las plan­ta­cio­nes ca­cao­te­ras que él po­seía, ha­bía pro­me­ti­do lle­var­me de pa­seo, ha­cien­do de acom­pa­ñan­te en el pró­xi­mo via­je a rea­li­zar, cuan­do de ley ten­dría­mos que ba­jar al puer­to pa­ra en­tre­gar a los co­mi­sio­nis­tas del ca­cao, la pre­cio­sa car­ga co­se­cha­da. Es­to lo ha­cía el pa­trón a ma­ne­ra de pre­mio a quie­nes so­bre­sa­lía­mos en las labores agrí­co­las. Lle­ga­do el tan an­sia­do día, en­rum­ba­mos pa’ la ciu­dad y du­ran­te el tra­yec­to, pa­ra do­mi­nar el has­tío, don Lau­ta­ro me con­ver­sa­ba: “El es­pa­ñol don Car­los Fortich, en 1912 ha­bía ad­qui­ri­do un pe­que­ño pe­ro con­for­ta­ble sa­lón que es­ta­ba ubi­ca­do en la ca­lles Lu­que, en­tre Pi­chin­cha y Pe­dro Car­bo, en el edi­fi­cio don­de tiem­po des­pués lle­gó a fun­cio­nar el ban­co La Fi­lan­tró­pi­ca. An­te­rior­men­te, aquel sa­lón tu­vo co­mo pro­pie­ta­rio al ca­ba­lle­ro Flo­ren­cio Ca­van­na Pla, tam­bién de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, el cual a su vez lo ha­bía com­pra­do a un mi­gran­te chino. El Sr. Fortich reali­zó va­rias trans­for­ma­cio­nes, me­jo­ran­do el es­ta­ble­ci­mien­to e in­clu­so le pu­so su ape­lli­do al lo­cal, atra­yen­do de es­ta ma­ne­ra una ma­yor con­cu­rren­cia. Des­de ese en­ton­ces el Fortich se con­vir­tió en un si­tio muy dis­tin­gui­do, en el cual se reunían va­rias per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas, co­mer­cian­tes -ex­por­ta­do­res e im­por­ta­do­res-, ban­que­ros, en fin per­so­nas de li­na­je y al­cur­nia, ha­bi­tan­tes de la ur­be, don­de pla­ti­ca­ban mien­tras de­gus­ta­ban fi­nos ape­ri­ti­vos o bai­la­ban ale­gre­men­te. En 1930 se tras­la­da­ron a una lo­ca­li­dad más am­plia, en las ca­lles 9 de oc­tu­bre y Chim­bo­ra­zo, ha­bien­do pa­sa­do ya va­rias ge­ne­ra­cio­nes en el ma­ne­jo del es­ta­ble­ci­mien­to, con­vir­tién­do­se en so­cie­dad co­mer­cial ma­ne­ja­da por ac­cio­nis­tas”. Al fin lle­ga­mos y con mi asom­bro cam­pi­rano pe­ne­tra­mos al lu­jo­so Sa­lón Fortich, bien fu­tre co­mo an­da­ba, aque­lla tar­de del miér­co­les 8 de ju­lio de 1959. En­si­llán­do­nos sin pér­di­da de tiem­po en unas de sus me­sas, es­tá­ba­mos dis­po­nién­do­nos a dis­fru­tar una co­pa de un sa­bro­so y cre­mo­so he­la­do que me ha­bían ser­vi­do, pe­ro sor­pre­si­va­men­te lle­gó una cua­dri­lla de su­je­tos, a bor­do de un ca­mión pla­ta­for­ma, di­cien­do que eran en­via­dos por el Ban­co Pro­vin­cial del Gua­yas, a cum­plir con una or­den de em­bar­go, quie­nes se aden­tra­ron in­tem­pes­ti­va­men­te en el sa­lón y co­men­za­ron a em­bar­car si­llas, me­sas y de­más me­na­je de co­ci­na al ca­rro es­ta­cio­na­do en la ve­re­da de la ca­lle Chim­bo­ra­zo. Cum­plían con es­ta me­di­da coer­ci­ti­va emi­ti­da por di­cho ban­co, pa­ra obli­gar a los due­ños del sa­lón a can­ce­lar obli­ga­cio­nes pen­dien­tes. In­me­dia­ta­men­te, uno de los due­ños ahí pre­sen­tes, el Sr. Al­fre­do Za­va­la, re­cla­mó ai­ra­da­men­te por tal ac­ción, mien­tras el Dr. Isaac Santos, abo­ga­do del ban­co le ex­pli­ca­ba “es­ta dis­po­si­ción le­gal, se cum­ple por el ven­ci­mien­to de los in­tere­ses más el ca­pi­tal de una deu­da con­traí­da ha­ce más de dos años con la en­ti­dad, cu­yo mon­to as­cien­de a los 37.500 su­cres, te­nien­do co­mo ga­ran­tía ‘pren­da in­dus­trial’, por lo cual el ban­co es­tá to­man­do po­se­sión de al­gu­nos ar­tícu­los que cu­bren am­plia­men­te ese va­lor”. So­bre las ra­zo­na­bles pro­tes­tas, se con­ti­nuó con las ac­cio­nes em­bar­ga­do­ras, mien­tras un gen­tío de sor­pren­di­dos cu­rio­sos se arre­mo­li­na­ron a las afue­ras del res­tau­ran­te, quie­nes ha­cían los más in­ve­ro­sí­mi­les co- men­ta­rios. Ca­yen­do las som­bras de la no­che y apar­tan­do a la grue­sa mul­ti­tud, dio arran­que el car­ga­do vehícu­lo con los en­ce­res con­fis­ca­dos, te­nien­do co­mo des­tino las bo­de­gas de la ins­ti­tu­ción pres­ta­mis­ta. Al pa­re­cer los de­más ac­cio­nis­tas se mo­vi­li­za­ron an­te es­ta in­ve­ro­sí­mil tra­ge­dia, su­ce­di­da a tan tra­di­cio­nal e in­sig­ne ne­go­cio, con­si­guien­do dia­lo­gar con el Sr. Apa­ri­cio Pla­za Lu­que, ge­ren­te del Ban­co Pro­vin­cial del Gua­yas, quien co­mo to­do ca­ba­lle­ro aten­dió gus­to­so a los re­cla­man­tes, lle­gan­do en cues­tión de ho­ras a un nue­vo acuer­do de pa­gos y or­de­nan­do a sus em­plea­dos que aque­llos im­ple­men­tos incautados fue­ran in­me­dia­ta­men­te res­ti­tui­dos a sus due­ños. Cer­ca de las sie­te de la no­che vol­vía el ca­mión a de­jar si­llas y me­sas, co­lo­cán­do­las en el mis­mo lu­gar de don­de las ha­bían to­ma­do. Yo con mi co­pa de he­la­do en la mano, po­co lle­ga­ba a en­ten­der lo que es­ta­ba pa­san­do; se­guí degustando aque­lla cre­mo­sa de­li­cia que nun­ca en mi vi­da, allá en el cam­po, la ha­bía to­ma­do.

CUAN­DO UN GRU­PO “CACAOTERO” CON­CU­RRÍA AL MÁS FA­MO­SO SA­LÓN DEL PUER­TO, UNA CUA­DRI­LLA EN­TRÓ A LLE­VAR­SE ME­SAS Y SI­LLAS, POR UNA DEU­DA NO PAGADA AL BAN­CO PRO­VIN­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.