LA AU­RO­RA GLO­RIO­SA

Memorias Porteñas - - News - Por JOSÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITU­RRAL­DE

El ama­ne­cer del 9 de Octubre de 1820, que ra­yó por el es­te en nues­tro ho­ri­zon­te, fue aquel en que la li­ber­tad, la in­de­pen­den­cia y la au­to­no­mía bri­lla­ron con ai­re ma­jes­tuo­so, y re­mon­ta­ron a Gua­ya­quil so­bre la ci­ma de los An­des pa­ra li­be­rar a to­do nues­tro país.

José Joa­quín de Ol­me­do, quien fue ins­pi­ra­dor, pen­sa­dor y con­duc­tor de la Re­vo­lu­ción, no pu­do con­te­ner su emo­ción al re­ci­bir los par­tes mi­li­ta­res de Su­cre y San­ta Cruz anun­cián­do­le el triun­fo de Pi­chin­cha el 24 de ma­yo de 1822. Y gri­tó en el se­ma­na­rio gua­ya­qui­le­ño El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil su vi­ril men­sa­je a los ciu­da­da­nos:

“Guayaquile­ños: Cuan­do nos pro­pu­si­mos ser li­bres no po­día­mos de­jar ge­mir en la opre­sión a los pue­blos que nos ro­dea­ban: la em­pre­sa era gran­de, y los ti­ra­nos mi­ra­ron con des­dén nues­tro no­ble arro­jo. ¡Crue­les! Ellos cre­ye­ron que vues­tra san­gre, que tres ve­ces co­rrió en Gua­chi y Ta­ni­sa­gua, de­bi­li­ta­ría y ex­tin­gui­ría la lla­ma de vues­tro amor pa­trio: pe­ro se hi­zo más vi­va; y mien­tras vues­tros hi­jos, her­ma­nos y ami­gos co­rrie­ron a las ar­mas, do­bla­mos los es­fuer­zos, y to­dos nues­tros re­cur­sos fue­ron em­plea­dos pa­ra con­du­cir en nues­tro au­xi­lio a los hi­jos de la in­mor­tal Co­lom­bia”.

“Guayaquile­ños: Qui­to ya es li­bre: vues­tros vo­tos es­tán cum­pli­dos; la Pro­vi­den­cia os lle­va por la mano al tem­plo de la paz, a re­co­ger los fru­tos de vues­tra cons­tan­cia y de vues­tros sa­cri­fi­cios”.

Es­tas pa­la­bras de­jan tras­lu­cir que en la ciu­dad-puer­to ha­bía una mar­ca­da in­ten­ción por per­te­ne­cer al Es­ta­do de Qui­to an­tes que a un Pe­rú que aún no exis­tía co­mo país, y me­nos a una Co­lom­bia le­ja­na y des­co­no­ci­da. Al res­pec­to, el Ac­ta de la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil es un do­cu­men­to sin­gu­lar­men­te trans­pa­ren­te al mos­trar las preo­cu­pa­cio­nes de los guayaquile­ños:

“Se acor­dó igual­men­te que se ex­pi­die­sen dos ex­pre­sos a los Ayun­ta­mien­tos de Qui­to y Cuen­ca, po­nien­do en su no­ti­cia la nue­va for­ma de go­bierno es­ta­ble­ci­do en es­ta ciu­dad, ex­hor­tán­do­los a la uni­for­mi­dad de sen­ti­mien­tos y ope­ra­cio­nes con­du­cen­tes a la in­de­pen­den­cia ge­ne­ral de Amé­ri­ca”.

Do­cu­men­to que no di­ce una pa­la­bra so­bre di­ri­gir men­sa­jes a Bo­lí­var y San Mar­tín. A ellos no se los que­ría in­vo­lu­crar en la es­truc­tu­ra­ción in­ter­na del país. Los men­sa­je­ros es­pe­cia­les en­via­dos a es­tos dos gran­des li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca tie­nen otro con­te­ni­do, al­can­ce y sig­ni­fi­ca­do al que ya nos he­mos re­fe­ri­do has­ta la sa­cie­dad en es­te tra­ba­jo. Es­to es, la ne­ce­si­dad del so­por­te mi­li­tar de por lo me­nos uno de los po­de­ro­sos ve­ci­nos que los ro­dea­ban. En ver­dad, si ha­bía con­cien­cia de que las fuer­zas gua­ya­qui­le­ñas eran in­su­fi­cien­tes – ello pa­re­ce ser ob­vio– era ne­ce­sa­rio to­mar con­tac­to con los dos gran­des ejér­ci­tos que lu­cha­ban por la in­de­pen­den­cia, al nor­te y al sur de Gua­ya­quil.

Los idea­les de la Re­vo­lu­ción oc­tu­bri­na ex­pre­sa­dos por Ol­me­do, que cons­tan en to­dos los do­cu­men­tos emi­ti­dos en torno a la in­de­pen­den­cia, li­ber­tad y au­to­no­mía, re­co­gen los pro­fun­dos sen­ti­mien­tos re­pu­bli­ca­nos, li­be­ra­les, in­di­so­lu­bles, que pro­fe­sa­ba tan­to la ma­yo­ría de sus di­ri­gen­tes, co­mo los ciu­da­da­nos de la Pro­vin­cia Li­bre. Ellos ex­pre­san con cla­ri­dad me­ri­dia­na las ten­den­cias uni­ta­rias de los guayaquile­ños ha­cia el con­jun­to del país. Y la pro­fun­di­dad de es­tas pro­pues­tas ter­mi­na con aque­lla erró­nea y dis­tor­sio­na­da in­ter­pre­ta­ción de un Ol­me­do y un Gua­ya­quil ais­la­cio­nis­ta, que so­lo pien­sa en sí y no en el país. Cla­ro que ahí es­tá ex­pre­sa­do el va­lor y la im­por­tan­cia de una pro­vin­cia que no quie­re ser de­vo­ra­da ni por el nue­vo Es­ta­do ni por la nue­va Re­pú­bli­ca.

Do­cu­men­tos, es­tu­dios y pu­bli­ca­cio­nes his­to­rio­grá­fi­cas ya han he­cho evi­den­te que la di­na­mia, al­can­ce y ob­je­ti­vos de la Re­vo­lu­ción del 9 de Octubre de 1820, pro­cu­ran es­truc­tu­rar una so­cie­dad di­fe­ren­te a la co­lo­nial, que es lo que les im­pe­día desa­rro­llar­se. Su ideo­lo­gía y ac­ti­tud re­pu­bli­ca­nas y au­to­no­mis­tas la iden­ti­fi­can e in­clu­yen den­tro del cau­ce eman­ci­pa­dor con­ti­nen­tal to­tal. La in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil es el re­sul­ta­do de un pro­yec­to que lo­gró re­gis­trar­se en un pro­pó­si­to ge­ne­ral ame­ri­cano. Es el efec­to del triun­fo de una ciu­dad y su pro­vin­cia, de sus eli­tes y sec­to­res so­cia­les; en otras pa­la­bras, de una bur­gue­sía mer­can­til en as­cen­so. Es la con­se­cuen­cia de una in­ten­ción au­to­no­mis­ta,

Mo­nu­men­to a los pró­ce­res de la in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.